Isekai Mahou Capitulo 12

Las Apariencias son importantes
Unos pocos días han pasado desde que
Reiji y los otros se han ido. Viajando solo, y habiendo ya confirmado sus
planes para ese día, Suimei dejo el Palacio Camelia.
Cuando los otros habían dejado el
palacio, su partida había sido con una gran fiesta y fue acompañada de un
desfile; Suimei solo les acompaño, sin embargo, fue silencioso. Eso era de
esperar, aunque. Antes de irse, dijo a sus conocidos del Rey Aster, El Rey
Almadiyauss, y Felmenia, antes de silenciosamente hacer su camino a la capital
de Mehter.
“Nunca pensé que me proveería con
algunos fondos…” murmuro vacilante, al dejar el bolso en mis manos. El sonido
metálico tintineando podía escucharse de la bolsa sacudida. Como Suimei había
preparado para dejar el castillo, el canciller Gress le entrego un bolso, con
algunas 20 monedas viejas almacenadas.
Esto había pasado antes de irse. El
canciller había informado en términos inciertos que debería agradecer al rey
por su generosidad, abriendo disidencia en sus ojos.
Después de una plática amplia y nubla
mentes, esta pequeña bolsa fue forzada a sus manos como un arreglo de divorcio
y había sido rápidamente echado del palacio.
Juzgando por las palabras del canciller,
Suimei determino que esto había sido idea del rey, y que había ordenado al
canciller estar aquí en secreto.
A este inesperado giro de eventos, Suimei
solo podía rascar su cabeza débilmente.
Fui bastante explícito sobre no
necesitar nada. No es esto solo el Rey poniéndome en su deber…
A pesar de protestar bastante contra
ninguna asistencia durante su discusión en la sala de audiencia, no tiene
sentido tener alguna idea que ha intentado asistirme de alguna forma. Siempre y
cuando el Rey este consciente, esto no es como parte de una deuda o algo
parecido, pero más que eso puramente de su buena voluntad. Ser de esa manera,
cuando venga el “deber” incurrirá en su favor, Suimei debería haber preferido
no hace nada. Esto no le hacia feliz.
Cuando venga a deber favor, habiendo
alguien en su deber darle lo correcto para llamarlo en favor cuando necesitara
su ayuda. Esto había forzosamente creado una corbata entre él y el reino Aster.
Aunque nunca dijo así fuerte, eso había sido una cosa fantasiosa bajo las manos
para hacer fue indiscutible.
La meta había sido tomar ventaja de su
buena voluntad y consciencia, para asegurar los futuros tratos con él, deberían
ser calmados. Como el dicho era, los favores no eran hechos para otros, ellos
lo hicieron para sí mismos.
“Ha… Que sucio truco. Entonces de nuevo,
supongo que si no puedo hacer tanto, podría ser el adecuado para ser el rey de
una nación…”
Suimei había considerado regresar el
regalo en el acto, pero el Rey había visto esto, conociendo que si no se
mostraba a sí mismo, sino más que encargar la tarea a uno de sus oficiales,
entonces Suimei debería tener duro hacer eso. De hecho, si rechazaba el regalo
del Rey en la cara de ese canciller con el pelo partido, entonces podría
definitivamente tener graves consecuencias una vez dejara la seguridad del
palacio. Su deseo era su baja existencia como fuera posible, y partir del
palacio en paz. Por esa razón, no tenía elección sino silenciosamente aceptar
el regalo.
Por supuesto, si el propósito era
amarrarlo, había tenido una razón para rechazar. Como si categóricamente fuera no, sin embargo, buscando una razón para
decir no había sido difícil, todo lo demás era porque había sido dinero, algo
que debería necesitar en gran medida en los próximos días.
Para los pagos de transporte, de
componentes mágicos a comida, dinero era necesario para incontables número de
cosas. Entre más dinero tuviera, sería mejor. En su situación actual, eso era
indiscutible una de sus mayores debilidades. Como pensar los pros y contras,
había, al final, tomado el dinero.
En cualquier evento, un favor propio era
aún lejos para una obligación actual. El otro equipo debería, al final, haber en
creer en su deseo de pagar el favor fue de buena conciencia. No importa que es
lo que pase o que sea preguntado, si en verdad no quería hacerlo, entonces
debería eso ser el final de esto.
El único problema era… no estaba seguro
sobre si era adecuado para algo por lo que se enfrió y calculo.
…La mirada de Suimei cayó a la carta que
vino junto al bolso. En el papel de alta calidad fue escrito los deseos del Rey
que, sin importar que, debería aceptar este signo de buena voluntad, palabras
que le sorprendieron. Movido por las palabras en el papel, Suimei, suspiro.
Después de esto, o más bien, debido a
eso, tenía que mostrar su gratitud al rey. Dando la cara al palacio, ahora en
la distancia, bajo su cabeza una vez más en respeto.
“Viejo zorro.”
Aunque, como esperaba, eso no era ni
cercas de ser suficiente para despejar su pobre humor enteramente.
“…Muy bien, debería verme bastante
normal con esto ahora.”
Después de dejar el palacio, la primera
parada de Suimei había sido una tienda de ropa. Confirmando eso exitosamente
paso a ser un miembro de la población, finalmente relajado.
Sus pensamientos habían sido arraigados.
En esta ciudad como de la Era Mediaval,
su uniforme escolar había sido como un faro de miradas. Esto fue sino algo que
había ocurrido a él solo después de poner un pie en la ciudad, pero más que una
necesidad que vendría con el tiempo. Aunque para Reiji y Mizuki, ropas moderas
era al menos algo como el símbolo de su estatus como héroes, para Suimei, que
desea vivir desde hoy en un miembro normal de la sociedad, su uniforme escolar
era demasiado sospechoso. Mientras la necesidad para él un don su ropa moderna
tal vez luego se use, para el propósito de vida diaria, era mejor no hacer uso
de eso.
Y así la adquisición de ropa normal se
había vuelto una prioridad, Suimei se dirigió directamente a una tienda de
ropa. Aunque exitosamente se la ingenio para vender los libros de texto que
trajo de su propio mundo, gasto las monedas de oro recibidas por el rey,
cambiándolas por plata.
No se molestó en coincidir con el
precio, en su lugar priorizar vestir en la misma manera como otros de su edad,
resultando en su apariencia actual. Tal vez lo esperaba, la ropa que compro no
era adecuada ni cerca como su ropa moderna, sin mencionar que el material era
considerablemente malo. Era probablemente imposible encontrar algo que podría
ser adecuado para eso bien aquí.
Eso de lado, gracias a su nuevo cambio
de ropa, no tenía una preocupación afuera más.
“Ahora bien. Lo siguiente el gremio de
aventureros…”
Verificando el sentir en sus mangas, fue
al gremio de aventureros.
La razón de poner al gremio de
aventureros en siguiente prioridad después de la tienda de ropa era porque
había decidido la necesidad de una apropiada identificación era implícito.
Después de registrarse con el gremio, sería capaz de obtener un estado de
aventurero, algo que necesitaba tener para su situación actual.
Aunque su pensamiento de dejar el
palacio y sobrevivir en soledad, esto debería alojar un interruptor de un
invitado en el palacio a un vagabundo.
Él era, después de todo, de pensamientos
de otro mundo. Aunque podría pretender ser un viajero sin destino, podría no
tener sentido para ser sospechoso para aquellos que lo rodeen como una persona
con una identidad desconocida. Eso podría ser muy inconveniente para él.
Comprar comida, ropa, y encargos era el mejor ejemplo. Cuando venga el rol de
identificarlo en la vida diaria, este mundo de fantasía no era diferente del
más moderno del que venía. Si era atrapado sin una forma valida de
identificación – la única tangible manera de verificar la identidad de alguien
era con una mirada – era posible que la situación tal vez podría ser más
peligrosa que en su mundo.
Por supuesto Suimei, como un mago, tenía
en posesión de magia que podría dejarle mentir como manera para tratar
problemas si la ocasión lo requería, pero apilar mentiras una encima de otra
podría terminar en un predicamento de su propia creación que podría incurrir en
infortunio y desgracia.
Alternativamente, era posible obtener un
ID gubernamental de la oficina municipal cercana por una pequeña cuota, pero
como Suimei no tenía intenciones de quedarse en el área, había rechazado tal
opción fuera de idea.
Aunque ya había decidido dejar Aster, y
entonces adquirir ID no era una necesidad inmediata, pero viendo como era algo
necesario no importa donde fuera, había decidido conseguir uno tan pronto como
fuera posible era aún la sabia decisión.
Adicionalmente, unirse al gremio de
aventureros aquí en Aster, viendo la relación entre Aster y Nelferia, su
membresía de gremio podría automáticamente ser válida en Nelferia también.
Finalmente, entre la información que
obtuvo de los libros en la librería del palacio, aprendió que los aventureros
del gremio era más que existencias únicas entre los gremios – ellos aceptaban a
cualquiera y todos.
Cuando vio a los otros gremios,
particularmente el gremio de artesanía – el gremio de mercantes, por ejemplo,
era existencia para preservan la comodidad de precios y estabilidad de rutas de
intercambio – creado por aquellos que se desempeñaban en una específica arte, lidiar
con comisiones con la provisión de materiales necesarios. La mayoría de estos
tenía requerimiento de entrada, necesitando entre prioridad en experiencia en
el campo o una garantía.
El gremio de aventureros, sin embargo,
operaba por diferentes reglas. Era más loable, incluso alguien sin mucho más
que un penique a su nombre podría fácilmente unirse al gremio; siempre y cuando
pudiera hacer el trabajo, nada más importaba.
Eso no era del todo cierto, el gremio de
aventureros no tomaba a todos tan ligeramente. Lo que más importaba para el
gremio era habilidad y rentabilidad. La comisión del gremio consistía de
peligrosas tareas tales como cazar monstruos o explorar fronteras, tenía que
ser aprendido de antemano podría ser confiable con las comisiones. Tal vez
esperando de tal lugar, gente normal nunca visita el gremio a menos que
soliciten de tales seres. Por esta razón, aquellos sin habilidad de combate
podrían no ser aceptados en los rangos del gremio.
En esa nota, porque debería Suimei, un
mago, ¿no querer unirse al gremio de aventureros en su lugar? Bueno, no
entendía ese requerimiento de lo que hacía al gremio de magos único. En este
mundo, la magia y la esgrima estaban juntos como dos pilares de fuerza marcial.
De acuerdo a eso, la magia es un arma atesorada en la guerra de naciones, y
subsecuentemente, el gremio de magos es una parte integral de la milicia de la
nación.
Más específicamente, los miembros del
gremio de magos solo eran asignados a usar sus poderes en beneficio de su
nación anfitriona.
Cuando lo pensó Suimei, su magia e
investigación era algo que solo debería ser en beneficio de la sociedad de
magos con quienes compartía su ideal. Nunca podría dar un momento en considerar
hacerlo en beneficio de otra organización, y así el gremio de magos había sido
eliminado de sus pensamientos.
Además, por motivo de esquivar la
inteligencia, cuando los miembros del gremio de magos cruzan las fronteras
internacionales, lo hacen bajo pesadas restricciones y por procesos específicos
que podría ser un obstáculo en la meta de Suimei.
Simplemente puesto, el gremio de magos
era diferente de otros gremios en que estaba bajo el manejo directo de la
nación en sí. Obtener un ID del gremio de magos simplemente no era una
preferible elección en luz de ese hecho.
Por lo que reunio de lo que escucho de
Felmenia y Reiji, que estaba bajo su tutela, este mundo no tenía noción del
sistema de magia. La magia era más como algo que empleaban en vez de
restringirse. Por supuesto, había siempre la posibilidad de que esto era
simplemente debido al desconocimiento con el mundo – algo que le concernía en
grande.
Desafortunadamente, cayendo en un
encuentro propuesto, podría nunca tener la oportunidad para buscar la verdad.
Recolectando sus pensamientos al
caminar, pronto llego al gremio de aventureros.
El edificio era, como todos, uno de dos
pisos, de estructura de madera.
Erigido junto al edificio en si una
señal con el nombre, “Pabellón Crepúsculo” en enormes letras; la señal daba un
sentimiento que estaba frente a un restaurante o un bar de algún tipo. De pie
ante la puerta dos guardias en armaduras de plata.
Estructuralmente, el edificio no era
diferente en aspecto a los otros alrededor. Si tenía una diferencia a la vista,
podría solo ser que el espacio ocupado era vasto de hecho.
Ciudades en el mundo – Mehter no sería
la única en esto – había masivas, murallas de 20 metros las encirculaban para
prevenir ataques por invasores o monstruos. Entonces, la cantidad de espacio
alojada en una ciudad era fija y consecuentemente los edificios eran pequeños y
angostos, y típicamente de dos o tres pisos.
Con esto en mente, el espacio ocupado
por el gremio de aventureros era definitivamente una excepción. No solo estaba
en una sospechosa ubicación, sino que tenía más cuartos que los edificios de
los alrededores. Si esto era asignado por el gobierno, entonces la importancia
de este edificio – y eso cuidaba – era muy evidente.
Si uno mirara más, otra drástica diferencia
podría pronto volverse aparente: todos alrededor era individuos de aspecto
peligroso. Había desde aquellos que parecían personajes de un juego o una
película, a tipos como fuertes guerreros vistiendo increíbles armaduras. Había
también hombres delgados y mujeres, como Felmenia, vistiendo en túnicas de
magos. Algunos de los hombres cargaban enormes claymore en sus espaldas,
mientras otros empuñaban mazos que parecían que podría partir una cabeza humana
como sandias.
Donde tales individuos siendo encontrados
en la sociedad moderna, serían arrestados en momentos por violar la ley de
control de armas de fuego y espadas, pero parecía que tal regulación no
existía. En este mundo, armas podría decirse que eran una herramienta vital de
la vida diaria, fuera para la auto-defensa o cazar. A pesar que tipo de arma
que una persona tal vez elija para cargar en otra persona, una ley de
restricción en uso era de lejos para existir.
Eso, sin embargo, hacia la atmosfera
creada con increíble presión. Simplemente un paso o dos en dirección al gremio
hacia como que el aire estaba cargado con energía.
Para Suimei, un miembro de la sociedad
moderna, el sentimiento era decididamente fresco.
Suimei camino hacia la puerta del gremio
de aventureros, Pabellón Crepúsculo, tomando en el extasis alrededor de él,
llegando al frente de la puerta momentos después. Al principio, se detuvo ante
la gran puerta, pausado, preguntándose si era el lugar correcto; los guardias,
después de todo, no habían dicho una palabra. Aparentemente entendiendo su
confusión, sin embargo, dieron un ligero asentir y una ligera sacudida, y
entro.
Dentro, era mucho más como describían en
palabras de fantasía que leyó antes. Miro alrededor, era claro que había, a un
punto, servido como una taberna. Las tabernas eran para los medianos de edad
diferentes a los bares de la sociedad moderna. En su lugar, servían
simultáneamente como tiendas en general y lugares de encuentro; mezclando esos
dos justos resultaba el gremio de aventureros, no daba una impresión rustica
equivalente a una vieja taberna.
No
hay forma que en verdad sea como esto, ¿cierto?

Suimei pensó en sí mismo. Al mirar alrededor dentro del Pabellón Crespúsculo, y
notando que la imagen en su mente de hecho era bastante aproximada a la
realidad, suspiro.
En frente de una larga sala era una
ventana de recepción donde estaba el equipo para recibir clientes. Ante la
ventana, un número de bancas que habían sido apiladas a los lados. Un pequeño
librero que tenía periódicos y revistas. Justo luego de eso un pizarrón de
solicitudes disponibles con diversas comisiones.
La mayoría del espacio era consumido por
lo que parecía un bar. Numerosas mesas y herramientas llenaban el área, y oaken
kegs estaban apilados como montañas. Sin duda, individuos con rostros rojos
vertiendo vino y tequila en sus vasos, completamente sin cuidado aun cuando hay
sol.
Esta escena podría haber sido bastante
impacto para alguien de la sociedad moderna.
Como Suimei tomo en la escena anterior y
camino adentro, un sonido escapo de su boca, aunque si era un suspiro o una
brecha de sorpresa no era seguro.
En las bancas, un número de gente estaba
sentada, esperando su turno. Suimei siguió su ejemplo, buscando un asiento al
final de la línea.
Al tomar su asiento, noto una mujer a su
lado, y una más paralizada a eso.
Inconscientemente, suspiro a su belleza
apariencia.
Tenía un cabello brillante carmesí que
fluía hasta su cintura, un digno rostro con dos ojos profundamente en
vermilion, y un calmado demeaner que habla de noble ser. Su armadura de
predominante blanco, dotado con rojo flameante, esconde una suave y delgada
figura. En su cintura, empuñaba una decididamente no adecuada para una señorita
espada larga. Su postura era refinada y aun dura como una roca. En todo,
radiaba una pose calmada. Si fuera a describirla, era como una hoja estilada.
Incluso con su menguante habilidad en
esgrima, podía decir que no mostraba aperturas. Simplemente puesto, era alguien
con habilidad. Por su apariencia, juzgo que era similar en su edad con él, pero
la impresión que consiguió de ella se sintió diferente.
Donde él era más del tipo volador,
entonces ya hubiera golpeado a la chica del lado, pero mantuvo sus acciones a
un ligero suspiro. Porque desde su línea de trabajo, alguien lleno de secretos
como Suimei nunca había iniciado una relación antes. Pensamientos conflictivos
cruzaban su mente. Esto no tiene nada que
ver conmigo,
pensaba, incluso como recordaba a todas las chicas que había
conocido, era que todas al parecer eran individuos problemáticos, pero eso no
era importante ahora.
Como Suimei esperaba su turno en línea,
mientras perdía su tiempo pensando sobre asuntos triviales, todo de repente la
chica la hablo.
“―Disculpa, pero puedo preguntarte ¿eres
un visitante frecuente del Pabellón Crepúsculo?”
Una sorpresiva gentil voz.
Su tono no había sido ni vacilación o
ruda, pero en su lugar era remarcablemente cortés, coincidia perfectamente a su
imagen.
Tomado de vuelta por el hecho que podría
hablarle a él, Suimei al menos reflexionaba en responder de manera normal.
Peleando con el sentimiento que podría ser inapropiado, sin embargo, respondió
con la misma manera cortés con la que le hablo.
“Oh, no, no del todo. Para ser honesto,
esta es mi primera vez aquí.”
“Qué coincidencia, esta es también mi
primera vez viniendo. Me estoy preguntando si estoy en la línea correcta para
aplicar al gremio.”
“Yo creo que sí. Si miras a aquellas dos
ventanas, parece ser para gente aceptando comisiones.”
Como hablo, apunto en la dirección del
área de servir alcohol. Más que ventana de recepción era como podría ser vista
desde ahí con una colección del equipo del gremio.
“¿Vas a ser un aventurero también?”
“Si. Soy una mujer que no puede hace
nada sino pelear. Este parece ser el mejor lugar para conseguir una manera de
vivir diariamente.”
La chica ligeramente tomo su espada como
si la mostrara en una voz vivaz. Como esperaba, era alguien que dependía en el
combate para hacer su vida. Juzgando por su apariencia, era como un caballero o
un guerrero, así que esto era natural.
La chica repentinamente ofreció su
nombre.
“Mi nombre es Lefille Grakis, si no es
inconveniente, ¿podría decirme su nombre también?”
“¿Huh?”
¿Qué
es lo que dijo? ¿Acaso solo pregunto por algo?
La
situación fue repentinamente volteada a un intercambio de presentaciones, y
Suimei inconscientemente dijo su impacto.
Su manera cortés despareció, este turno
de eventos era muy repentino. Solo eran vecinos en la línea, ¿Por qué
repentinamente se presentó a si misma?
Lefille parecía apenada.
“Lo siento. Repentinamente preguntar por
tu nombre es un poco sorpresivo, pero hay una razón para eso.”
“…¿Y que debería ser?”
“No hay necesidad de esta tan en
guardia. Cuando visite la Iglesia de la Salvación esta mañana, recibí un
oráculo de la Diosa Arshuna: para intercambiar nombres con al gente a mi
alrededor,” respondió, medio suspirada.
Parece que no era solo la persona siendo
preguntada la confundida; la que pregunto estaba en situación similar.
La Iglesia de la Salvación era la
iglesia más grande en el mundo, quienes adoraban a la Diosa Arshuna. De vuelta
a la sala de audiencia, cuando escucho sobre el Maou, aparentemente sabían de
su existencia y movimientos habían venido similarmente de un oráculo desde la
Diosa Arshuna. ¿Una joven chica como esta había sido un oráculo también?
“¿Por qué preguntarías a hacer eso?”
“En verdad no lo sé en sí. El sacerdote
en Mehter me dijo que el oráculo de Arshuna significa que alguien cercano a mi
hoy eventualmente se volverá alguien importante para mí.”
“¿Y eso por eso que preguntas mi
nombre?”
“Si.”
“Oraculos, huh. De seguro son ton… Oh,
sin ofender.”
La vaga naturaleza del oráculo había
irritado a Suimei al apuntar eso hablo sin pensar, aunque se detuvo
correctamente. Como menciono antes, la Diosa Arshuna tenía incontables
creyentes. En este mundo, blasfemar era una cosa peligrosa, y era como incurrir
en la ira de la gente alrededor.
Para haber dicho algo como eso en frente
de alguien que va a la iglesia… Suimei se arrepentía por su irrespetuosa
elección de palabras cuando Lefille sonrió cálidamente.
“Haha, lo sé, ¿cierto? Eso dicen, es
mejor ser cuidadoso. Personalmente no me importa, pero si eres escuchado por
alguien particularmente devoto, estarías en un laaargo sermón.”
“Lo tendré en cuenta. Es un poco molesto.”
“Eso sería lo mejor. Sin embargo, no es
como tenga derecho a decirlo, levantar ese tipo de objeciones después de
recibir este tipo de oráculo.”
“Oh…?”
Suimei pestaño en sorpresa. Quizás ese
“laaargo sermón” que había mencionado había sido experimentado de primera amo.
Lefille rio de nuevo, y se relajó.
“Honestamente. Hacer algo como esto
después de rezar por tanto… Estoy alejándome detrás de todo debido a eso.”
“Tienes mi simpatía.”
“No es necesario, lo hice así por mí
mismo más o menos. Los frutos de mi propia tontería, por así decirlo.”
“Dejare eso ser una lección para mí.”
Ella añadió como Suimei puso una pregunta de sí.
“¿Así que lo has hecho todo el día?”
Entendiendo la pregunta implícita en sus
palabras – “¿Has estado preguntando a la gente
esto todo el día?”
– Lefille asintió fuertemente.
“Si. Has sido ya la décima persona de
hoy.”
“Wow. Eso es absurdo.”
“Dime sobre eso. Una vez mencione el
oráculo, la reacción predominante había sido ser tratada como algún tipo de
rara… pero habían sido pocos lo que pensaron que estaba coqueteando con ellos.”
“Ahh…”
Suimei expreso su entendimiento de la
situación como ella suspiro cansada.
Aunque no estaba seguro si solo que tipo
de raro sería imaginada a ser, pero el otro tipo era más o menos entendible. Si
alguien tan hermosa como ella donde preguntaba por el nombre de alguien,
entonces todos los hombres – no solo aquellos con motivos ocultos – podrían
pensar que ella estaba coqueteando con ellos.
Ese pesado suspiro fue una indicación de
solo cuantas veces esto ya había pasado.
“Así que, ¿sobre eso? si no es problema,
¿podrías decirme tu nombre?” Lefille pregunto una vez más, ajustando su
postura.
Qué
debería hacer sobre esto…?
Para ser honesto, no era
en verdad una buena idea. Como describió el oráculo y ella, quizás esta
oportunidad de conocerse una vez en la vida era en verdad algo más.
Solo revelar su nombre podría ser sin
daño, así que respondio.
“Soy Suimei Yakagi.”
“Yakagi-kun, ¿eso? Lo siento por
molestarte con algo como esto.”
Viendo su aspecto apenado, Suimei
sacudió su cabeza.
“No es un problema del todo. En esa
nota, ¿puedo preguntar? ¿Los oráculos de la iglesia de la Salvación son una
cosa común?”
“No creo que sea así. Visito
frecuentemente la iglesia, pero esta es mi primera vez experimentando algo como
esto. Tal vez sea común para gente más creyente aunque así lo pienso.”
“Ya veo…”
Respondió con un tono mezclado en
interés y desinterés. Así que la Iglesia
tiene oráculos sobre la vida de los individuos, y no solo sobre asuntos gubernamentales,
¿huh? ¿Es todo esto parte de un gran plan o solo un hobby de la persona que da
los oráculos?
Aunque la intención no era clara –
asumiendo, por supuesto, que no había sido fabricado por el sacerdote en primer
lugar – un oráculo era un producto de espiritualismo, un tipo de magia que
dibujaba existencias sobrenaturales en humanos actuando como médiums divinos.
“Siguiente cliente, por favor.”
Como Suimei estaba tratando con el
oráculo de la Diosa Arshuna, una voz llamo por el siguiente cliente en línea.
Ahí no había nadie excepto Lefille, y así parece ser su turno.
“Supongo que es mi turno.”
Suimei hizo su despedida cuando se puso
de pie.
“Buena suerte.”
“Si, espero por tu comisión vaya
calmadamente para ti también,” respondió con lo que acercaba al escritorio de
recepción.
“…?”
¿Porque había repentinamente mencionado
una comisión? Este Suimei podría venir a entenderlo en un momento después.
Como Lefille termino su conversación,
desde donde él estaba sentado, Suimei observaba como ella seguía a la
recepcionista más allá del gremio. Decidió que iba a ser entrevistada o algo
como eso, arreglo su apariencia un poco cuando la recepcionista le hablo.
Levanto sus pies y camino.
“Bienvenido al Pabellón Crepúsculo, la
rama Mehter del gremio de aventureros. Esta es tu primera vez, ¿presumo?”
“Eso es correcto. ¿Es eso obvio?” Suimei
pregunto francamente, habiendo sido correctamente evaluado con una simple
mirada.
Ella sonrió en respuesta, y explico
porque sabía.
“Si. Ha estado mirando alrededor con
interés: eso es algo que solo los primerizos hacen. Ahora bien, ¿de qué es la
naturaleza de su comisión?”
Porque los otros rincones estaban
reservados para gente aceptando solicitudes, la vasta mayoría de clientes a
esta ventana estaba aquí por esta razón.
Urgido por la recepcionista, Suimei
explico su propósito en venir.
“De hecho, estoy aquí para unirme al
gremio.”
Su respuesta la paralizo.
“…Espera, ¿qué?”
“Dije que quiero unirme al gremio.”
Acaso
no me escucho.
Suimei repitió a sí mismo, sin saber
porque la joven dama de pie frente a el había reaccionado en esa forma.
Un extraño aspecto apareció en su rostro
en respuesta. Inclino una cena con una mano como si suspirara fuertemente.
En un tono entre serio e irritado,
pregunto, “Um… Esto tal vez sea un poco grosero de mi para preguntar, ¿pero
usted sabe que es este el Pabellón Crepusculo del gremio de aventureros?”
“Si, lo sé. ¿Hay algo extraño sobre este
lugar?”
“Bueno, sí. Está lleno de varias cosas
irrazonables.”
“…?”
Pronto la actitud de bienvenida había
rápidamente se volvió fría. ¿Por qué está actuando como esto? ¿Todo lo que hice
fue decir que quería?
Suimei se perdió en confusión, al
continuar.
“…Si esto es una broma, será mejor que
se detenga antes de seguir más. No tengo el tiempo para gastarlo en bromas.”
“???”
¡Ahora
está enojada! ¿Qué demonios? ¿Qué es lo que pasa aquí?
Por lo que leyó en la novela que le presto Mizuki, una corta
conversación era todo lo que necesitaba para unirse al gremio de aventureros.
Mientras era obvio que en realidad podría divergir de lo que vio en un trabajo
de ficción, pero Lefille había claramente pasado sin algo más.
La experiencia de Lefille había sido
extremadamente corta, ¿así que porque él tenía problemas? ¿Había pasado por
alto algo importante? Los libros en la librería de Camelia decían que no había
necesidad de ningún documento en particular o calificaciones necesarias.
Como silenciosamente escucho el regaño
de la recepcionista, busco en sus memorias por alguna pista de lo que tal vez
perdió. Repentinamente, un rugido fuerte, enojado más allá de los normal vino
desde atrás.
“¡Hey! ¡Patán!”
“?”
Suimei volteo hacia la voz. De pie ahí
había un hombre musculoso con al menos 10 o 20 centímetros más alto que él. A
primera vista, parece como una pequeña montaña. En su espalda, sostenía una
claymore, y sus brazos parecían duros troncos. Este hombre era aparentemente un
guerrero.
Siguiendo con su rugido, el hombre
continúo en un molesto y enojado tono.
“Tu pequeño patán. ¿Acaso dices que
quieres unirte al gremio?”
“Ah, sí lo hice.”
“Es eso así. Bueno, por ahora solo
pretenderé que fue una tonta broma. Lárgate de aquí.”
Una palabra de aviso, y un ultimátum.
Las venas de la frente del hombre se inflaron forzosamente al decirle a Suimei
que se fuera.
No
tengo motivo para irme, aunque.
Unirse al gremio
era el primer paso para explorar este mundo, algo necesario para él para
adecuarse a este mundo.
Al final, Suimei no podía comprender el
enojo de los otros.
Haciendo lo mejor para mantener la
calma, contradijo, “Pero la chica de antes quería unirse al gremio también.”
“¿En serio aun lo dices? Incluso
mientras te ves como eso, ¿en verdad crees que estas en el mismo plano como uno
de nosotros?”
“Si, lo hago.”
Eso fue de hecho el caso, después de
todo; ¿Qué era?
Si no tuviera tal confianza en tal cosa,
entonces no hubiera venido en primer lugar. Si se retirara después de la fría
recepción de justo ahora, entonces sería una historia diferente, pero no tenía
tales intenciones. Además, había otros magos alrededor de aquí, así que no
parecía qué estuviera careciendo de algo así. Incluso si era relativamente
delgado, eso no debería ser un problema. Honestamente no podía entender que es
lo que veía diferente este hombre.
Sin embargo el hombre, parecía no ser
capaz de ver al calmado Suimei incurriendo en furia.
“¿Crees que esto es un broma, escoría?
Este es un lugar de guerreros y magos, ¡no algo donde un estorbo que no conoce
la primera cosa sobre la pelea!”
“¿Eh? Había pensado en mi deseo
compartido de crisis de vida y muerte, aunque…”
Suimei se refería al hecho que en su
tiempo como un mago había experimentado combates de vida o muerte más de una
vez. Como dijo, sin embargo, algo de lo que dijo ese hombre resonó con él. ¿Qué es lo que este tipo dice? Guerreros y
magos. Eso es este un lugar donde tal gente se reúne.
Esa parte está bien. Pero como considera
como podrían determinar quien se encuentra en tal estándar, repentinamente
notando que estaba mal.
“Guerreros…? ¡Ahhhh!”
Cuando compro su actual conjunto de ropa
antes, solo uso a aquellos alrededor de él como referencia. No falta decir que
esas personas que pasaban sus días pacíficamente dentro de las murallas de la
ciudad. Entonces, por supuesto, no vestían armaduras o sostenían armas.
Si pensaba de esa manera, entonces
alguien que parece como él tenga la intención de unirse al gremio, era garantía
de la reacción justa que consiguió. Este era un diferente mundo, y no el del
que venía. Aquí, juzgar a alguien por su apariencia era la norma.
“―Mierda. ¡Compre las ropas equivocadas!”

Su apreciación fue demasiado tarde. Ahora que las cosas habían llegado a este punto, disculparse era improductivo, para poder disipar la molesta irritación, la hostil mirada lanzada hacia su cuerpo.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.