Demon Maid 12

12 – Medios-Hermanos

 

Ahora ya ha entrado más la tarde, después de que mi lady, que se ha vuelto aún más hermosa gracias a todo el amor y dedicación que le he dado y que termino de reventar la clase. Ahora está teniendo una reunión con su hermano menor, un miembro de la familia que le ha estado dando la espalda.

¿Puede Lady Sharon mostrar la dignidad de una hermana mayor? Veamos.

 

“Hermana, ha pasado algún tiempo. Te ves diferente.”

“¿En verdad? Yo también me siento aliviada de ver que gozas de buena salud.”

El hermano menor llamado Yohanne parece estar sinceramente sorprendido. Por otro lado, Mi Lady se ve muy arrogante. No es de extrañar que la malinterpreten todo el tiempo, pero eso no la hace menos linda, ni menos encantadora.

Yohanne es un chico con cabello rubio y un rostro que me hace pensar que tarde o temprano será secuestrado por una mujer mayor(shota). No se parece mucho a Mi Lady; como mucho comparte sus ojos violetas, supongo.

De las dos damas de pie detrás de él, la que parece ser su sirvienta personal me está mirando. Bastante irritante. ¿Quieres pelear? ¿Estás segura?

“Sin embargo, esa parte egoísta tuya no ha cambiado en absoluto, hermana, obtener algo así como un socio por tu cuenta. ¿No tienes consideración por su alteza Joel?”

“¡No estoy siendo egoísta! Como estudiante de la academia, es una unión totalmente justificada…”

“¿No eres una candidata a prometida de su alteza, hermana? ¿No pensaste que tal vez deberías esperar hasta que su alteza se decidiera por su propio compañero? Realmente, tengo que preguntarme por qué alguien como tú fue elegida. Deja de traer desgracia a nuestra familia.”

… hmm, ¿dónde puse mi Orc Killer? …

“… Letty”.

Al notar mi indignación, mi lady susurra, su mano tomó la mía.

… aah, tan suave, tan gentil…

Entendido. Si Lady Sharon desea tolerarlo, entonces, como su sirvienta, no me corresponde hacer un movimiento antes que ella.

Al ver la falta de resistencia de Mi Lady, Yohanne comenzó a ponerse arrogante. Me mira y dice.

“¿Y quién es esta sirvienta? ¿La contrataste? Si tienes tanto dinero, ¿por qué no me pagas lo que me debes?”

Involuntariamente, Mi Lady y yo nos miramos. Parece que siendo de un grado diferente, Yohanne no ha escuchado que me he convertido en la sirvienta de Mi Lady.

 

“Umm, Yohanne, ella es…”

“Ah, mis disculpas, Lady Akiru. Asuntos familiares o no, te hice ver una fea escena. ¿Te has aburrido?”

“No… umm…”

La otra chica parada detrás de Yohanne es Akiru, una de las estudiantes de secundaria invocadas de la Tierra. Ella tiene el cabello largo de color negro, y un aire bastante elegante sobre ella. Según mis recuerdos, es de una familia adinerada.

“… Kamishiro. Esto… ¿ha pasado un tiempo, supongo?”

“Vaya, qué extraña casualidad que nos encontremos aquí”.

 

La recuerdo, por supuesto. Recuerdo lo que me hizo.

 

“Oh, ¿ustedes dos se conocen?”

“Umm, sí…”

“La conozco”. Lo digo sin engaños. La señorita Akiru frunció levemente el ceño.

No somos amigas, Akiru. Sabes eso, ¿no?

“Lady Akiru es una de las candidatas a socias de la invocación de este año. Vi que no estaba familiarizada con esta academia, por lo que le ofrecí ser su guía.”

“Sí, y por eso estoy realmente agradecida. Yohanne ha sido muy amable conmigo.”

“Jajaja, ¡es una cuestión de rutina! ¿Cómo puedo dejar que una dama tan noble y encantadora se las arregle sola?”

Ahora se están sonriendo el uno al otro, y cada uno no parece estar nada satisfecho con el otro. ¿Van a comenzar a tener corazones en sus ojos? ¿Incluso… se tomarán de las manos?

Quizás debería preparar unas cortinas rosas.

 

“¡Yohanne! Ella es una candidata a socia, ¿qué crees que estás haciendo? ¿Has olvidado tu lugar?”

Tan versada en sentido común como es ella, no es de extrañar que Mi Lady esté molesta. A pesar de decirle todo eso a su hermana y de ser de un año escolar diferente que no tiene nada que ver con el ritual de los Socios, ese mismo Yohanne ahora está teniendo mucha intimidad con una candidata a Socia. Puedo oler un escándalo acercándose.

“… ¿Puedes callarte, hermana? Solo la estoy ayudando ya que tú no lo haces. Sea quien sea que elegiste para ser tu candidata a socia, estoy seguro de que lo hiciste gritándole como lo hiciste justo ahora conmigo, ¿no? Y cuando todos los candidatos a socios inevitablemente te rechacen, habrá una persona sobrante.”

“¡No, estas equivocado! Letty y yo…”

“Oye, tú sirvienta. Mi hermana te obligó a que la sirvieras, ¿verdad? ¿Quieres que te eche una mano? Ah, sí, como tú y Lady Akiru ya se conocían, puedes ser su sirvienta. Te pagaré el doble de tu salario.”

“¡Y-Yohanne!” Akiru dice, sorprendida por la increíble idiotez de Yohanne.

¿El Doble, dices? Incluso toda tu vida no vale tanto.

 

“Por favor espere un momento, joven maestro Yohanne.”

En ese momento, la sirvienta detrás de Yohanne camina hacia adelante.

Es una mujer de unos veinte años, con el mismo tipo de cabello rubio que Yohanne. He oído que él ha heredado el color de cabello de su madre, y también que cuando la mujer entró en la familia de Mi Lady, muchos de sus familiares fueron contratados. Esta sirvienta podría ser una de ellas.

“No sería prudente tenerla como sirvienta de Lady Akiru de inmediato, ya que ni siquiera sabemos quién es, ni de qué granja la ha sacado Sharon.”

“Entonces, ¿qué sugieres, Mia?”

“Si se me permite proponerle, ella primero debe recibir una educación completa como sirvienta de la casa De Michel. Esta humilde sirvienta, Mia, asumirá la responsabilidad y la pondrá en forma.”

La llamada Mia dice eso, sonriéndome. Ya veo, así es como han estado eliminando a los aliados de Mi Lady.

“Yohanne, ¿¡cómo te atreves?! ¿Qué te da el derecho?”

“¿No me debes dinero, hermana? Mia, ¿cuánto es su deuda?”

Las inmundicias simplemente ignoraron a Mi Lady por completo.

“Sí, joven maestro. Sharon ha pedido prestado unas tres monedas de oro…”

Mia sacó lo que parece un contrato.

“… Perdón, dos monedas de oro y ocho monedas de plata. Mis disculpas. Incluso como sirviente de una familia marqués, equivocarme me habría hecho ridiculizarme. Sin embargo, incluidos los intereses, se requerirá que Sharon reembolse treinta monedas de oro.”

Le puse un saco lleno de monedas de oro en la mano y, al mismo tiempo, le arrebaté el contrato.

“¡Q-qué estás haciendo! ¡Devuélvelo!”

“Entonces, la cantidad exacta está escrita aquí, ya veo. Ya no necesitarás esto.”

Mia extendió su mano con una mueca de aspecto doloroso, aparentemente le duele la muñeca. Destruyamos el contrato, mágico al parecer, lo convierto en polvo en un instante, justo en frente de sus ojos.

“¡Eep!”

Mia aleja frenéticamente su brazo como si estuviera a punto de tocar ácido. Qué grosera. Mi veneno de descomposición está hecho de ingredientes totalmente naturales. No surtirá efecto de inmediato.

Aparte de eso, estoy bastante sorprendida de que un contrato mágico esté involucrado en un acuerdo entre hermanos. Me pregunto cuán degenerado debe ser uno para hacer algo así. Y no solo eso, incluso hay una maldición bastante desagradable en caso de incumplimiento del contrato.

 

“… ¿Q-quién eres?”

Yohanne me mira con sorpresa y recelo.

“Ah, mis saludos sir Yohanne, hermano menor de mi estimada Señora. Soy la Socia de Lady Sharon, y mi nombre es Fleurety.”

Pellizco la larga falda de mi uniforme de sirvienta y realizo una perfecta reverencia, una más elegante que cualquier noble y que aun así no eclipsa la de Mi Lady.

“Qué…” Yohanne se gira para mirar a Akiru con absoluta incredulidad. “¡¿Ella?!”

“…Sí, ella lo es.”

Akiru de mala gana, asiente en voz baja.

 

“¡Letty!”

“Lady Sharon, mis disculpas. No la he consultado antes de usar nuestros fondos.”

“No, no, estás bien. ¿Estás herida?”

Increíble. Mi Lady no titubeo ni un momento mientras corría hacia mí, reviso mi mano después de descomponer el contrato para ver si estaba herida. En lugar del dinero, ella se preocupó por mí.

Casi la abracé allí mismo para después acariciar su cabeza, pero me contuve. Una sirvienta no puede hacerle tal cosa a su maestra.

“Estoy llena de felicidad, mi lady. ¿Puedo divertirme contigo en el baño?”

“¡¿De qué demonios estás hablando?!”

 

“… ¿La Socia de hermana? ¿Cómo puede ser? ¿Cómo puede alguien tan arrogante como tú?… no, esto no está bien. No has traído más que problemas a nuestra casa, ¡es imposible que una Socia te haya elegido a ti! ¡Incluso Karl me ha dicho que tuvieron problemas en la mazmorra! ¡Dijo que no lo aceptaría!”

“De hecho, ¡sir Yohanne! Quizás incluso podría estar usando algún tipo de magia prohibida para controlarla. ¡Siéntete segura, sirvienta, que la haré entrar en razón!”

 

Me pregunto si tanto el amo como sirviente realmente creen eso, o si solo lo están haciendo a propósito… bueno, supongo que para Mia, una mejora en la reputación de Lady Sharon sería bastante inconveniente para ella. No es sorprendente que actúe así.

Doy tranquilamente un paso hacia delante, deteniéndome frente a Mi Lady para protegerla.

“Vaya, qué vergüenza para una sirvienta de una casa marqués”. Le digo.

“Silencio, niña. Voy a-”

“¿Vas a… qué?”

Incapaz de contenerme por más tiempo, le doy a Mia la sonrisa más amplia que tengo, una que solo ella puede ver. Ella se congela.

… mi, mi, qué expresión, Mia. Te hace ver tan… deliciosa…

 

“Hey, es suficiente.”

 

Y justo cuando esto estaba mejorando, fui interrumpida.

“¡Karl!”

“Sir Karl…”

En contraste con la emoción en los brillantes ojos de Yohanne, mi lady susurra su nombre con un rostro conflictivo.

Karl mira a los dos y luego de fruncir el ceño, suspira profundamente.

“¿Y qué es ahora? Una pelea dentro de la escuela no es mejor que una pelea afuera, ustedes dos.”

“¡No hay forma de que hermana pueda tener una Socia! ¡Obviamente la obligo! ¡¿No te oponías a eso también, Karl?!”

“Ella es la Socia de Sharon, una provisional por el momento, y fue la propia Fleurety quien tomó esa decisión. Ya no me opongo a eso.”

Ciertamente, ciertamente.

“Pero, pero… escuché que hermana te incomodo en la mazmorra, solo estaba tratando de ayudarte…”

Karl mira a Mi Lady por un momento (haciendo todo lo posible para que yo no entre en su campo de visión) y se gira hacia Yohanne.

“… y desde cuándo he pedido tu ayuda?” Él dice, su tono no admite resistencia.

“Lo siento, Karl…”

Yohanne bajó la cabeza como un cachorro regañado.

Parece que a Yohanne le gusta mucho Karl. Por lo que puedo ver, considera que Karl es un amigo y un hermano mayor a quien admirar.

Sin embargo, a pesar de que lo regañaron, Yohanne aun así nos mira a Mi Lady y a mí.

“… Todavía no lo aceptaré.”

“¡Sir Yohanne!”

“¡Ah, Yohanne, espera!”

Con una amarga despedida, Yohanne se aleja rápidamente. Mia y Akiru lo siguen apresuradamente… con esta última haciendo un silencioso tsk mientras se va, pensando que nadie se dio cuenta.

Demasiado malo para ella. Yo lo hice.

 

“… sir Karl, me disculpo por mi hermano… así como por lo que pasó el otro día…”

“No, eso ya está en el pasado. No me importa”. Karl dice, pero al mismo tiempo, instintivamente su cadera todavía retrocede, haciéndolo parecer un poco como un camarón. ¿Debo fingir no haberlo visto?

“En ese caso, permíteme despedirme…”

“¡Espera, Sharon, solo un momento!”

Karl dijo en pánico. Mi Lady se giró sorprendida.

“¡S-sí!”

“Umm, lo de aquel momento, umm… lo siento.”

“… Karl …”

… qué ambiente tan extraño. ¿Qué está pensando este tonto, después de todo este tiempo?

Aun así, siendo la sirvienta ejemplar que soy, no puedo interrumpir su conversación. Ah, pero ¿no es este un buen momento para escuchar música?

 

“Ha pasado mucho tiempo desde que podemos hablar así, Sharon…”

“…sí lo ha sido…”

 

Hmm, hmmhmm~

 

“… Esos días fueron agradables. Estábamos yo, mi hermano mayor… y lady Kyria, también…”

“…Si.”

 

Humm, humm, hohhumm~

 

“… He sido un tonto.”

“… ¿eh?”

 

Hmmhohumm~

 

“…Lo siento. Hermano es un idiota, pero yo lo soy aún más.”

“No, Karl… yo también.”

 

Hmmhmmhmm~

 

“… S-Sharon, yo…”

“¿Karl…?”

 

Lalalalaa~

 

“…”

“…”

 

De repente los dos se quedaron callados. Lentamente, con rigidez, giran su cabeza para mirar al techo, sus rostros tienen un tic nervioso.

 

“… Letty …”

“…Qué demonios estás haciendo…”

 

Parece que esa melodía melancólica que tarareé mientras me aferraba al techo no fue de su agrado.

 

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.