Is it too much to ask to be supported by a spoiled older instructor Capitulo 1

Capítulo 1: No hay más opción que rendirse

 

Frente a mí, vi a un niño, uno con cual yo era familiar fuera de las posibilidades.

Era yo, durante mi infancia.

Yo no creía que era real, pensando que debería ser un sueño de ese tipo.

O podría ser la “Linterna Giratoria?”1

 

No me mires con esos ojos demoniacos tu b******o!” un extraño grito me insulto, escupiéndome esas palabras.

Incontables personas caminabas las estrechas calles, pero el tamaño de las calles no impidió que ellos me evitaran, dándome miradas odiosas mientras pasaban.

Opresión… abuso… evasión… Estos recuerdos despertaron todas las emociones que sentí cuando niño, los recuerdos que creí haber olvidado.

Ese abuso, esa ira, ya yo pasé por ello una vez, y aun así no podía detenerlo, ni en un sueño.

“No pude hacer nada…”

“Theo-kun?”

Antes de que mis pensamientos fueran más allá, mi visión se nubló, mejor dicho, mis alrededores desaparecieron, y lo que aparecía en mis ojos era un techo blanco.

“Theo-kun, estas despierto ––!”

“Instructora……?”

Mire hacia la fuente de la voz, viendo a una hermana mayor-como mujer inclinada contra mi cama, su cabello rojo estaba hacia atrás, previniendo que cayera sobre mi cara.

Ella vestía una chaqueta, el cierre abierto, exponiendo su pecho, junto con una pequeña mini-falda mostrando sus muslos. Sus deslumbradores ojos azules estaban húmedos con lágrimas, pero su sonrisa mostraba nada más que sentimiento de alivio. Estaba seguro de que esta persona, era mi antiguo instructor y mi comandante – Miya Samuel.

 

“Donde… estoy?”

“Hospital St. Sarika”

El hospital de la Ciudad Imperial? Ya veo… Me herí protegiendo al instructor, así que por eso estoy aquí.

Mi cuerpo se sentía débil, y no podía reunir la energía para moverlo propiamente.

Asombrado, pregunte

“Cuanto tiempo he estado aquí?”

“Una semana?”

“Por una semana…… Entonces que le paso a él…… Agaliarept?”

“Lo derrote después de que me salvaste, Theo-kun. La batalla terminó, estamos de vuelta, estamos a salvo. Theo-kun …… Estoy tan feliz de que estés despierto.”

Su mirada me penetró, esos húmedos ojos eventualmente se inundaron, liberando una presa de lágrimas.

“Estoy realmente, realmente feliz…”

Ella cerró sus ojos, intentando detener las lágrimas, usando sus manos en un intento de limpiar su rostro.

Aun, sus acciones eran en vano, mientras sus lágrimas no mostraban intención de detenerse.

Sus lágrimas estaban llenas de variedad de emociones, de alegría, alivio, lamento, y podía sentir una inmensa tristeza en ellas también.

“Que pasa?”

“Lo siento……, no puedo decir nada para arreglarlo… pero aun así…”

Ella se inclinó, intentando disculparse.

Yo estaba confuso acerca de por qué ella se estaba inclinando, sé que fui herido, pero aun así…

Estará bien mientras esté vivo.

No quería que ella se disculpara.

 

No quería preocuparla a ella, molestar al Instructor Miya, yo la salve porque quería… está herida, no es su culpa, fue el resultado de mi elección.

“Ah, es cierto… Iré a traer al doctor… Tengo que decirle que estas despierto……”

De una manera levemente avergonzada, ella dejo la habitación, tratando de llamar al doctor mientras salía por mí, probablemente debido a la culpa.

Elegí esperar en silencio, inseguro de por qué ella se disculpa tan desesperadamente.

Mi cuerpo se siente cansado…

Justo empezaba a pensar que era tarde, cuando escuche a alguien tocando la puerta. Me confundí acerca de quién podía ser, pero entonces me di cuenta de que era una habitación privada, una arreglada por la Asociación de los Mosqueteros.

“Por favor pase”

Cuando respondí, la puerta lentamente se abrió, y dos hombres entraron a la habitación. Uno era un hombre con un abrigo blanco, quien era probablemente mi doctor. El otro hombre era el Director de la Asociación de los Mosqueteros de la Capital Imperial.

La Instructora Miya lentamente los siguió, siendo la última en entrar.

Ella me miro, entonces apartó la vista y silenciosamente se retiró como una ardilla.

“Vine aquí tan pronto como escuché que estabas despierto. Primeramente, debo declarar cuan feliz estoy de que estés despierto, honorable <Seven Wing>* Theo Fordut”

Nota: Ala 7 o Séptima ala.

El director camino hacia mí. Yo intenté levantarme, pero su mano apareció en mis hombros, señalando que no era necesario.

“No te preocupes mucho, solo descansa. No quiero ser conocido como un hombre sin corazón que fuerza a un soldado herido, especialmente a un muchacho joven como tú que ha masacrado miles de demonios en las incontables batallas que ha peleado”

“Lo siento por estar en tal miserable estado frente a usted”

A medida que dije eso, el doctor comenzó a revisar mi cuerpo, gentilmente moviendo sus manos alrededor para asegurar que yo no sentía ningún dolor: Él se mostró bastante asustado durante el proceso. Estaba inseguro si era por aquellos a mi alrededor, o miedo por mi identidad.

De todas formas, el director continuó.

“Cómo te sientes? Realmente no puedes decir que bien”

“No, creo que estoy relativamente bien. Yo soy una Abominación, así que mi cuerpo es bastante resistente”

Un ser nacido con mitad de sangre en sus venas perteneciente a un demonio –– una Abominación.

Todas las Abominaciones tienen habilidades físicas extraordinarias, habilidades regenerativas más allá de lo que los humanos pudieran lograr, y un par de ojos carmesís lo que los diferencia con las personas normales.

 

“Ya veo. Me gustaría creer en tu resistencia, pero lo siento por decir esto… …es una lástima”

El director dijo esas palabras, en una manera apologética. El doctor terminó su examinación y rápidamente volvió, intentando irse. El abrió la puerta, se inclinó, y se alejó, escapando como un conejo asustadizo.

“A qué se refiere con que es una lástima, algo me paso?”

“Poniéndolo simple, tú no puedes pelear más”

Yo enloquecí, no podía entender las palabras que salían de su boca, pero yo sabía a lo que se refería. Yo entendía, pero no lo hacía al mismo tiempo, pero yo sabía que no quería escuchar más acerca de ello… acerca como no podría pelear más.

Yo estaba asombrado, mi cerebro pesaba, incapaz de aceptar la situación mientras mi cuerpo se negaba a escuchar cualquier orden que le diera.

En medio de mis pensamientos, escuche una voz, intentando llorar silenciosamente, sus manos cubriendo su boca para silenciarse a ella misma, pero el sonido todavía escapaba de su boca. Era la Instructora Miya…….

“–Lo siento …… Sé que no importa lo que diga no será suficiente, pero……”

La disculpa del Instructor sonó como una alucinación en mi oreja.

Mi cuerpo perdió toda su fuerza, cayendo contra la cama, y cuando miro arriba. Veo a la Instructora llorando, su dolor fluyo hacia mi cuando esas lagrimas inundaron mi visión.

Finalmente entendí por qué ella se disculpaba así.

Estoy seguro de que la Instructora se siente culpable por mi situación.

Pero, aun así, quisiera saber al menos… que le paso a mi cuerpo.

 

“Como resultado de rescatar a Miya Samuel, tu espalda fue severamente dañada por la magia de Agaliarept. Una persona ordinaria hubiera sido incapaz de evitar la muerte, pero tu resistencia fue la razón por la que fuiste capaz de sobrevivir… pero…”

El director toco su propio hombro, como un ritual calmante, antes de continuar.

“Esa resistencia que te salvo es también la causa de tu incapacidad. Los nervios en tu espalda que fueron reducidos a trizas parecen haberse curado de alguna extraña manera. El doctor no pudo operar porque pudo haber empeorado tu situación”

Después de decir eso, el director se volvió hacia la instructora llorona.

“Si es duro, puedes dejar la habitación”

“No……. Es mi responsabilidad ver qué ocurre de ahora en adelante…”

Sus palabras aturdieron mi corazón. Sabía que se sentía responsable por lo que me paso, y sabía por qué ella se sentía así, pero desearía que no se sintiera así. Esto era mi culpa, era la consecuencia de mi elección, y ella no debe cargar la responsabilidad.

No es como si no pudiera pelear más. Todavía puedo mover mis manos y pies normalmente.

 

“Director, yo no puedo pelear para nada……”

“No debes hablar tonterías. Tú ya no tienes la energía. Además, tu cuerpo ya no es lo suficientemente fuerte”

“Pero…… si yo peleo con demonios……. si yo no los mato……”

“Entiendo. Una Abominación no puede ser ofendido simplemente por tener sangre de demonio a través de sus venas. Yo sé por qué… la razón por la que estas tratando de derrotar a los demonios, la razón detrás de la opresión de las Abominaciones.

“Por favor, si entiendes. Yo todavía puedo––“

“Repito, no seas ridículo. Necesitas parar. Este es tu tiempo para descansar. Tú has estado peleando desde que eras un niño…… Espero que cuando salgas de aquí encuentres una nueva forma de vivir”

“Yo …”

Yo intenté rogar, pero la mirada del director me dio toda la información que necesitaba, que respondería aun si le preguntaba de nuevo.

“Que podría ser mejor legado que este? Theo Fordout, el chico más joven en llegar a <Seven Wing> el mayor rango profesional en Mosqueteros, quien trabajo como cazador de demonios para matar demonios. El termino herido, sacrificándose por su comandante, incapaz de recuperarse. No sería eso una historia heroica?”

 

“Pero…… Yo aún….!”

 

Intenté apretar mi mano. Noté que mi apretón no estaba cerca de lo fuerte que era, solo una pequeña fracción de la fuerza que tenía antes quedé en mis brazos.

Confortantemente, el director dijo.

 

“Theo Fordout, me gustaría ofrecerte una posición especial honoraria en la Asociación de los Mosqueteros. Si estás de acuerdo, puedes empezar después de tu alta. Yo no puedo y no te tratare con indignidad por tus servicios”

“Pero yo…”

“Y no te quitaré el titulo <Seven Wing> Normalmente, no lo haría así, pero hare una excepción y te hare un miembro permanente”

“Si yo fuera un miembro permanente…. no pudiera ser una si hacer algo”

“Que tan desesperado estas para volver y pelear?”

El director estaba bastante asombrado por mi deseo de volver al campo de batalla.

 

“Te degradaras a ti mismo”

“Estoy dispuesto a hacerlo si eso significa que pueda aniquilar demonios”

“Eres un hombre duro de tratar. Es por ella, Miya-kun, que tu estas tratando de volver?”

“…Si”

Era mi culpa por defenderla y herirme sin permiso, pero la instructora debe sentir que ella era la responsable de esto. Ese es el por qué ella lloro tanto, por qué ella se disculpó tanto.

Esa es mi carga que he puesto en su espalda.

Ese es el por qué tengo que quitársela con mis propias manos.

“Bueno… He dicho esto y aquello, pero al final no puedo detenerte de volver. Yo no tengo derecho de detenerte. Sé que lo has logrado. Si es eso lo que quieres hacer, que así sea”

“Eso… Muchas gracias”

“Da lo mejor, joven. Entonces, si me disculpan. Cuídate bien de ahora en adelante. Y mejor habla con Miya acerca de eso”

Mientras el director dejo la habitación, mire hacia la instructora,

Sus ojos estaban húmedos mientras ella devolvía la mirada.

Ambos teníamos algo que decir al otro, esperando la oportunidad de hablar–

–– Fue el instructor quien abrió la boca primero.

“Lo siento… … por mi culpa, el cuerpo de Theo-kun esta……”

“No te disculpes”

Moví mi cuerpo arrastrándolo fuera de la cama. Era la primera vez desde que me desperté que fui capaz de mover mi cuerpo de acuerdo a mi voluntad. Pudiera estar débil, inestable mientras trataba de caminar, pero aun así funcionaba.

“Theo-kun… detente, necesitas descansar…”

“Está bien. Pero, yo soy quien necesita disculparse”

No creo que ella entienda.

La carga que compartimos con ese sacrificio.

“Yo me culpo a mí y solo a mí por lo que me ocurrió. No fue tu culpa, y yo nunca lo usare en tu contra. Yo estoy orgulloso de haberte protegido”

“Pero… Por mi descuido, Theo-kun fue herido. Si yo hubiera sido un poco más cuidadosa, Theo-kun pudiera no haber sido herido, y sería capaz de pelear. No es cierto?”

“Puede ser. Pero al final, era mi decisión que hacer. Pude haber elegido no hacerlo, pero lo hice, y no fue debido a alguna orden, sino por mi propia voluntad”

“Theo-kun, idiota”

Limpiándose las lágrimas, la instructora me devolvió a la cama, sus manos gentilmente movieron mi cuerpo.

“Por qué tienes que ser *ignorante* por mí? Pudiste haberme dejado. Por qué?”

“No es suficiente con que el instructor es importante para mí?”

Yo la admiraba y la apreciaba grandemente.

La razón es simple: ella creía en mis sueños.

 

Mi sueño es destruir a todos los demonios.

Pero hay tantos de ellos que es casi imposible cumplir.

Es como un deseo imposible que escucharías de un niño, algo como “Algún día voy a volar” o “Quiero que me crezcan alas” Así que yo era ridiculizado seguido. Pero entonces, la instructora era diferente.

“Oh, ya veo. Yo estoy trabajando con la misma meta, así que tal vez podamos trabajar juntos en el futuro?”

Eso es lo que ella, la Instructora Miya, me dijo, cuando entré a la Academia Combatiente de los Mosqueteros en la Cuidad Imperial hace seis años. Yo estaba impactado, impactado de cuantos guerreros habían, que entendían los horrores de los demonios, que trabajaban con la misma meta que yo.

Hubiera sido más fácil ponerle fin a mi deseo como alguna fantasía ridícula. Pero la Instructora decidió que no. Y por eso, instantáneamente fui atraído por ella– no había un gran acto que me arrastraba hacia ella, era tan simple como eso.

 

“Yo soy tu alguien especial, Theo-kun? Para la mala broma”

Yo estaba acostado en la cama, con una manta sobre mí y mientras la Instructora sentada en una silla.

“No tienes muy buena evaluación del carácter, Theo-kun. Tu admiras y defendiste a una mujer mayor, y ese el por qué estás en tal estado…… que va a tu mente siquiera? Necesitas cuidarte mejor a ti mismo”

Fue notado que ignoro mi confesión, pero fue para intentar ser considerado.

“Tu dijiste que querías volver a los Mosqueteros y pelear, pero eso no es bueno. No necesitas sentirte responsable por mí para nada. Theo-kun, tú necesitas descansar. Okay? Porque yo voy a destruir a los demonios por ti, si eso está bien para ti. Sé que esto es algo egoísta para decir. Pero no quiero que Theo pelee más”

“Ese tipo de cuidado podría robar el corazón de cualquiera, pero y si digo que no?”

“Si tengo que bloquearte, lo hare. Yo te bloqueare y te mantendré a salvo”

A pesar de declarar esa total ridiculez, sus ojos lucían serios mientras lo decía.

“Es la única manera en que yo puedo cargar la responsabilidad. Tengo que asegurarme de que Theo no hará nada peligroso o imprudente”

“Yo no estoy buscando por ese tipo de trato”

“No quiero escuchar eso de ti, Theo-kun es quien ha estado haciendo sacrificios indeseados”

“Eso es…”

No podía responder.

“De todas formas, quiero que descanses por un tiempo. Está bien?”

La Instructora se levantó de su silla.

“Adónde vas?”

“Voy al mercado, descansa hasta entonces. Te pelare algunas frutas para ti cuando te despiertes”

La Instructora dijo y sacó su cartera de una bolsa en la esquina de la habitación… y otras cosas.

Huh? Era lo suficiente grande para… …un cambio de ropas?

Ella no se quedó conmigo en la noche, lo hizo?

Y ahora ella se está saltando trabajo para quedarse conmigo?

No puedo entender por qué ella haría todo esto por mí.

Creo que es porque se siente culpable por mi herida…….

“…… instructora, por favor nos sea imprudente”

Antes de que pudiera decir nada, la instructora ya estaba fuera de la habitación del hospital y mi voz no llego hasta ella.

“Entonces yo tendré que ser un poco imprudente”

Decidí tomar una caminata en el hospital por mi rehabilitación. Ella me dijo que descansara, pero me levanté y caminé fuera de la habitación.

No puedo quedarme así, necesito regresar.

 

“––Ah, Theo! Tú de verdad despertaste!”

Yo justo había empezado a rondar por el patio cuando una animada voz golpeo mis oídos.

Me di la vuelta, solo para ver una pequeña chica brincando hacia mí.

Me pregunto si ella estaba volviendo de alguna misión ya que ella vestía el uniforme de la Asociación de los Mosqueteros.

Ella se detuvo justo en frente de mi mientras sacudía su cabello rubio de un largo hasta los hombros.

Mi atención finalmente fue hacia su rostro, cuando me di cuenta de que sus ojos estaban un poco húmedos.

 

“Gracias a dios…… estas bien”

“Gracias por preocuparte por mi”

“Yo estaba realmente asustada cuando escuché que te llevaron los médicos!”

Ella dijo esas palabras con voz temblorosa, presionando su cabeza contra su pecho en el momento en que termino su oración.

Todo lo que ella dijo mostraba como ella estaba preocupada por mi desde el fondo de su corazón.

Justo como yo, Sharon era una Abominación. A pesar de ser 3 años menor que yo, a una edad de solo 14, ella era una confiable camarada.

“Que te pasó a ti Sharon? Estás bien? Fuiste herida en batalla?”

“Estoy…bien”

Ella se alejó, limpiándose sus húmedo ojos mientras suaves respiraciones sonaban desde su boca.

“Theo hirió a Agaliarept, haciendo el resto de la batalla más fácil. Miya-san poniéndose tan seria también jugo una gran parte en la pelea”

“Ya veo”

“Hablando de ella, Miya-san esta aquí?”

“Ella estaba aquí hace un rato, pero ella se fue a la cuidad para hacer algunas compras. Es decir…. Escuche que ella se ha quedado aquí desde que la guerra acabo”

“Ya veo…… bueno estoy seguro que ella lo ha hecho. Miya-san se preocupado constantemente por ti todo este tiempo”

Sharon frotó sus ojos.

“Hey, Theo, tengo una pregunta para ti….”

“Qué es?”

“Escuché que…. Theo no puede pelear más, pero…. no es verdad, no?”

“Eso es…”

“Dime que es una mentira”

Estaba a punto de perderme, la situación se veía tan irreal, tan extraña, pero era la realidad. Decidí decirle a ella.

“Lo siento, pero es la verdad, pero aun… Yo no parare, esto no me puede detener. Yo no me rendiré por debido a algo como esto”

“Noooooo”

Los ojos de Sharon se enrojecieron, pronto lagrimas se filtraban.

“Por qué todavía estás haciendo esto? Estás loco?”

“Aun si me llamas loco, yo…”

“Estúpido, tu estúpido idiota, por qué, por qué sigues haciéndote eso, tu cuerpo… ~uhhh ~uhhh”

 

Estaba agradecido por esas palabras, sabía que ella estaba preocupada por mí, pero aun así…

Le palmee su cabeza, lentamente arrastrando mi mano sobre su cabeza en intento de calmarla.

 

“Deja de llorar, Sharon”

“Esto… es toda tu culpa. Tu eres quien me ha hecho llorar”

“Ese el por qué es mi trabajo detenerte de llorar. Pero aún estoy orgulloso de decir…que yo no me he rendido”

“Eso significa que aun estas tratando de volver…”

“Así es. Como puedo esconderme, cuando hay tantos demonios? Y la Instructora también, ella todavía se siente responsable por mi”

“En serio… Tu todavía no te has rendido?”

“Es verdad. Así que no llores más, Sharon. Tu belleza desaparecerá su continúas llorando”

Cuando le dije eso a ella, ella se limpió las lágrimas, mientras sus mejillas están ruborizadas por la vergüenza.

“Yo no soy una belleza…”

“Eso es exactamente lo que eres, pero aun, como están los niños del orfanato”

“Un, están bien. Pero ellos siempre están preguntando por ti”

“Bueno, voy a mostrar mi cara tarde o temprano”

Mientras hablaba con ella, una pequeña muchedumbre se reunió alrededor de mí. Si ellos saben de mi o no, muchos niños me miraban con chispas en sus ojos.

“Theo es tan popular… hasta en el hospital”

“Pero yo ya no soy el más fuerte… deberíamos movernos a mi habitación, podemos hablar en paz ahí. Sino será solo cuestión de tiempo que estos niños nos arrastren.

“Si, vamos… se está haciendo difícil respirar…”

Con ese intercambio rompimos el envolvimiento, lentamente moviéndonos lejos de los niños mientras nos dirigíamos a mi habitación del hospital.

Gentilmente me vire hacia los niños que me seguían, especialmente aquellos que trataban de sacudir mis manos como un fan conociendo a su idol favorita.

 

Eventualmente llegamos a la habitación del hospital.

Yo deslicé la puerta y entré, solo para ser recibido por un lugar extraño.

Por alguna razón, mi cama se veía anormalmente abultada.

“Hmm, esta es realmente tu habitación?”

“Y qué es esto? Estoy bastante seguro de que alguien está durmiendo bajo la manta……”

Esa era la verdad de la situación, y yo ya tenía una idea de quien era.

Era muy temprano para la instructora haya regresado, y considerando su personalidad, ella no haría algo como esto en primer lugar.

“Ah, tal vez es esa chica acosadora?”

El rostro de Sharon se puso pálido con ese pensamiento, y el curso de nuestros pensamientos estaban en el mismo camino, ya que ambos pensamos en la misma persona.

Nos miramos uno al otro, y después de asentir con la cabeza, Sharon y yo nos dirigimos hacia la cama.

“Oi, Erza, eres tu… cierto?”

Tan pronto como la llame, una cabeza salió de la almohada.

Sus soñolientos ojos miraban a los míos.

Ahhhhhh… sabía que eras tú.

“……Cuando entraste aquí?”

“Me gusta esta manta porque huele como Theo”

 

Erza Krugista. Esa era la identidad de quien hizo tal confusa declaración.

Éramos amigos en nuestro derecho, sin embargo, sería una rara amistad.

Pero yo sé que el día que yo sea capaz de entender sus pensamientos pertenece a un futuro distante, lo cual era probablemente la mejor situación para mí.

“Mientras tanto, puedes salir de la cama?”

“Espera, me pondré mis ropas”

“Por qué siquiera te las quitaste en primer lugar?”

Sharon trato de denunciarla, pero argumentar contra ella solo llevaría a su locura.

Erza parecía ser una pervertida como siempre, pero había una parte de mí que estaba aliviado con eso.

Con todo lo que ha pasado –– siendo herido por la instructora, y siendo explicado que una recuperación decente era imposible, y viendo el dolor que ella sentía por eso, esta idiotez parecía aliviar la presión que he estado enfrentando.

Justo como pensé eso, Erza salió de la cama.

Ella estaba vestida del uniforme de los Mosqueteros con una bufanda azul y tirantes blancos.

Ella tenía un bello cabello plateado que llegaba a la mitad de su espalda.

Ella era bastante promedio, y su cuerpo no era ni pequeño, ni tan encantador como el de Sharon.

Además, sus expresiones faciales y emociones eran mayormente modestas…

 

“Pues supongo que estas aquí para visitar, no?”

“Si. Ese servicio extra”

“No necesito esa opción”

Si trababa de lidiar con ella como una persona normal, yo perdería mi compostura. La única manera de vencer a los locos era ser loco. Así que escogí darle a ella un poco de su propia medicina.

Durante todo ese entero intercambio que siguió, Sharon arañó sus mejillas, pareciéndose como si hubiera sido atacada por una bestia feroz.

“Erza, desearía que pararas de tontear! Sabes que es lo ocurre con Theo ahora mismo, no?”

“Sé exactamente qué ocurre. Escuché que él no puede pelear más…”

“Bueno, entonces…”

“Así que vine apresurada para animarlo”

Era una declaración seria hablada de una manera juguetona.

“Pero yo no sé cómo animar a Theo, así que pensé en usar mi cuerpo”

“Gracias, pero no necesitas usar tu cuerpo. Solo tus pensamientos son suficientes”

“Y, que vas a hacer ahora?”

“Todo lo que quiero hacer ahora mismo es volver a ser un Mosquetero. Yo no quiero retirarme a un lugar como ese”

No me puedo rendir todavía, por mi bien tanto como el de ellas.

“Theo, sabes que estoy apoyándote no importa que, cierto?”

“Yo también”

“Gracias chicas”

Es solo con el soporte de mis camaradas que soy capaz de mantenerme positivo.

Enfrentando la realidad, ellos eran todo lo que necesitaba confiar.

––Después de eso, Sharon y Erza se fueron, y la habitación se convierto silenciosa.

Parándome en la ventana, miré fuera del hospital.

“……”

Una cuidad vasta, punteada por edificios de ladrillos por todos lados.

El Imperio Estherian, la nación más grande que el humano domina, y es la capital Angelus.

El castillo real era también claramente visible desde aquí.

Era una pequeña parte de la nación donde humanos podrían vivir pacíficamente, pero nadie sabe cuánto puede durar esa paz.

Los demonios vuelan día y noche a través del territorio humano, viniendo del dominio contralado por Lucifer, el Gran Rey Demonio, localizado en sureste del imperio.

Era el trabajo de los Mosqueteros lidiar con ello. Y porque muchos mueren en la línea del deber, estaban constantemente reclutando más personas.

Yo he estado en el medio de todo, peleando contra ellos por toda mi vida, pero no puedo ni siquiera regresar más……?

“No, seguramente regresare”

Estaba atrapado en mis propios pensamientos, y cuando regresé a la realidad, la vista que observe mientras miraba al frente me impacto.

Viniendo de la puerta del frente del hospital, vi a la Instructora Miya caminando hacia el patio.

Ella se veía como si regresara de compras.

Ella caminaba de una manera digna, su espalda enderezada y su pecho empujado hacia afuera, se veía femenina noble y hasta genial.

La Instructora Miya era una de las más feroces Mosqueteros mujeres, y combinado con su buena apariencia, ella era bastante popular entre la gente.

Este instructor mío, quien ha renovado su ferocidad peleando contra demonios, era también amable y cuidadosa, liderando para ser querida por las personas.

Hasta ahora, su espíritu de buena-naturaleza estaba mostrado completamente.

Ella respondía a cualquier transeúnte que la saludaba, y acariciaba la cabeza de los niños cuando venían corriendo hacia ella. Si había basura en el piso, ella la recogería sin molestias, y si alguien estaba en problemas, ella los llamaría e intentaría ayudar.

Para ponerlo sencillo, ella era una santa.

Creo que la razón por la que regreso tan tarde si ella solo fue para comprar comestibles era debido a su generosidad, comportándose perfectamente aun cuando nadie estaba presente.

Mostraba cuan buena naturaleza innata tenia.

Si vivías en esta ciudad, seguramente habrías escuchado de su generosidad. Esa es la identidad de la Instructora Miya.

Ese es el por qué ella era tan popular, y yo soy uno de sus fanes, también alguien que se enamoró de ella.

Esa es la razón por la que me puse en peligro a mí mismo por ella, pero también la hizo sentirse culpable acerca de ello.

–Le dio un sentido de responsabilidad de cuidarme cuando no pudiera pelear.

Todo este tiempo he tenido este sentimiento.

Eso tal vez, solo tal vez.

Que hay alguien culpándome por salir herido.

“Tal cosa……”

Solo pensar es eso hace que mi corazón duela en lo profundo.

La instructora entro en la habitación, y viendo el estado en que yo estaba, ella hablo.

“Déjame cuidarte por el resto de tu vida. Es lo mínimo que puedo hacer por ti”

“Y además” la instructora continúo.

Yo no valgo la pena proteger. Yo no soy tan valiosa que tengas que arriesgar tu vida por mi Theo-kun”

“Ese tipo de pensamiento está mal”

“No, es correcto, Tú estás sobreestimando mi valor, Theo-kun”

La instructora puso la bolsa de frutas en la mesa.

“Yo te hice incapaz de pelear…. Qué tipo de mujer así merece la pena?”

“En realidad, es lo contrario. Yo te salvé porque eres más valiosa de lo que pudieras imaginar. No, debería decir que encontré tu atractivo más que valioso. Yo encontré tu atractivo, como mujer madura, instructora. Tú eras tan asombrosa, y yo no podía dejarte morir. Yo estoy enamorado de ti. Ese es el por qué te salve”

“Yo no soy una persona asombrosa…. Yo soy la mujer mala que rompió a Theo-kun”

“Yo fui herido por mi cuenta”

“Pues…. Yo no quiero que pase de nuevo, así que, por favor, no seas imprudente”

La instructora me miro, como si transmitiera el pensamiento “Por qué tu no entiendes eso?”

“Ya no tienes que trabajar duro, Theo-kun. Yo te protegeré y te proveeré de ahora en adelante…… okay? Theo-kun, puedes tomar un descanso. No puedo protegerte? Déjame hacerlo”

 

“Lo siento”

Yo no quiero eso.

“Yo quiero regresar, por su bien instructora. Yo lo hare aun si es imprudente.

“Que te dije yo acerca de ello?”

“Acerca de qué?”

“No te dije que te bloquearía y te mantendría en una zona segura?”

“Tú no podrías hacer eso instructora. Tu eres una buena persona”

“….tsu”

Me pregunto si yo estaba bien. La instructora se dio la vuelta de la una manera tímida y se agachó.

“Ciertamente no puedo hacer eso… pero mantendré un ojo en Theo-kun para asegurar que el no pueda hacer nada como eso, okay?

Ella no estaba mintiendo cuando ella dijo eso. De hecho, desde el primer día en el hospital, yo he sido supervisado por la Instructora Miya todo el tiempo. Hasta en el medio de la noche, la instructora me ha vigilado.

Pero todavía hay oportunidades. Hasta ella necesita dormir. Mientras ella durante la noche para evitar que me escabulla, me escurriré durante el día, cuando sea que haya una apertura.

Cuando la instructora yacía en el sillón, durmiendo pacíficamente, yo vine a la rehabilitación del hospital fácilmente.

 

La rehabilitación era más entrenamiento que nada más, y habían muchas veces en que el entrenador en la facilidad me dijo que me estaba esforzando muy duro. Aun así, yo insistí en hacerlo, y antes de que la instructora despierte, regresare a la habitación y pretenderé estar dormido.

Este juego del gato y el ratón duro por unos pocos días.

Honestamente, era bastante irritante ser observado. Bueno por supuesto que lo seria, después de todo, estaba hecho solamente para prevenir que yo regresara.

Pero esa irritación no me hizo odiar a la instructora, como yo sabía que ella lo hacía con buena voluntad.

Si yo me someto a lo que ella quiere de mí, estoy seguro de que ella me cuidara por el resto de mi vida, tranquilamente viviendo una pacífica vida mientras soy mimado. Excepto, que ella todavía me sigue mirando ahora mismo.

Hay algunas cosas que ella no me permitirá hacer, y ella todavía me previene de hacerlas.

Ese parece ser su forma de arreglar las cosas.

Yo me herí por mi propia voluntad, pero coge la responsabilidad para ella misma.

Así que, ella me está vigilando para asegurarse de que no ocurra de nuevo.

Yo soy el de la culpa, después de todo, yo le di problemas a la instructora poniéndole esa indeseada carga sobre ella.

Así que, debería ser mi responsabilidad lidiar con ella.

Con eso en mente, me escabullí fuera de la habitación hoy, con la instructora durmiendo sanamente en el sillón al lado de mi cama. Fui a la facilidad de rehabilitación y comencé el intenso entrenamiento.

El entrenador ya no dice nada más. El entendió que sus palabras caerían en oídos sordos después de ver como entreno entusiasmadamente. Después de un rápido nado en la piscina de piedra para construir mi fuerza, decidí volver a la habitación. Como sea…

“Theo-kun”

Fue en ese momento, justo cuando entre en el pasillo. Una voz vino detrás de mí, el sonido saltando fuera de mi piel.

No tenía que darme la vuelta para saber quién era, la voz pertenecía a alguien con quien yo estaba muy familiarizado recientemente. Era la instructora Miya.

“Cuando desperté, tú te habías ido, y no espere encontrarte aquí”

Yo era consciente de que este juego de escondidas solo podía jugarse por un tiempo, y llegaría un tiempo en donde yo sería descubierto. Yo ya me había preparado para esta situación, sabiendo que el único camino que quedaba era tratar y convencerla.

La instructora me enfrento, sus ojos se estrechaban en desilusión.

“…Tú has estado entrenando en secreto, pretendiendo ser obediente, no?”

“Si… Puedo…?”

“No deberías hacer eso… …Por qué no me escuchas?”

Todas las personas cerca nos miraban, buscando la fuente de ruido solo para ver lo que ellos normalmente pensarían que sería una riña de enamorados.

“Theo-kun…… por favor no hagas más cosas imprudentes”

Era una súplica sincera.

Y un estorbo al mismo tiempo.

Yo no estaba ofendido. Yo conocía la amabilidad detrás. Pero…

“Instructora, lo siento yo no puedo hacer eso”

“Por qué?!”

La instructora agarra mis ropas, llevando el mismo sentimiento de cuando las personas agarran a aquellos que ellos valoran, evitando que ellos vayan a lo que era casi una muerte segura.

 

“Por qué harías eso, Theo-kun?! Por qué te estas presionando tanto? Tú fuiste herido tratando de protegerme y ahora te estas forzando por mi bien… Por qué harías todas esas cosas por mí, Theo-kun. Yo no soy digna de eso!”

“Porque…… ––Ya te lo dije una vez, y te lo diré de nuevo, tu eres muy importante para mí, instructora!”

Yo grite. No podía parar de hablar y gritar las palabras que estaban atoradas en mi corazón todo este tiempo.

“Por qué tú estás haciendo todas estas cosas? Por qué estas tratando de protegerme? Yo no pedí eso, y tú no necesitas hacerlo tampoco! Estás siendo sobreprotectora!”

“Sobreprotectora… Yo solo quiero proteger a Theo-kun de hacer cosas imprudentes de nuevo––“

“Lo sé! Yo se eso, pero yo no quiero que sientas tal carga. Es mi culpa. Yo elegí cubrirte y este es el resultado. No quiero que te sientas responsable por eso. Es mi culpa, así que no tienes que hacer nada de esto!”

“Theo-kun”

“Yo voy a volver, aun si eso significa pisotear los deseos de la instructora! Porque si no lo hago, lamentare mi decisión, instructora!”

Yo tengo que proteger el cuerpo de la instructora, pero yo rompí su corazón a cambio.

Yo no tengo lamentos acerca que paso con mi cuerpo, pero yo odio que la instructora cargue tal responsabilidad.

Ese es el por qué estoy tratando de regresar.

“……Volveré a la habitación”

La vergüenza que sentí después de decir lo que realmente sentía me hizo desmayar de la vergüenza, forzándome a huir.

Me siento como un cretino por botar la amabilidad de la instructora.

Pero necesito ser claro ahora.

Era amanecer cuando regrese a la habitación del hospital.

El olor de comida comenzó a flotar por el aire, dentro de las narices que quienes pasaban.

Cuando regresé, me senté en la cama y rodé, cubriendo mis ojos con mis brazos.

 

“Yo…”

“Yo hice algo más? –– Eso no puede ser. Por su bien, creo que es correcto regresar”

“Pero y si ella solo me dará su apoyo”

Aun si ella no lo aprueba, yo voy a regresar, y eso no va a cambiar. Pero si ella apoya mi meta, yo puedo avanzar en paz.

Mientras estaba sumergido en mis pensamientos, la puerta de la habitación se abrió.

“…….”

La instructora camino en silencio. Pensé que iba a decir algo, pero no lo hizo. Ella cerró la puerta y se sentó en la silla por la ventana.

El hecho de que ella me siguiera a la habitación me dice que tiene algo que decir. Pero ella tal vez estaba recolectando sus pensamientos. Había un momento de silencio en la habitación. Yo podía escuchar vivamente el crujido de la cama, el canto de los pájaros, y alguien caminando en el pasillo.

Todo sonido distante hacía eco ruidosamente con mis oídos latiendo en silencio.

La temprana brisa de verano que oscilaba la cortina gentilmente golpeaba mi pelo y entonces––

“Sabes, Theo-kun”

La instructora repentinamente hablo, y yo moví mis brazos de mis ojos.

La instructora me estaba mirando con ojos gentiles.

“Esta es la primera vez que te he visto hablar tan emocionalmente”

“Eh?”

“Tú nunca te expresabas. Tu siempre intentabas ser listo, especialmente frete a mi”

Sonriendo un poco dócilmente, la instructora continúo.

“Cuando elevaste tu voz así… Pensé que tu deberías tener un significado para todas esas palabras”

“Estoy realmente serio”

La palabra de un hombre es su honor. Podrían ser palabras poéticas para algunos pero era la verdad para mí.

“En serio vas a desobedecerme?”

“Si… como lo he estado haciendo por un tiempo”

“Así que te escabullías durante mi descanso?”

“Lo siento, pero no quería hacer una escena. Solo no puedo permanecer sin hacer nada”

“Realmente tienes que hacerlo?”

“Si, yo estoy seguro de que entiendes aun si no te digo, instructora. Es solo la manera en que yo soy”

Aun si ella me dice que es imposible o imprudente, yo creeré en que puedo hacerlo y seguiré adelante hacia mi meta. Sueño de la aniquilación de los demonios, y también recuperarme completamente. Pueden sonar imposibles, pero no me importa. Yo solo debo hacerlo. Eso es.

Después de años que pasamos juntos, la instructora debería saber acerca de mí.

“Haa…”

Pronto, la instructora comenzó a mostrar una sonrisa preocupada en su rostro.

“E-eh, bueno…. tú eras ese tipo de chico, Theo-kun”

“Entendiste ahora mismo?”

“No entendí completamente, pero… ha sido como desde que estabas entrenando en la escuela. Tu entrenarías hasta que colapsaras de cansancio y entonces harías la misma cosa después de recuperarte sin remordimiento. Theo-kun realmente es un niño espantosamente terco”

“Y yo te estoy diciendo que eso no va a cambiar ahora. Me puedes llamar terco si quieres, pero solo déjame intentarlo. Por favor”

Tan pronto como le dije eso, la instructora cruzó sus brazos y comenzó a pensar.

Ella se mostró confusa por un momento-

Y en el siguiente momento, ella dejo salir un suspiro de resignación, sabiendo que no tenía más opción.

 

“Haa, lo permitiré”

“Huh?”

“Te dije que te permito volver a trabajar”

“Estás segura de esto?”

“Que? Creí que querías mi permiso?”

Eso es cierto. Yo solo estaba sorprendido de que ella lo permitió tan fácilmente.

“Estás segura de que me lo permites…?”

“Porque sé que una vez que decides algo, Theo-kun, no pararás. Cuantos años crees que he estado mirando a Theo-kun con mis propios años? Han sido seis años. Como yo sospeche, no importara cuanto yo gritara o tratara de detenerte, Theo-kun no dejaría de intentarlo, tratando de regresar”

“Estás segura? Aun después de que has tratado de detenerme tanto?”

“Que puedo hacer? Sé que sería mejor si pudiera persuadirte, pero desafortunadamente tu eres más terco de lo que pensé, Theo-kun”

“Así que, no me detendrás más?”

“Si, no voy a detenerte”

Pero ella intervino en mis palabras.

“Como sea, vigilando la conducta imprudente de Theo-kun… no es como si me hubiera rendido con eso, sabes?”

“…Eh?”

“Escucha, Theo-kun. Te daré crédito por intentar volver. Pero ahí no habrá vuelta atrás. Esa es una promesa. Pero ese es el por qué yo pienso––“

La instructora me miro solemnemente.

“Yo quiero que entrenes para tu regreso, y quiero que lo hagas dentro de mi alcance”

Eso fue lo que ella dijo.

“Si yo voy a apoyar tu regreso, quiero lo mejor para ti, Theo-kun. Me pregunto cómo podré apoyarte con todo?”

En su alcance– Apoyo–?

Cuando estaba pensando en las posibilidades, la instructora dijo calmadamente.

“La línea del fondo es que, después de que te den alta del hospital me gustaría que tu vivas en mi casa y entrenes conmigo para tu regreso”

“Estas segura de esto?”

Así que al final, todavía no pude quitarle la carga.

 

 

Notas:

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. El traductor de japonés pone revolving lantern que dice que un fenómeno de flashback después de la muerte, yo puse linterna giratoria porque de verdad que no sé cómo puede llamarse en español 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.