Watashi O motte Capitulo 12 (re-editado)

Capítulo 12.- Viaje en Barco (Segunda
Parte)
Luego de mi intento de ocultar mi rostro
y cambiar mi vestuario, resulto que teníamos a alguien que podía ver algo más
allá de lo normal.
Diablos, siempre que pienso que todo
saldrá bien se giran las tornas y vamos para peor, debería comprar un boleto de
viaje y dárselo a quien más odio, tal vez así tenga más posibilidades que alguien
más sufra y no yo.

“Entonces, miko-san, quiere hablar con
este fantasma lo que piensa hacer. Como puede ver no me hago pasar como un ser
sobrenatural, sino como otro pasajero más en este barco.”
Con toda la calma del mundo trate de
continuar la conversación, no es por tener miedo, pero si mi memoria en juegos
y anime no falla, ella debe tener algún método o técnica para lidiar con seres
sobrenaturales (o lo que es lo mismo, yo).
“Creo que por algo dije que tenía una
forma singular de hablar. Es demasiado cortés para ser ese tipo de existencia.
Como especialista que soy es la primera vez que me encuentro con un ser como
usted.”
“Llegado a este punto, solo podría
disfrutar de esta noche y viaje, dejarme escapar cuando se haya ido a dormir y
dejar que rumoreen que solo fue algo que se imaginó uno de los empleados.”
“Lamento escuchar eso, pero dejar a una
existencia como usted viva tan libremente va en contra de mis principios.”
“Que molestia. Miko-san quiere hacer una
gran escena frente a tanta gente, solo dejemos esto por el momento, puedo
prometer que no tengo la intención de hacer nada más que mirar este cielo. Si no
puede creer en mis palabras entonces acompáñeme en esta velada.”
“Es la primera vez que un ser como tú
intenta seducir a una sacerdotisa, además no creo que estés en la posibilidad
de hacer esta demanda.”
Hasta este punto, no podía pensar en
alguna estrategia para evitar la pelea más que huir, pero su último comentario
me intrigo, por lo que no dude en preguntar…
“Y puedo saber porque afirma eso,
miko-san.”
“Porque usted ya se encuentra sellado en
este barco. No hay forma de huir, y me he hecho cargo de sellar también sus
poderes.”
“Umm, interesante afirmación, entonces
me quiere decir que en este momento no presento alguna amenaza para usted.”
“Es correcto, así que pido humildemente
que no se resista para ser exorcizado y descanse en paz.”
“Descansar en paz, dice usted… no se
puede ser más egoísta, sabe. Desconozco sus razones para pensar de ese modo,
pero aun si no fuese el caso, sin importar si soy un ser humano o sobrenatural,
nadie dejaría ir su vida por decisión de otra persona por lo que debería evitar
de aquí en adelante hablar de esa forma arbitraría.”
No sé si era el calor de la conversación
o simplemente me molesto su comentario, pero de algo estaba seguro, no iba a
dejar tan fácilmente dejarme atrapar de esa manera.
Ignoraba sus expresiones y aún más si mi
rostro mostraba alguna, pero continuar con esta charla no me llevaría algún
lado beneficioso, además que sus comentarios hicieron que hirviera en molestia.
“No digo que sea el mejor tipo de
persona, pero hablar como si se supiera la vida del otro es algo tan grave como
profanar a un dios, al menos así es como yo lo veo, puede que terminara así por
mis creencias o mi propia decisión, pero en caso de ser así, juzgar a alguien
por algo tan trivial como no ser igual o pensar igual es como molestarse porque
alguien más gano algo que usted quería o que está molesta por que no hacen lo
que usted quiere.”
Sin darme cuenta mi boca había dicho un
dialogo que hizo que chasqueara la lengua, si no me falla la memoria fue lo
mismo que pensé cuando tuve una riña con cierta religión/secta.
No encuentro la diferencia entre
religión e intento de conquistar el mundo. Era mi pensamiento en ese momento y
aún lo es.
“Es la primera vez que escucho semejante
sermón.”
“Gracias. Aunque como debe saber, son
solo ideas de alguien que paso a ser esto.”
Con un suspiro disimulado, trate de
relajar mi mente, dado que no sabía qué clase de expresión pudiera dar a
entender con este nuevo cuerpo, cuando sé que mi sonrisa puede asustar.
Puede que me haya vuelto un fantasma sin
morir, o que toda mi vida antes de esto fue un martirio, pero mis pensamientos
siempre han sido así desde que recuerdo por lo que nunca he culpado las
circunstancias por mi forma de pensar.
“Antes de continuar… ¿Cuál es su nombre?”
“… Lo lamento, tiendo a olvidarlo luego
de no decirlo mucho. Puede llamarme como guste, Miko-san.”
“¿No preguntara mi nombre?”
“Lamento decirle que no soy de los que
recuerdan muchas cosas tampoco, aunque si nos volvemos a ver la recordare
enseguida, su tenue voz y el lindo aroma a lilas no se olvida fácilmente.”
“¿Lilas? ¿De qué está hablando?”
Oh, parece que deje salir algo que no
debía, bueno, son cosas de la vida.
“Entonces espero poder encontrarnos en
otro momento.”
“¿A qué se refiere con todo eso?”
“Fue lindo… conocerle…”
La respuesta es simple, si esta mujer
puede sellar mis poderes, simplemente debo usar poderes que no son míos. Si, en
este momento active Soul Skill, es cierto que pierdo mis poderes de fantasma
pero al parecer tiene una habilidad de ocultación que ni siquiera mi yo
fantasma tiene, o tal vez no haya descubierto aún.
Por lo que revise con anterioridad solo
hay dos magias que pueden hacerme detectable, y las de cambio de clima como
nieve y tormenta de arena podría dar una leve noción de mi ubicación.
No sé a ciencia cierta que pueda moverme
fuera del barco aún si uso solo mis habilidades del alma, pero será mejor
decirle a Roguro que abra una salida para mí al momento de llegar a tierra.
Aunque pensé por un momento regresar a
nuestro cuarto, decidí regresar al mirador en lo alto del mástil. Por lo que se
aquí no parece existir el dicho de “un criminal siempre vuelve a la escena del
crimen.” ya que Miko-san se fue a buscar en el interior del barco sin mirar los
alrededores.
Ahora que tengo oportunidad mire los
datos de Miko-san y algo extraño sucedió.
Nombre: Hikari
Nivel: 30
Habilidad Única: Visión de Espíritual.
Habilidades: Magia Ancestral, Shikigami,
Oración, Plegaría, Exorcismo.
Títulos: Doncella del Santuario, Viajera,
Reencarnación del Único, Quien es Blanco Puro.
Emmm, porque puedo ver más datos que
antes, ciertamente es más información a mi favor, pero que esta haya aumentado
da una sensación de peligro en algún punto.
Espere a que regresara a cubierta, al
parecer no encontró nada entre camarotes y eso me alivio levemente. Dado que
ahora puedo saber que habilidades posee puedo imaginar que aparte de ella, debe
haber otro ser (shikigami) que este vigilando mis movimientos, debería ser
cauteloso.
Evitando a la gente y aún oculto con la
habilidad Sigilo me dirigí lentamente hacia mi camarote donde debería estar
Roguro, pero para mi sorpresa el señor se salió sin darme cuenta.
Y en el mejor momento posible. Ya que si
inutilizo mi habilidad puede que sea encontrado, así que me tome la molestia de
continuar invisible mientras esperaba a Roguro, puesto que de un modo u otro
tendrá que regresar aquí tarde o temprano.
En tanto que hacer en una habitación
cerrada era mi problema actual, como dije anteriormente, no soy alguien que le
guste esperar o hacer esperar, y aunque no disfruto mucho de la compañía de
otros, pensar que podría disfrutar del cielo es molesto hasta cierto punto.
Soy de aquellas personas que les gusta
estar al aire libre y a solas… si, es un tanto raro, pero bueno que se le va a
hacer, odio a la gente… jeje.
Ya que me canse de esperar me tome la
molestia de volverá aquel mirador en lo alto del mástil, pero para mí grata
sorpresa ya estaba siendo esperado.
Buenas noches cliente-san, está
disfrutando la noche.
La voz la reconocí casi al instante, fue
de aquella criada que toco la puerta anteriormente pero había algo mal en esta
ocasión, nadie debería poder verme o presentirme.
“No es cosa para sorprenderse, después
de todo es normal que un shikigami reconozca la habilidad de ocultación de otro
shikigami, aunque es de sorprender que un fantasma posea dicha habilidad.”
¿Shikigami?
“Disculpe, tal vez solo sea
coincidencia.”
Antes de darme cuenta un escalofrío
recorrió mi espalda y no necesito decir que era por una mala situación
acercándose. Sin dudar un segundo más me aleje del lugar pero un golpe o más
bien choque me detuvo.
“Lamento informarle que en el momento
que puso un pie en esta área me encargue de cerrar sus vías de escape.”
Con un suspiro pensé en molestarme en
intentar atacarla, pero viendo la situación, note que esa mujer tenía algo
inusual, hasta cierto punto presentía algo extraño en ella, algo que no podía
explicar en palabras.
Mientras pensaba en qué hacer ante la
situación, mis ojos detectaron a alguien inusual llegando al área de bebidas en
cubierta…
“Está muy callado cliente-san, ya se ha
resignado.”
“Nop, solo estoy viendo la situación
mientras espero.”
“¿Esperar? ¿Qué tipo de espera?”
“Umm, solo digamos que esperar no es lo
mío. Solo cuando es necesario…”
Me hice visible y sonreí lentamente,
aunque originalmente estaba solo, recordé algo, el día de hoy no tengo que
estar por mi cuenta, más simple de decirlo…
Puedo confiar en Roguro para que me eche
una mano con mis problemas.
Sin esperar un segundo más corte con una
de las dagas la base del mástil provocando que este cayera al suelo
rápidamente, no importa que hayan hecho para encerrarme en el lugar, si la
estructura se rompe no hay forma de que pueda seguir surtiendo efecto, y esta
cosa funciona tan bien como una motosierra al parecer.
Con el choque en cubierta la fiesta
amenizo con un silencio abrupto luego de una gran caída.
No sé qué paso con ese Shikigami pero
antes de caer al suelo inmediatamente me hice invisible y fui directo a Roguro
que de algún modo estaba disfrutando de la velada con una gran copa en mano.
“Hey chaval, deberías evitar beber
cuando tiendes a marearte…”
“¿Eh? ¿Quién dijo eso? Espera, esa voz,
eres tu Kiel.”
“Sip, lo siento por hablar oculto a la
vista, pero tenemos un pequeño problema…”
Con tales enemigos (para mi) en las
cercanías, acorte y di los datos más importantes sobre la situación a Roguro
que de algún modo u otro parece estar mejor. ¿Acaso será que la bebida lo hace
mejor persona?
“Entonces te lo encargo. “
“Okay, cuenta con ello…”
“No te tardes.”
En cuanto terminamos la charla me
adentre entre la multitud para moverme al punto donde comenzaría el plan, solo
espero que todo salga bien, sino puede que salga mal parado sobre esta
situación.
Gracias a que ya he visto gran parte del
barco por disfrutar el cielo nocturno, se de los lugares con menos gente o más
bien donde podría llevar a cabo mis intenciones sin ser molestado.
Es momento de llevar esto al final.
Me encuentro en la proa del barco,
desconozco por qué pero se encuentra cerrada al público desde que la vi antes
del todo, ninguna persona ha roto esa regla y nunca vi que alguien se acercara
a este lugar, por lo que es ideal para comenzar el todo.
Con un suspiro al viento anule mi
invisibilidad y regrese a mis poderes normales. En otras palabras llamar la
atención de las dos señoritas que me están buscando.
“Buenas noches Miko-san, Shikigami-san.”
Hice una ligera reverencia y sonreí como
un caballero, no sé cómo es que me veo pero sonreír aún frente al estrés lo
hago como acto reflejo. Creo que tardare un tiempo hasta poder acostumbrarme a
no hacerlo por cuenta propia.
Ambas se veían un tanto a la defensiva,
aunque solo fue un saludo, que tan mal se ve mi sonreír para que provoque eso.
“Entonces, no podemos llegar a un
acuerdo de solo dejarme ir sin ningún tipo de pelea o intento de exorcismo.”
“Aun continua con esa cosa en mente, en
serio es un ser inusual.”
“No sé si es un cumplido o no.”
“Además, como ya le he dicho va en
contra de mis principios e ideales darle esa libertad.”
“Que molestia.”
“Hikari-sama, no necesita hablar tan
cortes con alguien de su especie.”
“Se me hacía raro que no hablara desde
hace rato, así que ese es tu pensamiento sobre mí.”
“No era algo que se esperaba verdad,
bueno solo no preste atención a esas pequeñeces.”
“Eso hare.”
Suspire frente a este tenso ambiente, solo
espero que todo salga como debe.
“Bueno, entonces a que debemos su
inusual llamado a este desolado lugar. No creo que nos diera su ubicación solo
para decir ese tipo de argumento carente de ánimos.”
Reí en mis pensamientos, eso me alivia,
dado que había la pequeña posibilidad que el shikigami detectara mi plática con
Roguro, bueno entonces el plan marcha como debe.
“Simplemente es algo que podría llamar
“despedida”, dado que no me da otra opción que irme de este barco cuando tiene
esa mentalidad sobre su consciencia.”
“Jojo, y como piensas escapar ante tan
magnífico trabajo de Hikari-sama, alguien de tu calaña no podría incluso
hacerle un rasguño.”
“Estás mal, creo que nuestro encuentro
anterior no te dejo aclarado, no importa que tan excelente sea un sello, si
aquello que lo sostiene se desmorona…”
Sus miradas cambiaron ante mis palabras,
no sé si por entender mi argumento, o que mis palabras no eran de su
entendimiento, tiendo a dar metáforas absurdas y me lo recuerdan a menudo
Mire un segundo al cielo y por reflejo
note que ellas hicieron lo mismo, justo en el blanco.
Sin dudar un segundo corte el barco bajo
mis pies creando un agujero de ahí directo a la base y a un paso de hundir el
barco, aunque solo era un farol. Antes de que ellas pudieran hacer algo, ya
había empezado… ‘mi escape’.
★☆★☆★☆★☆★☆★

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: