Miss Demon Maid

Demon Maid 17

Bueno después de una gran caída que casi nos cuesta la web(varias de hecho) aquí les dejo un capi de Letty y con este se termina el arco 02 así que veré si alcanzo a terminar el PDF…

 

17 – Demonio

 

Gidel nació como la primera hija del conde Balla.

Su casa no era una casa noble particularmente rica. Tenían tierra, pero su tierra no tenía mazmorras ni industrias de alto valor.

El conde Balla no estaba satisfecho de su suerte. Hizo negocios en múltiples líneas de negocios solo para que todos ellos terminaran en fracaso tras fracaso, y sus deudas con otras casas nobles crecieron cada vez más.

Fue en ese momento que el marqués De Michel de la generación anterior decidió otorgarle un préstamo. A cambio, el marqués quería que Gidel fuera la segunda esposa de su heredero, un joven que acababa de comprometerse.

 

El compromiso del primogénito De Michel fue con una joven que era cercana a la reina. Mientras que esa misma chica había sido adoptada por un vizconde, originalmente, nació como nada más que la simple hija de un caballero. Incluso si a su prometido no le importaba, aun así, eso era suficiente razón para que el mundo de los nobles los menospreciase. Así que el marqués De Michel pensó que, al llevar a Gidel la hija de un conde, a su familia, entonces podrían mantener su estatus. Al menos en la superficie, sin planear más.

El hecho del asunto era que tener a la hija mayor de un conde como segunda esposa generalmente no se hacía. Significando que, en lugar de ser una unión de iguales, era una declaración de que la casa del conde Balla estaría subordinada a la casa De Michel.

El orgullo de Gidel como noble recibió un duro golpe.

Aun así, Gidel creía que si podía dar a luz un hijo antes que la primer esposa, obtendría más influencia dentro de la casa De Michel. Pero el heredero De Michel había consumado su tan esperado matrimonio con su novia y los dos habían tenido una hija juntos antes de su segundo matrimonio con Gidel se llevar a cabo.

 

Con el segundo golpe a su orgullo, como mujer, esta vez, Gidel le ordeno al mago de la casa De Balla que le hiciera un afrodisíaco. Lo usó para obligar al heredero De Michel a acostarse con ella, a pesar de que aún no se habían unido en matrimonio.

Como resultado, su boda se retrasó y casi le quitan a su recién nacido Yohanne, pero la casa De Balla logró llevarse al niño que llevaba la sangre De Michel a su protección. No lo devolvieron hasta el siguiente año, después de que el marqués De Michel falleciera en un repentino accidente.

Varios años después, cuando el heredero De Michel ahora era el jefe de la casa, una tragedia lo golpeó una vez más cuando su esposa murió debido a una repentina enfermedad. Fue entonces cuando el actual marqués De Michel, ahora un hombre de poco espíritu, tomó oficialmente a Gidel como su segunda esposa.

 

Todo salió a la perfección. Tan conveniente como lo había sido para los Ballas, las sucesivas muertes habían dado lugar a rumores entre los nobles durante un tiempo, pero al final, para una noble casa de un reino que ha florecido durante mil años, no era nada que no hubieran visto antes.

Pero quedaba un solo problema: Sharon, la hija de la primer esposa. Era probable que la niña guardara rencor contra su madrastra y su hermano menor, considerando que la habían estado tratando con tanto desprecio.

En el mundo noble, el hijo generalmente heredaba la casa, pero según la ley, el primer hijo tenía los derechos de la herencia. En otra casa noble, una hermana mayor que no quisiera ceder la casa a su hermano menor podría ser tratada de manera segura casándola con alguna otra casa, pero Gidel ya no podía hacerle eso a Sharon ya que ahora era una candidata a prometida del segundo Príncipe.

Entonces, ¿qué debería hacer Gidel? La solución era simple.

 

“Aah… finalmente. Finalmente…”

Gidel suspiró mientras miraba hacia la habitación de uno de los jefes de la mazmorra. Todo lo que había hecho era para este día.

Para Gidel, la chica invocada de otro mundo, Akiru, no era más que un conveniente peón.

Podría ganar algo de fama si Yohanne pudiera tomar a Akiru como su esposa, pero también se ganaría la ira de otros nobles. Entonces decidió que la chica se convertiría en una de las víctimas de Sharon y que ambas morirían en un accidente. Yohanne se ganaría la simpatía de los demás nobles como un niño que perdió a su amada.

Gidel realmente pensó que tener a Akiru como hija también estaría bien, si ese Dario no hubiera fallado. Aun así, tratar con Sharon tenía prioridad.

Y si las sirvientas junto a Akiru —chicas plebeyas inocentes— murieran también, el odio público se concentraría aún más en Sharon. La casa De Michel ganaría aún más simpatía, y sus malos rumores también se disiparían.

 

Por lo tanto, fue muy afortunado para Gidel que el monstruo que aparecía en la habitación del jefe fuera un minotauro, no solo eso, sus negros cuernos lo marcaban como un minotauro de rango superior, uno exclusivo de esta mazmorra. Sus huesos se habían transformado en hierro mágico a través del consumo de minerales y estalagmitas.

A Gidel le pareció bastante lamentable el perder el conocimiento de la sirvienta que Sharon había traído consigo, la descarada chica que poseía extrañas habilidades. Pero por otro lado, ver sus lágrimas, sus gritos mientras ruega por su vida sería mucho, mucho más divertido, pensó Gidel.

Giro sus ojos hacia la sirvienta. La chica de cabello negro le devolvió una mirada sin siquiera pestañear.

 

Gidel vio esa silenciosa mirada, esa insensible sonrisa, esos oscuros ojos y una extraña inquietud comenzó a revolverse profundamente en su pecho, extendiéndose a través de ella a medida que crecía y crecía.

 

“¡GRAAAAGHH!”

 

Por desviar su hacha, el minotauro lanzó un furioso rugido. Cargó contra la sirvienta.

“¡Letty!”

“¡AAAH!”

Cuando los gritos de Sharon y Akiru resonaron en la sala, el minotauro una vez más balanceó su hacha de batalla hacia la sirvienta de cabello negro para partirla por la mitad. Pero antes de que el arma pudiera alcanzar su objetivo, la chica habló, su era voz tranquila y melodiosa.

 

“… Ven Oscuridad …”

 

Y todo se cubrió de negro en ese instante, la oscuridad surgió para cubrir incluso en donde Gidel estaba parada.

“¡¿Qué pasó?!”

Le tomó un momento el darse cuenta de que había sido ella misma quien había gritado. Ninguna otra voz se escuchó. Ni las voces de las sirvientas ni de los soldados bajo su mando, ni la de Sharon ni la de nadie más. Incluso su vista no llegaba más allá de dende estaba parada.

“¡¿Hay alguien ahí?! ¡Respóndanme!”

Gritó una vez más, confundida y aterrada, pero ni siquiera pudo sentir la presencia de sus sirvientes. Quienes se suponía debían estar justo detrás de ella.

“…pero qué-”

 

“Grlfp…”

 

“¿¡Eek?!”

Repentinamente, el minotauro apareció frente a Gidel. Ambos cuernos estaban rotos y todo su cuerpo cubierto de sangre, se derrumbó después de un último grito de agonía.

¿Qué paso? ¿Qué fue lo que pudo hacer algo tan horrible?

Gidel se tambaleó dando varios pasos hacia atrás, sacudida por una visión tan aterradora que ni siquiera se atrevía a pensar en ello. Su espalda golpeó algo.

Se giro con temor. Soltó un Grito.

Detrás de Gidel estaba su sirvienta, una sirvienta de la casa Balla una que había venido con ella. El rostro de la sirvienta estaba mortalmente pálido, tenía blancos los ojos y sus extremidades estaban colgando. Solo su cabeza se sacudió para girar hacia Gidel, y dentro de su boca…

… estaban arrastrándose, retorciéndose, eran las patas de una araña.

El rostro de Gidel perdió todo su color. Trató de correr, pero una mano atrapó sus piernas.

“…señora…”

“¡S-suéltame!”

La sirvienta había servido a Gidel durante mucho tiempo, pero ahora, sintiendo su fría piel de cadáver y sus helados dedos en su propio cuerpo, Gidel no vacilo ni un solo momento en patearla para alejarla.

Y esa Gidel gritó con voz ronca llena de miedo al presenciar a la sirvienta visiblemente marchita, derrumbándose en polvo.

“… ‘¡T-t-Teletransportación’!”

La joya en el anillo de Gidel perdió su color y se rompió, los fragmentos se evaporaron en el aire. La mujer desapareció.

 

* *

 

Lo que Gidel usó fue un Anillo de Teletransportación, un objeto mágico que rara vez se podía encontrar en los niveles inferiores de una mazmorra. Al pronunciar la palabra clave, el usuario será transportado al lugar que creyera fuera el lugar más seguro para él o ella.

Cada anillo cuesta 150 monedas de oro, y funciona solo una vez. Aun así, era un precio barato a pagar si pueden salvar su vida.

 

“Este lugar es…”

Gidel miró a su alrededor y se dio cuenta de que no estaba en la casa del marqués De Michel. Estaba en la casa de sus padres, en el territorio del conde De Balla.

“¡Acabo de llegar! ¡Alguien, responda!”

El sol ya se había puesto, pero aún no era tan tarde como para que todas las personas en la mansión se hayan dormido.

Gidel vio poca luz viniendo de varias ventanas, pero aun así no había señales de que alguien estuviera presente. Se estremeció, recordando el anterior miedo, corrió a través de la mansión en un desesperado intento de olvidar tal terror.

 

“¡Contéstenme, quien sea! ¡Padre!”

Ya había contactado previamente a su padre, el conde Balla. Debería haber estado aquí hoy. Se suponía que este era el día de la desaparición de Sharon, de la caída de la casa De Michel a manos de los Ballas.

¿Su padre y sus sirvientes habían estado impacientes por las buenas noticias? ¿Habían celebrado de antemano y se embriagaron hasta quedarse dormidos? Para que pudieran llevar a cabo la toma de posesión en cualquier momento, solo permitieron a los sirvientes que sabían de sus planes en la mansión, por lo que Gidel había esperado que hubiera menos personas de lo normal el día de hoy.

Pero ella no esperaba este silencio.

 

“… ¿Qué… qué es esto?”

Lo noto demasiado tarde debido a la oscuridad. Solo hasta ahora se dio cuenta de que por aquí y por allá, en las esquinas y en el techo del pasillo, había telarañas enredadas.

La sirvienta principal nunca hubiera permitido que esto sucediera.

¿Desde cuándo la mansión había estado tan deteriorada? ¿Qué había pasado…?

 

“Qué…”

Llegó al salón. Ya no le recordaba esa gloriosa sala utilizada para fiestas, ahora era una sala en ruinas envuelta en la oscuridad y con enormes telarañas. Miró los capullos que colgaban de las telarañas, y encontró un rostro que reconoció de inmediato.

“¿¡P-Padre?!”

Después de notar al jefe de las casa Balla, Gidel se dio cuenta de los rostros de sus sirvientes dentro de los demás capullos. Estaban colgados boca abajo, sus rostros estaban pálidos.

Quería gritar, pero su voz murió en su garganta, congelada por un frio que parecía llegar hasta sus huesos.

Gidel se quedó paralizada. Apareciendo silenciosamente desde la oscuridad frente a sus ojos, estaba la sirvienta de cabello negro. La chica flotaba en el aire.

 

“…T..ú…”

Noto que la chica no estaba flotando, más bien estaba parada en medio de la telaraña. De todos modos, esa razón no tranquilizo a la mujer.

¿Por qué estaba ella aquí? ¿Cómo llego aquí? Pregunta tras pregunta apareció en la mente de Gidel, preguntas que no podía decir ya que su voz no salía. Los labios de la sirvienta de cabello negro se abrieron hasta sus orejas formando una sonrisa como de muñeca.

“Te diré adiós.”

Dijo la sirvienta de cabello negro… y la pesadilla comenzó.

 

La hermosa piel de color blanco rosado de la chica se ennegreció y adquirió un tono bronceado. Su uniforme de sirvienta de alta calidad se deshilachó y se estropeo en un abrir y cerrar de ojos, como si las prendas hubieran estado a merced de la lluvia y el viento durante miles de años.

Miasma surgió de ella para cubrir todo el salón, pudriendo las paredes y el techo en segundos. De su espalda emergieron ocho miembros negros y delgados que se parecían a las patas de una araña, cada una de unos diez metros de largo.

Gidel gritó en silencio, sangre goteaba de su boca.

 

En su búsqueda de métodos para deshacerse de Sharon, Gidel había investigado maldiciones y venenos. Y en sus raíces, todas las maldiciones tenían una conexión con los demonios.

Pero los demonios no eran más que mitos. Cuentos de hadas para asustar a los niños. Este mundo no tenía demonios, la Iglesia también negó su existencia. Y, sin embargo, según el conocimiento de algunas de las personas que habían sido invocadas a través del ritual, muchos de ellos semihumanos, los demonios existían.

Demonios Gobernantes del miedo. Enemigos de los dioses. Existencias con un poder equivalente a los espíritus elementales.

Y entre ellos, existía una cierta clase de demonios de alto rango con un gran poder como para rivalizar con los Archi-Elementales, espíritus tan poderosos que podrían destrozar la tierra y secar los mares.

Las leyendas decían que cuando se manifiestan en el mundo mortal, toman forma humana y están vestidos con la ropa de un noble, pero con las telas viejas y desgastadas.

 

“… un Archi-Demonio …”

 

Gidel susurró y se derrumbó. Las patas de araña de la sirvienta de cabello negro la acercaron silenciosamente y sus labios se separaron lentamente.

La vista de las innumerables cosas que se deslizaban dentro de la boca de la sirvienta llevó a Gidel a gritar enloquecida. La oscura boca se acercó a la oreja de Gidel, y la sirvienta susurró.

 

“Me pregunto si puedes morir…”

 

***

 

Por aquí y allá, colgando de las verdes ramas, mis telarañas brillan con gotas del rocío. Que maravillosa mañana.

Saludos, Fleurety está aquí. Les deseo a todos un “Buen Tiro” en este buen día.

 

En el castillo, Yohanne baja la cabeza, gimiendo de desesperación.

Regreso antes que nosotras y en sus manos hay una carta que un mensajero exprés le entregó a primera hora de la mañana.

Wooow, me pregunto qué pudo haber estado escrito en ella.

En el suelo junto a él hay algunas pequeñas ágatas, por lo que parece que no ha podido encontrar nada bueno en la mazmorra.

Echo un vistazo a la carta. Dice que todos en la casa De Balla han desaparecido y solo Gidel fue encontrada en la escena, la mujer estaba parloteando algo. Y ha sido detenida por los guardias.

Que desafortunado. Deseare que se recupere algún día.

 

“Yohanne…”

“…hermana.”

Mi Lady Sharon lo llama. Yohanne se limpia la cara con las mangas. Levanta una de las ágatas en el suelo y mira a Mi lady.

“Esto es todo lo que pude encontrar… Madre y Padre se han ido ahora. He perdido. Ahora que ya no tengo ningún respaldo, el reino nunca me aceptara como el próximo marqués con solo estos pequeños pedazos de rocas…”

Hay bastantes inconvenientes involucrados en heredar una casa noble, ¿no es así?

“Yohanne… toma esto.”

“… ¿eh?”

Mi Lady le da dos grandes cuernos.

“Estos son…”

“Los cuernos de un minotauro de hierro mágico. Letty los consiguió. Pero si los necesitas para tener éxito en la casa, tómalos.”

Los ojos de Yohanne se abren ampliamente.

“… ¿¡P-por qué?! Mi madre siempre me dijo que no querías cederme la casa, que me considerabas una monstruosidad…”

“No, Yohanne. El jefe de la casa debería ser un hombre. Me has mostrado que tienes el coraje de ir a la mazmorra por Lady Akiru. ¡Tu vida acaba de comenzar, Yohanne, mantente erguido y enfréntala!”

“¡S-Sí!”

Con el discurso de mi lady, Yohanne instantáneamente se pone de pie, con su espalda erguida.

“Y además… nunca quise que nos peleáramos.”

“… H-hermana …”

La presa se rompe y Yohanne comienza a llorar. Mi Lady sostiene suavemente su cabeza contra su pecho… ¿por qué veo que sus orejas se ponen de color rojo brillante? ¿Quiere que se las arranque?

 

“…qué maravilloso.”

Akiru dice, conmovida por la conmovedora escena, con los ojos húmedos. Pongo suavemente mi mano sobre su hombro desde atrás de ella y le doy una radiante sonrisa.

“Bien, creo que es hora de que las dos hablemos en la oficina.”

“… ¿eh?”

Eso es eso y esto es esto. Ya he preparado la medicina. No tomará mucho tiempo.

 

… Debo decir, ¿por qué todos me siguen llamando “Demonio”? Que calumnias.

 

***

 

La capital tenía la iglesia a la Diosa del Tiempo.

Se decía que la Diosa tiene dominio sobre los lazos entre las personas y los fatídicos encuentros, que había traído prosperidad a este reino a través de los Oráculos que ha otorgado a las personas, como los que le dio a la primera reina y el primer rey y a la Santa.

En la iglesia, un joven reza en serio. Su solemne vista invito a muchas a darle una mirada apasionada y suspiros de enamoradas, todos provenientes de las monjas y jóvenes mujeres que habían venido a adorar a la diosa.

Cualquiera que lo viera por primera vez nunca pensaría que este bien parecido joven de cabello rubio era, de hecho, nada menos que el Caballero Sagrado, considerado como la persona más poderosa del reino.

 

Sus largas pestañas eran onduladas. Sus ojos se abrieron para revelar orbes verde-celeste, y miró la estatua de la Diosa.

 

“… ¿Hay una Irregularidad en el mundo…?”

 


N/A: Increíble. Nuestra Sirvienta no sabe lo que realmente es.


 

Demon Maid 16

16 – Duelo

 

Estando sola en la habitación de invitados, Akiru estaba impaciente.

“Qué debo hacer…”

Ella no se había equivocado en ninguna de sus acciones. En comparación con los demás objetivos, la ruta de Yohanne era relativamente la más simple.

Por ser un juego en línea, la interferencia de otras jugadoras podría causar ciertas alteraciones en la historia. Sin embargo, aún quedaba una constante: la jugadora con las estadísticas de afecto más altas recibiría las pruebas de los crímenes de Sharon por parte de su madre, Gidel. Durante el enjuicio de Sharon, al amonestarla mientras aún abogaba por clemencia, el personaje del jugador recibiría la confesión de amor de Yohanne.

Si el jugador respondiera a su confesión, se establecería la bandera de Yohanne. Después, siempre y cuando el jugador mantuviera su afecto lo suficientemente alto, podría hacer lo que quiera hasta el evento de graduación, ya sea pasar los días llenos de amor junto con él o incluso ignorarlo para poder seducir a otro objetivo.

Sin embargo, antes de que Akiru pudiera dar su respuesta, nuevamente esa chica se interpuso en su camino.

 

Como aún era bastante pronto en la línea de tiempo del juego, las fechorías de Sharon aún eran leves. En el juego, los crímenes de los que esa villana era culpable podrían variar dependiendo de cuándo sucedía su juicio. Si era juzgada durante el evento de graduación, incluso podría llegar a ser ejecutada por traición.

Akiru no era del tipo de persona que aun sabiéndolo pudiera enviar a la villana a su ejecución sin sentir culpa. Incluso tan pronto en la línea de tiempo como lo estaban ahora, tenía plena confianza en poder establecer la bandera de Yohanne antes de que las demás jugadoras interfirieran. Había despejado su ruta de esa manera, muchas veces, después de todo.

Entonces ella había actuado. Hizo sus movimientos con tal certeza que incluso se sorprendió ella misma, había logrado adquirir el afecto de Yohanne mientras permanecía oculta de las miradas de las demás chicas que podrían ser jugadoras, así como de la joven vizconde que era la heroína principal del juego.

“…‘Estado’.”

Akiru susurró. Un panel, translúcido como si estuviera hecho de acrílico, apareció frente a ella.

Este era un tipo de magia que nadie más en este mundo, aparte de aquellos que sabían que eran jugadores, podía usar. La primera vez que Akiru probó la habilidad, lo hizo pensando que si podía ver su estado en el juego, también podría hacerlo en este lugar. Y para su sorpresa, la habilidad se había activado.

 


[Nombre: Akiru] [Mujer – 14 años] [Estado: Bueno]


 


Lista de habilidades (Las Habilidades con ☆ se Encuentran Ocultas):

[Aptitud Magia de Agua] [Sangre Noble] [Aptitud para la Alquimia] [Lengua Extranjera]

[Encanto(débil)☆] [Bendición de la Diosa☆]


 

No tenía mucho interés en las habilidades que estaban visibles. Para ella, solo eran convenientes habilidades para tener en este mundo. El interés de Akiru era hacia las habilidades ocultas.

Sospechaba que ambas eran habilidades que solo los jugadores podían tener. No sabía qué era la “Bendición de la Diosa”, pero “Encanto” fue lo que la ayudó a ganarse el afecto de Yohanne. Era lo que había hecho que escuchara sus líneas, que incluso algunas no tenían sentido debido a su nerviosismo, como un discurso sincero y lleno de pasión.

Sin embargo, justo al final, los esfuerzos de Akiru fueron frustrados una vez más.

¿Esa chica también era una jugadora? Entonces, tal vez era el tipo de jugadora troll que jugaba no para capturar un objetivo, sino únicamente para meterse en el camino de las demás personas.

“… No dejaré que estropees mi juego.”

Akiru ya había olvidado lo que le había hecho a la chica en el pasado. Para Akiru, ahora ella era solo un enemigo más.

 

Se oyeron dos golpes de la puerta.

“…Si aquí estoy.”

Ante la respuesta de Akiru, una sirvienta abrió la puerta para revelar a la señora de la casa.

“Mi, mis Gidel.”

“Akiru. ¿Puedo tener algo de tu tiempo?”

Gidel estaba sonriendo, y en las manos de la mujer había algunos documentos que presumiblemente eran las pruebas de los crímenes de Sharon. Al verlos, Akiru también sonrió.

 

Akiru aún no se había dado cuenta de que este mundo era uno real.

 

***

 

Con la declaración oficial de Yohanne, la competencia se convirtió en un duelo entre hermanos para determinar el próximo sucesor de la casa.

Gidel y los sirvientes habían intentado que Yohanne se retirara al principio. Así que solamente le di un pequeño empujón.

“Aww, ¿entonces este enano no puede hacer nada sin su mamá?”

Y de repente encontró su motivación. Mucho de ella, de hecho. Incluso Mis Gidel parecía haber cambiado de opinión.

“Hey Letty, ¿qué le dijiste a Yohanne?”

“Simplemente le di unos cuantos ánimos, mi lady.”

Mi Lady no escuchó porque le tape los oídos. Simplemente no podía dejar que su inocencia se arruinara con tan malas palabras.

“Pero… no quería el tener que pelear con mi propio hermano…”

La expresión de Mi Lady se oscurece un poco. Una chica muy amable, ella lo es.

“Ayudar a un hermano menor a ganar fuerza a través de unas pruebas también es uno de los deberes de una hermana mayor, mi lady”

“…¿De Verdad?”

Sí, de verdad lo es. Pero también es una excusa, pero mi lady no necesita saber eso.

 

Los detalles más importantes del duelo son los siguientes: hasta la mañana siguiente, Mi Lady y Yohanne deben traer algún objeto valioso de la mazmorra que se encuentra en la región occidental del territorio De Michel.

Esta mazmorra es de tamaño mediano, con unos cuarenta pisos. Solía ser famosa por sus ágatas de alta calidad hasta hace más de un siglo, cuando su producción de piedras preciosas se redujo a casi nada. La mazmorra se convirtió en una guarida para monstruos.

Ambas partes tienen permitido llevar hasta diez sirvientes para acompañarlos. Esta regla es principalmente para beneficio de Yohanne, por supuesto.

 

“Mi Lady, la acompañaré.”

“Franz… realmente aprecio el sentimiento, pero no deberías. ¿Qué pasa si algo le sucede a Padre cuando no estás aquí?”

“Mi Lady… yo…”

“Además, también necesito que protejas la tumba de Madre. Me temo que su lugar de descanso se verá perturbado si te lastimas, Franz.”

“…entendido.”

Franz se arrodilla, su voz llena de renuencia. Mi Lady coloca tiernamente su mano sobre su hombro para consolarlo.

“Estaré bien. Letty está conmigo… mira, Franz, por allá. Algo está brillando con el sol de la tarde. ¿No es hermoso?”

“… Lo es. Si tan solo Mis Kyria pudiera presenciar esto junto con nosotros…”

“De hecho, si Madre estuviera aquí…”

 

Lo que brilla es, de hecho, la tumba de Lady Kyria.

 

Franz nos acompañó hasta la mazmorra en un carruaje tirado por caballos. Él se despide mientras se prepara para regresar al castillo del marqués.

“Entonces le deseo buena fortuna, mi lady. Señorita Fleurety, manténgala a salvo.”

Me mira con ojos llenos de confianza.

“Por supuesto.”

Entonces debo demostrar que soy digna de su confianza.

Por cierto, el carruaje tirado por caballos que utilizamos fue el que tomé prestado de la jefa del dormitorio. El caballo que lo jaló ahora está arrasando en el bosque y devorando a todos los monstruos con los que se encuentra, incluso con el carruaje todavía sujeto a él. Debe haber sido la sangre de monstruo que le di.

Esto es genial. Ahora también ahorra en comida.

 

“Mi lady, parece que el joven maestro Yohanne ya ha entrado en la mazmorra.”

“Mi…”

 

En la entrada de la mazmorra hay cadáveres de lo que parecen goblins, así como las huellas de varias personas.

Ya que esperaba que tuviéramos que permanecer despiertas toda la noche, había dejado que Mi lady tomara una siesta. Por eso hemos llegado tarde, después de Yohanne.

“B-Bueno, entonces, vámonos.”

“Sí, mi lady.”

No hemos traído su armadura de cuero con nosotras en nuestro viaje de regreso a casa, ¿quién esperaría que la necesitara? Mi lady ahora lleva una bata hecha de mis hilos. Y yo llevo mi habitual uniforme de sirvienta, por supuesto.

Nuestro camino ya ha sido despejado, tal como lo planeé. No nos llevará mucho tiempo llegar a sus profundidades.

 

“¡Yah!”

Mi lady grita, golpeando un esqueleto en la cabeza con su bastón. Se derrumbo.

Tiene relativamente más poder mágico que la mayoría de las personas, pero también un peor control. Es por eso que sus hechizos queman sus objetivos hasta las cenizas o simplemente se esfuman, no hay intermedios.

Uno de estos días, tendré que idear una forma para que use su magia de manera efectiva.

“¡Letty, lo hice!”

“Hermoso trabajo, mi lady.”

Hemos descendido al vigésimo piso subterráneo, pero aún no hemos encontrado ningún enemigo particularmente difícil. Estaba pensando que, si no podemos encontrar ningún buen artículo, podríamos sustituirlo por material de monstruos, pero a este ritmo…

“Tal vez ir mas abajo sería más rápido.”

“Entonces apurémonos. Yohanne ya debería estar más profundo.”

 

…que extraño.

Había dejado ir a Yohanne primero para que nos despejara el camino, pero también encontré cadáveres de monstruos en lugares que no esperaba, en varios caminos que el hermano menor no tomó. ¿Se habrán dividido en dos equipos?

 

Ahora estamos en el piso treinta.

“Disculpa, mi lady.”

“¡¿Qué- Letty?!”

Levante a Mi lady y empiezo a correr. Un momento después, caen rocas del techo en el lugar donde estábamos.

He notado las trampas de allí. Pero no las activamos.

“¿Trampas?”

“Sí, mi lady, hay trampas.”

Escucho el sonido de pasos corriendo en la distancia. Como esperaba, fue una trampa hecha por personas, una que aprovecha la propia mazmorra. Pensé que era hora y, de hecho, no traicionaron mis expectativas.

“Por favor, continúa soportándolo, mi lady.”

“… ¿eh?”

“Vamos a correr.”

“¿¡… aaaaAAAAAAAAA?!”

Con Mi lady agarrándose por su vida, corro más profundo de la mazmorra. Ella… se altera… y bastante.

Salto a un lado para esquivar una repentina flecha que vuela hacia nosotras desde el frente. Antes de que se libere la segunda, silencio a los hombres que se esconden en las sombras con “Patadas de Sirvienta”.

 

*plort*

 

“Umm, Letty, ¿qué fue eso? ¿Parecía como si unas frutas estuvieran siendo aplastadas…?”

“Algo así paso, mi lady. Creo que ahora incluso sus semillas están arruinadas”.

Los dos hombres que tienen espuma en sus bocas no son nadie que haya visto en el castillo. Me pregunto quiénes son, no parecen ser bandidos.

Me hubiera gustado interrogarlos con mi “suero de la verdad”, pero no tengo tiempo en este momento. Sigo corriendo.

Después de eso, nos encontramos con algunas trampas más por aquí y por allá.

“Letty, ¡hay una enorme roca que viene hacia nosotras!”

“Sí, mi lady.”

Hmm… parece que nos están guiando a algún lado. La roca nos persigue a una habitación abierta sin piso y nos caímos.

“¿¡EEEEEPP?!”

“No te preocupes, mi lady.”

Es menos una trampa y más como una entrada que conecta dos pisos. Tiene dos puertas. Ambas están cerradas.

Después de aterrizar sobre mis pies limpiamente, bajo a Mi lady. Ella mira con inquietud.

“…tal vez…”

“Esto también es una trampa”. Respondo.

 

“En efecto.”

 

Me giro para mirar de dónde vino la nueva voz. Se abre una de las puertas y aparecen varias personas.

“¿¡Señorita Akiru?! ¡¿Por qué estás aquí?!”

“Para juzgar sus crímenes, lady Sharon.”

Acompañando a Akiru hay un grupo de jóvenes sirvientas, todas armadas y apuntando sus armas hacia Mi lady y a mí. Se ven temerosas.

“Se sobre tus planes para el asesinato de Yohanne. Que terrible, Sharon. No puedo creer que le hagas eso a tu propio hermano.”

“¡Espera no! ¡Nunca haría algo así!”

“Tengo pruebas que fueron proporcionadas por la propia Mis Gidel.”

Akiru saca varias hojas de papel y las arroja al rostro de Mi lady.

“Ahora no tendrás excusas, Sha- ”

 

“¿Por qué no llevaste eso a los guardias de la ciudad?” Interrumpo, mi cabeza se inclina de forma perpleja. Mi lady comparte el gesto.

Akiru se queda en silencio con la boca abierta. Le toma un tiempo responder.

“… ¿eh?”

“Si ya tienes toda la evidencia, ¿por qué no llevarla al palacio? ¿O incluso a los guardias de la ciudad?”

“… p-pero…” Akiru tartamudea, sus ojos se mueven de un lado a otro. Las jóvenes sirvientas comienzan a parlotear de ansiedad. “E-esto se supone que es un evento de juicio…”

Akiru baja la mirada cuando su voz se convierte en un susurro, habiendo perdido todo su antiguo fervor. Realmente, ¿no se supone que viene de la Tierra? ¿Se olvidó de la existencia de la policía?

“¿Puedo ver?”. Le digo.

“Ah, sí.”

Akiru distraídamente me permite mirar la llamada evidencia. Es un recibo de compra, de la compra de un tipo de veneno bastante especial, y en él está la firma de mi lady.

“Esta no es la letra de mi lady.”

“¿Eh?”

Supongo que con el poder que tiene una casa marqués, pueden hacer que funcione incluso con una “evidencia” tan mala, pero me sorprendería si realmente engaña a alguien.

 

“Señorita Akiru, ¡no la escuché!”

La voz es de un hombre, proviene de detrás del grupo de sirvientas que actualmente están confundidas por el inesperado desarrollo.

“¡Sir Darío!”

“Lady Akiru, esa sirvienta podría ser un demonio con la facilidad de poder mentirle a la cara sin pestañear. No hemos proporcionado la evidencia a los guardias solo porque la señora desea otorgarle a Lady Sharon la oportunidad de redimirse.”

“¿E-es eso…?”

“En efecto. Mientras tengamos la evidencia, Lady Sharon no podrá evitarlo. ¡Por la casa De Michel, tendremos su expiación por sus crímenes aquí y ahora!”

“Eh, ¿qué?”

“¡Esto es por el joven maestro Yohanne, Lady Akiru! ¡Todas, preparen sus armas!”

 

Con un giro hacia arriba, mi Orc Killer EX encuentra su objetivo.

“Buen tiro.”

Darío se convulsiona.

“¿¡Letty?!” Mi lady grita, sorprendida.

“Parece que sir Dario no se siente bien. ¿Hay un médico cerca?”

Akiru y las sirvientas sacuden furiosamente sus cabezas. Se ven bastante pálidas, por alguna razón.

En cuanto a Dario, a pesar de sus burbujas y convulsiones, aún vive, tal vez debido a su armadura. Como no puedo dejar que los ojos de Mi lady se manchen, había sido muy cuidadosa con mi golpe. Aun así, dudo que pueda seguir viviendo como hombre a partir de ahora.

 

“… realmente, que inútil.”

 

“¿Mis Gidel?”

“““¡¡¡Señora!!!”””

Al escuchar el sonido de la voz de una mujer desde arriba, Akiru y las sirvientas levantan la vista, exclamando con sorpresa y mezcladas con alivio.

Gidel no está parada en la puerta de donde caímos, sino en otra plataforma que sobresale. A la mujer la acompaña una vieja sirvienta y algunos hombres armados. Mira hacia abajo, su mirada es fría.

“Buen trabajo, Akiru. Finalmente podemos hacer que Sharon redima sus crímenes.”

“P-pero…”

Akiru tartamudeo. Mira fijamente hacia la “evidencia”, su rostro muestra todos sus desordenados pensamientos.

“Esperaba que ese mayordomo y tú trabajando juntos pudieran tratar con Sharon. Que decepcionante. Una pena, también, pensé que podrías haber sido una buena hija…”

“¿M-mis Gidel…?”

 

El rostro de Akiru palidece, mientras una incertidumbre aterradora se extiende a través de las jóvenes sirvientas. La puerta opuesta a la que el grupo de Akiru usaba se abrió lentamente.

“Eeek…”

Alguien chilla. La cosa que entró lentamente escanea el lugar con su mirada y ruge.

 

“¡¡¡GRRRARAAAAHHH!!!”

 

Es un monstruo humanoide de casi tres metros de altura, con la cabeza de un toro y un par de enormes cuernos.

“… un minotauro.”

Mi lady susurra, su voz tiembla.

 

“Esta es una de las habitaciones del jefe en los pisos inferiores. Aparentemente, esta sala te lleva a un atajo si puedes derrotar al minotauro, entonces, ¿por qué no lo intentas? Oh, sí, lo que me recuerda, Yohanne tomó la ruta segura. Por lo que no se preocupen por él.”

Gidel dice, riendo con auténtica alegría. Mi lady la fulmina con la mirada.

“Mis Gidel, ¿cuáles son sus intenciones? ¡¿Incluso involucraras a lady Akiru, una de las candidatas a Socia de su Alteza Joel?!”

“Aah, realmente es lamentable. Akiru fue simplemente desafortunada por haberse enredado en tus crímenes, eso es todo.”

“No puede ser…” Mi lady susurra con absoluta incredulidad, mientras Akiru cae al suelo al escuchar las palabras de Gidel, su expresión es de pura desesperación.

 

“¡GRAAAAHH!””

 

El minotauro elige ese momento para rugir y cargar hacia Akiru.

No planeo salvarla. Probablemente también es inmortal, de todos modos.

Sin embargo, lo que no esperaba es que Mi lady gritara una advertencia y saltara hacia Akiru en un intento de salvarla.

“¡Cuidado!”

Mi lady cubre a Akiru con su propio cuerpo. Antes de que el hacha del minotauro pueda alcanzar su objetivo, golpeo el arma con mi garrote con púas. Llevo a las dos a un lugar seguro.

“¡Mi ladi!”

“Estoy bien, Letty.”

Un rastro de sangre gotea de su frente, probablemente de un pedazo de los escombros que salieron volando. A pesar de eso, ella aun así me dirige una valiente sonrisa. Akiru tiembla, sus dientes rechinan y su mirada está fija en Mi lady.

“Lady Akiru… ¿puedo dejar a Mi lady a su cuidado?”

“P-pero… yo…”

Akiru parece lista para llorar. Por culpa, tal vez. La miro con frialdad.

“Si la lastimas un poco más…”

“¡No lo haré! ¡Juro que no lo haré!”

 

Qué tontería he hecho, subestime la amabilidad de Mi Lady.

Entonces, ¿realmente quieren verme hacer mi mejor esfuerzo?

 


N/A: Nuestra Lady Sharon es un ángel.


 

 

Demon Maid 15

15 – Acusaciones

 

Y así, la primera batalla termina con la arrolladora victoria de lady Sharon. Incluso con todo lo que la madrastra le ha hecho, quitarle a la sirvienta a la hija del marqués, esa soy yo, no es una de las cosas que están bajo su autoridad. Todo lo que Gidel pudo hacer fue calmar su ira mientras salía del comedor pisando fuertemente.

Las dos tratamos de visitar al padre de Mi lady después de la cena, pero un joven mayordomo se paró frente a la habitación. No se nos permitió entrar.

 

“¡¿Por qué no puedo reunirme con mi padre?!”

“Mis disculpas, Lady Sharon. Por órdenes de su médico, el cansado maestro no debe ser molestado.”

“Pero-”

“..Mi Lady.”

Toco su brazo, pidiéndole que ceda.

 

Saludos a todos. Soy yo, Fleurety, la sirvienta que nunca pierde la oportunidad de saborear los blandos y suaves brazos de Mi Lady.

“Vamos a retirarnos por este día, mi lady. Tal vez su padre se sentirá mejor por la mañana.”

“…Entiendo.”

Mi lady se muerde el labio y se enfurruña como una niña. Que linda.

 

Al ver que no vamos a seguir con el asunto, el mayordomo sonríe. Es un hombre decentemente guapo que se ve alrededor de la mitad de sus veintes, con su cabello negro un poco teñido de azul, pero su mirada burlona se clavó en los abundantes melones de Mi Lady y en mi trasero simplemente eso arruino todo sobre él.

Pero, bueno, puedo entenderlo. Mi Lady recuperándose de su deficiencia nutricional ha hecho que sus melones que ya eran enormes, sean aún más grandes, después de todo.

 

“… Letty, tengo la sensación de que estás pensando en algo extraño otra vez.”

“Estaba pensando que me gustan más los melones que las toronjas, mi lady.”

“¿Mi, enserio? A mí también.”

“Prepararé algo para usted más tarde.”

Mis esfuerzos continuarán hasta que los suyos se conviertan en la envidia de todas las productoras de melones en el mundo.

 

“Eh, tú…”

Justo cuando estábamos a punto de irnos, el joven mayordomo me llama y baja la voz para que solo yo lo escuche.

“Puedo decirte cómo le está yendo al maestro, pero dependerá de ti… ¿entiendes lo que quiero decir?”

El mayordomo sonríe sugerentemente, así que respondo con la misma expresión.

“Entonces… tal vez a la medianoche, señor. Frente al gran árbol del jardín.”

“Sí, esperaré. Me llamo Dario. Recuérdalo.”

Luego asiente y regresa a la puerta. Le sonrío.

Nunca dije que realmente estaría allí, después de todo.

 

“Letty, ¿de qué estabas hablando con ese mayordomo?”

“Parece bastante desocupado, así que le pedí que vigilara el jardín hasta la mañana.”

“¿E-en serio…?”

En serio, en serio.

Nos dirigimos a la habitación de Mi lady para descansar. Esta muy en el fondo del castillo, debo decir. Parece que no se ha prestado mucha atención a esta área, ya que encuentro polvo en los marcos de las ventanas de los pasillos.

“Esta es mi habitación.”

Llegamos a una habitación al lado norte. Abro la puerta… y luego la cierro nuevamente en silencio.

“… ¿Letty?”

“Por favor espere un momento, mi lady. Primero ventilare la habitación.”

“S-sí…”

Le sonrío con una dulce sonrisa. Mi Lady asiente, luciendo incómoda.

Como sirvienta, va en contra de cada fibra de mi ser ver que su habitación no ha sido limpiada, incluso si rara vez regresa. Además, estoy bastante segura de que Mi lady no tiene el pasatiempo de recoger estanterías sucias y cajas de botellas vacías.

“Supongo que no hay otra opción.”

Entro sola en el oscuro cuarto y libero mi técnica de limpieza de sirvienta. Todo lo que no sea necesario se devuelve a donde pertenecen. Como a la habitación de Mia, por ejemplo.

“Mi lady, por favor entre.”

“¿Eh? ¿Ya has terminado?”

Si me tomara más de tres minutos solo para hacer esta pequeña limpieza, esa horror, ejem, la más amable Jefa de las Sirvientas me reprendería.

Buurrr. A veces aún tengo pesadillas.

“…Guau.” Mi lady exclama con asombro.

Todo lo innecesario ha sido eliminado. Todas las sábanas y cortinas han sido reemplazadas por una tela nueva con adorables estampados. Principalmente de la habitación de Mia.

Han sido teñidas también así que. Nadie lo descubrirá nunca.

 

“Bien, entonces, buenas noches, mi lady.”

“… pero ¿dónde vas a dormir?”

“Puedo encontrar un lugar.”

Como en el techo, por ejemplo.

“¡No puedes dormir en cualquier lugar! Podemos compartir la cama por hoy. Debería ser lo suficientemente grande para las dos y, umm… eres mi amiga después de todo…”

“Mi Ladi…”

Mi lady se ve tan tímida como una niña que va a su primera pijamada con sus amigas. Que linda.

“No se preocupe, mi lady, me aseguraré de asumir la responsabilidad.”

“¿Qué responsabilidad?”

 

* *

 

La noche es tranquila y me divierto con los blandos brazos de Mi lady hasta que amanece.

Dicho esto, todavía está oscuro afuera. Mi lady y yo caminamos, nuestros pasos nos llevan a través de un jardín con flores que aún relucen con gotas del rocío.

“Por aquí.”

“Sí, mi lady.”

En un rincón del jardín se encuentra el lugar de descanso de Lady Kyria, la madre biológica de Mi lady Sharon. La tumba es algo simple, solo es una losa de piedra tallada con su nombre, pero está bien cuidada.

“¿Puedo dar mis oraciones también, mi lady?”

“No me importa.”

Coloco las flores que hemos traído sobre la lápida. Mientras lloramos, escucho débiles pasos sobre la hierba detrás de nosotras.

“… Lady Sharon.”

“Franz…”

Un anciano vestido con el atuendo de un jardinero camina hacia nosotros y se detiene, se arrodilla frente a Mi lady.

“Mis más grandes disculpas. Esto es todo lo que pude hacer por Lady Kyria…”

“No, Franz, has hecho más que suficiente. Gracias por proteger su tumba.”

 

Como Mi lady me dijo más tarde, este viejo solía ser un mayordomo que trabajaba en esta mansión. Después de retirarse, continuó protegiendo el lugar de descanso de Lady Kyria como jardinero.

 

“Joven señorita, ¿podría ser la Sirvienta de Lady Sharon?”

“Sí, sir Franz. Lady Sharon me ha permitido estar a su servicio. Mi nombre es Fleurety.”

“Oh, solo soy un anciano, no te molestes con el ‘sir’.”

“Letty también es mi amiga.” Mi lady interviene alegremente. Franz la mira con los amables ojos de un abuelo.

Pero la pacífica atmosfera repentinamente fue interrumpida.

“¡TÚ! ¿Por qué no viniste?”

“Mi, mi, esas bolsas oscuras alrededor de tus ojos. ¿No dormiste bien?”

El intruso es, por supuesto, ese joven mayordomo Dario. Me pregunto qué está haciendo aquí tan temprano en la mañana.

“Deja de hacerte la tonta, niña, te he estado esperando todo este tiempo debajo del árbol”

“En efecto. Gracias por cuidar el jardín.”

“TÚ-”

Realmente lo aprecio. Su falta de compromiso con su trabajo para holgazanear en el jardín me dio la oportunidad de infiltrarme en la habitación del marqués, después de confirmar que Mi Lady se había quedado dormida.

Desde el techo, observe que el marqués es un hombre tímido que no muestra signos de despertarse pronto. Decidí verificarlo inyectando varios tipos de medicamentos, y confirmé la leve presencia de veneno.

Mi propia medicina es mucho más fuerte y posteriormente lo puso en coma, pero no importa. No parece el tipo de hombre que pueda enfrentarse a esa mujer de todos modos, incluso si estuviera despierto.

 

“Espera, Dario.”

“… Mia.”

El segundo intruso es Mia, la sirvienta podrida. Darío se detuvo justo cuando estaba a punto de perder la compostura.

Me paro frente a Mi lady y le sonrío.

“Miss Mia, ¿en qué puedo ayudarla?”

¡Tengo asuntos con Lady Sharon! ¡Muévete!” Gruñe, con la cara demacrada.

“Mi, te ves bastante cansada. ¿Te quedaste despierto toda la noche?”

“¡C-Cállate!”

 

Toda la basura en la habitación de Mi lady fue llevada a la de Mia, pero pensé que apilarla no sería interesante, así que las coloque de manera inestable. Sacar una cosa haría que otra cosa completamente diferente callera.

En realidad, sería bastante fácil de limpiar si activara intencionalmente todas las trampas para separarlas, pero teniendo en cuenta su fatiga, es probable que Mia no lo ha hecho. Probablemente tardó hasta la mañana en limpiarlo poco a poco.

 

“Hiciste eso, ¿no?”

“¿Tienes evidencia? Yo también estoy buscando evidencia para averiguar a dónde ha ido la mayor parte de la asignación de Mi lady.” Digo, mirándola a los ojos. Mia se estremece.

“… Lady Sharon y tú, vayan al comedor inmediatamente. La señora está esperando.”

“Entendido.”

La saludo con la mano, sonriendo. Mia rechina los dientes, dándome una fría mirada compartida por Dario. Se lo lleva arrastrándolo lejos.

Milady está en silencio mientras me mira con la boca abierta y estupefacta, mientras que Franz simplemente asiente, aparentemente impresionado.

 

Por cierto, antes de irnos, decoro en secreto la tumba de Lady Kyria con algunas luces de neón magitech y una esfera de discoteca.

 

* *

 

Sigo a Mi lady cuando entramos en el comedor. Gidel, Yohanne y miss Akiru ya están sentados, mordiendo lo que parecen salchichas con papas como desayuno.

Y dado que Mi Lady no tiene su porción, obviamente, le serví un plato lleno de esponjosos panqueques con jarabe de miel y helado. La señorita Akiru me mira con evidente irritación.

¿Mi, quiere un poco? No me importa mientras pregunte. Sin embargo, no hay garantías de que no le haga ganar la ira de la arpía de alado.

 

Después de que la madrastra termina sus verduras en escabeche, mira a Mi Lady y abre la boca.

“Sharon… tengo algo que decir.”

“…¿Qué es?”

Mi Lady vuelve a poner una cara sorprendida otra vez. No se puede evitar. Tiene el corazón de un conejito, después de todo.

Después de que la madrastra me dirigiera una mirada como advertencia, mira hacia Dario. Le da algún tipo de documento.

“Veo que no has tenido una mejor reputación en la academia. ¿Eres consciente de que, como candidata a prometida de su alteza, has traído la desgracia a la casa de Michel?”

“… Su Alteza Joel me ha permitido tener a Letty como mi asistente.”

“El problema es cómo lo ven los otros nobles. Con todo lo que ha sucedido, he llegado a creer que no mereces el apellido de Michel.”

“¿¡Miss Gidel?! ¿Qué piensa mi padre?”

“Mi marido está de acuerdo. Se ha despertado, aunque todavía está postrado en cama debido al cansancio, le he pedido sus pensamientos esta mañana.”

“No puede ser… Padre…”

 

Qué extraño que Gidel pudiera hablar con él cuando se supone que está en coma debido a mi “medicina”.

Mi Lady es una chica amable. Siempre ha aguantado, ha tolerado todo lo que le han hecho porque no desea conflictos. Todavía desea llevarse bien con su madrastra, incluso tan malvada como es esta mujer y con su hermano menor, incluso cuando comparten solo la mitad de su sangre.

De mi investigación, entendí que, en este reino, la casa generalmente es heredada por el hijo. En caso de que la hija sea la mayor, entonces esta cederá su derecho de sucesión al hermano menor para poder mantener la tradición. Así es como funcionan las cosas de acuerdo la tradición y no por ley, o solo a veces.

Mi lady tiene la intención de dejar que Yohanne herede la casa. Sin embargo, no hace nada para frenar el miedo de Gidel hacia ella, a la hija de la primera esposa del marqués De Michel… aunque diría que la verdadera razón es porque Gidel no ha estado exactamente del lado correcto de la ley en sus tratos, realmente es eso.

 

“Lady Sharon, por favor, admita su crimen. Sir Yohanne y Yo la perdonaremos.”

Akiru dice, repentinamente y sin siquiera un toque de emoción en su voz, como si estuviera leyendo un guion.

“Lady Akiru… eres demasiado amable. ¿Me permitirías quedarme a tu lado para siempre?”

“Dios mío, sir Yohanne…”

 

¿Qué es esta farsa? Dicen que el amor es ciego, pero ¿el amor también te hace sordo? Estoy asombrada de que Yohanne pueda decir eso después de escuchar las débiles palabras de Akiru.

… ¿o hay algo que lo está guiando?

Bueno, nunca dejen que se diga que Fleurety, la sirvienta, no puede leer el estado de ánimo.

 

“Entonces sería maravilloso si pudiéramos presenciar la prueba de su amor, ¿no?”

Dije. Sorprendentemente, todos me miran como si acabara de hablar en otro idioma.

“Q-Qué estás…”

La señorita Akiru tartamudea como una actriz que no tiene idea de cómo improvisar. Le explico.

“Los nobles tienen el deber de recuperar artículos de las mazmorras para el reino. Si bien pedirles a los sirvientes que lo hagan en su lugar está bien y todo, estoy segura de que nadie desea ser blanco de rumores entre los nobles, diciendo que no eres más que el hijo de una concubina. ¿Y qué mejor manera de callarlos que entrar a la mazmorra y recuperar un digno objeto?

 

“¡QUE ALGUIEN SILENCIE A ESA SIRVIENTA!” Gidel grita.

 

Sus sirvientas corren hacia mí. Saco algunos pastelitos, agitándolos frente a los ojos de las sirvientas, y los arrojo lejos.

“Son pastelillos antienvejecimiento”. Les digo.

 

““¡¡¡AAAAAAAAAAHHH!!!””

Mientras esos hambrientos lobos persiguen su presa, me giro hacia Yohanne.

“Siendo alguien tan carente de logros como lo es usted, sir Yohanne, creo que puede ser difícil ganarse la mano de Lady Akiru en matrimonio. Si Mi Lady Sharon lo permite, ciertamente podría reunir un objeto adecuado de la mazmorra como para ser visto como el verdadero sucesor. O… ¿tal vez no tiene confianza, sir?”

Le digo, acentuando mi provocativo tono. Se le ponen los pelos de punta cuando Yohanne se pone de pie.

 

“No me subestimes. ¡No voy a perder con mi hermana! ¡Juro que traeré de vuelta un objeto de la mazmorra!” Se giro hacia Mi lady. “¡Hermana, esto es un duelo!”

 

… No pensé que sería tan fácil.

 


N/A: Aquí tenemos a una sirvienta que pelearía con todo el mundo por el bien de su maestra.


 

 

Letty 14

14 – Familia

 

N/A: Advertencia: Leer este capítulo puede causar presión arterial alta. Pero no te preocupes. Una sirvienta está aquí.


 

Guardé el garrote en mi falda y dejé pasar a Mi Lady. El ruido de la puerta ha provocado que la casa entera se agite con los gritos de los sirvientes aterrorizados. Los guardias salen de la caseta de vigilancia.

“¿¡Lady Sharon?!”

Un grito de sorpresa y reconocimiento vino de un caballero algo mayor entre ellos, sin embargo, los soldados aún así levantan sus lanzas a pesar de esas palabras.

“¿A quién creen que están apuntando con eso?” Mi Lady les responde con dignidad.

El caballero lo complementó con un grito. “¡¿Qué están haciendo?! ¡Bajen sus armas, ahora!”

Los soldados apresuradamente obedecen.

“Lady Sharon, ¿qué fue lo que paso…?” El caballero pregunta mientras mira lo que queda de la puerta. Mi Lady le da una fría mirada.

“… Bardo. Estos guardias no han tenido suficiente entrenamiento. Eres el jefe de seguridad de la casa de Michel y, sin embargo, ¿qué has estado haciendo?”

“¡No tengo excusas, Lady Sharon!”

Bardo dice, arrodillándose e inclinándose en el acto. Mi Lady camina junto a él con seguridad y compostura.

Los sirvientes, los guardias, los caballeros: toda la atención está puesta en mi lady, el objetivo de su aprensión y miedo, su desdén y desprecio, su ira y odio.

Aun así avanza hacia adelante, sin desanimarse.

 

Verdaderamente elogiable, mi lady, aunque su ritmo cardíaco aumento y sus ojos ahora están súper llorosos. Se muy bien que cada vez que se estresa, automáticamente se pone arrogante y su tono se vuelve mucho más frío.

Debe haber estado muy asustada. Le daré una almohada de regazo y mucha limpieza de oídos más tarde.

Saludos a todos. Soy yo, Fleurety, la sirvienta, que sería la más feliz del mundo si se le permitiera consolar a su señora.

De todos modos, la cosa esta peor de lo que pensaba. La mayoría tienen ojos llenos de hostilidad, e incluso las mejores miradas son neutrales o apáticas. El número de personas con una actitud favorable hacia Mi Lady se puede contar con una mano.

Si bien ese viejo caballero llamado Bardo parece relativamente decente, no creo que pueda esperar mucho de él, teniendo en cuenta la calidad de los guardias aquí.

 

“¿Que está pasando aquí?… ¡¿Hermana?! ¡¿Qué has hecho?!”

 

Dios mío, entonces el bastardo (hermano) también ha regresado.

Yohanne inmediatamente hace una mueca al ver a Mi Lady. Detrás de él, esa molesta sirvienta y arpía llamada Mia también hace su aparición.

“Lady Sharon, esto es muy perturbador. Nunca hubiera pensado que un miembro de la casa de Michel podría ser tan bárbaro que incluso destrozaría las puertas de esa forma”.

“E-Eso es porque los guardias de la puerta no estaban…”

“¡Y ahora culpas a los demás! ¡Vergonzoso! El costo de reparación se deducirá del subsidio de lady Sharon y…”

 

“Mi, señorita Mia, ¿podría haber un malentendido? Mi Lady no ha hecho nada.”

Digo desde detrás de mi lady mientras dejo de borrar mi presencia. Todos los sirvientes se sobresaltan al oír mi voz.

 

“¿Q-Qué, tú otra vez? Chica mal educada, ¿nadie te ha enseñado a no interrumpir a los demás?”

“Ah, mis disculpas. Como acabo de ver a una simple sirvienta haciendo lo mismo con Lady Sharon, la hija de un marqués, he asumido que es simplemente una tradición familiar. ¿Me equivoqué?”

Sonrío, inclinando la cabeza y mostrando una mirada perpleja. El rostro de Mia cambio con una gran gama de colores.

“T-tu-”

“Los guardias de la puerta parecían tener problemas de audición, así que toque un poco fuerte. Nunca pensé que las puertas se derrumbarían, así que… deben haber estado bastante deterioradas. ¿Cierto?”

Me doy la vuelta para mirar a los guardias de la puerta que estaban metidos en su juego de cartas cuando llegamos. Sus rostros se ponen pálidos, con sus ojos clavados en el suelo.

“¡Eso es imposible! Eso-”

“Suficiente.”

Yohanne impide que Mia diga algo más, ya que se ve algo exasperada.

“No será bien visto para nuestra casa el tener una disputa aquí. Entra rápido, hermana. Padre y madre están esperando. Sígueme, Mia.”

“… tsk, entendido. ¡Guardias, reparen las puertas!”

 

Cuando Yohanne y Mia regresan al castillo, los guardias y los sirvientes se ponen a trabajar. Mi Lady toma mi mano con su débil y temblorosa mano.

“… Letty. Ten cuidado, ¿de acuerdo?”

“Sí, mi lady, tendré mucho cuidado. Por favor no se preocupe.”

Le doy una sonrisa para tranquilizarla. Su temblor se detuvo, y se acerca una pulgada más a mí.

Es como un cachorrito. Muy linda.

 

* *

 

“Lady Sharon, por favor vaya al comedor. El maestro y la señora están esperando.”

“Entendido.”

La sirvienta se aleja inmediatamente después de que terminó de transmitir su mensaje, sin realizar ni siquiera una reverencia para Mi Lady.

 

“… ¿alguna sirvienta en esta casa ha sido realmente entrenada, mi lady?”

“Está bien, Letty, ignóralo… siempre ha sido así.”

Mi Lady responde a mi queja con una sonrisa irónica completamente resignada. Realmente no tiene aliados en esta casa, ¿cierto?

“Entonces vallamos, mi lady. Estaré contigo.”

“Sí, vamos.”

 

Al parecer regresamos al castillo justo para la cena. Llegó una llamada antes de que pudiéramos dejar el equipaje de Mi Lady en su habitación. Afortunadamente, todo esto está dentro de la Bolsa Mágica que me confió, así que no hubo ningún problema.

Qué deplorables son los sirvientes de esta casa.

 

Al entrar en el comedor, varias miradas como dagas nos tenían como objetivo.

“Dios mío, Sharon. Nunca pensé que podrías ser tan desvergonzada como para mostrar nuevamente tu rostro en este lugar, después de todo eso.”

Esa voz es de una vieja bruja con cara de pastel… ejem, quiero decir, una dama con una generosa capa de maquillaje. La mujer de cabello rubio está sentada a la cabeza de la mesa.

Que extraño. ¿Por qué está en ese asiento?

“… Mis Gidel, ¿por qué está sentada allí? Ese es el asiento de padre.”

“Mi querido esposo de repente cayó enfermo y está descansando. Qué terrible debe sentirse, tener una chica tan horrible como hija. ¿Sabes? Solo el escuchar que habías vuelto fue suficiente para que se desmayara.”

“YO…”

Mi Lady se muerde los labios y no dice más.

“¡Padre ha sido muy amable! ¡Ha permitido que mamá se haga cargo de los asuntos de la casa, y también le ha permitido tomar su asiento!” Dice Yohanne mientras se sienta al lado de Gidel, sonando como si fueran todos esos fueran sus logros.

“Toma asiento, Sharon. Dejaremos nuestra advertencia para más tarde. El chef ha tenido que hacer tu porción, ya que has regresado demasiado tarde y ya casi se termina el día. Será mejor que le estés agradecida”. Dice Gidel.

“…Lo siento. Mis agradecimientos al chef”. Mi Lady responde en voz baja.

 

Una sirvienta en la habitación guía a Mi Lady al asiento más alejado, a pesar de que debería estar sentada más adelante que Yohanne.

Un extraño resplandor irrita mis sentidos, y me giro para mirarla. Dios mío, ¿no es extraño que Akiru este sentada al lado de Yohanne? Mi Lady también se da cuenta de ella y pregunta.

“Disculpen, quiero saber sobre la señorita Akiru…”

“La señorita Akiru ha acompañado a Yohanne a esta casa como su amiga, y debo decir que es una joven maravillosa. Aah, si solo pudiera tener una hija como ella… Akiru, acostumbrarse a un mundo completamente nuevo debe ser duro para ti. Siéntete libre de pensar en nuestra casa como tu nueva familia, y de mi como tu madre. Dice Gidel, sonriéndole amablemente.

¡Dios mío, Mis Gidel! ¡eso la haría muy feliz!

La señorita Akiru responde con una radiante sonrisa. Yohanne y las sirvientas miran la escena con alegría y satisfacción.

 

“Lady Sharon, su cena está aquí”.

La sirvienta de antes suelta con un ruido el plato con la comida frente a Mi Lady.

Honestamente, llamar a eso “comida” sería una ofensa para los chefs de todo el mundo. El plato está lleno de verduras picadas por gusanos que, en una mirada más cercana, todavía traen los insectos vivos por doquier, así como tierra e incluso pedazos de piedras. Veo a Mia parada detrás de Yohanne, burlándose.

Como esperaba, incluso Mi Lady se quedó en silencio. Gidel la ve y habla, sonando absolutamente encantada.

“Es todo lo que el chef pudo hacer en tan poco tiempo. Come, Sharon. No escucharé ninguno de tus egoísmos.”

“…si.”

Mi Lady susurra mientras toma los cubiertos con su mano.

 

“Mi Lady, por favor absténgase.”

La detengo suavemente antes de que pueda alcanzar la comida, y tomo el plato.

“¿L-Letty?”

“¡¿Quién eres tú?! ¡Nunca he visto una sirvienta tan entrometida como tú! ¡Conoce tu lugar!” Gidel grita. Al parecer, no ha oído hablar de mí a través de Yohanne.

Con el plato en la mano, le sonrío inocentemente.

“Mis disculpas. Soy Fleurety, la sirvienta exclusiva de Lady Sharon. Como no trabajo para la familia de Michel, no estoy obligada a seguir sus órdenes.”

“¡¿Qué-?! Sharon, ¿qué hiciste esta vez?”

“Dios mío, hubiera pensado que una dama de la nobleza sería más graciosa. Ahora, me tomaré la libertad de probar este plato.”

“¡Chica imprudente! ¿Nos estás acusando de envenenar la comida?”

“Solo he dicho que la ‘probaría’, señora, no que ‘vería si esta envenenado’. Parece que las personas en esta mansión comparten la misma discapacidad auditiva”.

 

Tomé prestados los cubiertos de las ágiles manos de Mi Lady. Con un solo bocado, limpie el plato.

Hmm, bastantes crujientes, estas piedras. Aparte del sonido de mi comida, la habitación está absolutamente en silencio. Los rostros de todos están pálidos.

 

“La frescura, los ingredientes, el método de cocción, no son del gusto de Mi Lady”. Me giro hacia ella. “¿Puedo preparar su cena, mi lady?”

Le toma unos minutos comenzar a hablar. “…si.”

“Entonces, por favor disfruta.”

Coloco frente a ella la comida que he preparado de antemano como un seguro.

“Es la favorita de Mi Lady: tortilla de arroz con los huevos más esponjosos posibles”.

Corté la tortilla, liberando un fluido cremoso y dorado que cubrió el arroz con una suave fragancia de mantequilla. Cuando el aroma del arroz con pollo, huevo y mantequilla se extendió por la habitación, escuché a alguien tragar saliva.

“En lugar de la salsa demi-glace[1], hoy el acompañante es salsa de tomate[2] extremadamente dulce que a Mi Lady le gusta tanto.”

Con la salsa de tomate, dibujo un gran corazón en el plato. Hago el mismo símbolo con mis dedos cerca de mi pecho, y miro a Lady Sharon.

“Junto conmigo, mi lady: ¡Vuélvete sabroso, vuélvete sabroso, moe, moe, kyun!”

“Umm, ¿‘vuélvete sabroso, vuélvete sabroso’?”

“Soy afortunada[3]. ¡Estoy agradecida por todo hasta ahora… te llevare a casa conmigo y entonces…!”

“Soy afortunada… espera, ¿qué?”

 

¿Mi? Que extraño. Esto es lo que la jefa de las sirvientas me enseñó, me dijo que es lo que una sirvienta debía hacer cunado sirve una tortilla de arroz. ¿He cometido un error en alguna parte?

 

“Abre, mi lady. Aaaa…”

“¿Eh? … aaaa…?”

Mi Lady reflexivamente sigue mi ejemplo, su cerebro aún no se ha reiniciado y le doy de comer con una cuchara la tortilla de arroz. Lo mastica como un pajarillo que se alimenta con su primera comida.

“¡Delicioso…!”

“Me alegro, mi lady.”

 

Mientras continúo mi feliz momento alimentando a Mi Lady, la señorita Akiru fue la primera en recuperar sus sentidos. Me pregunta.

“… Kamishiro … ¿qué es eso?”

“Este maravilloso plato ha sido elaborado con carne y huevos de aves del paraíso, así como con tomates que he cosechado del bosque de los espíritus.”

“¿¡Letty?! ¡Usaste ingredientes de monstruos de nuevo!” Mi Lady dice, sonando muy escandalizada.

“Son ingredientes de los que estoy segura de que Mi Lady no se opondrá. Además, todas las comidas de Mi Lady hasta ahora siempre las he hecho con algún tipo de ingredientes de monstruos.”

“¡¿Qué?!”

 

“¡¿Carne de monstruos?! Es casi veneno, ¿¡no?!”

Al escuchar la palabra “monstruo”, Yohanne inmediatamente se levanta y grita. Me río y saco un diario de aspecto antiguo.

“De hecho, no es así. Un elfo invocado hace varios siglos dejo atrás este diario, que desde entonces se ha almacenado en la biblioteca de la academia.”

 

Los humanos, o los seres vivos en general, se vuelven más poderosos al absorber maná.

El consumo excesivo de maná causa que la flora y la fauna, formas de vida que carecen de fuerza de voluntad, sean “monstruizadas”. Sin embargo, el cuerpo humano encuentra a la carne de monstruo que es rica en maná, algo con un abrumador sabor y responde con malestar gástrico como una forma de evitar absorber demasiado maná.

Pero ese elfo investigo el fenómeno y escribió lo siguiente.

Si el sabor y la densidad del maná dentro de los ingredientes de los monstruos pueden reducirse a un nivel que el paladar humano pueda encontrar agradable, y si una persona continúa consumiendo dichos ingredientes, con el tiempo, su cuerpo adquirirá lentamente las características físicas de los elfos.

Al parecer los esfuerzos de ese elfo habían sido para ayudar a su Socio a vivir más tiempo.

 

“Los resultados de la investigación condujeron al éxito en la eliminación del maná de ciertos ingredientes en los monstruos, que es el origen de varias delicias que conocemos hoy. Sin embargo, la comida sigue siendo cara y el sabor sigue siendo bastante difícil de disfrutar.”

“Pero, ¿qué pasa con esto…?”

Mi Lady dice, mirando la tortilla de arroz que hice y que ha probado.

“En efecto. He logrado mejorar el sabor. Lady Sharon, espero que se prepare para envejecer bastante lento, así como para vivir relativamente más tiempo en comparación a la mayoría de las personas.”

“¡¿EEEEeeeeh?!”

Mi Lady comienza a tocar sus mejillas completamente sorprendida. Recientemente, su piel ha comenzado a ser tan suave y llena de vida como la de un bebé.

 

“¡T-Tú, sirvienta! ¡Sírveme ese plato ahora!”

Gidel escupe con los ojos inyectados en sangre. Y no solo ella, las sirvientas que tienen más de cierta edad también están mirando aquí con ojos llenos codicia.

Mientras pellizco mi larga falda, me inclino en una elegante reverencia y le doy una radiante sonrisa.

 

“Mis más sinceras disculpas. Trabajo solo para Lady Sharon y solo para ella.”

 

Notas:

[1] Salsa Francesa Aquí para mas info.

[2] Kétchup pero igual lo traduje.

[3] I’m a lucky man. Seria “soy un hombre con suerte” pero como son chicas y como Tina fue la que le enseño esto a Letty y como sabemos Tina es lesbiana y se quiere cog*r a su maestra pues lo cambie.

 

Demon Maid 13

13 – Regreso a casa

 

Akiru nació en una familia que ha estado administrando una cervecería por generaciones. Su sake era famoso como una especialidad local, por lo que Akiru no había necesitado nada mientras crecía. Ella también sabía eso.

Luego su vida dio un giro una vez que ingresó a la escuela secundaria.

Su anterior educación había sido en una escuela primaria privada de una gran ciudad. Había pasado su tiempo lo más despreocupada posible, jugando con amigos de familias acomodadas y tomando lecciones de arte. Había pensado que su vida continuaría así, que pasaría de la escuela secundaria a la preparatoria para después ingresar a una universidad afiliada, pero su abuelo, el presidente de la compañía de su familia en un momento, había decidido que debía regresar a su ciudad natal para su educación.

Si bien era solo un viaje en automóvil de treinta minutos desde la ciudad hasta su pueblo, el lugar bien estaba en medio de la nada. No había cafeterías famosas cercanas, ni centros comerciales que pudiera visitar en el camino de regreso a casa con sus amigas. Además, la escuela secundaria pública a la que asistiría ni siquiera tenía suficientes estudiantes para completar una sola clase para cada uno de sus años. Viniendo de una academia que esperaba la adecuada apariencia para sus estudiantes, fue un shock total para Akiru.

 

Aún así, no significaba que todo fuera terrible.

La clase solo tenía diecisiete estudiantes, sin embargo, muchos de ellos eran gente apuesta que casi parecía que habían sido tallados a mano.

Y en su particular interés estaban Sei y Hao, dos estudiantes varones que parecían más que lo suficientemente atractivos como para ser modelos. La primera vez que los vio, incluso su propio corazón comenzó a acelerarse a pesar de que ella misma era atractiva.

No era un amor romántico. Era el tipo de amor que un fan tenía por su Idol. De todos modos, no cambió el hecho de que Akiru, bien podría haber encontrado un oasis en medio de un desierto.

Con las habilidades sociales que había adquirido en sus primeros años de vida entre los adinerados, se vistió sin problemas con la ropa de una inofensiva oveja y se mezcló con la clase como si siempre hubiera pertenecido a ella.

Sei era del tipo llamado “estudiante de honor”, el tipo que Akiru había visto a menudo en su escuela primaria privada, pero Hao, un chico deportivo y enérgico, era algo exótico para ella. Ella comenzó a actuar como una elegante princesa para tratar de atraer su atención. Había estado segura, había estado convencida de que ningún chico siendo campesino podía resistirse a una dama como ella.

Sin embargo, el plan de Akiru había fracasado solo por una chica en particular.

 

Era una chica mitad japonesa que era consciente de su altura, de sus ojos inusualmente de color, de todas las cosas que la hacían diferente de los demás, por lo que siempre bajaba la cabeza, ocultaba sus ojos y no hablaba con nadie más en la clase.

Y luego, los dos idol’s masculinos de la clase comenzaron a prestarle atención.

Quizás no se habían interesado en ella de manera romántica; tal vez solo estaban siendo amables. Aun así, forzó a Akiru a ir por el camino equivocado. Odiaba que la hayan ignorado a favor de esa otra chica.

Entonces comenzó unos sutiles arreglos para incitar a las tres brabuconas que también compartían el mismo disgusto. Ella empujó sus pensamientos y las guio para que se ensuciaran las manos con los sucios actos, mientras que las suyas se mantuvieron limpias.

Ella no lo había hecho por ninguna gran razón.

Si había algo de que hablar, entonces tal vez simplemente había querido una salida para su estrés, para todas las frustraciones que había estado soportando desde que llegó a esa ciudad.

 

El nuevo status quo continuó durante más de un año. Entonces, un día, toda la clase, incluida Akiru, fueron invocados a otro mundo.

Mientras que algunos de los chicos más delirantes estaban entusiasmados, pensando que era una “Invocación de Héroes”, Akiru se dio cuenta de inmediato de qué era el mundo a su alrededor.

 

Era el mundo del juego otome en línea: Light, Darkness and Love Online 2 – The Millefeuille of Love.

El nombre del reino, los nombres de las personas, la situación, todos eran extremadamente parecidos a los del juego.

 

El padre de Akiru pensó que su hija era desafortunada cuando la obligaron a ir a una escuela secundaria pública, por lo que la malcrió. Él le dio todo lo que ella quería. Entre eso, ella encontró este juego.

Cuando le preguntó, su padre había dicho que nunca recordaba haber comprado el juego. Sin embargo, pronto se le olvido.

En el juego, además de la heroína principal, los personajes jugables también incluían a los estudiantes de secundaria que habían sido invocados desde la Tierra. Creyendo que este era realmente el mundo de Light, Darkness and Love Online 2 – The Millefeuille of Love, Akiru estaba encantada.

Especialmente cuando pensó que había una posibilidad de que pudiera conocer a cierto personaje de “captura” del juego.

 

Yohanne de Michel, catorce años. Hijo de un marqués. Un estudiante de cuarto año en la academia de magia. Hermano de una madre diferente de Sharon, una de las villanas, así como el personaje para llenar el lugar del “niño, pequeño y lindo”(shota) del grupo del juego.

Yohanne nació de una unión de amor verdadero entre el marqués y una mujer de la familia de un conde. Temiendo que el niño pudiera ser dañado por la esposa legal del marqués y Sharon, el marqués lo había escondido.

Creció con su madre contándole sobre su hermana, Sharon, de su conducta impropia como noble. Y una vez que escuchó que esa misma hermana era ahora una candidata a prometida del príncipe Joel, se sintió preocupado.

El personaje jugador le prestaría atención y escucharía sus preocupaciones, así como sus deseos de evitar que su hermana cometa más fechorías. Su madre les daría la evidencia, y al sacar a la luz los crímenes de Sharon, cumplirían la condición de tener a Yohanne como novio.

Yohanne era el personaje favorito absoluto de Akiru. Una y otra vez, ella ganó contra sus rivales en el juego en línea para capturar su corazón.

Quizás su interés en Hao no había sido más que una forma de vivir su fantasía en la vida real. Ella vio al Yohanne inocente en él, y quería tener para sí misma la traviesa sonrisa que Yohanne hacía cuando estaba solo con el personaje del jugador.

 

Estaba segura de que algunos de sus compañeros de clase también estaban al tanto del juego. Incluso existía la posibilidad de que la heroína principal, la hija del vizconde, se convirtiera en su enemigo.

Entonces Akiru tuvo cuidado. No era tan tonta como para revelar lo que sabía. Al final, su meticuloso plan para ganarse el afecto de Yohanne tuvo éxito: había sido invitada a conocer a su familia.

Y aun así…

 

“… ¿Va a interponerte en mi camino otra vez?”

 

***

 

Qué hermoso día el de hoy. Sol cálido, frío viento e incluso un poco de escalofriante malicia en la distancia. Que agradable.

Saludos a todos. Soy yo, Fleurety, la eterna guardiana de los benditos pechos de Mi Lady.

 

“Mi Lady, hay varias cartas dirigidas a usted en el buzón del dormitorio.”

Fue mientras Mi Lady estaba tomando unos felices bocaditos de su merienda (kouign-amann y una taza de té con leche extra dulce) que le llevé esa noticia.

“… ¿eh?” Ella parpadeo sus ojos como un pequeñito cervatillo sorprendido.

Si bien la importante correspondencia entre los nobles normalmente se entrega directamente al receptor, incluso los estudiantes nobles tienen que seguir las reglas mientras vivan en el dormitorio.

Siempre es impresionante ver que Mi Lady continua siendo la “Reina de los Solitarios” sin ninguna oposición cada vez que reviso su buzón. Todavía se ve nuevo incluso ahora, ya que incluso su familia no le escribe.

 

“Letty… sé que acabas de tener otro pensamiento poco halagador.”

“Estaba pensando que sus brazos en estos días se han vuelto algo gordos, mi lady.”

“¡E-Eso es porque me das de comer cosas dulces todo el tiempo!”

Mi Lady dice eso, sin embargo, todavía sigue masticando el dulce como un pequeño hámster. Muy linda.

“No te preocupes, mi lady, es nutrición necesaria. Todavía eres perfectamente delgada”. Respondo, sonriéndole dulcemente.

“Umm, sí, ¡por supuesto que sí!”

Mi Lady irradia alivio. Luego toma otro sorbo de la taza de té con leche que tiene tanta azúcar que el líquido ahora es casi mermelada.

Yo no bebo esas cosas. Podría engordar.[1]

“Muy bien, Letty, dame un resumen.”

“Entonces comenzaré con lo gordo que es su brazo derecho”

“¡Estoy hablando de las cartas!”

Tendré que checarlos más tarde en el baño.

 

Aparte de eso, la razón por la que una solitaria como Mi Lady recibió tantas cartas es por la revelación de su verdadera belleza de ayer. Como resultado, ha habido una avalancha de invitaciones de delirantes payasos que piensan que tienen una oportunidad con Mi Lady.

 

“Veamos… entonces creo que la más importante de ellas es la invitación de su alteza Joel a una comida.”

“¿Su alteza…?”

Los ojos de Mi Lady se abren con sorpresa. Parece que lo que sea que el príncipe trató de decir ayer, no fue simplemente un momento de fantasía.

Un desgraciado, lo es. No solía prestarle atención a Mi Lady Sharon, a pesar de que se suponía que era una de sus prometidas. Y ahora que ella se ha vuelto un poco más bonita, muestra sus verdaderos colores.

“De todos modos, no es una invitación que Mi Lady pueda ignorar. Arreglaré su horario.”

“Muy bien. ¿Algo más importante?”

Ordeno las cartas. Chiflados y Canallas… Investigaré estos nombres más tarde… Dios mío, ¿qué es esto?

“Hay una invitación a una fiesta de té de una joven Lady de un vizconde. ¿La conoces, mi lady?”

La invitación es de Lady Clarice, una de las personas en mi grupo en clase. Parece que también estoy invitada.

“… realmente no hemos hablado, pero tampoco recuerdo que ella haya sido grosera conmigo. ¿Por qué envió una invitación?”

“Entonces, ¿propondré que Mi Lady acepte, con la condición de que también se me permita asistir?”

“Sí, está bien… gracias.”

Mi Lady parece estar aliviada de que esté con ella. Veo sus manos inquietas en aparente timidez.

 

“Bueno, entonces, lo siguiente es…”

Llego a una carta en particular. En el momento en que la veo, giro mi cuerpo en un perfecto semicírculo y lanzo la carta con todas mis fuerzas, enviándola a la basura en un rincón de la habitación.

“No hay nada más notable, mi lady.”

“¡No, no, espera! ¡Vi eso! Esa es una carta de mi familia, ¿no?”

Tsk. Entonces se dio cuenta.

De mala gana, muy de mala gana, recojo la carta que tiene la insignia de la familia del Marque De Michel, la pellizco con las puntas de dos de mis dedos y la sostengo lo más lejos posible de mí, y se la doy a Mi Lady. Ella sonríe irónicamente.[2]

“Entiendo cómo te sientes, de verdad. Pero contrólate un poco.”

“Mis más sinceras disculpas.”

Qué error. Como sirvienta de Mi Lady, he cometido un grave error.

Me inclino con un sincero remordimiento. Mi Lady me acaricia suavemente la cabeza y abre el sobre.

Al mirar el contenido, su estado de ánimo se arruina visiblemente. Mira, es por eso que no quería que lo vieras…

 

Las alimañas que la han estado ignorando durante años ahora de repente enviaron una carta.

Un poco más de cuatro años, para ser precisos, cuando Mi Lady ingresó a esta academia de magia cuando tenía diez años. En todo ese tiempo, ella solo regresó a casa dos veces. Comprensible: si bien esta academia no es exactamente el mejor entorno, sigue siendo mucho más agradable que el contenedor de composta[3] que se hace llamar su hogar.

Ni siquiera le dieron el apoyo que debería tener, mucho menos una carta. ¿Qué quieren ahora?

 

“¿Qué decía el contenido, mi lady?”

Normalmente esa no sería una pregunta que una simple sirvienta debería hacer, pero esta es una excepción.

“… me dijeron que habían oído hablar de mis “fechorías” de Yohanne, y quieren que regrese de inmediato para explicarme.”

“¿Ese hermano menor otra vez?”

¿Y supongo que las “fechorías” es el que me convertiría en la Socia de mi lady? Que pequeño ***** tienen.

“Es bueno que la invitación de su alteza Joel haya llegado al mismo tiempo. Rechacémoslos, mi lady.”

“… No, Letty. No puedo huir para siempre. Además, podrían aparecer algunos rumores desagradables si sigo ignorándolos.”

Mi Lady suena como si estuviera hablando por experiencia.

“Entiendo. Sin embargo, puedo decir que no lo hace menos inconveniente.”

Al escuchar mi franco comentario, Mi Lady resopla.

“Pero esta también puede ser una buena oportunidad. Yo… mmm… te tengo conmigo ahora…”

Ella dice, sonriendo tímidamente. ¡Linda! ¡Demasiado Linda!

“Mi Ladi…”

Superada por la emoción, instantáneamente me arrodillo frente a ella y pronuncio mis votos una vez más.

“¡Yo, Fleurety, juro solemnemente que con mi Dynamite Punch, los ríos se cubrirán de rojo con la sangre de todos aquellos que deseen dañar a Mi Lady!”

“¡Nunca pedí eso!”

 

* *

 

A la mañana siguiente, después de haber enviado nuestra notificación de ausentes a la academia, nos fuimos a la casa de Mi Lady.

“Nunca pensé que esa estricta Jefa de los Dormitorios nos prestaría su carruaje personal…”

“Estaba muy contenta de ayudarnos, mi lady.”

 

La jefa del dormitorio es una mujer soltera de unos cuarenta años y es muy dura con las chicas del dormitorio, pero estoy segura de que es una mujer amable en el fondo. Estaba murmurando sobre Mi Lady en voz baja cuando escuchó por primera vez que estaríamos ausentes, pero una vez que notó mi amable mirada, palideció y terminó de hacer todas nuestras formalidades en muy poco tiempo.

Mira, ¿no es una persona muy considerada? Ella debe estar segura, de que no le diré a nadie sobre sus salidas a la ciudad y sus compras de “chicos” para acompañarla.

“Entonces me tomaré la libertad de ser el conductor.”

“¿Puedes manejar carruajes con caballos, Letty?”

El caballo parece extrañamente asustado de mí cuando subimos al carruaje, pero pronto se volvió obediente después de cierta persuasión.

Para llegar al territorio del marqués de Michel, generalmente se tarda un día y medio en un carruaje. Pero ya que salimos temprano en la mañana y a que el caballo ha estado muy entusiasmado, llegamos durante la tarde del mismo día.

Al parecer, la bebida energética hecha de sangre de monstruo que le di en el camino ha funcionado muy bien.

 

“… aquí estamos, Letty.”

“Ya Veo…”

La mansión del marqués de Michel parece menos una mansión y más un pequeño castillo. Cubierta por la luz del sol poniente, la piedra casi parece estar empapada de sangre.

Se ve increíble.

Paro el carruaje frente a la puerta. A pesar de llamarnos aquí, no hay nadie aquí para darnos la bienvenida. Ni siquiera los guardias de la puerta.

“Soy Sharon y he regresado. ¡Abran las puertas!”

Mi Lady grita, su clara voz reverbera en el aire. Al otro lado de la puerta, puedo ver a algunas personas que parecen ser el personal de seguridad jugando a las cartas. Levantan la vista sorprendidos al escuchar su voz… y luego regresan a su juego.

“¡Tú, abre las puertas ahora! Yo soy-”

“Mi Lady, permítame.”

Podemos regresar a casa, pero eso significaría que la determinación de Mi Lady se desperdiciaría. Por eso he decido tomar las cosas en mis propias manos.

“Mi Lady, cada vez que visitamos a alguien, primero debemos tocar.”

“… ¿eh?”

Los ojos de Mi Lady casi se salen cuando me ve sacando mi Orc Killer EX.

 

Orc Killer EX es simplemente mi Orc Killer con su extremo esférico recubierto en un tipo de metal que es tan pesado como el uranio concentrado.

El metal había sido visto como un objeto maldito que lleva a su dueño hacia una gradual e inevitable muerte. Había permanecido en un rincón, y por eso lo conseguí a una fracción del precio original.

Todavía puedo escuchar algunos espantosos gemidos provenientes del arma en mi mano, incluso ahora. El revestimiento se llevó muy bien, si lo digo yo misma.

 

“Hola, y discúlpenme.”

Lo digo, al mismo tiempo, balanceo mi garrote con púas. Las puertas hechas de hierro mágico caen como papel mojado.

El polvo se levanta a nuestro alrededor. Caen las cartas de las manos estupefactas de los guardias de la puerta. Les sonrío y luego me giro hacia Mi Lady, quien me mira con la boca abierta.

“La puerta debió estar bastante vieja. Vamos, mi lady.”

“…sí, sí.”

 

Y es así que regresamos a la casa de Mi Lady sin ningún problema.

 

Notas:

[1] Jajaja esta Kbrona xDxdxd

[2] Solo le faltó taparse la Nariz xD

[3] Bueno no creo que haya alguien que no sepa que es, pero por si hay alguien que no lo sepa les dejo esto http://diarioecologia.com/composta-que-es-y-como-se-hace/

 

Demon Maid 12

12 – Medios-Hermanos

 

Ahora ya ha entrado más la tarde, después de que mi lady, que se ha vuelto aún más hermosa gracias a todo el amor y dedicación que le he dado y que termino de reventar la clase. Ahora está teniendo una reunión con su hermano menor, un miembro de la familia que le ha estado dando la espalda.

¿Puede Lady Sharon mostrar la dignidad de una hermana mayor? Veamos.

 

“Hermana, ha pasado algún tiempo. Te ves diferente.”

“¿En verdad? Yo también me siento aliviada de ver que gozas de buena salud.”

El hermano menor llamado Yohanne parece estar sinceramente sorprendido. Por otro lado, Mi Lady se ve muy arrogante. No es de extrañar que la malinterpreten todo el tiempo, pero eso no la hace menos linda, ni menos encantadora.

Yohanne es un chico con cabello rubio y un rostro que me hace pensar que tarde o temprano será secuestrado por una mujer mayor(shota). No se parece mucho a Mi Lady; como mucho comparte sus ojos violetas, supongo.

De las dos damas de pie detrás de él, la que parece ser su sirvienta personal me está mirando. Bastante irritante. ¿Quieres pelear? ¿Estás segura?

“Sin embargo, esa parte egoísta tuya no ha cambiado en absoluto, hermana, obtener algo así como un socio por tu cuenta. ¿No tienes consideración por su alteza Joel?”

“¡No estoy siendo egoísta! Como estudiante de la academia, es una unión totalmente justificada…”

“¿No eres una candidata a prometida de su alteza, hermana? ¿No pensaste que tal vez deberías esperar hasta que su alteza se decidiera por su propio compañero? Realmente, tengo que preguntarme por qué alguien como tú fue elegida. Deja de traer desgracia a nuestra familia.”

… hmm, ¿dónde puse mi Orc Killer? …

“… Letty”.

Al notar mi indignación, mi lady susurra, su mano tomó la mía.

… aah, tan suave, tan gentil…

Entendido. Si Lady Sharon desea tolerarlo, entonces, como su sirvienta, no me corresponde hacer un movimiento antes que ella.

Al ver la falta de resistencia de Mi Lady, Yohanne comenzó a ponerse arrogante. Me mira y dice.

“¿Y quién es esta sirvienta? ¿La contrataste? Si tienes tanto dinero, ¿por qué no me pagas lo que me debes?”

Involuntariamente, Mi Lady y yo nos miramos. Parece que siendo de un grado diferente, Yohanne no ha escuchado que me he convertido en la sirvienta de Mi Lady.

 

“Umm, Yohanne, ella es…”

“Ah, mis disculpas, Lady Akiru. Asuntos familiares o no, te hice ver una fea escena. ¿Te has aburrido?”

“No… umm…”

La otra chica parada detrás de Yohanne es Akiru, una de las estudiantes de secundaria invocadas de la Tierra. Ella tiene el cabello largo de color negro, y un aire bastante elegante sobre ella. Según mis recuerdos, es de una familia adinerada.

“… Kamishiro. Esto… ¿ha pasado un tiempo, supongo?”

“Vaya, qué extraña casualidad que nos encontremos aquí”.

 

La recuerdo, por supuesto. Recuerdo lo que me hizo.

 

“Oh, ¿ustedes dos se conocen?”

“Umm, sí…”

“La conozco”. Lo digo sin engaños. La señorita Akiru frunció levemente el ceño.

No somos amigas, Akiru. Sabes eso, ¿no?

“Lady Akiru es una de las candidatas a socias de la invocación de este año. Vi que no estaba familiarizada con esta academia, por lo que le ofrecí ser su guía.”

“Sí, y por eso estoy realmente agradecida. Yohanne ha sido muy amable conmigo.”

“Jajaja, ¡es una cuestión de rutina! ¿Cómo puedo dejar que una dama tan noble y encantadora se las arregle sola?”

Ahora se están sonriendo el uno al otro, y cada uno no parece estar nada satisfecho con el otro. ¿Van a comenzar a tener corazones en sus ojos? ¿Incluso… se tomarán de las manos?

Quizás debería preparar unas cortinas rosas.

 

“¡Yohanne! Ella es una candidata a socia, ¿qué crees que estás haciendo? ¿Has olvidado tu lugar?”

Tan versada en sentido común como es ella, no es de extrañar que Mi Lady esté molesta. A pesar de decirle todo eso a su hermana y de ser de un año escolar diferente que no tiene nada que ver con el ritual de los Socios, ese mismo Yohanne ahora está teniendo mucha intimidad con una candidata a Socia. Puedo oler un escándalo acercándose.

“… ¿Puedes callarte, hermana? Solo la estoy ayudando ya que tú no lo haces. Sea quien sea que elegiste para ser tu candidata a socia, estoy seguro de que lo hiciste gritándole como lo hiciste justo ahora conmigo, ¿no? Y cuando todos los candidatos a socios inevitablemente te rechacen, habrá una persona sobrante.”

“¡No, estas equivocado! Letty y yo…”

“Oye, tú sirvienta. Mi hermana te obligó a que la sirvieras, ¿verdad? ¿Quieres que te eche una mano? Ah, sí, como tú y Lady Akiru ya se conocían, puedes ser su sirvienta. Te pagaré el doble de tu salario.”

“¡Y-Yohanne!” Akiru dice, sorprendida por la increíble idiotez de Yohanne.

¿El Doble, dices? Incluso toda tu vida no vale tanto.

 

“Por favor espere un momento, joven maestro Yohanne.”

En ese momento, la sirvienta detrás de Yohanne camina hacia adelante.

Es una mujer de unos veinte años, con el mismo tipo de cabello rubio que Yohanne. He oído que él ha heredado el color de cabello de su madre, y también que cuando la mujer entró en la familia de Mi Lady, muchos de sus familiares fueron contratados. Esta sirvienta podría ser una de ellas.

“No sería prudente tenerla como sirvienta de Lady Akiru de inmediato, ya que ni siquiera sabemos quién es, ni de qué granja la ha sacado Sharon.”

“Entonces, ¿qué sugieres, Mia?”

“Si se me permite proponerle, ella primero debe recibir una educación completa como sirvienta de la casa De Michel. Esta humilde sirvienta, Mia, asumirá la responsabilidad y la pondrá en forma.”

La llamada Mia dice eso, sonriéndome. Ya veo, así es como han estado eliminando a los aliados de Mi Lady.

“Yohanne, ¿¡cómo te atreves?! ¿Qué te da el derecho?”

“¿No me debes dinero, hermana? Mia, ¿cuánto es su deuda?”

Las inmundicias simplemente ignoraron a Mi Lady por completo.

“Sí, joven maestro. Sharon ha pedido prestado unas tres monedas de oro…”

Mia sacó lo que parece un contrato.

“… Perdón, dos monedas de oro y ocho monedas de plata. Mis disculpas. Incluso como sirviente de una familia marqués, equivocarme me habría hecho ridiculizarme. Sin embargo, incluidos los intereses, se requerirá que Sharon reembolse treinta monedas de oro.”

Le puse un saco lleno de monedas de oro en la mano y, al mismo tiempo, le arrebaté el contrato.

“¡Q-qué estás haciendo! ¡Devuélvelo!”

“Entonces, la cantidad exacta está escrita aquí, ya veo. Ya no necesitarás esto.”

Mia extendió su mano con una mueca de aspecto doloroso, aparentemente le duele la muñeca. Destruyamos el contrato, mágico al parecer, lo convierto en polvo en un instante, justo en frente de sus ojos.

“¡Eep!”

Mia aleja frenéticamente su brazo como si estuviera a punto de tocar ácido. Qué grosera. Mi veneno de descomposición está hecho de ingredientes totalmente naturales. No surtirá efecto de inmediato.

Aparte de eso, estoy bastante sorprendida de que un contrato mágico esté involucrado en un acuerdo entre hermanos. Me pregunto cuán degenerado debe ser uno para hacer algo así. Y no solo eso, incluso hay una maldición bastante desagradable en caso de incumplimiento del contrato.

 

“… ¿Q-quién eres?”

Yohanne me mira con sorpresa y recelo.

“Ah, mis saludos sir Yohanne, hermano menor de mi estimada Señora. Soy la Socia de Lady Sharon, y mi nombre es Fleurety.”

Pellizco la larga falda de mi uniforme de sirvienta y realizo una perfecta reverencia, una más elegante que cualquier noble y que aun así no eclipsa la de Mi Lady.

“Qué…” Yohanne se gira para mirar a Akiru con absoluta incredulidad. “¡¿Ella?!”

“…Sí, ella lo es.”

Akiru de mala gana, asiente en voz baja.

 

“¡Letty!”

“Lady Sharon, mis disculpas. No la he consultado antes de usar nuestros fondos.”

“No, no, estás bien. ¿Estás herida?”

Increíble. Mi Lady no titubeo ni un momento mientras corría hacia mí, reviso mi mano después de descomponer el contrato para ver si estaba herida. En lugar del dinero, ella se preocupó por mí.

Casi la abracé allí mismo para después acariciar su cabeza, pero me contuve. Una sirvienta no puede hacerle tal cosa a su maestra.

“Estoy llena de felicidad, mi lady. ¿Puedo divertirme contigo en el baño?”

“¡¿De qué demonios estás hablando?!”

 

“… ¿La Socia de hermana? ¿Cómo puede ser? ¿Cómo puede alguien tan arrogante como tú?… no, esto no está bien. No has traído más que problemas a nuestra casa, ¡es imposible que una Socia te haya elegido a ti! ¡Incluso Karl me ha dicho que tuvieron problemas en la mazmorra! ¡Dijo que no lo aceptaría!”

“De hecho, ¡sir Yohanne! Quizás incluso podría estar usando algún tipo de magia prohibida para controlarla. ¡Siéntete segura, sirvienta, que la haré entrar en razón!”

 

Me pregunto si tanto el amo como sirviente realmente creen eso, o si solo lo están haciendo a propósito… bueno, supongo que para Mia, una mejora en la reputación de Lady Sharon sería bastante inconveniente para ella. No es sorprendente que actúe así.

Doy tranquilamente un paso hacia delante, deteniéndome frente a Mi Lady para protegerla.

“Vaya, qué vergüenza para una sirvienta de una casa marqués”. Le digo.

“Silencio, niña. Voy a-”

“¿Vas a… qué?”

Incapaz de contenerme por más tiempo, le doy a Mia la sonrisa más amplia que tengo, una que solo ella puede ver. Ella se congela.

… mi, mi, qué expresión, Mia. Te hace ver tan… deliciosa…

 

“Hey, es suficiente.”

 

Y justo cuando esto estaba mejorando, fui interrumpida.

“¡Karl!”

“Sir Karl…”

En contraste con la emoción en los brillantes ojos de Yohanne, mi lady susurra su nombre con un rostro conflictivo.

Karl mira a los dos y luego de fruncir el ceño, suspira profundamente.

“¿Y qué es ahora? Una pelea dentro de la escuela no es mejor que una pelea afuera, ustedes dos.”

“¡No hay forma de que hermana pueda tener una Socia! ¡Obviamente la obligo! ¡¿No te oponías a eso también, Karl?!”

“Ella es la Socia de Sharon, una provisional por el momento, y fue la propia Fleurety quien tomó esa decisión. Ya no me opongo a eso.”

Ciertamente, ciertamente.

“Pero, pero… escuché que hermana te incomodo en la mazmorra, solo estaba tratando de ayudarte…”

Karl mira a Mi Lady por un momento (haciendo todo lo posible para que yo no entre en su campo de visión) y se gira hacia Yohanne.

“… y desde cuándo he pedido tu ayuda?” Él dice, su tono no admite resistencia.

“Lo siento, Karl…”

Yohanne bajó la cabeza como un cachorro regañado.

Parece que a Yohanne le gusta mucho Karl. Por lo que puedo ver, considera que Karl es un amigo y un hermano mayor a quien admirar.

Sin embargo, a pesar de que lo regañaron, Yohanne aun así nos mira a Mi Lady y a mí.

“… Todavía no lo aceptaré.”

“¡Sir Yohanne!”

“¡Ah, Yohanne, espera!”

Con una amarga despedida, Yohanne se aleja rápidamente. Mia y Akiru lo siguen apresuradamente… con esta última haciendo un silencioso tsk mientras se va, pensando que nadie se dio cuenta.

Demasiado malo para ella. Yo lo hice.

 

“… sir Karl, me disculpo por mi hermano… así como por lo que pasó el otro día…”

“No, eso ya está en el pasado. No me importa”. Karl dice, pero al mismo tiempo, instintivamente su cadera todavía retrocede, haciéndolo parecer un poco como un camarón. ¿Debo fingir no haberlo visto?

“En ese caso, permíteme despedirme…”

“¡Espera, Sharon, solo un momento!”

Karl dijo en pánico. Mi Lady se giró sorprendida.

“¡S-sí!”

“Umm, lo de aquel momento, umm… lo siento.”

“… Karl …”

… qué ambiente tan extraño. ¿Qué está pensando este tonto, después de todo este tiempo?

Aun así, siendo la sirvienta ejemplar que soy, no puedo interrumpir su conversación. Ah, pero ¿no es este un buen momento para escuchar música?

 

“Ha pasado mucho tiempo desde que podemos hablar así, Sharon…”

“…sí lo ha sido…”

 

Hmm, hmmhmm~

 

“… Esos días fueron agradables. Estábamos yo, mi hermano mayor… y lady Kyria, también…”

“…Si.”

 

Humm, humm, hohhumm~

 

“… He sido un tonto.”

“… ¿eh?”

 

Hmmhohumm~

 

“…Lo siento. Hermano es un idiota, pero yo lo soy aún más.”

“No, Karl… yo también.”

 

Hmmhmmhmm~

 

“… S-Sharon, yo…”

“¿Karl…?”

 

Lalalalaa~

 

“…”

“…”

 

De repente los dos se quedaron callados. Lentamente, con rigidez, giran su cabeza para mirar al techo, sus rostros tienen un tic nervioso.

 

“… Letty …”

“…Qué demonios estás haciendo…”

 

Parece que esa melodía melancólica que tarareé mientras me aferraba al techo no fue de su agrado.

 

Demon Maid 11

Seguimos con Letty. Ya saben errores en comentarios.

11 – Clase

 

La mayor parte de la clase ya está aquí. Todos, desde los estudiantes de la academia hasta los estudiantes de secundaria de la Tierra quienes visten los mismos uniformes, todos miran con asombro a la encantadora chica.

Mi Lady ya lleva belleza en sus genes, después de todo. Simplemente la ayudé a regresar a un estilo de vida más saludable y le di un cambio de imagen.

“Y he aquí, la diosa Sharon ha considerado que era conveniente descender con todo su esplendor y llenar el mundo con su luz”

“No, no, no, ¿qué estás diciendo?”

Mi lady bloquea frenéticamente mi boca con sus pequeñas manos, a pesar de que solo estaba susurrando. Como esperaba de Mi lady, su falta de experiencia en recibir elogios la ha ayudado a desarrollar un talento para sentir todas y cada una de las palabras de elogio. Verdaderamente encomiable, Lady Sharon.

Hola lectores. Soy yo, Fleurety, la sirvienta que nunca puede mantener sus pensamientos sobre su maestra para sí misma.

Demon Maid 10

10 – Contraataque

 

Entre los nobles en su último año escolar en la academia de magia, estaba cierta señorita de una casa vizconde.

Su padre era un mujeriego empedernido, y su madre era una cantante famosa por su belleza en toda la ciudad. Ella nació como una plebeya. Pero después de que nació el segundo príncipe Joel y conocerlo en la academia, se la llevaron lejos de su madre y se unió formalmente a la familia del vizconde con la esperanza de que en el futuro se convirtiera en la esposa favorita del príncipe.

La esposa del vizconde no la aceptó. Y su madre biológica la había vendido por dinero.

Pero a pesar de su vida en ese tipo de hogar, la joven aún se mantenía firme, con la cabeza en alto incluso cuando su familia la trataba con mucha antipatía. Creció hasta convertirse en una chica amable.

Demon Maid Cap. 09

Se termino el Arco 01.

09 – Hermanos

 

N/A: ¡Esto no puede ser! ¡Nuestra Lady no aparece en este capítulo!

 

Andy de Mercia es el líder del escuadrón de caballeros imperiales del Reino Argrey, asignado al segundo príncipe Joel.

En la habitual orden de caballeros, el Caballero Comandante siempre será un alto noble, los líderes de escuadrón eran, por regla general, de posiciones meritocráticas. Solamente menos de la mitad eran nobles; el resto eran personas que subieron a sus posiciones ellos mismos.

Sin embargo, las cosas eran diferentes cuando se trata de los caballeros imperiales del Reino Argrey. Si bien otros reinos podrían no seguir la misma regla, aquí, los elegidos como líderes de escuadrones de caballeros imperiales eran casi siempre de alta nobleza.

Demon Maid Cap. 08

Cuanta maldad….

08 – Simpatía

 

Veamos, un cerdito, dos cerditos, tres pequeñines… bueno, bastantes. Pero son menos de diez.

Estos orcos sostienen garrotes de madera en sus manos y usan armaduras en el pecho, tan crudamente hechas como están y algunos de ellos incluso tienen escudos de madera que se asemejan a grandes tapaderas de ollas. Sin embargo, a pesar de todo ese equipo, todos tienen nada más que unos endebles trapos cubriendo sus mitades inferiores. ¿Por qué?

“¿Mi lady podría saber la razón?” Pregunto, en caso de que sea una debilidad que pueda explotar.

“… ¿eh? Eso es, umm, es porque…”

Tan pálida como había estado su cara al ver a los orcos, ahora se sonroja en un intenso carmesí, como si fuera a llorar en cualquier momento.