La domadora más débil Vol. 01 – Cap. 03: ¡La adivina lo sabía!

La domadora más débil Vol. 01 – Cap. 03: ¡La adivina lo sabía!

Traducción: Fernan

Corrección: Ganzito


 

Capítulo 3: ¡La adivina lo sabía!

 

YA ERA DE MAÑANA, pero nadie vino a despertarme. Hacía sólo unos días que mi vida había dado un vuelco, pero ya me había dado por vencida.

Mi hermano y mi hermana también lo sabían, ahora. ¡Eran tan malos! Decían que les causaba problemas a papá y a mamá. Tal vez tenían razón, tal vez era mi culpa. Yo no lo sabía. De cualquier manera, ¡Tenía que hacerme más fuerte! Si vas a huir de casa, tienes que estar fuerte y sano. Además, tenía que encontrar comida en el bosque. Nadie iba a enseñarme… pero, aunque fuera duro, tenía que aprender, ¡Y tenía que prepararme para lo que viniera!

Corre por el bosque si quieres hacerte más fuerte. Las palabras aparecieron en mi mente. ¿Otra vez pasado yo? Decidí hacerle caso.

Me pasé el día buscando fruta de nuevo sin suerte. Poco a poco, me estaba acostumbrando a correr sola por el bosque. Ya me sentía un poco más fuerte… pero tal vez sólo eran ilusiones.

 

Parpadeé para despertarme. ¿Eh? Debo haberme desmayado por el cansancio. Miré hacia un lado y me quedé paralizado; Una mujer de mediana edad estaba sentada allí.

Cuando nuestras miradas se encontraron, las arrugas alrededor de sus ojos se hicieron más profundas mientras ella sonreía. Conocía esa sonrisa… ¡Era la adivina del pueblo! Cada vez que ayudaba a los aldeanos, mostraba esa sonrisa tranquila y reconfortante.

“Hola, pequeña.” Dijo la adivina.

“Sí, hola.” El corazón me dio un sobre salto. Todos los aldeanos me conocían ya, hacía tiempo que no hablaba con nadie. Era como si no me hubieran visto. “¿Por qué me ha pasado esto?”

La adivina me miró un momento. Luego habló con una voz tranquila y tranquilizadora. “Mi fortuna predice el futuro, pero sólo poseo una estrella.” Dijo en voz baja. “Sólo puedo vislumbrar lo que puede suceder. La última vez que nos vimos, intuí que acabarías en esta situación por razones que escapaban a mi vista.”

“Oh.” Parecía que quería ayudarme. Mi situación actual… no había nada que pudiera hacer para cambiarla. Mi yo del pasado me susurraba que no importaba dónde estuvieras, la gente tenía una manera de eliminar a los que no lo entendían.

¡Pero yo sí lo entendía! Sólo que no me gustaba.

“Aquí tienes un regalo”. Me dio una bolsa.

Estaba confuso, pero la cogí y miré dentro. De alguna manera, había mucho más dentro de lo que uno pensaría que podría haber.

 

 

“Es una bolsa mágica menor.” Explicó. “La he llenado con cosas que necesitarás para lo que viene.”

Le di la vuelta a la bolsa y salieron un montón de cosas. Libros, algunos sobre búsqueda de alimentos, otros sobre plantas venenosas. Pociones también en un arcoíris de colores. Incluso un cuchillo pequeño.

Miré a la adivina, confundida.

“Las bolsas mágicas menores tienden a ser desechadas.” Dijo, “Por lo que es muy fácil encontrarlas. Las bolsas mágicas comunes son mucho mejores: pueden congelar el tiempo para los objetos que contienen, pero esas cosas cuestan dinero. Las pociones en estas bolsas también son menores. No serán muy eficaces, pero una niña como tú no podrá permitirse unas comunes. Sospecho que tú, ah… tendrás que conformarte con muchos bienes menores para sobrevivir.”

La adivina fue amable. Todos los demás se habían lavado las manos, pero ella me estaba enseñando a sobrevivir de todos modos.

“Muchas gracias.” Le dije.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: