Death march kara hajimaru isekai kyusoukyoku Capitulo 10 SS2

SS: Fortuna de Niños
Ligeramente golpeo los tres bultos en
la oscuridad del callejón trasero con un palo.
Completamente ligeros.
Ya que dos de ellos se mueven mientras
responden con voces cansadas, están aun con vida.
El problema es el último.
Envió una mirada a mi compañero si
puede cambiar conmigo, pero él deforma su barbilla urgiéndome a continuar el
trabajo, no parece que quiera ayudar. Ya que estoy a cargo de comidas, no se
puede evitar.
Está bien si tu mueres, pero por favor
no estés descompuesto ya.
Giro el rostro del mocoso con el palo.
La boca se mueve ligeramente, pero es
probable que no haya esperanza para ese mocoso.
“¿Qué tal?”
“Está vivo.”
Mi siguiente patrullaje será en 10
días, podría estar descompuesto en ese tiempo. No soy un demonio, así que no
puedo matarlo aquí y ahora tampoco. Tal vez debería preguntar al jefe a
enviarme a otro grupo por tres días.
“Vamos a irnos de aquí, es depresivo.”
“Estas en lo correcto.”
Cuando empujo el palo desde la
barbilla del mocoso y lo volteo, algo esta ahí.
Ojos están destellando desde la
oscuridad.
Ojos llenos de vitalidad que son
obviamente diferentes a los sin vida del mocoso que justo ahora tiene.
“¿Qué están haciendo nodesu? ¿Están
molestando a pequeños niños nodesu?”
“N, no.”
Tartamudee sin intención.
Extraño, he tratado con rufianes todo
el tiempo bastante bien.
“Somos los centinelas de patrullaje del
virrey.”
“¿Cen-tinelas? ¡Oficiales de policía
nanodesu! ¡Asombroso nodesu!”
“Si, eso es correcto. Somos
asombrosos.”
Eh que diablos es un oficial de
policía, pero la adecuada respuesta lo hizo gritar.
Incluso si  este tipo les da comida
a estos mocosos, probablemente solo haría a ellos morir más rápido.
“¿Están estos niños enfermos
nanodesu?”
Aquel que sale fuera de la oscuridad
es una pequeña niña pariente perro. Vistiendo tales ropas de aspecto costoso
aunque es solo un demi-humano. Ella tal vez sea una esclava de algún noble
pervertido. Me gustaría dejar a mi hija vestir algo como eso incluso una vez.
“Están muriendo por hambre.
Probablemente van a sobrevivir si son compradas por un rico mercante o un noble
como tú.”
“¡Hambre es doloroso nodesu! ¡Hambre
es triste nodesu!”
La pequeña niña pariente perro que
repentinamente saco algún tipo de flauta desde su bolsa y la sopla con todo su
ser. Intencionalmente cubro mis oídos, pero no hay algún sonido viniendo de
eso.
“¡Amo! ¡Pochi está aquí nanodesu!”
La pequeña niña pariente perro que ha
terminado de soplar la flauta comienza a llamar a su amo con voz fuerte.
Una maldita voz fuerte.
“¡Es terrible nanodesu! ¡Por favor
ayuda nanodesu!”
Mientras pone sus manos al lado de su
rostro, ella eleva su voz al límite.
¿Oy, oy, estas bien? ¿Algo está mal
con la cabeza de esta tonta?
“Oy, vámonos.”
“Tienes razón.”
Mi compañero inclina su cabeza como si
recordara algo, pero no quiero involucrarme en problemas.
Un soplo de viento repentinamente
levanta la arena en el callejón.
Tsk, no puedo respirar. Ha entrado en
mi boca.
“Pochi, qué está mal. ¿Acaso estos
tipos te molestan?”
“¡E, eso no es nodesu! Esta gente son
oficiales-san nanodesu. No es eso nodesu, ven aquí rápido nanodesu. ¡Estómagos
están vacíos, van a morir nodesu!”
E, este tipo, de donde demonios ha
aparecido.
“Oy, de donde has–”
Ouch.
Parece que mi compañero me golpeo con
un palo desde atrás. No puedo hablar por el excesivo dolor.
“Lo siento Caballero Pendragon-sama.
Mi compañero está siendo grosero.”
“No, por favor perdóneme también.”
No hay necesidad de ser tan servicial
porque él es algún joven amo noble ¿cierto?
El noble-sama es guiado por la mano de
la pequeña niña a los patanes muriendo. Después de cerciorar eso, me quejo con
mi compañero.
“Qué diablos hombre.”
“Esa es mi línea. ¿Acaso no sabes
quién es él?”
Siempre haciendo burla de mí, fuhn, es
Pendragon cierto. ¿Pendragon?
¿No puede ser?
“No me digas, ¿el amo de la maid que
derroto al rey ladrón perdido?”
“Qué tipo de manera de recordar es
esa–bueno sí. Ese es el hombre. De paso, él también es el favorito de la
Marquesa, y lo suficiente competente para derrotar a un demonio de clase baja
en una tierra distante. Su maid fue suficiente para lidiar con alguien como un
rey ladrón perdido.”
Fuh. Estuve cercas de perder mi cuello
en más de una manera.
“Caballero-sama, ¿Qué está haciendo?
Solo en caso, la eutanasia esta prohibida por la ley del reino.”
“Estas equivocado. Solo estoy dándoles
pociones mágicas nutricionales.”
¿Nutricionales? Más bien, ¿pociones
mágicas? ¿Él está dando pociones mágicas que valen varias monedas de plata a
estas mocosas muriendo? ¡Puedes vivir por medio año con esa cantidad! Estos
pasatiempos de nobles… Geez.
“¡Están moviéndose nodesu!”
“Si, vamos a confiárselos a Ms.
Miteruna después de esto. Estoy planeando tomar a estas niñas, ¿hay algún
proceso para eso?”
Juguetes para un noble pervertido huh.
Es doloroso, pero es aun 100 veces mejor que morir aquí.
“No, vamos a ir a reportar esto a
nuestro superior, así que puedes solo tomarlas ahora. Si usted prefiere, ¿le
gustaría que le ayudemos?”
Oy, oy, ¿compa-chan? ¿Qué diablos
estás diciendo?
“No, está bien. Pochi, Tama, carguen a
las dos de aquí gentilmente.”
“¡Si, nanodesu!”
“Aye〜”
Agradecidamente el noble-sama rechaza
y no tengo algún trabajo molesto.
¡¿Qué?! ¿Desde cuándo esta tipa
pariente gato apareció?
Mi compañero golpea mis hombros como
si me consolara.
¡Que estás haciendo heh, sino está
molestándome, no simpatices conmigo!
Después de ese día, nunca vi a mocosos
muriendo en los callejones de nuevo. La vieja gente que parece como si fueran a
ir a morir al azar alrededor del parque cercas a la Mansión Hiedra ha también
desaparecido. Acaso alguien está recolectando los cadáveres, o la gente
muriendo disminuyo.
Una cosa puedo decir, se siente mejor ahora que
el trabajo de recolectar cadáveres ha desaparecido.
Un mes después, tres niñas pequeñas
desconocidas vienen a mi estación y me dan las gracias.
¿No sé de alguna niña pequeña con
aquellas buenas ropas a pesar?
Mi compañero y yo comimos la comida
dejada por las pequeñas niñas.
Sip, buena comida no tiene pecado.
◇ ◇ ◇ ◇ ◇ ◇ ◇ ◇ ◇ 

Deja un comentario