Necromancer Girl 20

Cara a Cara

 

“¿Dinero por su silencio, eh…?”

“… ¿Hah?”

Estando cara a cara con el alcalde de la ciudad en la sala de recepción, solamente pude inclinar la cabeza cuando escuché su pregunta.

“「 Dame dinero para que no le digamos nada a los ciudadanos 」es lo que estás tratando de decir ¿verdad? Maldición… estas buscadoras de dinero realmente apuñalan en mi punto débil.”

Sosteniendo su gorda y redondeada barriga, la cara del alcalde se puso roja. Llevaba muchos anillos con grandes joyas, su ropa de color púrpura parecía lujosa, y de alguna manera incluso llevaba algo parecido a una corona de oro.

Sí, supongo que tú eres el que busca dinero, bueno, está bien.

“No es que queramos dinero por el secreto, no es por eso que vinimos aquí.”

En el primer juego, el grupo del héroe obtuvo un montón de dinero, pero no quiero llegar tan lejos con esas cosas malas. Solo quiero recompensas por el trabajo que he realizado.

El alcalde pareció perplejo cuando escuchó lo que dije.

“Si no es dinero… entonces, ¿cuál es tu propósito?”

“¡Como dije, resolveré la maldición que se ha extendido por esta ciudad!”

“¿Vas a hacerlo…?”

“Voy a hacerlo.”

“Solo eres una pequeña niña, ¿qué podrías hacer?”

“¡Fufufu, no deberías menospreciar a las niñas pequeñas! Si está ante mi poder, incluso un espíritu vengativo huirá tan rápido como pueda.”

Dije, mientras hinchaba el pecho.

“Bueno… todos los expertos en maldiciones que intentaron resolver esta maldición desaparecieron, y nadie más se ha atrevido a desafiarla. Entonces, sí, está bien si quieres hacerlo, ya que no tenemos nada que perder…”

Por supuesto, esos expertos en maldiciones fueron devorados por la fuente de la maldición. Sin embargo, el alcalde no lo sabe.

“Bueno, entonces, esta niña y yo nos quedaremos en esta mansión por un tiempo, tenemos que terminar nuestros preparativos para resolver la maldición. Tomará algún tiempo revelar la fuente y limpiarla”.

“Umu, prepararemos sus habitaciones.”

Mientras hablaba con el alcalde, un niño pequeño entró en la sala de recepción.

“Papá, ¿son ellas las nuevas especialistas en maldiciones?”

“Aah, así es, Junior. Intenta llevarte bien con ellas.”

“Un, lo haré. Encantado de conocerlas, One-chans.”

El chico llamado Junior extendió su mano hacia Flan.

“¡¡ … !!”

Flan balanceó repentinamente su espada sagrada Durandal hacia el niño. El filo de Durandal no corto al niño, pero el niño cayó al suelo, encogido de miedo.

“¡Hiiii! ¡Hiiii! ¡Papá! ¡Esta one-chan da miedo~!”

Junior lloró.

“¡Oi! ¿¡Qué haces!?”

El alcalde se enfureció.

“Lo siento, lo siento. ¡Había un peligroso espíritu vengativo arrastrándose frente a este niño! Si no lo ataca, el niño podría haber sido atrapado.”

“¿E-es eso…?”

Inmediatamente engaño al alcalde, y luego Flan me susurró al oído.

“¡Nene-sama! ¡No había ningún espíritu peligroso! ¡Algo esta… disfrazado de ese niño! Mi ataque no falló, ¡fue evitado! Solo un poco, muy levemente, ese niño inmediatamente saltó hacia atrás cuando lo ataqué.”

También le respondí en voz muy baja.

“… Flan entendiste mucho ¿eh?”

“Si. En el momento en que se acercó, mi columna se tensó. Ese niño, ¿qué demonios es…?”

“Es la fuente de la maldición. Ya mató al hijo del alcalde y lo está suplantando.”

“¡Tal cosa es…! ¡Tenemos que darnos prisa y eliminarlo!”

“No te apresures, especialmente frente a su familia.”

“¿Por qué?”

“Como ya ha engañado completamente a su familia, nos convertiremos en las malas si lo matamos.”

“Aah.”

En el primer juego, el héroe no escucho mi consejo y lo mato de inmediato. Gracias a eso, hubo una recompensa por nuestras cabezas por un tiempo. No repetiré tal fracaso esta vez.

“Entonces, ¿qué debemos hacer?”

“Espera una oportunidad. Solamente podemos hacerlo cuando su familia le quite los ojos de encima.”

Flan y yo estábamos mirando a Junior mientras nos susurrábamos la una a la otra.

Al mirar a una nueva experta en maldiciones, no, una nueva presa, los ojos de Junior que hábilmente derramaban lágrimas falsas brillaban intensamente.

 

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.