Yuusha no Furi mo Raku Janai--Riyuu? Ore ga Kami Dakara--

Yuusha no Furi Capitulo 42

Capítulo 42 ¡Princesa Mortificante Etoile!

Fuera, el sol ha considerablemente bajado.

Regreso a la posada con Minya. Debido a que la posada pertenece a un mercante, fuimos capaces de vender la carne de demonios y materiales. Se volvió cerca de una y media monedas de gran oro.

Cuando estaba contando el dinero en la recepción directamente en la entrada, Celica y Lapisia regresan.

Celica parece un poco cansada.

“Keika-sama, gracias por tu duro trabajo…”

“Luces cansada. Gracias. ¿Cómo esta Lapisia?”

“Ella puede ahora patalear.”

Entonces Lapisia rápidamente con sus coletas azules gemelas se aferran a mí.

“¡Pude nadar! ¡Océano, es divertido!”

“¿Es así? Bien hecho.”

Acaricio su cabello. Ella cierra sus ojos dorados mientras sonríe.

“Ehehe~”

“Así, ¿mañana viene el momento de pescar supongo?”

“¡Entendido!”

Entonces Celia nota a MInya al lado mio.

“Huh, el vestido de Minya-chan es…?”

Minya tomo una pose con sus manos en su espalda. Sus orejas de gato están levantadas firmemente.

“Me volví fuerte”

“Ah, hice lo mismo que te hice a ti. La he alterado un poco”

“E, es eso así.”

Ella recuerda ese día y se sonrojo.

Sin embargo, Minya dice algunas cosas innecesarias.

“Él me hizo… una mujer”

“¿¡Eh!? ¡Que es lo que significa eso, Keika-sama!”

“¡Estas mal! ¡Hice lo mismo que hice contigo! ¡No hay nada para ser culpable de algo! Minya, no digas esto en una manera extraña.”

“Pero dolió… Yo sabía que era amada.”

Ella dice esto sin expresiones mientras solamente respirada excitadamente.

Los ojos azules de Celica se retuercen.

“¿¡Eeeeespera un momento, que significa esto, Keika-sama!?”

“¡Estas mal, es un malentendido!”

Minya continua hablando mientras ella tuerce su colita seductivamente.

“Después de eso, Keika-oniichan estaba solamente mirándome me moví duro para servirle a él.”

“¡Eso es diferente! Ella solamente bailo en un concurso de baile. ¡Hey, da miedo que dejes salir palabras!”

Lagrimas están flotando en los ojos de Celica.

“Keika-samaa, eres terrible… mientras enseñaba a Lapisia a nadar…!”

Minya me abraza desde el lado.

“Así que, Keika-oniichan… es mío”

“*sniff* ¡No! ¡No te lo daré a tí!”

Celica también me abrazo desde el lado.

Se volvió en una lucha por mi.

Estaba perplejo por la inesperada situación.

Además, esta es la entrada de la posada. Hay mucha gente caminado por ahí.

Minya se enreda con sus piernas mientras Celica presiona su pecho contra mí.

El rostro de Lapisia muestra éxtasis mientras alternadamente mira a ambas.

Fue en ese momento.

Una voz irritada hizo eco desde arriba de las escaleras. Era una voz clara como campana de una chica.

“¿Qué están ladrando aquellos jodidos perros de ahí?”

“¿Qué?”

Mirando arriba, una chica frágil vistiendo un traje chillón está de pie ahí.

Ella tiene una cintura delgada y grandes pechos. Sin embargo, sus piernas se ven tan frágiles como si se rompieran en cualquier momento. Su ondulado cabello rojo fluye hacia su espada y su cabeza destella con una tiara para demostrar su estatus.

Su mano, que sostiene un abanico hecho de plumas, es blanco pálido.

Celica, que esta abrazándome, dejo salir un pequeño *¡Ah!* dejando sentí su cuerpo endurecerse.

El vestido de la chica está balanceándose mientras baja.

Sus ojos violetas están llenos con luz cuando me mira con desosiego.

“Me quedare aquí hoy. Has que tus cachorros rápidamente se vayan.”

“¿Qué fue eso? ¿Quién eres tú?”

La chica creyéndose importante eleva su barbilla y fuerza su mirada despreciativa.

“Oh, tu eres una calabaza que no me conoce, huh. Bueno, te dire. Soy la segunda princesa de esta nación, Etoile. Se agradecido solo por dejarte intercambiar palabras conmigo.”

“Has dicho suficiente. Es tu corazón el que está podrido.”

*Ha*, Etoile carcajea con odio.

“Que está diciendo alguien como tú a alguien de estatus noble, ¿eres estúpido?”

“Así dices, eso de ser nacido en la realeza por casualidad, has estado viviendo despreciado a la gente.”

“Me gustaría que no hicieras una equivocación aquí. Yo permito a la gente ignorante a servirme. No deberían ellos estar agradecidos suficiente por eso–¿eh?”

Etoile mira a Celica. Sus movimientos se detienen.

Sus ojos están mirándola en sorpresa.

“¡Oh, Celica! ¿Por qué estas viva? Yo estaba segura de matar–err, nada. Puedes estar agradecida de estar con vida.”

Retuerzo mis cejas.

Por alguna casualidad, ¿acaso hizo a Celica en un sacrificio y la envió a un lugar lleno de demonios?

Veo más profundamente.

–¿Es esto envidia?

Ambas son de la realeza. En una mano, tenemos a Celica que es amada por la gente y en la otra mano esa chica que paso a ser odiada [por su personalidad].

Ella seguramente tal vez este frustrada lo suficiente para rechinar sus dientes.

Pero la posición esta revertida ahora.

Los ojos violetas de Etoile brillan maliciosamente como ella grita mientras apunta a Celica.

“– ¡Todo el mundo, hay una pecadora aquí! ¡Una sucia pecadora está aquí! No me sorprende que pensé que el aire huela tan mal.”

“Po… por favor deténgase… Etoile-sama… usted está molestando a Keika-sama.”

Celica implora mientras su rostro se distorsiona y mira como si llorara.

— ¿Estas más preocupada sobre mi que ser abusada incluso en esta situación?

Me puse furiosamente irritado por Etoile, que desprecia a tal gentil Celica esto tanto.

Incluso aunque Celica suplica, Etoile no para.

Ella cierra el abanico y lo eleva.

Su rostro agudo que podría de otro modo ser hermoso está retorcido en una sonrisa sádica.

“¡No me hables, sucia! ¡Porque hay demonios como tú alrededor, tengo dificultades, tu basura! ¡Mujer sucia! ¿No peisnas que es una vergüenza estar con vida? ¡Para tal existencia maldita!”

Celica estaba con miedo y cerro sus ojos. Lagrimas cae desde sus ojos azules.

Etoile baja el abanico con alegría loca.

*¡Bashi!*

Un sonido de golpe hace eco a través de la entrada de la posada.

Un momento después, Celica abre sus ojos temblando. Y ella mira perpleja.

Tenía agarrada la mano delgada de Etoile y la detuve.

Etoile grita mientras sus cejas están retorciéndose.

“¡Qué estás haciéndome, no me toques con tu sucia mano! ¡Sueltamente inmeditamente!”

Acerco mi rostro ante ella para hablar.

“Corta esto. Discúlpate con Celica.”

“¿Eeh? Porque debería disculparme con gusanos como pecadores? ¿Acaso piensas incluso que alguien como el héroe puede oponerse a mí? ¡Si le digo a padre él revocara eso y te arrojara en una jaula!”

“¡Solo inténtalo! Eres una incompetente y no puedes hacer nada excepto despreciar a la gente.”

Miro a Etoile. Probablemente debido al enojo, no puedo incluso pensar de mi dignidad como dios.

*Hii*, ella violentamente sacude sus miembros en su vestido.

Sin embargo, cuando ella se saca mi mano, ella grita llena de temperamento.

“Si, obviamente. No asumas que puedes continuar después de cometer violencia contra mí. Cuando el festival termine, le dire inmediatamente y tu cualificación como héroe será revocada.”

“Ooh ¿Estarás visitando el festival?”

“Si, por supuesto he sido invitada. Disfrutalo lo mejor, tu héroe ignorante. –Aah, para posponer tu castigo, estoy llena de misericordia.”

Después de decir esto, Etoile se dirige a la recepción.

“No puedo quedarme aquí, cambia esto a otra posada.”

“E, Etoile-sama, en este momento cualquier lado esta…”

Ella golpea el escritorio de recepción con un *¡bashi!*

“¡No hay manera que pueda quedarme en una posada que está infectada con una sucia pecadora! Haz otra posada inmediatamente. ¡Apúrate! — ¡Especialmente porque soy una princesa!”

Ella dice las últimas palabras mientras mira a Celica.

Celica estuvo temblando todo el tiempo. Ella limpia sus ojos con sus delgados dedos varias veces, pero las lágrimas continúan saliendo.

Entonces Etoile intenta irse, escoltada por su mayordomo y guardias.

Pero Lapisia está de pie en su camino con su cabello azul galantemente balanceándose.

“¿Que es esto, esta chiquilla?”

“¡Tú, eres molesta! ¡Suuuper molesta!”

Buena chica, Lapisia, bien dicho.

“¡¿Qué fue eso?!”

Etoile eleva su abanico cerrado. Lapisia la mira sin impresionarse con sus ojos dorados.

Esto la hace retroceder por un momento, además, ella nota que estaba aún mirándola, así que aborda el carruaje y deja el lugar de la situación.

Sin embargo, Celica baja la cabeza repetidas veces y continúa llorando.

“Pero… Aún te causo problemas, Keika-sama… aunque quiero volverme tu fuerza, porque…!”

“Tú me has ayudado plenamente, Celica. Es más que suficiente.”

Pero Celica sacude su cabeza en mis brazos. Lagrimas están saiendo y su cabello rubio está cosquilleando mi piel.

“Te soy un estorbo… en el examen del héroe… con tus ambiciones… lo siento tanto… *aah*”

“Todo está bien, no te preocupes. Lo has hecho bien.”

“Keika-samaaa… Lo siento… *sniff*”

Incluso así, las lagrimas aún caen desde los ojos azules de Celica.

Minya pone sus brazos alrededor de Celica y gentilmente enrolla su colita alrededor de su pierna para confortarla.

Gentilmente acaricio su espalda temblando. Beso su frente, sostengo su cintura y la reconforto.

Entonces una ira violenta se eleva en mi corazón.

Hago un voto mientras aprieto los dientes.

Etoile. Por intimidar a mi linda Celica y hacerla llorar. ¡Incluso intentaste matarla!

— Eres la única que nunca perdonare.

¡Dejare que experimentes la ira de dios!

¡Hare que grites y sufras de desesperación!

— Comenzando con el ya sobre escrito atributo “Luz”.

Un comentario en “Yuusha no Furi Capitulo 42

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.