La domadora más débil Vol. 01 – Cap. 02: Supervivencia en solitario

La domadora más débil Vol. 01 – Cap. 02: Supervivencia en solitario

Traducción: Fernan

Corrección: Ganzito


 

Capítulo 2: Supervivencia en solitario

 

MI VIDA HABÍA CAMBIADO para peor. En el momento en que regresé a casa, pude sentirlo. Mis padres no me hablaban; ni siquiera me miraban. ¡No parecía real! No quería creerlo.

Pero realmente me estaban evitando, ahora estaba segura de ello. A la hora de cenar, cuando me senté a la mesa, no había plato para mí. Mamá no podía mirarme a los ojos. Papá se limitó a mirarme. Mi hermano y mi hermana miraban confundidos.

“Me lo imaginaba”, murmuró alguien.

Con un suspiro, salí de mi casa. Mi yo del pasado me había preparado para algo así, me había advertido para reforzar mi determinación. Ahora lo comprendía. Ya no había lugar para mí en esta casa. ¿Ser una sin-estrellas realmente cambiaba tanto la vida?

¿Qué iba a hacer? Tenía tanta hambre… Necesitaba comida. ¿Cómo iba a encontrarla? Sólo tenía cinco años, después de todo.

 

Salí por la puerta principal y me adentré en el bosque, empezando a…

Quiero decir, mis ojos se pusieron muy borrosos.

Estoy preparada para esto, pensé. Ni siquiera estoy triste. Sólo estoy… frustrada. Yo… Tal vez estoy un poco triste. Solitaria, también. Realmente pensé que podía confiar en mis padres. Las lágrimas corrían por mis mejillas. ¿Por qué soy una sin-estrellas? ¿Por qué…?

Pero llorar no me ayudaría y seguro que no llenaría mi estómago que gruñe. Busqué algo para comer.

Esta fue mi primera vez sola en el bosque. Era más aterrador que el bosque que recordaba. Incluso podría haber monstruos acechando aquí… entonces, ¿Qué haría? Quería volver a casa, pero… tenía demasiada hambre.

 

Lo primero que encontré para comer fue una fruta bastante grande. Estaba un poco amarga, pero era comestible.

“¡Ewww!” No, era mucho más que un poco amarga. Y la última fruta que comí en casa fue muy dulce.

Me senté en la base del árbol, preguntándome qué hacer mañana. Mi yo pasado me decía que era hora de abandonar la aldea y que debía prepararme. Pero ¿A dónde iría? No podía luchar contra monstruos. ¿Podría siquiera sobrevivir en el exterior?

Quería quedarme en esta aldea, pero algo me decía que no podía. ¿Se volverían todos contra mí como lo habían hecho mis padres? Decidí ir a casa a dormir… ¿Si es que mi habitación aún estaría allí para mí?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: