Watashi O Motte Capitulo 20

Buenna minna, y henos aquí, con este capitulo damos por terminado el segundo arco de Watashi O Motte, Actualmente ya tengo el plot y los personajes para reanudar la novela, pero quiero terminar los dibujos para crear el archivo PDF y por ende dar una mejor impresión de todo…

Ahora dejemos mis delirios de grandeza y terminemos esta novela como es debido, habrá un epilogo (como en el caso anterior) pero con unas cosillas extra… se aceptan comentarios, opiniones o buenas voluntades… pero con respecto a las imagenes/dibujos para la novela esperen a leer el ultimo post de hoy

Capítulo 20: ¿Fantasma Olvidado?
(Tercera Parte)
[P.D.V. Kamui]
“『Sevens Sins』Avaritia, Gula,
Superbia, Ira… Despierten.”
Con esas palabras el fin del mundo
descendió a la tierra, cada uno de los que apareció era a simple vista un ser
fuera de este mundo, nunca había visto las armas o incluso las ropas que traían
consigo. Pero entre más los veía más pensaba como si fueran apóstoles de una
deidad.
““““¡A sus órdenes master!””””
Aquellas cuatro personas se arrodillaron
ante la ‘Deidad’ sin dudarlo un segundo, la escena ante nosotros era como el
despertar del nuevo ser que llevaría este mundo a su perdición una vez más,
pero ninguno de los presentes dejaríamos que eso pasara. Antes de algo más cada
uno de ellos presento un objeto que aquella ‘Deidad’ tomo sin siquiera decir
algo, luego de ello todos levantaron sus rostros y con una voz firme les hablo.
“Ahora, que se levante el telón para el
capítulo final de sus vidas. Les ordeno, hagan de esto un día que nadie
olvidara hasta el último momento de sus vidas…”
Con esas palabras, un escalofrió
recorrió mi espalda, no hace mucho derrote al dragón maldito y aunque pude
sobreponerme a ello, lo que pasa ante mis ojos no es algo que sea fácilmente
digerible. Hubo unas últimas palabras pero no pude escuchar por el terror
emergiendo dentro de mí.
Como si se trataran de sombras, todos y
cada uno de esos seres desaparecieron, pero no fueron solo ellos, también mis
hermanos Ryoma y Takumi, incluso Rinka y Saizou desaparecieron dejándome solo
con esta deidad. Frente a mí un ser que parece un hombre, un aura que parece un
dragón, pero sobre todo una presencia que no parece nada de este mundo…
“Entonces, ven a mí, Kamui… no me
decepciones.”
Con una sonrisa que solo podría
clasificar como espeluznante en su rostro todo ante mí se vino abajo, sabía que
no tenía siquiera oportunidad de hacer algo ante este ser, pero no podía darme
por vencido, este sería mi fin, aun así quiero salvar mi mundo, incluso si eso
significa mi fin.
☆彡
[P.D.V Ryoma]
Luego de estar frente a esos seres
invocados sabía que no eran humanos, incluso el de la última vez no podía
definirlo como un humano cualquiera, de no ser por que supe que su intención no
fue asesinarnos hubiéramos sobrevivido a eso.
En esta ocasión apenas y pude reaccionar
pero en un pestañeo me encontraba en una ciudad desolada, tan hermosa que no se
comparaba a mi ciudad natal o cualquier otra que hubiera visitado, frente a mí
un palacio con una torre tan alta que desaparecía entre las nubes, no podía
sentir nada viviendo en las cercanías, pero si una efímera existencia dentro
del palacio.
Y cuando entre, algo que solo tenía el
aspecto de un humano, se encontraba sentado en un extraño mueve parecido a una
cama y un sofá, no podía definirlo pero la estructura, las telas, todo dentro
de este lugar parecía ser de la más alta calidad, una belleza inmaculada que
fácilmente dejaría en vergüenza cualquier deseo de conseguir lo mejor.
“Impresionado por mi vasta colección,
¿verdad?” (???)
“Mi nombre es Ryoma, gobernante actual
de Hoshido. Al parecer eres mi enemigo.” (Ryoma)
“Jah, solo eres una mosca que cayó en la
trampa de un muerto, pero para usarme como simple telaraña, al menos luego de
esa actuación no tengo que hacer nada… *Suspiro*” (???)
“De que hablas, no eres aliado de ese
ser.” (Ryoma)
“Quien lo sería, de no ser por esa
habilidad ni siquiera pondría… ah, maldición, quisiera poder olvidar ese
momento… que molesto.” (???)
“Entonces me dejarías volver allá, tengo
que acabar con ese monstruo” (Ryoma)
“Interesante. Pensé que pedirías mi
ayuda para acabar con él luego de saber mis intenciones, pero en cambio solo
pides libertad para darle su merecido. Tenía tiempo desde que no encontraba
alguien interesante.” (???)
“Y dime, cuál es tu respuesta. Necesito
salvar a mi propia nación del desastre que ese monstruo pueda ocasionar.”
(Ryoma)
“*Suspiro* Al final otro mono sin
carácter. Que molestia. Si en verdad gobiernas sobre esas tierras lo último que
debe importante es la nación y su gente, tal vez si tu actitud fuera distinta
sería más divertido. Pero por tu mirada no parece ser el caso.” (???)
El hombre ante mi tiene un cuerpo
curtido, no es excesivamente musculoso, pero al menos se distingue que sabe
esgrima, su presencia parece de como si estuviera en presencia de un rey, pero
entre los registros históricos que he leído nadie con sus facciones parece
siquiera haber existido.
“Al parecer no conseguiré nada de ti,
hablando al menos.” (Ryoma)
Sacando lentamente mi arma tome postura
de combate, no sé qué tan fuerte sea, pero sé que no tiene oportunidad ante mi
fuerza, es apenas más allá de un aprendiz.
“No te creas tanto simple humano.” (???)
Con esa descarada frase un extraño
evento tuvo lugar frente a mis ojos, como si el mismo espacio brillara con oro
extrañas cosas salieron como si flotaran sobre el agua, aunque no había nada
hace unos segundos.
“No importa cuántas veces trate de
comprenderlos, ustedes son insectos que ni siquiera merecen vivir cerca mío…”
(¿??)
Antes de continuar su sentencia aquellas
cosas salieron disparadas como flechas en contra mía, ni siquiera pude cerrar
los ojos cuando un dolor punzante a travesó mi cuerpo, mi pecho, brazos,
piernas y pies dolían como nunca. Antes de poder decir algo solo dirigí la
vista para ver que pasó… ante mí… una terrible escena.
Espadas, lanzas incluso un hacha se
encontraban incrustadas en mi cuerpo, todas y cada una tenían un precioso
diseño y una presencia abrumadora, pero ahora se encontraban bañadas en mi
sangre y atravesando mi carne.
Es
esto… mi… fin…
Antes de darme cuenta una última luz
voló directo a mi frente…
Entonces,
soy así de impotente ante este ser…
“Jah, ni siquiera duro más que ese
imitador. Que molestia, ni siquiera pude divertirme. Al menos hubiera hablado
un poco más, después de todo ahora no tengo nada que hacer o tiempo que
disfrutar.” (Gilgamesh)
Dentro del gran palacio de Babilonia se
encontraba el primer rey y héroe del mundo, Gilgamesh, un ser mitad dios mitad
humano, que alguna vez gobernó sobre la faz de la tierra, dentro de este mundo
de ensueño creado por el『Sueño』, que una vez tuvo. Con un suspiro el joven de cabello rubio reposo
sobre su trono esperando el fin de su nueva vida mientras su cuerpo se volvía
polvo como todo lo que se encontraba en este lugar.
“Espero verte una vez más… E…”
(Gilgamesh)
☆彡
[P.D.V. Takumi]
Donde
demonios me encuentro…
Este lugar parece un desierto, pero la
estructura de las casas, nunca las había visto, pensaría que fueran de barrios
pobres pero tener dos pisos y extraños letreros desvaneció esa respuesta.
Supongo que llamarlo un pueblo sería lo
correcto, nunca he escuchado de un lugar como este, pero lo que más me preocupa
es el hombre parado frente a mí.
Sus ropas no parecen brindar algo de
protección, pero al parecer su movilidad es formidable, por no hablar de su precisión
y velocidad de disparo con esas extrañas cosas llamadas pistolas.
“Es tu turno, chaval.” (???)
“No tienes que decírmelo, además mi
nombre es Takumi, no chaval.” (Takumi)
Su actitud y presencia no difiere de
otro humano, pero la presión que ejerce no es algo que haya soportado antes.
Actualmente me desafío a destruir algo que llama botellas de cerveza. No sé qué
se propone pero su actitud no parece de alguien que quiera matarme o al menos
no de un enemigo.
“Nada mal. Incluso para usar esa arma de
indios.” (???)
“No sé si me estás dando un cumplido o
me ofendes.” (Takumi)
“Depende como veas a esos pieles rojas.”
(???)
Su acento y palabras que usa estaba claro
que no son de nuestro continente. Pero lo último que debo hacer es congeniar
con el enemigo.
“Entonces, ya puedo regresar a mi
nación. Debo detener a ese presunto Dios.” (Takumi)
“Lo siento chaval, ordenes son ordenes,
su últimas palabras fueron ‘hagan de esto un día que nadie olvidara…’” (???)
“Entonces, no habrá otra opción más que
pelear…” (Takumi)
“En realidad no, darte una lección de
vida sería la interpretación más normal, no sé qué tiene en mente ese idiota,
pero nadie en su sano juicio usaría mis dones solo para dar una lección de vida
a un enclenque por nada.” (???)
“Pues bien, no tienes ninguna razón para
mantenerme en este lugar. Sino pelearemos entonces tratare de buscar la salida
por mí mismo.” (Takumi)
“Ni lo intentes chaval, más allá de esta
condado no hay más que desierto puro, a menos que encuentres un caballo morirás
no importa que.” (???)
“Entonces que sugieres…” (Takumi)
“En realidad, solo esperar. Estoy seguro
que este ‘mundo’ fue creado por esa persona. Así que a menos que cumpla mi
orden o el muera seguirás aquí.” (???)
“Pues bien, sigue esa orden…” (Takumi)
“Entonces quieres morir ya… chaval.”
(???)
“A que te refieres…” (Takumi)
“*Suspiro* Eres como yo, trata de pensar
sobre todo lo que hizo aquel monstruo, ‘Hasta el último momento de sus vidas’.
El pago de esa lección son nuestras vidas. Tú o yo. ¿Entendiste?” (???)
Un escalofrió recorrió mi espalda al
comprender lo que decía, quiere decir sin importar quien muera, ambos estamos
en el mismo barco, pero espera un minuto. Ahí había varias cosas igual de
importantes. Maldición, si hubiera una forma de regresar rápido.
“Entonces, chaval. Quieres intentar
sobrevivir a mi lección de vida o continuamos entreteniéndonos con tonterías.”
(???)
“Como si pudiera quedarme aquí de brazos
cruzados.” (Takumi)
“Me gusta tu actitud, me recuerdas
cuando estaba vivo. Pero eso también no es algo para sentirse orgulloso.
Después de todo, una vez muerto nadie te recordara…” (???)
Sus palabras parecen venir de algo más
allá de la experiencia, pero no pienso cambiar mi forma de vivir el día de hoy.
“Mi nombre es Takumi, segundo príncipe
de Hoshido.” (Takumi)
“Extraña forma de presentarte, príncipe
¿verdad?, para mí solo eres un chaval que aún no entiende lo horrible que puede
ser la vida. Bien, mi nombre es Billy The Kid, el mejor pistolero que existió
algún día en el viejo oeste. Al igual que yo, guarda ese nombre en tu corazón y
alma… ahora… las reglas son las siguientes… Quien sobreviva gana… simple…
verdad…” (Billy The Kid)
No entendía a que se refería con
pistolero o viejo oeste. Pero es un duelo donde el más rápido gana, después de
todo no creo que pueda sobrevivir a esas cosas llamadas balas.
“Cuando la moneda caiga el suelo,
disparamos… mucha suerte… chaval.” (Billy The Kid)
“Igualmente…” (Takumi)
Como si sus pistolas fueran espadas, las
enfundo, no sé qué planea pero si es el mejor debe tener una técnica que tenga
que ver con eso.
No sé quién o qué, pero una moneda de
color plateado salió volando y como si el tiempo se detuviera pude ver como
lentamente aquella moneda tocaba el suelo. Sin siquiera pestañar… todo… acabo…
*Bang* *Pew*
Con la fuerte explosión del disparo del
gatillo y el zumbido creado por la flecha de hielo, tras eso un cuerpo
lentamente se desplomo al suelo. Nada más sucedió, solo unas ligeras palabras
de despedida…
“No lo hiciste mal chaval *Toser*… pero
siempre debes tener en mente el objetivo… *Toser*… bueno, las balas no se
pueden comparar a una flecha mágica cuando se trata de eso *Toser* *Toser*
*Toser*… fue divertido disparar a una cuantas cervezas *Toser*… Espero y
también lo hayas disfrutado *Toser*” (Billy The Kid)
Con ese pequeño, lento y efusivo
discurso el cuerpo del pistolero se volvió polvo que simplemente fue soplado
por el aire sin dejar más cosas detrás…
“Después de todo, no era una mala
persona…” (Takumi)
Aunque dijera eso, el dolor en mi pecho
es real, no es una herida grande, pero puedo sentir el dolor venir desde muy
dentro. Sino fuera porque uso esta cota de mallas podría ser peor, pero agradezco
al menos que uso esta ropa… aunque creo que ya la he manchado… lo siento…
Okaa-sama.
*Splash*
Lentamente su cuerpo cayo a la caliente
arena mientras dos casquillos de balas podían verse saliendo de sus ropas… uno
partido a la mitad y cubierto de sangre.
Billy the Kid, la leyenda del viejo
oeste, conocido por el desenfunde más rápido incluso usando dos pistolas. Un
forajido que plasmo su nombre en la historia por ser capaz de desarmar a su
enemigo o incluso disparar desde ángulos imposibles, desafiando la realidad.
☆彡
[P.D.V. Kaze]
Calma
Kaze, calma y analiza bien las cosas… Después de todo, es una niña… verdad.
Frente a mí se encuentra un gran
banquete del cual no puedo distinguir todos los tipos y clases de platillos que
son mostrados, pero de algo estoy seguro, la chica sentada frente a ellos no es
siquiera humana, o al menos eso es lo que dicta el sentido común, poder comer
casi 20 platillos del tamaño de su cuerpo en menos de 5 minutos no es algo
siquiera posible…
Estoy
soñando verdad…
Mi cuerpo se encuentra anclado a la
silla, y aunque me pida que coma no puedo mover un musculo por más que lo
intento, hace poco intente pararme pero antes de darme cuenta lanzas de tres
puntas perforaron desde el suelo y techo, dejando como única zona a salvo la
silla donde actualmente me encuentro amarrado.
“Oye, sino comes me acabare todo, y no
lo digo en broma…” (???)
“Hah… ah, si… lo siento.” (Kaze)
“Pero donde están mis modales… ¡¡¡Chicas
traigan más comida y bebidas!!!” (???)
Aunque pensé que sería solo ella, una
legión de sirvientas en ropas extravagantes salen y entran de las puertas
trayendo platillos mientras desaparecen las comidas, sus ropas son más
reveladoras que las sirvientas de la familia real de Norh. Siento como sudor
frio recorre mi espalda… no debo caer en la tentación.
*Glup*
“Hey, chico… no te pongas tan rígido.
Disfruta de la comida mientras podamos… después de todo se vive una vez.” (???)
“¡Pero si soy mayor que tú!” (Kaze)
Maldición,
sin pensarlo respondí con fuerza, por qué motivo me siento tan irritado de la
nada
.
“Eh, eso crees… aunque no lo parezca fui
el Señor Demonio que gobernó una vez sobre la faz de la tierra… Fuafuafua… Así
que está claro que tengo más edad que tú.” (???)
Porque
todo esto me sucede a mí… Por favor sálvame… oni… Saizou.
“Aunque reces no lograras nada, después
de todo te encuentras en el infierno…” (???)
“¿Ah?” (Kaze)
“Oh, por fin una expresión, parecías un
muñeco constipado hace un momento. Interesante.” (???)
“Lo siento.” (Kaze)
“No te disculpes. Ya te dije,
disfrutemos de esta cena. Después de todo es una cena del infierno…” (???)
Su risa es demasiado infantil, quisiera
concentrarme en otra cosa, pero su plática tiene cierto toque impasible, por
más que lo intento no logro calmarme.
Porque estoy metido en esta situación.
Por
favor, alguien, quien sea… Sálveme…
“Come, come… come bien… Fuafuafuafua…
Por qué el platillo principal serás tú… Fuafuafuafua” ()
El Rey Demonio que una vez casi
conquisto la tierra, aunque las historias le tachan de malvada y sádica, en
realidad fue una gobernante que trajo prosperidad a su tierra, ciertamente sus
modales salían a relucir a la hora de la comida, donde cualquiera estaba invitado
a deleitar su paladar con tales platillos, por desgracia, pararse hasta que
ella estuviera llena era una ley marcial. Que se pagaba con la muerte.
☆彡
[P.D.V. Rinka]
*Swosh* *Slash* *Crack*
“Nada mal, nada mal…” (???)
*Toh* *Tiin* *Crash*
“Pon más fuerza en tus brazos…” (???)
“Ya cállate…” (Rinka)
Con fuertes sonidos escucho como mi mazo
no alcanza a dañar a mi enemigo.
Antes de darme cuenta me encontraba en
una extraña arena, frente a uno de esos tipos que apareció hace poco, y sin
dudarlo me abalance para asestar el primer y último golpe para definir esta
batalla.
Actualmente sigo intentando lograr eso,
pero resulto en nuestra batalla actual, golpe tras golpe tras golpe, no logro
llegar, antes de darme cuenta un número inmensurable de armas aparecen de la
nada.
Al principio creí que era una clase de
magia, pero mientras más lo observo puedo llegar a definir que no es el caso,
es como si las armas en si fueran una parte de su cuerpo, armas de todo tipo y
tamaños, incluso algunas que nunca pensé en poder usar como armas.
Solo,
que clase de monstruo es este…
Si, aunque su aspecto es humano, puedo
sentir un aura que ningún ser vivo pudiera poseer, ciertamente su cuerpo podría
atraer a cientos de mujeres, incluso el encanto que tiene con su hablar, de no
ser que solo estoy concentrada en derrotarlo podría haber caído sin darme
cuenta de ello.
“Creo que tu ritmo está bajando,
ojou-san.” (???)
“He dicho que te callaras…” (Rinka)
Incluso así, porque me resulta tan
molesto escucharlo hablar disparates. Si al menos pudiera asestar un golpe,
solo uno…
“Heh, aunque tus movimientos son buenos,
te falta determinación. Incluso si permitiera que regresaras a donde esta ‘Él’,
solo te pondrías en bandeja de plata hacia la muerte…” (???)
“¡¡¡Cómo si eso me importara!!!” (Rinka)
En ese instante por fin vi un atisbo de
iniciativa por su parte y una extraña espada tan grande como su cuerpo salió,
su forma es tosca y poco definida pero tiene un singular brillo plateado con el
diseño de una calavera y huesos.
Solo
que diablos es él…
“Entonces, ¿supongo que es momento de
ponerse serios?” (???)
Como si ese mandoble fuera una extensión
de su brazo con un rápido balanceo desafío la gravedad con un tajo viniendo
desde abajo hacia arriba. Aunque dijo que iba en serio instintivamente supe lo
que quiso hacer casi como declarando que quería que lo esquivara.
“¿Qué demonios pretendes?” (Rinka)
“Simplemente darle una lección a esa
cabeza hueca que tienes.” (???)
“¡¡Maldito!!” (Rinka)
Sus ataques son demasiado predecibles,
pero aunque no intenta más que eso, no logro asestar un solo golpe. Maldición,
maldición, maldición…
“Solo relaja los músculos, mantén la
mente calmada y enfoca tu mente en el objetivo…” (???)
“Eres un sensei o qué demonios…” (Rinka)
“Algo así… jeje” (???)
Antes de darme cuenta me encuentro
peleando a su ritmo, que clase de monstruo intenta esto, pero tomare esto como
ventaja, te probare que te alcanzare y destrozare ese orgullo…
“No me subestimes…” (Rinka)
“Jejeje…” (Dante)
Dante, el cazador de demonios, una vez
fue reconocido como el hijo de Sparta quien fue el héroe de los humanos a pesar
de ser un demonio, pero ahora es aclamado como el asesino de demonios, su poder
nunca ha conocido la derrota y sigue limpiando los desastres hechos por demonios
actualmente… se desconoce cuándo y porque murió… si es que realmente eso paso…
“Umu, unas lindas pesadillas… fufufu.”
(Kiel)
“Hey, Kiel, ya nos vamos ir.” (Rogel)
“Oh, ya casi lo olvidaba. Tehe” (Kiel)
“Nada de ‘tehe’, quien te crees, un
personaje moe o qué demonios.” (Kozondo)
“Kuzo, deberías calmarte un poco, aun
siendo hace poco salvado de esa horda de mujeres, a este paso terminaras peor…”
(Teri)
“¿Dónde están mis lolis?” (Ball)
“Hai, hai… dios, ya te dije que primero
consigas animales que te quieran… oh cierto, solo tienes un perro (macho)…
fufufu” (Kiel)
“Si, pobre de Ball… al menos puedes
manipular sus sueños para que suceda.” (Rogel)
“No creen que están muy animados.”
(Kozondo)
“Que tiene de malo, no siempre estamos
juntos.” (Shine)
“Y lo dice la que siempre restringe a
Teri.” (Kiel)
“Tehee…” (Shine)
*Silencio incomodo…*
“Bueno, entonces abre el portal. Es hora
de continuar nuestra historia… Muahahahaha” (Ball)
“Me lo he preguntado, ¿esa risa no te
queda?” (Kiel)
“Fíjate que pensaba lo mismo, aunque no
eres nadie para decirlo.” (Teri)
“Ehhh, pero es que no recuerdo como
reír, y así evito sonreír…” (Kiel)
“Mientras no me dé sustos de infarto,
eso es aceptado…” (Shuisui)
“Lo suficiente para que el callado Shu
hable….” (Rogel)
“Basta de charla, tenemos que arreglar
esto, aunque quien diría que de no ser por nuestras habilidades pudiéramos
abrir la puerta a todas las dimensiones…” (Ball)
*Silencio incomodo…*
“Entonces, a donde vamos ahora…???”
(Kiel)
“Gracias a tus pesadillas no creo que tengamos
problemas con los niveles. Pero creo que sería bueno ir a un lugar pacifico….
No sé, un lugar sin tanta ‘acción’.” (Teri)
“Ehhh, pero entonces no tendremos
acción… y hablo de esa ‘acción’” (Rogel)
“Como siempre el Rogel degenerado…”
(Ball)
“Saben que hay una chica entre ustedes…
desho.” (Shine)
“A callar… Que nos salimos de tema.
Entonces todos ustedes, los que estén a favor de ir a salvar a Maou-sama
levanten la mano…” (Ball)
“¿Los que estén a favor de hacer lo que
les dé la gana?, bueno, creo que no tengo que preguntar.” (Ball)
“Eso siquiera se pregunta… fufufu.”
(Kiel)
“Muy bien, está decidido… Nos vamos de
vacaciones. Kiel abre el portal y que cada quien vaya a donde le dé la gana…
Nos veremos con Maou-sama cuando quieran… Se cierra la sesión.” (Ball)
“Se oyó como si estuviéramos en juicio.”
(Teri)
“Entonces, no hay objeciones… nee”
(Kiel)
Levantando la mano un gran círculo
mágico rodeo el santuario, ahí estaban recostados, parados, sentados y
levitando, los que serían la peor amenaza para toda existencia en el mundo.
Ballrod, el demonio que algún día sería
conocido como un Señor Demonio Malvado y Tirano, irónicamente también alguien
que le gusta ser maltratado, aunque guárdenlo en secreto… Su afición por las
lolis lo llevaría por el buen camino… kamo
Teri y Shine, la pareja de parientes
kitsune y nekomata respectivamente, por algún motivo desconocido son pareja y
nadie pregunta porque o como, pero está claro que son M y S… kamo
Tendrían una cacería de cabezas… solo
por diversión.
Shuisui, el succubus (a pesar de ser
hombre o eso creemos), que manipula a millones de no-muertos, tallo en la
historia como el mejor necromancer y coreógrafo existente, por no decir de su
gran anhelo por revivir a antiguas estrellas de la música. Aunque nadie sabe si
es tímido y solo no le gusta hablar… kamo
Kozondo, el orco hermoso, luego de mucho
insistir su loli le siguió por sus travesías por el mundo, aunque le causa más
problemas por el desperfecto de atraer a casi cualquier mujer de otras especies,
actualmente tiene otra montura que en un futuro no muy lejano probablemente
también se convierta en una loli… kamo
Roguro, reconocido como el Señor Oscuro
y también un ampliamente amante del ecchi y hentai, además de los pechos
grandes, su sueño era crear un harem de mujeres con estas especificaciones,
pero sus seguidores terminaron siendo hombres por una extraña razón, aún tiene
pesadillas luego de eso, o tal vez solo fue una pesadilla… kamo
Kiel, el fantasma olvidado, luego de
mucho insistir con sus poderes termino revelando que solo era un fantasma
olvidado, nada excepcional ni especial, pero gracias a eso decidió resignarse y
‘vivir’ los días calmados y tomando siestas las 24 horas del día, sino es que
estaba durmiendo en realidad o usando su habilidad soñador para traer el caos a
donde fuera que iba, se dice que si lo ves despierto la buena fortuna llegara a
tu hogar, aunque incluso si está dormido puede esto suceder… kamo
P.D. Si sonríe reza a todos los santos
que conozcas y los que no, probablemente sea el día que morirás… kamo

★☆★☆★☆★☆★☆★

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.