Drawn Story Especial Navideño (Segunda Parte)

Santa Claus un… Dragón???

-Oye, has visto a Sadden-

-No, pensé que estaba en la biblioteca.-

-Si, yo le dije que buscara unas cosas ahí.-

-Pero no esta chicas, ¿Donde podrá estar?-

-Diablos, y ya falta poco para la hora de poner los regalos.-

-A lo mejor salio a ver los lagos.-

-No, ya revise ahí, no esta afuera…-

Todos estaban reunidos en la gran sala, preocupados por Sadden quien no aparecía por ningún lado. Lo buscaron en cada rincón del castillo y ni una pista había dejado, así que una pequeña idea a la mente les había llegado.

-Hey Yue, que fue exactamente lo que pediste que buscara en la biblioteca.-

-Eh, emm, sobre eso… bueno, no exactamente especifique que buscara algo.-

Aya casi como llegando a una conclusión miro rápidamente a su hermana mayor, y esta no tardo en notar lo que estaba pensando, en otras palabras, si algo paso a Sadden, la ultima persona tiene la culpa, un método efectivo para encontrar al culpable cuando hay poco datos…

-Dime, que le dijiste exactamente.-

-Bueno, estaba confundida cuando me dijo que tu le mandaste por que le pedí para algo, así que…-

-Así… ¿qué?-

-Le pedí que buscara sobre Santa Claus en la biblioteca.-

Casi como acto reflejo se escudo con lo primero que encontró, aunque Yue era la mayor, cuando tenia la culpa o se sentía culpable, siempre parecía ser la menor de las dos.
En este momento estaba tras las colinas de Naru… *Trassshhhhhhh*… auch….
Digo, tras Naru, pero no se escucho un regaño, solo un leve suspiro como respuesta.

-Yue, esta bien… no creo que hayas hecho mal, en parte es mi culpa, vamos.-

-Lo más seguro es que en la biblioteca tengamos una pista.-

-Así que santa, eh. No terminara como una misión navideña en búsqueda de Sadden.-

Todos asintieron ante la sugerencia de Yami y fueron directos a la biblioteca a investigar por alguna pista.
Mientras tanto, una sombra se cernía sobre sus cabezas sin que nadie lo notara.

◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆

*Hace algunas horas antes*

-Fumu, así que regalos… regalos entre amigos… por amistad… kamo-

Sadden leyó cada libro y comprendió lo valiosa que era navidad para disfrutarla en familia, pero recordó que la razón de por que todos estaban aquí era porque sus mundos habían perecido ante la oscuridad que Ds trajo a su mundo y aún ahora buscaban como devolver esos mundos de regreso a la luz. Él apenas comprendía los sentimientos y fue gracias a ellos, por lo que estaba realmente agradecido por su amistad y su compañía, y estos libros decían que en esta época era un buen momento para festejar con aquellos que más quieres, y para Sadden, ellos lo eran.

-Pero… que sera… buen regalo… kamo-

Él recordó que todo lo que se perdía terminaba aquí en este lugar, así que decidió buscar entre los mares de objetos (ordenados) del recinto, pero antes de dar un paso, una frase del libro vino a sus ojos.

“Un buen regalo, es aquel que sale del corazón para esa persona especial.”

Sadden detuvo sus pensamientos y cuerpo por un momento, aunque es cierto que podría encontrar cualquier cosa ahí, no sería algo que se sienta perfecto con esa frase, así que sin pensarlo ni un segundo, salio disparado fuera del castillo, atravesando las paredes y finalmente llegando a los Lagos de los Mundos.

-Creo… que era aquí… kamo.-

Mirando en cada una de las islas miro varios mundos y sin decir más se hundió en uno de ellos con la esperanza de encontrar lo que buscaba.

◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆

-Oye, esto nos llevara mucho tiempo.-

-Bueno, Sadden estuvo por unas 5 hrs. en este lugar leyendo, es normal que tardemos en leer esta cantidad de libros.-

-Pero más de 100 libros es inhumano.-

-Oye, no te quejes, que son 100 para cada uno, además, date a la idea que él ni es humano.-

-Por cierto, ya decidimos quien sera Santa Claus… si es que se levanta.-

-No ibas a ser tu Kiel, además, no hay otro hombre en este lugar, si es que te podemos llamar así.-

-Lia, que dijimos…-

-Lo… lo siento.-

-Nah, esta bien, en cierta forma tiene razón, no creo encajar en la descripción de hombre.-

-Más bien de Santa, no estas muy gordito y por tu cabello ni la peluca te queda.-

*Zasssssss*

-Chicos, creo que sera mejor que comience a leer…-

——¡¡¡Hai!!!——

Nuestros jóvenes están disfrutando una lectura intensiva con todos los libros con el tema de Santa en ellos, tratando de encontrar una pista de a donde fue Sadden, pero entre quejas y quejas, Aya se harto y se puso sería sobre el asunto y todos guardaron silencio al instante.

Por algo dicen que las intelectuales son las mas crueles… (Qué raro, no hubo golpe esta… Guaaaaahhhhh) *vuela lejos*

Ejem, disculpen, continuemos con el cuento.

Mientras todos buscaban pistas una singular silueta iba entrando y saliendo del castillo sin hacer ruido, una silueta con una tenue luz roja en lo que parecía ser su nariz.
Pero los chicos más intrigados por la lectura continuaron leyendo entre platica y platica…

-Por cierto, que consiguieron de regalos.-

-Hey, no preguntes eso… si Sadden aparece que crees que pasara.-

-No me culpes, solo me estaba intrigando eso… además no todas ustedes fueron de compras juntas la ultima vez.-

-Bueno, en eso llevas razón. Pero no por eso tienes derecho a preguntar eso tan descaradamente.-

-Es solo que…-

-Qué.-

-En este libro habla sobre la inexistencia de Santa.-

——¡¡¡Eeeehhhhhhh!!!——

-No han notado que hoy se ha gritado mucho…-

(Es lo mismo que me estoy preguntando)

-Deja tus incoherencias de lado. Haber muestra eso.-

Aya le quito el libro de las manos a Kiel y lo empezó a revisar rápidamente de lado a lado. Su expresión se torció un poco, y todos los presentes sabían a que se debía.
Yue sudaba frió muy dentro de sí misma, ya que todo esto había pasado por su irreflexiva misión dada a Sadden, pero Aya suspiro y trato de ver todos los libros de un vistazo.

-Kiel, cual fue la pila de libros que tomaste.-

-Creo que fue la novena…-

-Ummm, sacamos los libros y los pusimos en la mesa como tal.. así que debe ser como de los últimos del sexto estante.-

Aya miro el libro con detenimiento de aquí para allá, y también los otros echándoles los ojos a la portada o el chapado, no al contenido.

-Um, Aya-chan, que buscas…-

-Signos.-

-¿Signos?-

-Más bien, señales de que lo hayan tomado recientemente…-

-Por que lo dices.-

Muestra un libro de los que tiene en su mesa y el que tenia Kiel.

-No notan algo extraño entre estos dos libros.-

-La verdad, no.-

-La cubierta aún tiene polvo, y ese esta limpio.-

-¡Ah! es cierto, Sadden odia el polvo en las cosas.-

-Es correcto, siempre esta limpiando las cosas cuando las toma.-

-Eso quiere decir.-

-No ha limpiado este libro así que no lo ha leído aún.-

Puso el libro en la mesa con un gran golpe, este era el que Kiel había leído y causo toda la conmoción.

-Tenemos una nueva pista, todos, busquen los libros sin polvo y póngalos en el orden que estaban.-

——¡¡¡Hai!!!——

◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆

(Aún hace unas horas)

-Fumu, esto sera suficiente… kamo-
Sadden cargo consigo una gigantesca bola de nieve, que casi tenia el tamaño de todo el castillo junto a las islas que le rodean. Con alegría la llevo al portal y solo dejo que ahí cayera…
-Etto, ummm… sigue… pinos… kamo-
Él sin pensarlo mucho paso a través del portal y regreso a su mundo, ahí se encontraban flotando varias cosas que el mismo había recolectado, pero nada perdía la forma por mas raro que fuera.
Sadden no miro nada de eso y solo volvió de nuevo al lago de los mundos dejando detrás todo lo que había juntado.
-Ummm… creo que este… era pino… kamo-
Dice mientras pasa a través del lago.
Tras pasar las aguas, sale de un lago cristalino en un bosque nevado con pequeños pinos del tamaño de un adulto de mediana edad. el agua apenas esta escarchada y el se acerca lentamente a inspeccionar los arboles uno a uno. Cada que encontraba uno que le gustara usaba una de sus alas como cuchilla y cortaba el árbol de la base.
-Lo siento… curar… hehe… Esma.-
Con una gentil sonrisa posa su mano sobre el tronco cortado y una tenue luz azul restaura el árbol o más bien lo regresa a ser un joven brote que sobre sale de aquel tronco. Sadden alegre por lo que paso vuelve a repetir el proceso hasta tener un pino en cada ala.
-Fumu… completo… kamo-
Como no hace mucho, Sadden tiro todo al portal y luego el hizo lo mismo.
Regresando a su punto de partida él tomo cada cosa una por una y la llevo a la isla del castillo y empezó a arreglar cada cosa con una sonrisa en su rostro.
-Les va a gustar… kamo-
◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆
-Umm, aún tenemos una gran cantidad.-
-Bueno pero comparado a la anterior cantidad.-
-Si, esta se ve notablemente normal.-
-Creo que podríamos hasta calcular hace cuanto se fue.-
-No estamos saltándonos el tema principal.-
-Si, si, que es lo que Sadden leyó antes de irse.-
-Si vemos en el orden, este sería el ultimo.-
Aya tomo el ultimo libro de los que ordenaron, su portada era muy singular con bordes dorados y completamente rojo, su titulo ‘Cartas de Papá Noel’
-Creo, jeje, que tenemos la respuesta… fufufu.-
Todos sonrieron al ver la selección de libros en orden y más aun el ultimo antes de irse, estaban felices y más aún sus risas singulares llenaron la vacía atmosfera de preocupación.
-Es hora de volver, a lo mejor, todo ya esta… no lo creen.-
Todos asintieron mientras guardaban los libros que ellos mismo desordenaron, se sentían aliviados y ahora habían descubierto que el simple hecho de preocuparse este día fue una perdida de tiempo.
Con pasos calmados subieron las escaleras 
y notaron un singular camino 
de luces de colores alumbrando el pasillo, 
no era la sala sino era hacia fuera del castillo.
Con sonrisas en sus rostros,
siguieron las luces hacia su destino.
Ahí los esperaba su amigo,
mostrando un mundo invernal,
que el mismo había construido.
Una escena hermosa frente a sus ojos,
era la viva imagen de la navidad,
pinos, nieve y muchas cosas más.
Todos disfrutaron el maravilloso regalo,
que del corazón de Sadden había nacido.
Ahora que esta historia a llegado a su fin, es momento de decir adiós mis lectores. 
Espero que hayan disfrutado la novela, disfruten el tiempo en familia y nos vemos. Los veré otro día con más desventuras, pero como debería decir… eso ya es otro cuento.

◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆◇◆
Y bien, es momento de decir adiós, nos vemos el sábado, disfruten el momento en familia, amigos y sus seres queridos aún si estos no son humanos.
Nos veremos el sábado con sus novelas favoritas, cuídense y nos leemos pronto…
Matta nee |^w^)/)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.