Isekai Mahou Capitulo 21

Buenas minna, kiel trayendo el siguiente capitulo de Iseakai Mahou, espero y todo el que guste de su lectura estara a gusto con saber… que el siguiente capitulo sera dentro de dos semanas…
Gomen, gomen, se que es una mala noticia pero hay una razón apropiada para esto… tiene… guarden el aliento… 31 paginas constantes y sonantes… que diablos..
Alguien que calme al creador de esta novela, mejor que diga que es una light novel…
Bueno, debido a eso me tomara más tiempo traducir ese capitulo, pero no por ello lo dejare de lado el proyecto demasiado tiempo, por cierto, si mis cálculos no fallan, la proxima semana sera el final del arco de Watashi O motte con el capitulo 20, esperenlo con ansias ya que durante su descanso otra novela tomara su lugar… sin más que agregar nos vemos luego… disfruten la lectura, la semana y…
Matta nee |>w<)/)
Capítulo 21: Conociendo al Enemigo
Varios días después que Suimei había
dejado la capital con la caravana.
Su viaje había ido sin una molestia. No
habían encontrado ladrones o monstruos, e incluso inclemencias del clima –
podría esto lentamente ser drásticamente cambiado – no ocurrió. En su lugar,
ellos simplemente continuaron junto a su camino, quedándose en pequeñas villas
y puestos de vigía junto al camino.
Si hubiera algo para estar infeliz sobre
esto, era solo las pequeñas porciones de comidas. Esto, sin embargo, era
obviamente algo que habían sido ya advertidos incluso antes de partir, y así no
hubo nada bueno a mencionar.
Pronto después, ellos pasaron seguros a
través del paso de las montañas que eran comúnmente referidas como la parte más
difícil del viaje, y el camino que ahora tomaban era a pie en su lugar.
Por lo que escucho de los mercantes en
la caravana, aun había cerca de tres días para llegar a su destino. Una vez pasaran
a través de las colinas y un gran riachuelo, se encontrarían con su destino.
―Las diferencias entre sus mundos no eran vistas, aparecían algunas
cosas iguales cada cuando. Adaptándose a repentinos cambios en desarrollo era
difícil para gente de este mundo como para aquellos de su propio mundo.
Para con la caravana había dejado las
colinas y llego al bosque al pie de la montaña―
El bosque era en verdad abundante, y en
un típico día soleado, la luz del sol podría fácilmente romper a través de la
copa del bosque. Hoy, sin embargo, había una gruesa nube cubriéndolo
haciéndolos sentir grima.
La escena, un día griseo que se extendía
más allá a lo que el ojo puede ver, impacto su humor grandemente.
En esta situación, donde parecía que
podrían ser objetivos en cualquier momento, una atmosfera de peligro
repentinamente descendió.
… Lefille, caminando con Suimei,
repentinamente hablo.
“… Suimei-kun. ¿Lo has notado?”
(Lefille)
“Si, lo tengo.” (Suimei)
Como dijo, ya había sentido la débil
presencia en la proximidad.
De hecho, desde que dejaron las colinas
y pusieron un pie en el bosque, su cuello había comenzado a quemar, un mal
presentimiento. Después, sintió un desconocido surgimiento de mana, como si se
preparara para una batalla entrante, irradiando desde un lugar cercano.
Bueno actualmente eso no era una
descripción adecuada… Porque esa fuerza mágica parecía estar dirigida hacia
ellos.
Por esto, podría decir que era algo
desconocido, poseyendo un gran cantidad de mana, fue para emboscarlos a ellos…
“…Hey, ¿es esto un monstruo? No parece
como una persona…” Suimei pregunto a Lefille, mientras mantenía un ojo en su
costado.
La pregunta de Suimei era provocada por
las ondas de mana que sentía emanando de la criatura. Por lo que sentir, esta
era una existencia más allá de lo humano.
La respuesta de Lefille vino con
certeza.
“No, esto no es un monstruo. Es un
Mazoku.” (Lefille)
“Qu…” (Suimei)
¿Porque ese nombre salió aquí, de todos
los lugares? Aunque había sido el tema de conversaciones antes en el viaje,
¿había en verdad alguna conexión después de todo?
Sin embargo.
“… Estas bastante segura justo ahora.
¿No hay una posibilidad real de ser alguna otra cosa al Mazoku?” (Suimei)
“No.” (Lefille)
“¿Por qué no?” (Suimei)
“Porque los conozco por dentro y fuera.
No hay manera que pueda hacer un error sobre esto.” (Lefille)
“… ¿Es eso así?” (Suimei)
“… Si.” (Lefille)
Suimei pregunto de nuevo, no entendía lo
que pasaba por la mente de la joven chica, pero esta vez, su respuesta era
incluso dura.
Como Lefille respondió, una mirada
sombría apareció en su rostro, la caravana repentinamente se detuvo. Quizás
alguien también había notado la presencia siguiéndolos.
Antes que nada, escucharon el sonido de
pasos, y un aventurero vestido como un guerrero corrió hacia ellos. La mirada
en su rostro era indudablemente amarga, quizás propio de la insospechada
circunstancia.
Saludo a Suimei y los otros.
“Hey―” (Aventurero)
Justo como el aventurero estaba a punto
de hablar, Lefille asintió.
“Si, lo hemos ya notado.” (Lefille)
“¿Oh? Y-ya veo.” (Aventurero)
“Si.” (Lefille)
La breve confirmación de Lefille provoco
al aventurero a cortar su explicación, y salto al tema principal.
“Muy bien, eso es bueno. Los magos nos
dijieron que monstruos se dirigen al camino. La desición de Galeo-san es
encontrarlos aquí.” (Aventurero)
…Parece que a diferencia de Lefille, los
otros piensan que las presencias acercándose son sino monstruos.
Fuera lo que sea, la verdad sería pronto
aparecer una vez llegaran.
Otros aventureros, sin embargo, pusieron
una pregunta en respuesta.
“¿Empezaremos el ataque aquí?”
(Aventurero X)
“Si. Los guardaespaldas van a participar
en la batalla también. ¿Hay algún problema?” (Aventurero)
“No, eso está bien para nosotros, ¿pero
que hay sobre los mercantes?” (Aventurero X)
Justo como los sorprendidos aventureros
dijeron, esto era a consciencia.
Como guardaespaldas, ellos, por
supuesto, tenía la resolución para tomar parte en la batalla.
¿Pero lo que podría pasar a los
mercantes que los contrataron a proteger?
Generalmente hablando, por motivo de
evitar tener personal no combatiente en la pelea, podría ser lo mejor tener que
esconderlos a un lugar seguro. Aunque esto era el pensamiento apropiado, pero
en la situación actual, ¿solo donde en la proximidad era el mejor lugar seguro
a ir?
Ellos dejaron las colinas y justo
entraron al bosque. El terreno aquí era plano, pero desolado. No había algún
lugar cercano que podría ser un buen punto de escondite.
Tomando su locación actual en
consideración, ¿Qué deberían hacer? En respuesta a este pregunta, Lefille respondió
con una pregunta propia.
“¿Y si tomamos la iniciativa al tomar la
pelea con ellos?” (Lefille)
“No, esa no es una opción.” (Aventurero)
“Entonces, ¿Qué hay sobre enviar a los
mercantes a lo profundo del bosque?” (Lefille)
“Eso no es bueno tampoco.” (Aventurero)
“…?” (Lefille)
Todas las sugerencias fueron desechadas
por los otros aventureros.
Con una contramedida, la sugerencia de
Lefille para prevenir el avance del enemigo en espera e interceptarlos antes
era el mejor plan dada la situación.
“… Parece que hay monstruos enfrente de
nosotros también. Ya que hay también monstruos viniendo desde el lado, es alto
que haya más viniendo desde atrás de nosotros. Si lo peor viene de lo peor, nos
encontraremos rodeados. En ese caso, más que tener a los mercantes moviéndose
sin cuidado, es mejor si los mantenemos en algún lugar donde podemos poner un
ojo en ellos mientras peleamos… Eso es nuestro juicio,” el rostro plano del
aventurero replico.
Así que era eso. Si no hubiera a donde
huir, entonces solo tenían que defender este punto. Esa era la decisión más
razonable.
“¿Quién será responsable de atacar?”
Lefille pregunto.
“¿Hmm? Eso no debería ser necesario para
que…?” (Aventurero)
“¿Y porque no? Solo apunto a la
posibilidad que tal vez seamos rodeados. Si esto llega a ocurrir, ¿entonces no
necesitaríamos a alguien para romper la formación?” (Lefille)
“¿Huh? N-no tenemos algún plan para
romper a través del ataque del enemigo o algo así. Siempre y cuando defendamos
cuidadosamente, entonces no es como los monstruos puedan en verdad hacer nada,
¿cierto?” (Aventurero)
“… Ya veo.” (Lefille)
De frente con la resistencia del
aventurero, Lefille no continúo. Su molestia se rindió parece que dio su deseo
de evitar un debate sin sentido. Sin duda, Suimei podía decir por su tono que
ella estaba irritada.
“Romper la formación, es…?” (Suimei)
Silenciosamente, Suimei comenzó a jugar
la batalla venidera en su mente. La más efectiva manera de romper la formación
sería enfocar la ofensiva en un solo punto. Cuando fuera, pasivamente enfocarse
en la defensa era algo que sus enemigos quisieran que pasara. A pesar de que
tan efectivo o inefectivo tal vez eventualmente sea, era sin duda una necesidad
absoluta.
Esta vez, no había una necesidad real
para romper una “formación” para eso; más bien, por separarse, y dividir una
porción de sus fuerzas seria libremente atacada por los enemigos rodeándolos,
ellos deberían ser capaces de fácilmente arrojar la formación del enemigo
fuera.
Lefille había aclarado su pensamiento,
aunque no pudo poner el punto.
… Con eso dicho, aun si era el plan más
efectivo de acción, también requería un cierto grado de poder humano.
Como iba el dicho, un ave en mano vale
más dos en el arbusto. Si fueran tentados a un ataque en una situación donde no
podrían incluso necesariamente garantizar que tiene suficiente gente para
defender, sería poner la carreta antes que el caballo.
“Terminamos la conversación aquí.
Necesito regresar a mi posición. Dejo el embarque en su cuidado.” (Aventurero)
Con eso, el aventurero se preparó para
irse.
“¿Puedo decirte algo más?” (Lefille)
“… ¿Qué?” (Aventurero)
“Lo que viene a nosotros es aun no
claro, pero lo que viene a nosotros desde el lado definitivamente no son monstruos,
sino Mazoku. Por favor informe a Galeo-san de este detalle.” (Lefille)
“¿Huh? ¿Po-porque sabes algo como eso?”
(Aventurero)
“Experiencia. Esta presencia no es de
algún monstruo.” (Lefille)
La declaración de Lefille provoco un
gruñido de duda por parte del aventurero.
Miro a Lefille por un momento.
“… Entiendo. Dejare que sepa de esa
posibilidad.” (Aventurero)
El aventurero dio una respuesta sin
culpa antes de dejarlos en apuros.
Mirandolo irse, Suimei suspiro, y
murmuro para si mismo.
“… No fui con Reiji y los otros
precisamente porque nunca quería
pelear con el Mazoku.” (Suimei)
Suimei pensó de vuelta a la elección
hecha en el palacio. En pro para evitar una guerra irrazonable y sin sentido
con un enemigo desconocido para encontrar la manera para regresar a casa, se
apartó del camino de Reiji y los otros.
Y aun así, al final, estaba aquí,
forzado a pelear con ellos de todos modos.
Incluso si no era enteramente cierto que
estuviera de cara al Mazoku, pero si ese era de hecho el caso, entonces la
ironía de la situación era simplemente molesta. Su decisión mostraba un destino
diseñado enteramente infructífero. Suimei sintió una malicia no clara estaba
dirigiendo su camino.
“¿Esta algo mal?” (Lefille)
¿Había ella escuchado sus murmullos?
“No es nada. Estaba solo pensando que
este viaje iba tan tranquilamente.” (Suimei)
“Suimei-kun. Cuando viajas, deberías
siempre estar listo para el peligro. No puedes ir a ningún lado con una
resolución medio-animada. Incluso más en el mundo como este es tarde. Debería
ser bueno que recuerdes esto.” (Lefille)
“… No importa a donde vaya, el peligro
solo tiende a seguirme, ¿no es así?”
(Suimei)
“Y existimos precisamente para combatir
ese peligro, ¿no?” (Lefille)
“Eso es verdad. Ese es el tipo de
trabajo que aceptamos, después de todo” Suimei respondió honestamente.
Una risa sin miedo apareció en el rostro
de la joven chica.
Una sonrisa directa a su compañero en
armas en el inicio de la batalla.
Con la corta platica terminada, Lefille
removio el equipaje en su espalda y abrió el contenido con practica facilidad.
Con la tela descubierta mostro una
espada gigante.
Era de alrededor de ochenta centímetros
de largo, desde la punta de la hoja al final de la empuñadura. La funda curvea
en una masiva y triangular funda de espada, – junto con la hoja en sí –
midiendo alrededor de cincuenta centímetros de amplio. Tenía la hoja amplia de
una claymore combinada con lo larga de una zweihander.  No fue hecha en una forma Oeste, forma
Japonesa, o forma China, sino en el estilo de este otro mundo. Su cuerpo
rojo-plateado no podía ser visto sino ostentoso, pero era sin duda
innegablemente hermosa.
Lefille la balanceo varias veces con una
sola mano, aunque todo lo que vio era el reflejo del sol fisgoneando a través
de las nubes como si cayeran en la hoja. No había ligera pista de donde la
fuerza de esta espada bastarda venia, o como ella lo hacía, pero una cosa era
clara – esto era algo que ella usaba.
Repentinamente Lefille, por alguna razón
u otra, camino hacia el lado – la dirección de donde el Mazoku venia.
¿Era porque esa enorme arma no podía ser
seguramente empuñada completamente extendida sin primero colocar una cierta
cantidad de distancia entre sí misma y sus compañeros?
Sin embargo, la siguiente acción de
Lefille refuto esta idea. Sin mirar atrás, continúo avanzado en la dirección
del enemigo.
“H-hey, ¿Lefille?” (Suimei)
“―Suimei-kun. Lo siento, pero voy a tomar
la iniciativa e ir a la ofensiva.” (Lefille)
“Hey, no solo te vayas como eso… ¿Esta
en verdad bien para ti solo actuar a tu propia manera? De todos modos, no hay
aun pocas maneras, ¿no sería mejor para ti al menos consultarlo con Galeo-san
primero?” (Suimei)
Lefille sacudió su cabeza, con ojos
cerrados.
“No. Mira alrededor.” (Lefille)
Como dijo, volteo su cabeza. Suimei
siguió su mirada, mirando sus alrededores.
Debido a la situación actual, los otros
miembros de la caravana estaban frenéticamente corriendo por ahí y allá,
ocupados en prepararse.
“…?” (Suimei)
“Los otros aventureros y los
guardaespaldas han completamente elegido a defender. ¿Lo entiendes ahora?”
(Lefille)
“Ah, sí, supongo. Solo habla sobre eso,
después de todo.” (Suimei)
“Eso no va a funcionar.” (Lefille)
“Mm…” (Suimei)
Esa negación parecía decir que la
decisión de la caravana como contramedida era mal consejo.
Debido a eso, Suimei recordó lo que ella
había dicho antes.
“… Por eso, ¿te refieres a que necesitas
tomar la pelea con el Mazoku o lo que sea?” (Suimei)
“Si,” Lefille asintió. “Los Mazoku son
creaturas que consideran el torturar, destrozar, y matar para ser la manera
correcta de vivir. De acuerdo a eso, su deseo para atacar es intenso más allá
de las palabras. Si se enfocan solo en defender, eso solo alimentara sus
apetitos. Su en verdad planean a resistir, entonces dedicarse a sí mismos a
defender no es una opción.” (Lefille)
“Simplemente es invitar al peligro, eso
enteramente lo entiendo. Sin embargo, correr directo en la formación enemiga no
es necesariamente la mejor táctica tampoco. Enfocarse solo en defender es
peligros, de seguro, pero ir a la ofensiva es también peligroso, ¿no? Con eso
dicho, asumiendo si en verdad somos rodeados, entonces aunque la táctica actual
empleada puede ser vista como apropiada, pero también reconozco que no es la
elección más sabia,” Suimei dijo, tratando de desvanecer el deseo de Lefille
por cargar sola.
Lefille parecía molesta junto a la
noción de tomar la iniciativa. El problema era ese, solo como el aventurero
dijo antes, tal plan solo probaría efectividad con suficiente poder detrás de
eso.
Como una persona de otro mundo, nunca
previo la situación levantando donde él sería forzado a pelear con el Mazoku
como un guardia, y entonces determinar la mejor manera para asignar sus
recursos limitados más allá de su habilidad.
Lefille, sin embargo, firmemente rechazo
sus palabras.
“¿Y si se enfrascan en defender? Puedes
incluso llamar eso plan.” (Lefille)
“No. No importa que, Lefille, no puedes
solo atacar al enemigo por ti misma.” (Suimei)
Suimei no estaba subestimándola a ella.
Con eso dicho, era un hecho que no
estaba seguro exactamente qué tan fuerte era en verdad. Como un mago, no tenía
la experiencia necesaria para evaluar que tan fuerte era un espadachín en
verdad solo por su apariencia externa solamente.
Pero aunque no era seguro de que tan
fuerte era ella, era también inseguro de la fuerza del enemigo o números.
Precisamente debido a ese hecho de mantener varios factores desconocidos, era
inadecuado ser muy optimista.
Lefille asintió, parece que entendia
como se sentía Suimei. Pero―
“Lo que dices es verdad. Pero, y creo
que lo he dicho ya, los conozco a ellos y cómo piensan. No hay forma que falle
en entender su fuerza, y―” (Lefille)
“¿Y?” (Suimei)
Con su decir, un aura oscura parece
emanar de ella, dándole un mal augurio.
“… Voy a matarlos a todos ellos. ¡Hasta
el último!” (Lefille)
―Su valiente y hermoso rostro fue cubierto por una sobra repentina
quemando con un brillo carmesí que irradiaba odio, una mirada asesina que
parecía como si perforara a través del corazón del enemigo eso era lo que
parecía.
… De nuevo. ¿Qué en el mundo había
pasado con ella? ¿Solo que tipo de destino había compartido el Mazoku con esta
joven mujer?
“… ¿Los odias a ellos?” (Suimei)
“Si. Ellos son un pecado. Una maldad que
conoce sol crueldad desde el nacimiento hasta la muerte. Ellos humillan al
débil, tormentan al pueblo, y festejan la desesperación. Creaturas más allá de
la salvación. Y es por eso que necesitan ser exterminados. Y es por ello que
los destruiré con estas manos.” (Lefille)
“…” (Suimei)
La oscura resolución en sus palabras
despedazo alguna ruta que Suimei pudiera ofrecer.
No estaba seguro cuando, pero Suimei
estaba recordando que escucho antes que el Mazoku estaba más allá del perdón.
Cuando ellos habían destruido al reino en el norte, no habían tomado rehenes,
solo vidas.
“Y ellos están ahí.” (Lefille)
“A-ah.” (Suimei)
Repentinamente, el aire entre ellos
cambio. Lefille, como si se disculpara por el humor sombrío no era ella, revelo
una brillante sonrisa.
“Suimei-kun, gracias. Pero por favor, no
te preocupes sobre mí. Justo discutimos, dejo el embarque a tu cuidado. Adiós.”
(Lefille)
En un pestañeo, la joven chica se
desvaneció en la profundidad del bosque.
Ciertamente no había peligro en el
rostro de ella frente al enemigo que solo nació de la experiencia.
Sin embargo, a este punto, no había
manera para él evaluar si el juicio de ella había sido el correcto o no. Si
ella pudiera hacerlo, entonces genial, y si no, entonces así sería. El tiempo
lo dirá.
…Rapida.
Como dijo, simplemente juzgo por lo que
pudo ver en sus movimientos, sentía que ella podría estar bien. Aunque el
terreno era áspero, el peso que ella cargaba era enorme, y su velocidad era
como el rayo, parece que ella completamente era no afectada por el entorno, y
sus movimientos eran listos y calmados. Siempre y cuando no hiciera algo
demasiado arriesgado, ella podría estar bien.
…Antes que nada, ella se desvaneció de
su vista. Mirando su carrera hacia el enemigo, los otros gritaron, quizás en
confusión, quizás en enojo. De todos modos, no faltaba mucho.
“¡Vienen!” alguien grito, con los
árboles sacudiéndose antinaturalmente y la presencia de magia acercándose.
Finalmente, eso que los estaba siguiendo
desde hace mucho se había revelado por si mismo.
“Ma- Mazoku… ¡Es el Mazoku!” (Aventurero
X)
No era claro quien grito primero debido
al grito de pánico que aparentemente escapo de la boca de todos a la vez.
“Así que es…” (Suimei)
El Mazoku.

Una de las razones porque fue traído a
este mundo.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.