Villana Lvl. 99 Vol. 01 – Interludio 2: Jessica Montford

Villana Lvl. 99 Vol. 01 – Interludio 2: Jessica Montford

Traducción: Carlosapb

Corrección: Ganzito


 

Interludio 2: Jessica Montford

 

Entrar en la Academia Real fue el mayor acontecimiento de la vida de Jessica Montford siendo una niña que provenía de una pequeña familia provincial e hija de un barón. Estaba la abrumadoramente bulliciosa Capital Real, la increíblemente grandiosa construcción de la Academia, y además de eso, el segundo príncipe era uno de sus compañeros de clase. Sin embargo, lo que más la sorprendió no fue nada de eso, era una chica de la misma edad que ella llamada Yumiella Dolkness.

Yumiella se había destacado desde la ceremonia de entrada. Cuando su evaluación de nivel la puso en el nivel 99, no entró en pánico, a pesar de ser sospechosa de fraude. En todo caso, estaba actuando como si fuera natural para ella estar en el nivel 99.

No fue hasta el primer día de clases que Jessica realmente tenía miedo de Yumiella. Yumiella había enviado a su oponente volando en su clase de esgrima y pintó todo el cielo de negro en su clase de magia. Probablemente no había un solo estudiante que no sintió miedo después de presenciar ese orbe negro gigante flotando en el cielo.

Los rumores iniciados por el príncipe Edwin y Alicia de que Yumiella era el Señor Demonio era sospechado como algo cierto por los compañeros de Jessica también. Aunque ella no pensaba mucho de eso, el cabello negro de Yumiella comenzó a sentirse siniestro, y su rostro inexpresivo, haciendo imposible leer lo que estaba pensando, asustó a Jessica. Después de la ceremonia de entrada, pasó sus días manteniendo distancia de Yumiella, que ahora se sentía como una criatura extraña.

Pero entonces, los sentimientos de los estudiantes hacia Yumiella comenzaron a cambiar después de la primera ronda de entrenamiento al aire libre. Cuando se había encogido al ser regañada por Patrick, Jessica se sentía como si fuera una chica normal. Aunque era seca, Yumiella respondía correctamente cuando se le hablaba y no usaba su fuerza ciegamente. Jessica comenzó a preguntarse si tal vez no era una persona tan aterradora después de todo, pero el primer periodo pasó sin que el miedo en su corazón sea completamente erradicado, y regresó a casa para las vacaciones de verano.

Después del primer día de clases posterior a las vacaciones de verano, las alumnas de familias provinciales se reunieron en un aula de primer año. Las chicas que estaban separadas de temas como las guerras de facciones centralistas simplemente estaban felices de estar reuniéndose con sus amigas. Jessica también estaba allí.

Durante los largos descansos, a los aristócratas provinciales se les permitía regresar a sus casas, pero hubo muchos que optaron por quedarse ya sea por la distancia o el coste del retorno. Yumiella y Patrick fueron dos de los que se quedaron. Habiendo regresado recientemente a la Capital Real, las chicas comenzaron a ponerse al día sobre su verano.

“¡Ha pasado un tiempo! ¿Pero supongo que solo, como, la mitad de nosotras nos fuimos a casa?”

“¿Quién se quedó en la Academia? ¿Pasó algo en la Capital Real mientras no estábamos?”

“Yo me quedé. Los centralistas de alto rango parecían tener muchas fiestas y retiros, pero realmente no pasó nada con nosotras.”

“Las fiestas suenan bien,” suspiró una chica. “Hubo algunas reuniones organizadas por aristócratas provinciales, pero en realidad no eran fiestas… ¿Más bien banquetes?”

El brillo y el glamur de la Capital Real parecían estar fuera del alcance de las chicas provinciales. Varias de ellas suspiraron profundamente.

“¿No sería un poco aterrador ser invitado al Palacio Real?” Una chica intervino, tratando de ocultar su envidia. “No podría ir. Estaría demasiado nerviosa.”

“Oh, escuché que Alicia fue invitada por Su Alteza.”

“¡¿Qué?! ¡De ninguna manera! ¿No es una plebeya?”

Jessica y las otras chicas presentes no eran en absoluto discriminatorias hacia los plebeyos, pero no pensaban muy bien de Alicia, que solo era cercana con un miembro de la familia real e hijos de nobles poderosos y nadie más. Su conversación de tipo vulgar continuó.

“Pensé que Su Alteza tenía mejor juicio. Yumiella siendo el Señor Demonio debe ser mentira después de todo.”

“Yo tampoco creo que sea cierto. Ah, por cierto, ¿Cómo estaban Yumiella y Sr. Patrick durante el descanso?”

“Eran los mismos de siempre, algo así como un hermano mayor y su hermana menor o un domador de bestias y su bestia.”

“Mi impresión de ella cambió bastante. Pensé que era una persona más aterradora.”

“No puedo culparte. Incluso había rumores de que ella era el Señor Demonio.”

“¿No hay algunas personas que todavía creen eso?”

Sorprendentemente, solo unos pocos estudiantes todavía creían en el rumor de que Yumiella era el Señor Demonio. Sin embargo, muchos estudiantes aún mantenían su distancia de ella porque tenían miedo de enojarla, sabiendo que ciertamente tenía habilidades de combate por encima de la media.

“En realidad ella podría ser solo… una persona normal.”

“Sin embargo, ¿No sigue siendo aterrador tratar de hablar con ella?”

Lógicamente, Jessica sabía que Yumiella no era una persona aterradora, pero no podía deshacerse del miedo instintivo que tenía hacia ella.

“Por otra parte, un monstruo apareció cerca de mi casa durante el descanso, ¡Y yo fui capaz de derribarlo!”

“¡Lo mismo me sucedió a mí! Llegué a casa con un nivel más alto que mi hermano.”

Las chicas provinciales eran muy aficionadas a los métodos de subir de nivel de Yumiella.

Aunque había cierto riesgo, pudieron participar en la batalla sin cualquier preocupación, gracias a la orden de Patrick. Ligeramente aterradora y difícil de abordar, pero no era una mala persona, así era como las chicas se sentían con respecto a Yumiella.

“Oh, hablando de monstruos,” intervino Jessica “Un dragón apareció cerca del dominio de mi familia.”

Las otras chicas guardaron silencio ante la mención del monstruo más fuerte de su charla sin sentido, y Jessica comenzó a detallar los eventos que tuvieron lugar en su hogar durante aquel verano.

Una de las chicas finalmente rompió el silencio, asombrada. “¡¿Qué?! ¿Un dragón? ¿Como los que vuelan? ¿Ese tipo de dragón?”

“¿No se encargaría el ejército de algo así?”

“Mi familia es pequeña, así que cuidar del dragón es una prioridad menor, especialmente porque tampoco ha habido víctimas ni nada.”

A pesar de que las niñas estaban en niveles más altos que muchas otras de su edad, derrotar a un dragón sería imposible, incluso como grupo. Solo había una persona en la que podían pensar que podría derribar a un dragón.

“Tal vez… tal vez Yumiella pueda, pero no hay forma de que pueda preguntarle.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: