Isekai Mahou Capitulo 20

Buenas minna, iniciamos la semana como debe ser.. con un capitulo que literalmente me duele la espalda, la cabeza y las manos para traducir.. quien fue de la grandiosa idea de hacer capítulos de web novel de 30 paginas… demonios.

Pero con cada mala noticia viene otra buena… tenemos editor… por fin…
*Saca el confeti y se lo tira en la cara a todos los que lean esto…
Suraga de Fukou-da.net me dijo si me podía ayudar, y con gusto le di el trabajo que no puedo hacer debido a que estoy traduciendo todo esto y algunas cosas más para ustedes…
Así que denle una gran bienvenida y por favor visiten su pagina que es un buen lugar para encontrar descargas de novelas que puedan gustarles… no mentire me descargue la mitad y ya me las acabe de leer…
En fin, es todo por hoy… nos vemos la próxima semana y recuerden que cualquier duda déjenla en los comentarios de la pagina correspondiente…

Capítulo 20: El Paradero del Equipo de
Reiji
―¿Justo cuando esta pelea había comenzado?
Después de haberme preocupado demasiado sobre el paso del tiempo, había perdido todo sentido de que hora
era actualmente.
La luz reflejada en el filo de su espada
parpadeaba desde la punta a la base, y el hombre – Shana Reiji – corrió directo
en la misma dirección.
El tajo de la hoja, por supuesto,
apuntaba a su enemigo, de pie frente a él.
Su mirada era trazada por su fiero
ataque, y un rugido fuerte.
Reiji, en la otra mano, dio un tajo como
si lo partiera en dos.
Era un tajo vertical desde arriba hacia abajo,
un golpe influido en electricidad usando el poder otorgado a él por la Diosa.
Su oponente enfrento su ataque con un
desvió de sus garras.
Ese golpe vino desde una mano varias
veces más grande que un humano, uno que parecía ser teñido en la profundidad,
una oscuridad eterna.
Con sus alas cortadas, las garras
interrumpieron el progreso del ataque de Reiji.
Garras y espada peleando, fijando en la
sucesión del sonido de un objeto duro colisionando con un objeto duro llenaban
el aire.
Un sonido de ruptura que parecía gritar
la victoria.
Reiji vertió todo lo que tenía en su
espada, como si literalmente sobrepasara a su enemigo con su espada.
Fijando un ataque así, simplemente
arrojando todo su poder en su ataque no podría directamente derrotar a su
objetivo, pero podría menguar su fuerza. Entonces, como Reiji estaba
acorralado, esta acción era actualmente necesaria. Siempre y cuando fuera capaz
de continuamente acumular daño en su enemigo de esta manera, entonces antes o
después la defensa podría romperse, y podría clamar la victoria.
――□□□□□□□!
Ese extraño rugido sonó de nuevo,
llenando sus oídos.
A pesar de ser capaz de hablar humano,
una vez la batalla comenzó, se revirtió como al estado de una bestia, entonces
hizo su apariencia solo a un tipo de criatura como esa.
Junto con el rugido, sus filosas y duras
garras en los dedos se dirigieron hacia su lado izquierdo, forzando a Reiji a
esquivar el golpe venidero.
Este ataque parecía más como un golpe de
cólera que una cosa de golpear al objetivo, y así menguar su habilidad para
peligrar su vida.
Era entendible solo la mitad de su
movimiento, un movimiento fútil para forzarlo a mostrar una abertura.
Reiji balanceo de nuevo, un ataque lleno
utilizando los rastros de su hoja de doble filo. Un tajo vertical que desafiaba
la gravedad, desde abajo a arriba.
Era una maravillosa técnica más allá del
poderío por la magia de viento, pero su objetivo bestia reacciono junto a eso
para esquivar el ataque al último momento.
“¡O F-Flama! ¡Sting Scarlet! (Aguijón
Escarlata)”
[Kiel: Nop, no es el ataque especial de
Milo de Escorpión… ese es Aguja Escarlata]
Repentinamente, una encantación,
aquellas palabras fugaces revelaron la desconocida situación al amo, este
hablo. La voz venia de Mizuki, ofreciendo su protección. La magia liberada era
un hechizo de fuego intermedio, una variable del bautismo carmesí.
La magia, la palabra de invocación y
encantación de dos versos habían sido dichos, activándola, y bandas circulares
de flama aparecieron en el aire, casteando un denso escarlata contra el cielo
azul despejado.
El aire exploto.
Todo a la vista fue teñido en naranja.
La onda expansiva creada por la pequeña
explosión corrió hacia él.
Sin vacilar, salto atrás. En el
siguiente instante, como si se jactara de su objetivo, la flama cambio de
forma, fluyendo hacia abajo como si se tragara al enemigo entero.
Al momento que toco al enemigo, el poder
de la flama exploto. La flama, había encontrado su fuente de combustible –
incluso si esa fuente era un ser viviente – quemando, simultáneamente a la
criatura conteniendo sus entrañas.
“¡Lo hice!”
Detrás de él, Mizuki grito en alegría.
Su alegría, sin embargo, era prematura. Parecía que pensaba que su magia había
sido un golpe fatal, pero aun había vida en su objetivo.
Peligrando en la flama, observo que su
enemigo aún se movía.
Solo empuño su espada y cambio a una
postura de combate, la flama mágica era arrojada fuera.
Mirando como desvaneció la flama con un
balanceo de su brazo. De pie con la fiereza quemando detrás, el enemigo se puso
de pie con un brazo achicharrado.
De pie ahí con un calor tan intenso que
envolvía el aire en sí, emitió una presión abrumadora.
Tener que atacarlo, a pesar de su
estatus como el Héroe, este, el simple sobreviviente – los cadáveres de los
comandantes tirados en el suelo – era su verdadero enemigo.
En esta escena llena con la muerte, dio
un paso hacia el frente. Reiji miro a su oponente, esperando su oportunidad.
Esto no era un humano. No, esto era un
monstruo. Aunque era humanoide, esto era algo más que humano – un Mazoku.
Alas como murciélago desplegándose fuera
de su espalda y dos cuernos saliendo desde su frente, su cuerpo entero era
color de arena. A pesar de los ojos, nariz, y boca, su rostro, no era más sino
los últimos rastros de humanidad. En eso entero, le recordaba más que los
demonios de mitos y leyendas.
Las garras negro azabache vinieron
volando a él dando una mirada dolorosa.
La terrible fuerza de aquellas garras era
claramente evidente por los escombros remanentes de los edificios que están
tirados alrededor.
Junto con su terrorífico, e inhumano
brazo fuerte, las garras en sus cinco dedos de cada mano eran como la guadaña
de la Muerte en sí.
El Mazoku rompió en una sonrisa, con una
risa condescendiente, alardeando. Habiendo recibido todo lo que arrojaron a lo
largo de esta batalla, parecía haber desarrollado una confianza inquebrantable.
En su larga confrontación, Reiji había
sido incapaz de continuar con su oponente, ya fuera con respecto a su velocidad o
fuerza. Con esto, una expresión apareció en el rostro de Reiji, demostrando su
resolución para concluir todo con el siguiente golpe.
El Mazoku tomo acción. Una tormenta de
arena fue arrojada detrás como acelerando en su dirección. Esa velocidad
destellante era a un nivel diferente a lo que había mostrado previamente.
Una visión de su cuerpo siendo cortado
en pedazos pasó ante sus ojos: la fuerza y velocidad del ataque envió su espada
a volar, su cuerpo indefenso a la cara de aquellas feroces garras.
Sin embargo, eso era solo presumiendo
que Reiji estuviera en la “situación actual” para continuar, por supuesto―
“Burn Boost…”
El mana comenzó a circular con su cuerpo
con el elemento fuego reaccionando a su llamado.
El
poder está a mi alcance.
Esa invocación sin sentimiento llenó su
cuerpo con poder. Magia de refuerzo.
Con la flama envolviendo su cuerpo, el poder
se desplegó en abundancia. Ese desbordante, y omnipotente sentimiento se tornó
en una luz brillante que disparo hacia su enemigo.
――■■■■■■!?
La expresión en el rostro del Mazoku,
cargando hacia él, cambio.
Habia estado seguro de su victoria. Ese
juicio, sin embargo, había sido incorrecto. Esta era la primera vez que Reiji
invocaba este refuerzo mágico durante esta confrontación.
“¡Oooooooooohhhhhh!”
A pesar del poder mostrado por Reiji, el
Mazoku mantuvo la confianza en su victoria. Demandando un precio por su
arrogancia, Reiji ignoro el extraño grito del Mazoku, y rugió a si mismo,
elevando su fuerza a otro nivel, y empuñando su espada, corto directamente la
cabeza del enemigo viniendo.
… Con las flamas de ámbar muriendo, las
pequeñas partículas de polvo que habían sido casteadas en el aire se tornaron
en nada. Confirmando que sus enemigos estaban ahora erradicados, Reiji jadeo
por aire.
“Fuu… 
Parece que es hoy es otra victoria.”
―Antes que Suimei hubiera dejado Mehter.
El equipo de Reiji, había dejado el
palacio, no había ido directamente a su destino final – el Maou – sino en su
lugar se dirigieron a los Territorios Autónomos Unidos Sadias.
Tal vez parecía haber nada para evitar o
huir del Maou, pero había una razón para la desviación por el propósito de
porque habían sido traídos a este mundo.
Mizuki y Reiji habían sido convocados
del pacifico Japón, y entonces podría decirse que gravemente carecían de
experiencia en combate. La cosa más cercana que han experimentado al combate
real habían sido las secciones de entrenamiento en el palacio.
Subsecuentemente, ellos tenían que
confiar en el entrenamiento que habían recibido, en el poder que se les fue
otorgado por el proceso de convocación, y la magia que habían aprendido,
entonces la derrota era esencialmente inevitable.
Para remediar este déficit, fueron
tomadas más rutas que podrían ser incapaces para ellos para ganar la
experiencia que era necesaria.
Esto podría simultáneamente sacar
pequeñas partes de las fuerzas del Maou, otro positivo. Para obtener un arma o
un encantamiento para sus habilidades más allá, habían decidido dirigirse
primero a Sadias para conocer a una de las Siete Espadas que habían sido
estacionadas ahí.
Habían sido emboscados a lo largo del
camino, resultando en la batalla que justo había concluido.
…Su espada de orichalcum, bañada en
sangre de Mazoku, parpadeaba brillantemente.
Con un vistazo en su espada, una espada
sagrada de primer grado de Sadias, dispuso el final del Mazoku. Confirmando que
había dado su último aliento, corrió al lado de Mizuki.
“¿Mizuki, estas bien?” (Reiji)
Notando que sus hombros temblaban
jadeando por aire con un rostro cenizo, Reiji dio voz a su consciencia.
El sabor después de la batalla parecía
no gustarle aun.
“Oh, si. De alguna forma. Es solo que…”
(Mizuki)
“Solo qué…?” (Reiji)
“Así que eso… es una batalla con el
enemigo…” Mizuki aun luchando, con su rostro aun pálido.
“…Ah.” (Reiji)
Reiji asintió firmemente.
Llegados a este punto, habían luchado
con numerosos monstruos ya. Este era un mundo de fantasía con incontables
regiones sin descubrir. Junto con esas líneas, habían sido vistos y atacados
por varios predadores que no existían en su mundo original.
Eliminando a aquellos para su progreso
hacia adelante parecían ser un asunto de vida en este mundo. Y de hecho, había
solo hecho justo a ese progreso en este punto.
Sin embargo, nunca antes Mizuki había
tomado parte en la batalla actualmente. Había sido el juicio de los caballeros
que los acompañaban que era mejor para ella primero familiarizarse con los
rigores de la batalla, y así había sido una estudiante pasiva hasta ahora.
Su afinidad en la magia ya había llegado al
punto donde rivalizaba con Titania y él mismo, y había incluso aprendido
hechizos de clase avanzada.
Pero nada de eso cambio el hecho que era
aún una joven chica de Japón.
En su otro mundo, esto podría dicho a
ser la democracia con al menos hacerlo con la batalla. Ante el asunto de
habilidad de combate incluso entrando en la ecuación, su resolución a
participar en la batalla era de lejos más importante.
Y así ella necesitaba algo de tiempo
para ajustarse. Entonces esto se había vuelto su primera experiencia verdadera
en tomar parte en batalla a su lado.
“Mizuki. Aun creo que es mejor que no te
fuerces a ti misma…” (Reiji)
Una vez más Reiji expreso los
sentimientos sinceros de su corazón: en verdad no creía que fuera necesario que
ella peleara también.
Mizuki, sin embargo, sacudió su cabeza,
rechazando su preocupación.
“No. Simplemente esperar y mirar no es
algo que pueda hacer. Es verdad que esta es mi primera vez, y es verdad que el
Mazoku da miedo increíblemente, pero la razón entera de por que vine fue para
ayudarte.” (Mizuki)
“Mizuki…” (Reiji)
“… Aunque incluso si digo eso, tengo que
decirlo… eres asombroso. Reiji-kun, es como si fueras adecuado para esto desde el
comienzo.” (Mizuki)
“No hay forma que sea verdad. Cuando
recién comencé, también, sentí que la batalla era una cosa en verdad terrible.
Incluso ahora más que ser adecuado, mi corazón aún está golpeando mi pecho.”
(Reiji)
Aquellas no eran palabras vacías para el
reconforté de Mizuki – eran la verdad. Justo como Mizuki, no había sido él
capaz de quitarse el miedo que venía con la batalla.
Aunque había venido para expresar el
propósito de derrotar al Maou, pero después de encontrar a los terribles, e
inhumanos seres de ‘sus’ soldados, en su corazón, sintió que la tarea ya había
excedido los lazos de su habilidad. Recientemente, no había sido capaz de
esquivar la incertidumbre que estrujaba su corazón y la segunda suposición que
había llenado sus pensamientos.
…Suimei.
Repentinamente, el rostro de su amigo
apareció en su mente.
Su amigo, de vuelta al palacio – Yakagi
Suimei – había visto la realidad de la situación. “Hablar es fácil, de hecho
hacerlo es casi imposible”, lo recordó. Ahora parece que era de hecho la más
acertada palabra para la situación.
Cuando se comparó consigo mismo, que
había obtenido un poco de poder había pensado de sí mismo como invencible―
Actualmente, era probablemente debido a
que
Suimei no había recibido el don del poder que había sido capaz de
mantenerse claro y discernir con precisión en solo lo que había sido puesto
sobre sus hombros y en el camino que había elegido.
En ese momento, sus propios ideales lo
habían cegado. Colocándose en circunstancias extraordinarias, usando su vista
desarrollada por el mundo moderno para juzgar este mundo de fantasía, fue tonto
de su parte.
La desesperación plagaba a la gente de
este mundo, llorando por un salvador, y las palabras de alarde asegurando que
él podría tomar ese sentimiento que podría hacer lo que sea. Un decepcionante,
e impreciso sentimiento.
Había subestimado el terror que plagaba
este mundo.
Pensó que no sus acciones no podrían ser
descritas sino como “tonterías”, esa era la única palabra que parecía apropiada
para describir lo que había hecho.
Si continuaba bajando por este camino,
entonces quizás podría cambiar. El miedo continuo sosteniéndolo en la brecha –
carecía de experiencia y técnica. Él actuó ahora para fortalecerse a sí mismo,
para compensar su debilidad tanto como fuera posible antes del momento cuando
pudiera retar al Maou.
Sus pensamientos, aunque superficiales,
fueron acompañados por un plan.
―Eso no tenía sentido, el hecho que no había pensado las cosas no
podría desaparecer, no podía olvidar el pecado de involucrar a su amiga
envuelta en todo esto.
Lo
siento…
A Mizuki, él bajo su cabeza con ella aun
pidiendo aire, Reiji se disculpó de nuevo. Ya se había disculpado tantas veces
que comenzó a molestarle a ella, y así esta vez, se disculpó solo con su
corazón.
Con eso dicho, sabía que su disculpa
solo era para salvar sus sentimientos de culpa. Lleno de frustración por su
propia debilidad, Reiji sin duda continua haciendo así.
“… ¿Deberíamos ir a algún lado?”
(Mizuki)
“… Seguro.” (Reiji)
Tomando a Mizuki, que había dado la
idea, con eso, Reiji dejo el campo de batalla de cadáveres.
“―¡Mizuki! ¡¿Estas bien?!” una joven
chica grito en las cercanías, no era otra más que su acompañante, Titania.
Ella y los caballeros con ella habían
sido dispersados por el Mazoku que había aparecido de la nada. Ella esta al
lado de un caballero de mediana edad, y corrió hacia ellos.
“Mm. Estoy bien.” Mizuki respondió.
“Gracias a la diosa… No pareces haber
sido herida, ¿cierto?” (Titania)
“Porque Reiji-kun estaba conmigo.”
(Mizuki)
Ellos se sostuvieron uno al otro
ligeramente al hablar. Una sonrisa de alivio se encontró con una sonrisa de
coraje, finalmente trayendo una sensación de calma al aire.
“Buen trabajo, Tia.”
De pie a su lado, Reiji ofreció palabras
de elogio.
“Gracias por su consideración,
Reiji-sama.” Ella dijo en respuesta, inclinándose.
“No es nada. Buen trabajo al final
también, Gregory-san.” (Reiji)
El caballero de mediana edad que era su
constante acompañante – Gregory – se encontró con las palabras de Reiji con su
típica manera solemne.
“No del todo. Estoy simplemente haciendo
mi deber de apoyar a Su Alteza. Me halaga.” (Gregory)
“Oh, no digas eso” dijo Reiji, refutando
su modestia.
“Usted me halaga.” Fue de nuevo la
respuesta de Gregory, bajando su cabeza.
“De todos modos, Tia. ¿Cómo fueron las
cosas al final?” (Reiji)
“Cierto. Terminamos justo a tiempo. No
hay un solo Mazoku dejado aquí.” (Titania)
“Eso es por ti Tia. Eres tan confiable.”
(Reiji)
“No es nada comparada con Reiji-sama.
Con eso dicho―”
“¿Qué pasa?”
“… Nuestros caballos fueron todos
asesinados. Mis sinceras disculpas.” (Titania)
“… Oh. Aunque lo siento por los caballos
que han hecho lo mejor para llevarnos hasta ahora, siempre y cuando tú y los
otros estén a salvo, Tia, eso es lo que importa.” (Reiji)
“Reiji-sama…” (Titania)
Titania fue conmovida por sus palabras
de coraje. Perder los caballos podría afectar grandemente su movimiento a este
punto, pero Reiji había elegido en lo delegar el hecho que ni una vida humana
fuera perdida.
Repentinamente, una voz problemática
hablo.
“… Así que Titania ya está acostumbrada
a la batalla.” (Mizuki)
“Si. Mientras no puedo decir que mi
experiencia es plena, tengo algunas medidas de combate actual y experiencia.”
(Titania)
Las palabras de Titania evocaron una
extraña expresión en Mizuki.
“Eres una princesa tan honesta. ¿Por qué
tienes experiencia en batalla?” (Mizuki)
“Al momento que se decidió que sería
convocado un Héroe, decidí estar a su lado. Entonces, hice la preparación para
mí misma estar de acuerdo a esta eventualidad.” (Titania)
“Lo entiendo ahora…” (Mizuki)
Mizuki expreso su entendimiento.
Titania era, después de todo, la
princesa de una nación. Aunque sus circunstancias eran decididamente
diferentes, había esperado que Titania podría ser des involucrada con el
combate, como ella. Al mismo tiempo, penso, que ella entendería que en un mundo tan
cruel como este, tarde o temprano, la batalla podría encontrarla.
Titania había continuamente tomado parte
en los equipos de caza de monstruos, peleando al lado como un mago. Su aire
noble y su porte digno eran sin duda, la fuerza y determinación de uno que
había experimentado combates reales siempre adornados con esta joven mujer
desde el comienzo.
La razón de esto era ahora entendible.
Su voz preocupada fue tapada al final,
una manifestación de su carencia de confianza. Era un pensamiento que había
arrancado y caído detrás de aquellos que caminaban a su lado, aunque dando a
Mizuki, tal cosa era solo a ser esperada. Reconociendo el malestar de Mizuki,
Titania ofreció palabras de alivio.
“Mizuki. Por favor no te sientas mal.
Cuando recién comencé, era justo como tú. O más bien, peor a lo mucho.”
(Titania)
“… ¿En verdad?” (Mizuki)
“Absolutamente. Cuando intente por
primera vez aclimatarme a la batalla, no es nada comparado a lo que pienso
ahora. Al final de mi primer batalla, caí de rodillas, colapsando en el piso.”
(Titania)
“¿En verdad? ¿Pero eres tan familiar con
la batalla?” (Mizuki)
 “Eso es porque ya he acumulado un injusto
montón de experiencia de combate. Debido a que conozco que si voy a ir a
acompañar al Héroe en sus viajes, no podría solo continuar siendo así.”
(Titania)
“¿Y es por eso que eres así ahora?”
(Mizuki)
“Exactamente. Eso es bastante.”
(Titania)
“Okey” Mizuki asintió fuertemente, un
poco más o menos aliviada.
Mirando a las dos apoyarse entre sí,
Reiji no podía evitar sino sentir su espíritu elevarse.
Quizás las cosas en verdad podrían
funcionar.
Mizuki, que hasta hace poco podía
mantenerse a sí misma, parece estar bien ahora. Su sentido de auto-preocupación
no había desaparecido completamente aun, pero ella había sin duda manejado de
nuevo para levantar su coraje.
Era entonces, con el humor que había…
Que sabía porque, pero Mizuki frunció de
nuevo, algo le molestaba una vez más. Solo
cuando su humor finalmente mejoro. ¿Qué es lo que pensara?
“Me pregunto si Suimei-kun está haciéndolo
bien…” (Mizuki)
Con eso, Reiji entendió lo que le
preocupaba a ella.
Y así.
“Suimei, huh. Definitivamente dijo que
estaba planeando dejar el palacio en solo un poco…” (Titania)
“Hmm. Fuera de la ciudad… Los distritos
inmediatos fuera de la ciudad podrían estar bien, pero hay varios peligros en
las áreas junto al camino. Incluso si deja la ciudad, siempre y cuando no se
pierda lejos, no debería preocuparse por los monstruos.” (Mizuki)
“¿Es eso así? Aunque el rechazo la
invitación para unírsenos, no creo que viaje solo. Eso digo, pero sin la
bendición de la diosa que usted tiene, Reiji-sama, o la instrucción mágica que
tiene usted, Mizuki, estoy preocupada por eso. Si deja la ciudad y corre a los
monstruos, no puedo imaginar el infierno que pasara para defenderse a sí
mismo.” Titania dijo con una mirada preocupada.
Era justo como ella había dicho. No
podía pensar que ese Suimei podría viajar solo, pero pensaría en sus materiales
necesarios – comida y agua, la distancia necesaria para viajar, y el peligro al
que enfrentarse, entendía que las chicas estuvieran preocupadas.
Eso era sin duda, que había aun una
ligera diferencia entre la manera que él y las chicas veian las cosas.
“No, Suimei debería estar bien.” (Reiji)
“…? ¿Por qué puede decir eso,
Reiji-sama?” (Titania)
“Suimei conoce kenjutsu. Incluso si vaga
en las afueras, ciertamente podría lidiar con los obstáculos fácilmente.”
(Reiji)
Titania fue impactada con su respuesta
inesperada.
“¿Suimei sabe cómo usar la espada?”
(Titania)
“Sip.” (Reiji)
Reiji reafirmo este hecho al mirar al
par. Estaba sorprendido al ver que Mizuki parece haberse sorprendido también,
su mirada fue a encontrarse con la de ella solo para sacudir la cabeza como si fuera la
primera vez que escuchaba eso.
“Pero Reiji-kun, ¿Suimei-kun no es un
miembro del club de kendo?” Mizuki pregunto.
Como ella dijo, Suimei no era un miembro
del club de kendo, sino más bien del auto-proclamado “club irse a casa”. Por lo
que Suimei le había dicho, había pasado a eso por razones familiares, y entonces
era incapaz de participar normalmente en actividades del club.
Titania, que era obviamente incapaz de
saber que significaba ser un miembro del club irse a casa, estaba visiblemente
confundida, así que Mizuki le explico.
Reiji hablo luego.
“Por lo que entendí, no toma parte en
actividades del club, sin más bien entrena en un dojo cercas a su casa.”
(Reiji)
“¿Hmm? Había un dojo cercas de ahí…?”
(Mizuki)
“Si. Un dojo que enseña auto-defensa.”
Él respondió en secuencia, el mapa de su ciudad paso a través de su mente al
hablar.
Con eso, Mizuki parece repentinamente
recordado una cierta locación.
“Oh, ¿ese lugar? ¿No es ese una clase de
auto defensa dirigido para mujeres? Es en verdad bien conocido, pero por lo que
he escuchado, ¿no es un dojo de kendo?” (Mizuki)
“Sip. La señal dice que enseña
auto-defensa, pero originalmente era un dojo que practicaba una antigua arte
marcial. Varios voluntarios fueron pasando con diferentes tipos de técnicas.”
(Reiji)
“¡¿En verdad?! ¡¿Es ese tipo de lugar?!”
(Mizuki)
“Eso es lo que Suimei dijo, de todos
modos…” (Reiji)
“No puede ser… Hay unas pocas chicas en
nuestra clase que van ahí… Antiguas artes marciales…” (Mizuki)
Sus pensamientos explicándose no
paraban, Mizuki parecía pensar a través de todo en sorpresa. Ella sabía de su
auto-defensa, pero nunca noto que era tan extenso.
Para ser justo, ese tal lugar existía
cercas que era más allá del esperado. Cuando lo supo por primera vez, grito en
sorpresa.
“Acaso eso significa que Suimei-kun es
un sucesor de un antiguo arte marcial, ¿Cómo un personaje de un manga?”
(Mizuki)
“Eso parece ser el caso, si.” (Reiji)
Esta vez, Titania era la que hablo.
“Por lo que han dicho, Suimei parece ser
un artista marcial.” (Titania)
“Mm. Eso digo, en nuestro mundo es un
lugar pacifico, y no puedo compararlo con alguien que aprendió combate aquí. En
cualquier caso, Suimei es un espadachín. Eso es seguro.” (Reiji)
“Ya veo. Mi impresión de él era
completamente desconocida con la violencia. Esto viene a ser ciertamente
bastante sorpresivo.” (Titania)
“Definitivamente. Justo como lo miran,
no puedo decir del todo, pero por lo que se, sus habilidades deberían ser a un
nivel asombroso.” (Reiji)
La verdad era, cuando vino a los
precisos detalles, Reijo no era del todo claro tampoco.
Nunca visito el antes mencionado dojo, y
aunque pelearon lado a lado, Suimei naturalmente nunca había usado su esgrima
en aquellos momentos. Entonces Reiji nunca había visto las habilidades de
Suimei actualmente.
A Titania, sin embargo, le paresia cierto que
Reiji estaba siendo demasiado optimista.
“Incluso así, no creo que eso sea
suficiente para determinar si él estará bien.” Refuto.
Su voz sostenía un notable rastro de
incertidumbre, quizás porque imaginaba que tipo de problemas tal vez
encontrara. Además, él había admitido, la esgrima solo no podría ser suficiente
para garantizar su seguridad.
En verdad, Suimei nunca antes había
luchado con un monstruo, y fueran o no técnicas desarrolladas para su uso en
humanos podrían no tener uso contra monstruos a su vez.
Subsecuentemente, parece imposible
garantizar que Suimei podría estar bien.
Sin embargo.
“Aún no he dado la imagen completa,
Suimei es el tipo de chico que al menos nunca muestra alguna abertura… Mientras
a veces puede ser bastante descarado, fundamentalmente es una persona muy
cautelosa.” (Reiji)
“¿Quieres decir que podría ser capaz de
escapar incluso si corre entre monstruos? Por lo que he escuchado, aunque, la
vasta mayoría de gente simplemente se congela al punto que huyen y se resignan
ante un monstruo.” (Titania)
“Eso, huh. Si es Suimei de quien
hablamos, ese tipo de atmósfera opresiva tal vez sea buena como una gentil
brisa.” (Reiji)
“En verdad…” (Mizuki)
Mizuki dudo, incapaz de creer sus
palabras. Era porque ahora entendía solo que tan peligroso este mundo era en
verdad porque ahora tenía tal expresión.
Sin duda, era verdad que Suimei era el
tipo de persona que no parece conocer lo que significa la palabra miedo. Una
vez antes, había sido rodeado por un grupo de maleantes. ¿Su respuesta? Sin la
más mínima pizca de ansiedad, simplemente dijo, “¿Qué? ¿Eso es todo?” Cuando
los enfrento con violencia, de comienzo a fin, nunca perdió un poco de calma. ―Pero
suficiente de eso por ahora.
Además,sabía como Reiji, nunca tomo a
sus enemigos directamente. Para ser franco, era el tipo de persona que
disfrutaba explotando su debilidad. En esa nota, cuando vino el momento de
lidiar, Suimei era varias veces superior.
“De todos modos, es por eso que no estoy
preocupado por eso.” (Reiji)
“Si usted dice así, Reiji-sama.”
(Titania)
Declarando eso ella no debería pensar el
asunto más allá, Titania tiro el tema.
Mizuki, sin embargo, repentinamente
volteo, parece haber visto a través de algo.
“… Así que, Reiji-kun. Suimei-kun ha
dicho algo como ‘¡Soy Yakagi Suimei, un espadachín de tal-y-tal escuela!’ ¿O ha
incluso mostrado algunas increíbles habilidades de espada?” (Mizuki)
“¿Huh? No, eso es un poco…” (Reiji)
“¡Estamos hablando sobre artes marciales
antiguas! ¡Antiguas artes marciales! ¡Habilidades que completamente abruman a
los tipos de hoy en día, supremas técnicas desarrolladas solo para el propósito
de tomar vidas!” (Mizuki)
Juzgando por su loco fervor, ¿solo que
tipo de ilusiones tenia Mizuki sobre antiguas artes marciales? Aunque cuando
viene a la naturaleza de esas técnicas, no podría negar que eso significaba el
matar, eso aun así no garantizaba que fueran a un nivel completamente por
encima de las artes marciales actuales.
De todos modos, por lo que escucho de
Suimei, no había en verdad alguna mayor diferencia entre lo que aprendió y lo
que era actualmente enseñado en el kendo.
Sin embargo, Tia miraba creyendo a
Mizuki completamente.
“Te-tecnicas de asesinato…?” (Titania)
“¡Sip! ¡Exactamente, Tia! Las artes
marciales antiguas fueron diseñadas con el asumir que una pelea podría empezar
en cualquier momento. ¡También! ¡Ambos lados golpearan al mismo tiempo y la
victoria y derrota serían determinadas con un solo golpe! ¡Estamos hablando
sobre esgrima que ha llegado al nivel de dios!” (Mizuki)
“…!” (Titania)
Abrumada por las palabras de Mizuki y su
intensa expresión, Titania trago saliva.
De
todos modos, dejando todas esas cosas ridículas juntas… ¿Qué tipo de demoniaco
arte marcial como Asura se supone que sea ese?
“… grandemente, no creo que Suimei-kun
es que tenga tal nivel.” (Mizuki)
“O-oh…” (Titania)
Algunos momentos después la cansada
Mizuki termino, por solo dios sabe porque razón, repentinamente inflo sus
mejillas, refunfuñando.
“¡Hpmh! ¡Suimei-kun es definitivamente
un chuunibyou! Escondiendo sus verdaderos colores como eso ¿Cómo poner esto?
¿Es tan injusto?” (Mizuki)
Así que eso fue lo que hizo molestarla.
No era mucho de que estaba enojada por el hecho que él escondía sus
habilidades, sino que estaba celosa de como secretamente fue y aprendió
técnicas de esa naturaleza.
Sin embargo.
“I-incluso si dices eso, Suimei no dice
cosas chuuni como tú, Mizuki, así que no puedes solo asumir que él es un chuunibyou…
Oh.” (Reiji)
Fue solo después que hablo la palabra
prohibida que noto lo que había dicho.
Mirando a Mizuki, vio su sonrisa tomar
un tono siniestro.
“Re〜i〜ji〜kun〜” (Mizuki)
“¡Lo-lo-lo siento! ¡Solo se me fue!”
(Reiji)
“¡Lo prometiste! ¡Olvidar absolutamente
todo eso!” (Mizuki)
“Ci-cierto.” (Reiji)
De hecho, previamente le advirtió nunca
mencionarlo de nuevo. El pasado de Mizuki que quería desesperadamente mantener
en el pasado. Usando sus palabras, eso era “el jardín secreto” de la chica.
Titania, en la otra mano
“Mizuki. ¿Qué es lo que significa
‘chuunibyou’?” (Titania)
“¡¿Uwa?!… Eso, um, bueno…” (Mizuki)
“¿Qué tipo de cosa es? ¿No me digas que
es algún tipo de terrible enfermedad?” (Titania)
(TN: El último kanji de chuunibyou (中二病), significa enfermedad o trastorno (病))
“¡S-s-si! ¡SI! ¡Es eso exactamente! ¡Es
algo que la vasta mayoría de los pre-adolecentes en nuestro mundo sufren! ¡Una
viciosa enfermedad que deja terribles secuelas!” (Mizuki)
La pregunta de Titania arrojo a Mizuki
al pánico, y respondió frenéticamente mientras lo acompañaba con gestos
salvajes como si intentara arrojar lejos el asunto con una mentira.
Aunque Mizuki parecía determinada a
prevenir la discusión de este tema a toda costa, pero para ser honestos, esto
fue en verdad solo a consecuencia de sus propias acciones.
Sin duda, tuvo éxito en persuadir a
Titania, y esa línea de discusión llego a su fin.
En su lugar, la expresión de Titania se
tornó repentinamente seria.
“Hay otra cosa a la que necesitamos preocuparnos,
de hecho. Concierne al Mazoku.” (Titania)
“Si, ahora que lo mencionas, eso es
correcto. ¿Qué estaba haciendo el Mazoku en un lugar como este de todos modos?”
(Reiji)
“Mazoku, huh…” (Mizuki)
“Si.” (Titania)
Titania asintió.
Justo como Mizuki había apuntado, este
había sido el problema desde el momento que el Mazoku había primero aparecido y
atacado. Ahora que el Mazoku había sido derrotado y las cosas se habían
calmado, ellos finalmente tenían el lujo de tiempo para considerar el asunto.
Este era la primera vez que el tema
había sido puesto.
Regresando al Mazoku con el que hace
poco pelearon, Mizuki lo vio antinatural. Reiji procedió a hablar de nuevo,
respondiendo la pregunta que él mismo había puesto.
“El Mazoku ya ha invadido Nelferia, ¿no
es así?” (Reiji)
“¿E-eso es verdad?” (Mizuki)
“Mm. Si piensan sobre eso, eso parece
ser lo eventualmente con la más alta probabilidad, ¿no? La presencia del Mazoku
aquí podría sugerir esto.” (Reiji)
Reiji dio voz a su conjetura, la cara de
Mizuki se congelo.
Eso era solo natural. Ella aún no era
acostumbrada a la batalla, y estaba ahora confrontando la posibilidad de que la
batalla con el Mazoku podría ocurrir en el futuro cercano. El Mazoku era una
entidad de nivel diferente de los monstruos y bestias mágicas después de todo.
La magia de Mizuki ya había mostrado ser
capaz de destruir monstruos. Cuando vino el Mazoku sin embargo, fue imposible
para ella incluso ser capaz de quemarle. Eso al menos había sido tal caso con
el ejemplo del Mazoku.
Así que por supuesto se sentía insegura.
Sin embargo, Titania rechazo esa
hipótesis.
“No. Al menos por ahora, no puedo decir que la probabilidad de eso sea tan alta” (Titania)
“¿Qué te hace decir eso, Tia?” (Reiji)
“Bueno, como has dicho, Reiji-sama,
estamos ahora en las fronteras del Imperio. Ver al Mazoku aquí podría
ciertamente levantar tales pensamientos que justo has expresado. Sin embargo,
en realidad, el Mazoku no ha hecho mucho luego de atacar Noshias. En orden de estar aquí, ellos deberían tener que pasar primero a través de otras dos
naciones y una montaña. Una marcha como esa es complemente sin precedentes.”
Mizuki dio su acuerdo con Titania.
“Eso es correcto. Incluso si la fuerza
de su ejército marcha todo el camino aquí, eso solo significa que pasaron por
los otros, de todos modos.” (Titania)
“Considerando que no atacaron a las
otras dos naciones mientras venían tan lejos, si ellos quieren atacar Mehter…
Bueno, eso debería ser imposible, ¿correcto?” (Mizuki)
“Correcto” (Titania)
Titania asintió. Justo como ella dijo,
el movimiento de una tropa a gran escala de esta naturaleza seria completamente aislada y era simplemente una invitación al desastre. Típicamente, cuando se moviliza
un gran número de tropas, cuidan primero el asegurar la existencia de fuentes de
alimento y un camino abierto para refuerzos, y solo entonces tomarían acción.
Tomando acción sin asegurar que haya
requerimientos logísticos sin ser encontrados solo podría resultar en el
ejército siendo estrujado. Cortados desde toda asistencia de esta manera
podría eventualmente resultar en ser rodeados por sus enemigos. Este estilo de
batalla era extremadamente hilarante pero no desventajosa.
Y aun así.
“Y aun así, es innegable que el Mazoku este aquí. Incluso si el ejército del
Mazoku no fue capaz de penetrar tan lejos, es sin duda un hecho indiscutible
que el Mazoku está aquí.” (Reiji)
“Eso es verdad. Ese es el problema real,
no es así…” (Mizuki)
“Espías… ¿Una posibilidad son espías?”
(Reiji)
“Espías…?” (Titania)
“Ellos, um, es como llamamos agentes
secretos en nuestro mundo.” (Mizuki)
“Oh, ya veo. Pero―” (Titania)
“Si, no creo que eso sea tampoco.”
(Reiji)
Respondió Reiji, antes de que Tia pudiera
terminar, dejando a Mizuki confundida.
“¿Por qué?” (Mizuki)
“Si estuvieran envueltos en ese tipo de
tarea, no deberían habernos emboscado. Si fueran espías, ellos podrían haber
cambiado con trampas alrededor del perímetro. Abandonar su misión solo para
emboscarnos no tiene ningún sentido.” (Reiji)
“Cierto. Especialmente ya que vinieron
aquí en pequeños números, eso no garantiza el hecho de ser capaces de
matarnos.” (Mizuki)
“Si. Es concebible que pudieran
atacarnos a nosotros si ellos supieran que este era el equipo del Héroe, pero
no parece ser que lo supieran.” (Reiji)
De hecho, la batalla justo ahora había
sido perfectamente a tiempo. Esta había sido una trampa eso era indudable. Si
el plan había sido en verdad intencionado a derrotar al Héroe, entonces sus
números no serían tan pocos. Por esa razón, había una alta probabilidad que no
estuviera conscientes de su identidad como Héroe.
“Pero si eso es verdad, entonces que
era” Titania murmuro para si misma, sus cejas se fruncieron como un intento de
desmenuzar la confusión ante ella.
Reiji volteo al caballero de mediana
edad, “¿Qué es lo que piensas, Gregory-san?”
En respuesta a su pregunta, este
veterano bajo su cabeza en disculpa.
“… En verdad lo siento, pero intentarlo
tal vez, no puedo entender cómo es que piense el Mazoku.” (Gregory)
“¿No hay nada que puedas notar? Algún
detalle, grande o pequeño, podría ayudar.” (Reiji)
“… Yuusha-dono. Más que eso, creo que es
más importante que primero dejemos este lugar.” (Gregory)
Gregory, que no había ofrecido una
concreta opinión hasta este punto, repentinamente sugirió la retirada.
¿Acaso
pensó sobre algo?
“¿―Es eso porque hay otro Mazoku en el
área?” (Reiji)
“N-no. No creo que sea así…” (Gregory)
“…?” (Reiji)
Parece
que no es como eso.
Reiji continúo.
Algo
parece extraño.
Gregory, había justo negado que había
Mazoku en el área, sin duda parece presionar por alguna razón. Reiji había
originalmente pensado que él hizo la sugerencia después de haber sentido
peligro. Viendo que no era el caso, a pesar, ¿solo que había puesto esa
reacción en él? Si no hay un Mazoku, ¿entonces porque era tan importante que
ellos se fueran con tal prisa?
Titania hablo.
“Gregory. Aunque estoy de acuerdo con la
necesidad de movernos a un lugar seguro, pero nuestra prioridad es aun tratar
de entender lo que el Mazoku está intentando hacer aquí. Actuar sin cuidadosa
consideración es incluso más peligroso para crear tales circunstancias.”
(Titania)
“… Como usted diga, Su Alteza.”
(Gregory)
Gregory fuertemente bajo su cabeza en
acuerdo.
Parece como que acepto el asunto. Pero
sin duda, Reiji no podía sacudir el sentimiento que escucho algo en las
palabras del hombre, un rastro de impaciencia y ansiedad ahí. Solo que lo
estaba causando…
“…Tia. ¿Es posible que el Mazoku
estuviera fuera de las fronteras desde el norte?” Reiji pregunto, de nuevo
explorando otras venidas de consideración.
Si hubiera otro Mazoku, separado desde
las afueras de la frontera norte, entonces no sería imposible imaginar que
encontraron su camino aquí.
“No. Creo que no es como eso. Con el
poder de los héroes previamente convocados, el Mazoku de este mundo fue forzado
más allá al norte. No debería haber nada ahí tampoco… Si las legendas que han
sido pasadas por generaciones son correctas, eso es.” (Titania)
“¿Legendas?” (Mizuki)
“El registro descrito que menciona los
esfuerzos pasados de héroes. Después que el Héroe derroto al Maou, las fuerzas
de cada nación tomaron la oportunidad para aniquilar a los Mazokus. Los
restantes Mazokus fueron forzados a los profundo de las inhóspitas tierras más
allá del norte… Esa es la última pieza de tierra resisten a prevenir los
ataques a humanos, y al final, la humanidad consigue la meta de cazar a los
Mazokus a la extición.” (Titania)
“Ya veo…” (Reiji)
Si eso fuera verdad, entonces era de
hecho imposible para el Mazoku existir siquiera.
Pero en ese caso.
“Hay un montón de cosas que no tiene
sentido.” (Mizuki)
“Si.” (Reiji)
Reiji estuvo de acuerdo al exasperado
murmullo de Mizuki. Su discusión había probado ser infructífera, y no había
dejado ni una pista.
En ese momento, escucharon el sonido de
alguien corriendo hacia ellos desde lejos.
Y entonces.
“¡Y-Yuusha-sama!” (Caballero)
Por motivo de hacer al grupo notar su
presencia, una voz llamo. El dueño de la voz era un joven caballero asignado
con la misma tarea que Gregory: proveer apoyo a Reiji que aún se acostumbraba a
las maneras de este mundo.
En orden de matener el contacto con el
palacio, miembros del equipo podrían a veces dejar el grupo, tomando la
responsabilidad de jugar de mensajeros. Esta vez, parece que había sido su
turno, sustituyendo a Gregory que lo había hecho antes…
El joven caballero desmonto su corcel
mientras se inclinaba.
“Rofrey-san.” (Reiji)
“He regresado.” (Rofrey)
“Rofrey, ¿no estás herido?” (Titania)
La pregunta casual de Titania tomo a
Rofrey por sorpresa, y tartamudeo, “U-u-un caballero como yo hacer a la
princesa preocu―”
“Rofrey.” (Gregory)
“¡S-Si! Lo siento, pero antes de eso,
sobre esto…” (Rofrey)
Gregory aclaro su garganta, enviando al
joven caballero al pánico, después de finalmente manejar para recobrarse de su
estado de incoherencias.
Reiji dijo al joven con una mirada
franca.
“Oh, lo viste. El Mazoku nos atacó justo
hace poco, así que los eliminamos.” (Reiji)
“¡¿Esos eran todos?!” (Rofrey)
‘Esos’ era referencia a los cadáveres de
los Mazokus que estaban tendidos en la batalla, parece que Rofrey había visto,
juzgando por su cólera comenzada.
Aunque ya los había visto, aun hacía un
gran escándalo sobre eso. Definitivamente una persona en verdad expresiva.
“S-si.” (Reiji)
“¡Como esperaba de Reiji-sama! …Oh, lo
siento. Mis disculpas.” (Rofrey)
…Prácticamente lo había gritado. ¿Podría
ser mejor describirle como una persona vivaz o alguien que no esconde sus
emociones en sus mangas?
En cualquier caso, mirándolo a él, era
claro que había algo que quería decir.
“¿Cuál es el asunto? Ha sido un gran
escándalo incluso desde que viniste aquí. ¿Y dónde está Luke? Ustedes dos
fueron juntos para encontrarse con el personal de comunicación. ¿Por qué no ha
regresado?” Gregory agrego.
“Señor. Ahora hago mi reporte, que
incluye el antesmencionado objeto.” (Rofrey)
Rofrey tomo un profundo respiro y
entonces continúo.
“Aunque esto es un poco repentino, pero
necesitamos que dejen esta área inmediatamente.” (Rofrey)
“¿Y porque es eso?” (Titania)
“El Mazoku general parece ya haber
pasado a través de las naciones de Thoria y Shardock e incluso ahora está al
norte de la frontera de Aster.” (Rofrey)
Con rostro estrecho, Rofrey dio este
reporte paralizante. Thoria y Shardock son naciones al norte de Nelferian y
Sadias…
“¡¿Qué?! ¡¿Lo dices en serio, Rofrey?!”
(Titania)
“S-si. Eso es lo que me dijo el oficial
de comunicaciones de todos modos…” (Rofrey)
Rofrey tartamudeo, intimidado por la
presión dejada por Titania por la información.
Sin embargo, Reiji escucho algo en sus
palabras que le molestaron.
“Rofrey-san. Justo ahora dijiste, ‘parece haber’. ¿Qué es lo que quieres
decir con eso” (Reiji)
Reiji persiguió el asunto más profundo.
Desde el comienzo, las palabras de Rofrey habían sido impregnadas con cierto
aire de vaguesa.
¿Había el Mazoku hecho su camino dentro
de Aster o no? Por sus palabras, no podía estar seguro.
“Bueno, eso es porque esto es de acuerdo
a la inteligencia provista por las tropas patrullando la frontera. Hubo rastros
de algo y vino a esta conclusión. Eso es porque no están seguras…” (Rofrey)
“¿Rastros de qué?” (Reiji)
“Pisadas y restos de poder mágico que no
es de algún monstruo.” (Rofrey)
Titania piso después.
“Así que actualmente no han visto al
Mazoku general, ¿correcto?” (Titania)
“Eso es correcto. El enemigo parece
haber sido cuidadoso para esconder sus movimientos. No ha dejado pistas o
reportes de algo que este bajo ataque.” (Rofrey)
Vacilando, Mizuki expreso sus
pensamientos en el asunto.
“… Por lo que sabemos de ellos, ¿no
deberían haber destrozos?” (Mizuki)
Todos asintieron. Eso fue como Mizuki dijo.
Como enemigos de la humanidad, si ellos habían en verdad movilizado sus tropas
al punto de haber roto a través de fronteras nacionales para llegar a este
punto, entonces el propósito de este ataque furtivo había sido para crear caos.
Aunque no era certero que no había otros
motivos alteros para atacar, pero si incluso el general enemigo había llamado a
las armas, entonces otras posibilidad parece no entrar. La más efectiva usaba
de grandes números de tropas para pelear una guerra, después de todo.
Y aun así.
“El Mazoku no tenía aun hecha una ofensiva
a gran escala contra esta nación, sino la existencia de su ejército actualmente
habría sido confirmada. La veracidad de esa información es bastante
cuestionable…” (Reiji)
“¿Quizás el Mazoku que nos ataco fue uno
de esos en cuestión?” (Mizuki)
Cuando Rofrey había advertido del ataque
del Mazoku justto antes, había combinado este conocimiento con la inteligencia habiendo
cargado para llegar a esta hipótesis. Para ser más específico, el Mazoku que
había justo atacado era una parte de la fuerzas del general enemigo.
Ese siendo el caso, su impacto cuando corrió
junto a los cadáveres Mazoku de antes era enteramente entendible.
“Si, eso es como creo también” Rofrey respondió,
de alguna forma triste.
“¿Así que donde esta Luke?” Gregory
interrumpe.
“Está escoltando al oficial de comunicación
al punto de retorno, y entonces regreso a Mehter. Si todo va de acuerdo al
plan, nos encontraremos de vuelta en el territorio del Imperio dos días desde
ahora.” (Rofrey)
“Entiendo.” (Gregory)
“La cosas se han tornado a lo peor.”
Titania ha dicho, mirando estresada.
“Si ese es el caso, entonces nuestras
acciones deberían ya haber sido expuestas al Mazoku. De todos modos, de acuerdo
a lo que justo ha pasado…” (Reiji)
De hecho, si pregunta de antes había
sido ya respondida. La emboscada de ahora era sino una coincidencia, pero algo
que había sido planeado en avance.
En ese caso, ¿Cómo explicar la situación
actual?
“Sera quizás que el Mazoku está precavido
a la convocación del Héroe ¿pero no es familiar con los detalles? Eso podría
tener sentido si interpretamos el ataque de antes como una corta fuerza de
reconocimiento.” (Mizuki)
“Ah…” (Rofrey)
“Eso tiene sentido. En otras palabras, estaban
intentando localizar al equipo de Héroe.” (Titania)
“Correcto.” (Mizuki)
Eso es correcto.
Si la presencia del Mazoku general se
hizo conocida, entonces era posible que el Héroe podría retirarse. Por motivo
de evitar esto, actuo en secreto y disperso sus tropas en pequeñas, explorando
las zonas. Esto perfectamente explica la brecha de la situación que Mizuki,
Titania, y los otros tenían.
…Pero
aun así…
Si ese fuera el caso, entonces cada
unidad podría indudablemente tener una persona a cargo de llevar la información
a los otros. Sin embargo, el equipo de justo ahora no tenía tal.
Parece
que aún es demasiado pronto para una conclusión final…
En cualquier caso, lo que era de más
grande importancia ahora era determinar si fueron o no habían sido ya revelados
por su ubicación.
En contraste con sus propias cuestiones,
Mizuki elevo otra.
“Si el Mazoku está en el área, entonces
estamos en problemas. Dejando de lado el caballo de Rofrey-san, los otros
fueron asesinados por el Mazoku.” (Mizuki)
“Si. La peor situación posible tal vez
solo ocurra, y tal vez no sea posible escapar. Tal vez solo tenemos que enfrentarlo.”
(Reiji)
“Rofrey. ¿Cómo cuantos Mazoku son
estimados a ser?” (Titania)
“Sobre mil, lo peor…” (Rofrey)
“Mil…” (Mizuki)
“…Eso es…” (Reiji)
Mizuki fue dejada sin habla, como Reiji.
Eso era indudablemente un número que no tenía mínima esperanza de derrotar en
confrontación directa.
Aunque el Mazoku de antes había tomado
un buen tiempo para terminarlo. Donde serían rodeados por un ejército de miles,
no serían capaces de prologar eso tanto.
Solo entonces, las palabras de Suimei
una vez más resonaron en su mente.
Mizuki, también, mostro una expresión
dolorosa.
“¿E-entonces no deberíamos irnos justo
ahora?” (Mizuki)
“No. Vagar alrededor sin objetivo no es
una buena idea. Aparte de mi caballo, no hay otros. Si no hemos decidido
nuestro destino en avance, y un plan cuidadoso de comida y raciones de agua, entonces…”
(Rofrey)
Rechazando las palabras de pánico de
Mizuki, la aserción de Rofrey era correcta.
Todos asintieron. Repentinamente,
Titania volteo al callado caballero a su lado, que por alguna razón, no había
ofrecido una palabra de consejo durante esta discusión entera.
“Gregory. ¿Qué es lo que piensas que
deberíamos hacer?” (Titania)
“No…” (Gregory)
Su rostro amargo, su respuesta vaga. La
forma de Gregory había sido extraña incluso antes que el tema del Mazoku
viniera.
…No,
espera solo un momento. ¿Qué fue lo que Gregory dijo antes de todo esto?
Mientras todos habían estado discutiendo
del Mazoku, él se veía extrañamente ansioso el momento entero
Todos voltearon a Gregory, que trato de
esconder la extraña atmosfera había fallado.
“Quizas… es tiempo…” murmuro débilmente.
“¿Gregory?” (Titania)
“… Cuando veo lo que estamos
discutiendo, no hay necesidad de preocuparse.” (Mizuki)
¿Qué en el mundo es esto?
… Su rostro mostro como si fuera a
hablar, las palabras que musito se volvieron el catalizador del primer escándalo
que podría sacudir a este equipo desde que el viaje comenzó.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.