Watashi O motte Vol.1 Epilogo

EPILOGO.
Gracias a la nueva habilidad que obtuve poco a poco
fui arreglando el bosque que dañe con mi propia mano o más bien mente, pensé
que me tomaría demasiado tiempo pero gracias a ella pude acomodar casi todo al
instante, al parecer me permite controlar los objetos como si fuera un evento
del más allá, bueno, suena como esos sucesos de fantasmas donde mueven mesas,
lámparas y esas cosas que asustan a la gente, creo que hasta hubo una película.
Con esto queda en claro que soy un fantasma en toda
regla, pero nunca pensé que pudiera controlar todo un bosque. Ahora que lo veo
desde el cielo son cerca de un kilómetro, pero aunque digo que lo controlo
todo, en realidad solo puedo enfocarme en lo que veo, por lo que no es tan
omnipotente como imagine, supongo que si fuera mujer podría tener eso de pensar
en dos cosas al mismo tiempo.
Luego de terminar busque desde el aire a Lilith, lo
cual termino con mi sorpresa de ser visto por el batallón de maids del
castillo, ciertamente pase por alto que este bosque no esta tan lejos de ahí,
con cierta pena y calma baje de nuevo al suelo, por cierto Eve ya está ahí
también.
“O-oni-onii-chan… ¡eso
fue impresionante! Primero fue Bam y luego fue Crash… ¡Los fantasmas son
asombrosos!”
Solo reí ante sus comentarios infantiles, ya que la
mirada de las maids que nos rodeaban no era nada lindas.
Duele saben, tal vez no lo sepan, pero duele ser
mirado tan seriamente.
Imagine el peor escenario posible por lo que sin dudar
más de tres segundos… Salí volando del lugar, no es por ser malo con Lilith
pero si dejaba que me atraparan lo que me esperaba era una gran sesión de
preguntas & respuestas conmigo como invitado especial, por no decir que
sería un interrogatorio.
Pensé que sería perseguido sin descanso por el
personal del castillo pero antes de darme cuenta la única que corría tras de mi
era Lilith, parece ser que me perdonaron por salvar a la princesa, tal vez.
Suspire cuando vi los intentos de alcanzarme de la
niña, en serio tengo un corazón muy blando. Sin pensar un segundo más baje a
despedirme.
“Onii-chan, por-por que huiste.”
“Umm, bueno, deberías saber que soy un viajero y el
simple hecho de quedarme aquí podría causarte problemas.”
“Pero eso no tiene sentido.”
Lo sé, pero dime que quieres que le diga a una niña de
10 años…
“Quédate conmigo, puedes seguir siendo un peluche,
puedes seguir jugando conmigo… puedes… puedes-“
Supongo que continuar esta conversación sería doloroso
para ella, en realidad no creo haber hecho mucho por ella, pero si me pongo a
pensar, todo el día nunca vi a alguien que se tomara el tiempo de escucharla o
jugar con ella, siempre eran personas que la trataron con respeto como si ya
fuera una adulta y no una inocente niña.
Las maids le siguieron hasta aquí, ninguna dio un paso
más como si esperaran mi respuesta… lo malo fue lo que paso.
“Puedes seguir durmiendo conmigo…”
“¡¡¡Eeeehhhh!!!”
Acha, tenía que decirlo, bueno al menos no dijo…
“Y puedes verme también desnuda.”
Oy, oy, no me des esa bandera aún, no hace falta decir
que la mirada sería de las señoritas alrededor mío cambio a una asesina en
menos de un milisegundo.
Sip, es hora de correr, sin dudar un segundo más salí
volando de ahí y cuando pude me hice invisible para perderles el rastro, mi
destino… el sur, Hacia el continente de los hombres bestia.
Doy gracias que ninguna de ellas sabe hacia dónde me
dirijo, debo esperar que ya estoy vetado del castillo con pena de muerte.
“Que molestia.”

★☆★☆★☆★☆★☆★

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: