Watashi O motte Capitulo 15

Buenas minna, kiel rueda para traer el siguiente capitulo de mi novela original, diablos de no ser por tantos problemas ayer, hubiera publicado esto a primera hora de la mañana (programado), pero bueno, el caso es que todo esta bien y se publicara ahorita.

Oh cierto, voy a colocar el banner de adf y quitare los pops que salen, así que den click cada que entren a la pagina o antes de irse, al menos una vez… si mi cuenta de visitas (por persona) no me falla debería al menos llegar a la meta antes del fin de semana… kamo.

Bueno, no hay nada que anunciar… esperen… se me olvidaba…

Aunque se que sus comentarios son leídos (cada que abro el editor de bloger), y doy respuestas, espero y por favor lo hagan en la pagina de Staff, ya que ahí es más fácil poner las respuestas para todos (en la pagina) y así no repiten las preguntas, algunos sabran a que me refiero…

Ahora sí, es momento de seguir con la novela… que aun no me doy a la idea como ponerle… yay…

Entonces… Matta nee |>w<)/)

Capítulo 15: Festival Bajo la Luz de la
Luna (Segunda Parte)
Luego de una pequeña y extraña
presentación, la familia real de Hoshido dio la bienvenida a Hikari y su
Shikigami ‘Sakura’, en la sala, ya dentro del santuario, disfrutaron de
pequeños aperitivos y te para calmar a los presentes.
“Entonces, una corazonada te trajo a
estos lugares.” (Ryoma)
“Si. No puedo explicarlo con palabras pero
durante nuestro viaje para recorrer estas tierras. Bueno, aun no puedo
recordarlo bien. Lo siento.” (Hikari)
“No, está bien. Siendo una Doncella del
Oráculo es natural que tus acciones sean llevadas por las ‘corazonadas’”
(Kamui)
“Eh, acaso…”
“Si, hubo un tiempo que había una entre
nosotros.” (Kamui)
Levemente la atmosfera se tornó sombría,
pero al otro instante Ryoma tosió para aclarar la garganta.
“Y bien, que lugar es su destino final.”
(Ryoma)
“No se cómo sea llamado o si hay una
ciudad, pero se debe encontrar al norte de la ciudad capital de Hoshido.”
(Hikari)
“Así que al norte, creo que Rinka sabe
bien de esos lugares. Permítanme presentárselas con ella para evitar cualquier
percance.” (Ryoma)
“Oh, no podría, el simple hecho de ya
ser conocidas de su familia es un halago enorme. No quisiera importunarlos con
más cosas. ¿No es así Sakura?” (Hikari)
“…” (Sakura)
Aunque la plática dentro de la sala era
animada, aquella Shikigami no parecía del todo igual, miraba al horizonte
desinteresada de la plática. No paso ni un minuto antes de salir a calmar sus
pensamientos fuera del santuario. Por su parte Hikari solo la miro de reojo,
imaginando que tal vez estaba molesta por la broma de desvanecerla, y más aun
de cambiar su nombre.
“Voy a dar una vuelta, Hikari-sama.”
(Sakura)
“Está bien.” (Hikari)
Con esa pequeña conversación salió del
santuario, tal vez a disfrutar de nuevo del festival bajo las escaleras de este
santuario oculto a la vista humana. Hikari aún se preguntaba cómo es que
entraron de ser así. Si fue casualidad, ciertamente era una posibilidad, pero
la actitud de Sakura en ese momento no dejaba ver que lo fuera.
Con un ligero suspiro desapareció
bajando las escaleras, para Hikari, Sakura estaba muy extraña, desde el momento
que llegaron a este continente había dado señales de un cambio, su actitud era
más animada de lo normal, como si lo que viera fuera por primera vez, lo cual
le intrigo un poco, aun cuando el viaje a esta ciudad fue calmado podía sentir
una ligera ansiedad proviniendo de su compañera, algo que nunca había sucedido
antes.
Y lo que era más, su actitud de hoy era
completamente diferente a como era usualmente. Como si de algún modo, fuera
otra persona. La razón principal de esta sospecha, ella había dejado de lado su
obsesiva sobreprotección, era más anormal que un viaje fuera calmado, ya que
Sakura siempre buscaba pelea cuando conocían a alguien, y nunca había cambiado
antes.
“¿Pasa algo malo, Hikari?” (Ryoma)
“¿Eh?” (Hikar)
Como trayéndola de sus pensamientos,
Ryoma hablo con un tono tranquilo, ciertamente vagar entre sus pensamientos al
ser una invitada no era propio de ella, trato de sacudir su preocupación y
continuar con el intercambio de información. Si todo seguía como esto,
terminaría obteniendo más ayuda de la que creía al llegar a este continente.
Qué
diablos es esto.
Estoy caminando hacia fuera del
santuario, dejando atrás de Hikari-sama, pero el problema… Yo no estoy haciendo
eso.
“Voy a dar una vuelta, Hikari-sama.”
(???)
“Está bien.” (Hikari)
No
está bien, Hikari-sama, esa persona no soy yo…
Mi voz no llega a mis labios, mi cuerpo
no hace lo que quiero, es como si alguien más moviera mi cuerpo mientras yo
solo miro sin poder hacer más.
Antes de darme cuenta, veo como
lentamente mi cuerpo baja las escaleras, y escucho una ligera risa salir de mí,
como es que sucedió esto, no recuerdo estar bajo ningún ataque mental o nunca
fui poseída mientras estuve con Hikari-sama en todo este tiempo.
Eh, estas consciente aun. No me lo
esperaba, pero lo siento, voy a tomar prestado tu cuerpo un rato sino te
molesta.
¿Quién
eres tú?
Nadie que debas saber, o recordar, solo
duerme un rato y disfruta las vacaciones que te ofrezco.
Una voz masculina comenzó a hablar,
tengo una ligera noción de que la he escuchado antes en algún otro lugar.
¿Acaso es él quien me tiene aprisionada en mi propio cuerpo?
Devuélveme
mi cuerpo maldito… sino… yo…
Mientras más me alejo del santuario, más
pesados se ponen mis ojos, entonces, este es mi fin, sin saber quién me
controla, que ser amenaza a Hikari-sama.
Como
si pudiera darme por vencida tan fácilmente…
Luchando contra mi propio cuerpo trato
de liberar estas cadenas invisibles, aun si es por un segundo, solo necesito,
un… momento… por favor… ayúdame…
Hi…
ka… ri…
Con esa última palabra siento mi mente
desvaneciéndose, cayendo en un profundo sueño.
*Y ya se durmió…
“Es molesto cuando la gente trata tan
desesperadamente salir adelante, me hace recordar esas series donde toman
fuerza de quien sabe dónde para derrotar a alguien que excede por mucho sus
poderes…” (*Kiel)
Con este pequeño monologo salgo de lo
que era la barrera protectora de este santuario, regresando al festival que se
llevaba a cabo en las faldas del mismo. Estire un poco ‘mi cuerpo’ mientras
observo los alrededores.
*poyonpoyon…
“¿Eh?” (*Kiel)
Sentí una ligera pesadez al estirar al
cielo los brazos y ese inusual sonido llego a mis oídos. Oh cierto, ahora tengo
pechos…
Ummm, supongo que podría jugar con
ellos, pero no soy un pervertido así que dejemos ese ‘asunto’ para luego. Por
el momento, vemos que podemos hacer para divertirnos durante estas vacaciones.
Sin esperar un segundo más fui a cuantos
puestos pude, después de todo desde que me volví un fantasma no he podido comer
o beber algo decente, por no decir que nada. Gracias a mi nuevo cuerpo
temporal, decidí ir por cada puesto comprando y consumiendo comidas
apetecibles, después de todo, el dinero no es mío… fufuu.
“Hey, onee-chan, ven a jugar con
nosotros.” (???)
Mientras disfrutaba una manzana
acaramelada en un lugar de descanso solo, un grupo de tres idiotas se acercaron
con esa línea tan cliché, con un ligero suspiro continúe saboreando la manzana
ignorando a esos idiotas, después de todo, ya era hora de comenzar mi plan.
“Hey hey, no nos ignores. Vamos a pasar
un rato divertido.” (Idiota #1)
Con uno de los tres ineptos a punto de
acercar sus brazos preparo el inicio del plan, pero como siempre tiene que
pasar, nunca es como uno espera.
“Alto ahí escoria nohriana.” (Takumi)
“““¡¿Ahh?!””” (Idiotas)
Por qué tenía alguien interrumpir mi
gran plan, sacudí la cabeza al ver a una de las personas que deje atrás en el
santuario. Si mal no recuerdo su nombre es Takumi, por cierto, su peinado me
recuerda una piña. Me apiado de él si cree que se ve bien con ese estilo.
“No molestes bichejo, no ves que vamos a
divertimos por aquí.” (Idiota #1)
“Si, si, solo eres una molestia diminuta.”
(Idiota #2)
“Por no decir que apesta tu peinado.”
(Idiota #3)
Bueno, ciertamente estoy de acuerdo con
lo último, pero no sería buena idea insultar a parte de la nobleza de otro
país…
“Malditos…” (Takumi)
Bueno, basta de disfrutar el festival, es
hora de que comience el espectáculo.
“Voy a…” (Takumi)
Antes de que terminara su línea,
lentamente deje el cuerpo de Sakura, claramente me traje su alma conmigo, ya
que podría despertar y eso no sería bueno.
Con una gran y esplendida sonrisa salgo
por su espalda haciendo que de unos ligeros pasos hacia atrás Takumi…
>[Aura de Miedo Habilidad Obtenida]
Hey, ahora cambio también la voz del
mundo, acaso cambia con el continente o es una actualización, debería demandar
al escrr…
En fin, supongo que podría usarla en
este gran momento.
Con Takumi alejado unos pasos uso
Fantasmagoría para literalmente hacer que se los trague la tierra a estos
ineptos ebrios. Que les sirva de lección para su próxima vida. Mientras trataba
de revisar si había algún cambio por matar a esa gente, una flecha de luz
literalmente paso a través de mi cuerpo… ¿espera? ¿No se supone que los ataques
elementales si me dañaban?
Al mirar el origen de la flecha, Takumi
se encontraba empuñando un arco, por cierto, Sakura yace tirada en el suelo
bajo de mí, aunque originalmente quería elevarla conmigo, podría ser sospechoso
ya que esta persona pudo ver de primera mano mi salir, aunque parte fue
cubierto por los ineptos muertos, supongo que de algo sirvieron.
“Maldito monstruo, de donde has salido.
Y más aún asesinar a sangre fría a esos i-inocentes.”
No creo que los consideres así,
vacilando en tu forma de hablar de ellos.
“Simplemente vine a saludar a la
sacerdotisa que ha entrado a mis dominios. No es nada personal con la familia
real de otro continente.” (*Kiel)
“¿Qué, de qué diablos estás hablando?”
(Takumi)
“Podría explicarlo, pero tendría que
matarte, y como he dicho, ‘tú no eres mi objetivo’ ¿Quedo claro, chaval?”
(*Kiel)
Ah, poder hablar como alguien malvado se
siente bien para variar, por desgracia ahora que no tengo el alma de Midas no
puedo saber su nivel, pero si esa flecha no pudo dañarme, supongo que no tiene
oportunidad contra mí.
“¿Cómo si fuera a dejar que te acercaras
a…?” (Takumi)
“Espera un momento, ‘héroe’, no creas
que tienes derecho a elegir…” (*Kiel)
Que bien que mi plan no tiene aberturas,
con esa última línea uso Fantasmagoría sobre los arboles de alrededor para
elevar el cuerpo de Sakura y ponerla en una pose de rehén.
“A menos que quieras que esta inocente persona
y todas las que disfrutan el festival sean ‘Masacradas’, ¿no es así, verdad?”
(*Kiel)
“Maldito cobarde.” (Takumi)
“Dime como quieras, solo tráeme a esa
sacerdotisa y te juro que no hace daño a ningún ciudadano, como mencione antes,
solo vine a saludar. O no fue así.” (*Kiel)
“Tsk…” (Takumi)
Con un ligero chasqueo de lengua Takumi
lanzo una flecha al cielo, supongo que para alarmar a su familia, o un aviso a
los soldados y gente del lugar. Qué mal que no iba a dejar que eso ocurriera.
“[Aura de Miedo] [Fantasmagoría]”
(*Kiel)
Lentamente creo un laberinto a la vista
con el suelo y árboles del lugar, claro el santuario y esta pequeña plaza están
conectados, así que solo es para persuadir sus intentos de ‘matarme’.
Para mi sorpresa [Aura de Miedo] fue más
impresionante de lo que creí y toda la gente en el festival que ni siquiera
podía verme comenzó a correr despavorida como pollos sin cabeza.
*Slash*
Con un sonido de metal cortando madera
pude notar como una silueta en el cielo corto las ramas que aprisionaban a
Sakura, demonios, se me olvido que había bestias voladoras en este mundo.
“Bien hecho Hinoka” (Takumi)
“Así que tu flecha de antes fue para
avisar sobre eso, bien hecho… Takumi.” (*Kiel)
“¿Co-como es que sabes mi nombre?”
(Takumi)
“No solo eso, también el de toda tu
familia, el de la sacerdotisa, incluso los más bajos secretos de esa mujer… no,
‘shikigami’.” (*Kiel)
“¿Acaso tú?” (Takumi)
“Si, es como piensas, acabo de tomar sus
recuerdos, y no solo eso. También tengo su alma.” (*Kiel)
Con cierto orgullo muestro la ligera y
tenue bola de luz blanca que es el alma de sakura, en cierta manera se ve casi
igual a la de midas, pero su color difiere, se supone que los dos eran
shikigami por lo que me dijo sakura y hikari cuando vieron mis habilidades.
“Ahora puedo decir que no necesito ver a
esa sacerdotisa. Si me disculpan…” (*Kiel)
“Alto ahí.” (Ryoma)
*Pztztztzt**Slash*
Cuando me eleve a cierto punto una
silueta rojo claro salto de entre los árboles hacia mí, debo decir que fue
fácil de esquivar, después de todo, un humano no puede volar. Pero si estuviera
completamente fuera de sintonía, eso hubiera sido peligroso.
Con un aterrizaje que retumbo el suelo
un hombre que podría ser la botarga perfecta de una langosta apareció.
“Así que ahora también Ryoma. Uno que
trata de evitar los problemas y mira lo que sucede.” (*Kiel)
“Maldita sabandija. Baja y pelea.”
(Takumi)
“Calma viejo… fufufu…” (*Kiel)
Con una risa burlona incito más a Takumi,
no podría ser más fácil esto, bueno, no es hora de comenzar el espectáculo.
Tengo la ligera idea que Sakura #2 y Hikari están esperando la oportunidad de
algo, pues fácilmente pude ver que ambas eran sacerdotisas. Lo bueno es que
Takumi no ha dado la información de ventaja que tengo, así que solo esperan el
momento correcto. Qué mal que no pienso dejar que eso pase.
“[Sevens Sins: Lujuria]”
Sin dudar un segundo uso mi carta del
triunfo, o más bien primer trampa, usando a fantasmagoría oculto mi cuerpo dentro
de las ramas, eso les dejara acercarse a mí, pero o que encontraran dentro no
seré yo. En el momento de envolverme completamente aparece una persona envuelta
en una capa negra toda destartalada, pero se encuentra sin una pizca de polvo
como si fuera nueva, la persona en sí no muestra su rostro ya que tiene una
capucha como cuando convoque a Envidia pero lleva un látigo a su izquierda y
una cruz dorada a su derecha.
“Así que he sido invocado. Siendo un
asesino de monstruos, tú eres quien pide mis servicios. Que lamentable es mi
destino.” (Lujuria)
“No es hora de hablar mucho, tu orden es
hacerte pasar por mí y derrota a mis enemigos, específicamente dejarlos
inconscientes. No quiero ver a nadie muerto excepto si puedes a Hikari.” (Kiel)
“Aun siendo un monstruo solo pides una
vida usando mi poder. No sé si eres cauteloso o algo peor que un monstruo.”
(Lujuria)
“Me halagas, supongo que eres un caza
vampiros…” (Kiel)
“En efecto, León Belmont es mi nombre.”
(Leon)
“Jeje, así que el pecado de la lujuria
resulto ser el infame primer cazador de vampiros. Debo decir que serás libre
una vez que termines mi pedido. Así que puedes decir que es tu último trabajo
sucio.” (Kiel)
Con esa pequeña charla escucho como las
ramas se rompen poco a poco, dándome cuenta el poco tiempo que me queda antes
de dejarlo en las manos de este hombre. Pero si es cierta la leyenda que esta
frente a mí, esto solo será un paseo en la pradera para él.
“Entonces te lo encargo. León Belmont.
Derrota a mis enemigos sin matarlos, y tráeme la vida de Hikari, la
sacerdotisa.” (Kiel)
“No sé si eres un gran malvado o un gran
miedoso.” (León)
“Ni uno, ni otro… kamo.” (Kiel)
“Entonces es un adiós.” (León)
Con la última defensa de ramas, la
cúpula fue rota y León quedo a la vista de todos, por mi parte me oculte en un
árbol y de ahí me desliza hacia los árboles, alejándome poco a poco entre las
sombras. Aunque podría detectarme Hikari, no creo que tenga tiempo de
preocuparse por mi.
“Así que esa es tu verdadera forma
monstruo.” (Ryoma)
“No tienes a donde escapar.” (Takumi)
Ahora a ver esta pelea como si fuera un
cine, que mal que no poseo ya la habilidad de ocultar. Tendré que verla desde
el suelo si no quiero llamar la atención.
Usando un retoño de árbol tomo asiento
en su alma y observo lo que va a suceder.
“Es hora de comenzar este trabajo.”
(León)
“¡De qué diablos hablas ahora escoria!”
(Takumi)
“Calma Takumi, este individuo es más
fuerte de lo que parece.” (Ryoma)
“Nii-sama aun no llega.” (Hinoka)
“Hinoka, él está resguardando a ellas
dos. No podemos esperar su ayuda hasta que estén listas.” (Ryoma)
Oh, así que planeaban algo desde la
distancia, no me imaginaba algo así, pensé en informarle a León sobre el asunto
pero en un pestañeo fue directo al santuario. No debo decir que solo Takumi no
pudo seguir el paso. Eso te pasa por solo entrenar en el arco joven piña.
Mientras corría entre los árboles como
si no existieran se desplaza a una velocidad que no pudiera considerar humana,
de no ser que me puedo transportar por las raíces de los árboles no pudiera
seguirle. Aunque el esfuerzo de Hinoka y Ryoma es de elogiar. Le siguen desde
el aire, para que no pareciera extraño casualmente levanto unas que otras ramas
como tapadera de que él es yo.
“Ese monstruo puede controlar las
plantas a su alrededor.” (Hinoka)
“No lo creo así, fácilmente creo un
laberinto en plena ciudad, sería más fácil decir que todo lo que toca puede ser
controlado por él.” (Ryoma)
“Pero esa es una locura.” (Hinoka)
“No si tomas en cuenta, que su objetivo
sea esa sacerdotisa. Tal vez nos estemos enfrentando a un avatar de un dragón.”
(Ryoma)
Houhou, esa es una buena platica, tal
vez deba investigar sobre eso cuando llegue a alguna biblioteca o indague entre
ciudadanos.
Mientras deambulo un poco llegan al
Santuario, bueno no estaba tan lejos, pero se tomó el camino entre los árboles,
aun cuando el laberinto era más rápido. Bueno, no diré nada si él no se
molesta.
Al subir al santuario Sakura #2 y Hikari
parecen estar recitando algo, mientras Kamui empuña una espada dorada, extrañamente
tiene un aura violeta despidiendo de ella mientras unos cosas como de
motosierra giran sobre el filo, ciertamente parece una motosierra.
“No se preocupen chicas, yo me ocupare
de él.” (Kamui)
Sin retroceder un paso reafirma su
postura, claramente esto se pondrá bueno.
“Ven aquí monstruo.” (Kamui)
Extrañamente la única ligeramente
desconcertada es Hikari, supongo que sí ha detectado que ese ‘monstruo’ no es
el que ataco al principio. Pero aun así no deja su concentración. Parece que
todo va como deseo.
Supongo que mi presencia aquí es
innecesaria. Aunque sería emocionante ver lo que sucede, puede traer un mal
desenlace si no tengo cuidado.
Al ver como León saca su arma (Látigo)
espero a su primer choque de poder para alejarme sigilosamente, evitando
levantar sospechas a Hikari.
Así que este será mi último campo de
batalla, solo tomar una vida de entre todos, no hay duda que son solo humanos
entre ellos, pero esa persona frente a mí quien protege a mi objetivo, no lo
es.
“Derrota a mis enemigos sin matarlos, y
tráeme la vida de Hikari, la sacerdotisa.” Esas fueron las palabras de quien me
invoco, nunca pensé que sería traído a la vida una segunda vez por un fantasma,
y con solo verlo puedo decir que no es normal. He asesinado tantos monstruos que
es imposible recordar cada uno, y siempre vi a los fantasmas como bichos, sin
embargo, él es diferente, si posee ese poder de traer a alguien como yo a
caminar de nuevo, es sin duda por esa extraña aura que posee.
Si no fuera porque algo me obliga a obedecerlo,
sin falta levantaría mi mano contra él y lo destrozaría, pero dudo que pueda
lograrlo como estoy ahora, aunque tengo mi mata-vampiros conmigo y la cruz
bendita, la inseguridad me inunda frente a él.
Jah, pensar en revelarme contra los que
me dan ordenes es típico de mí, pero si lo que dijo es verdad, este será mi
último trabajo y por fin podre descansar en paz.
Sigo pensando que esa orden fue
demasiado benevolente con ellos, más parece como que aunque me lo ordeno no
quiere ver muerta a esa chica.
Esa espada podría ser poderosa, pero lo
siento chico, estas a años luz de siquiera hacer un rasguño a este cuerpo que
pudo derrotar una vez al señor de los vampiros.
“Groooaaaaaaaaahhhhhhhh-” (León)
Ignorando todas las sandeces que dicen
las personas a mi alrededor libero todo mi poder, está claro que podrán
sobrevivir a él, después de todo sé que son fuertes.
Aunque nunca los he visto o conocido, sé
que este hombre que se asemeja a una langosta es un samurái, la personificación
de poder, orgullo y disciplina en estas tierras. Así que tampoco fui despertado
en mi mundo, que sorpresas me trae esta convocación.
Esquivando sus mandobles puedo decir que
tiene un gran poder y su precisión no está nada mal. Tal vez en diez años o
menos podrá alcanzar a al menos darme un corte. Pero esta noche no será esa
ocasión, ciertamente sus compañeros son fuertes, pero incluso así no están a mi
altura, lo único destacable es su gran trabajo en equipo. Puedo deducir por
ello que han pasado por grandes batallas donde sus vidas pendieron de un hilo.
Pero…
“Es inútil… [Holy Rain]” (León)
Ya que debo evitar esa magia que usan
las sacerdotisas atrás, uso mi poder para que llueva agua bendita, aunque no
debería dañarlos severamente destruirá la concentración de esas dos chicas.
“¡¡¡Sakura…!!!” (Hinoka)
La chica sobre el pegaso puede resistir
bien el ataque, y rápidamente se pone encima de las dos para evitar que sean
desconcertadas, aunque eso también viene bien para mí. Sin dejar una brecha
entre el intercambio de golpes lanzo mi confiable cruz impactando al pegaso
bajo del cuello, no lo matara pero lo dejara inconsciente, nunca pensé en
encontrarme en esta vida con tan bella bestia mágica.
Con la caída del pegaso, interrumpí el
hechizo de esas dos chicas.
Literalmente fue un 3×1, 4 si cuento al
pegaso, pero dejemos las bromas para después.
Ese samurái, y el chico extraño son
buenos, aunque han intentado buscar una brecha sin descanso, aun estando
exhaustos no se dan por vencidos, debo felicitarlos por su perseverancia.
Pero ya es hora de terminar todo, apenas
tomo mi cruz que regresa, la impacto contra el suelo.
“[Holy…]” (León)
Antes de que pueda formular la palabra
comando, una flecha se dirige a gran velocidad a mi ubicación. Que gran
habilidad, pero aún no. No sé si es porque cada vez más me acostumbro a estar
de nuevo usando mi cuerpo, o alguna otra razón. Pero cada segundo que pasa me
siento más fuerte.
Mi orden fue dejarlos inconscientes sin
matarlos y la última parte no fue obligatoria, entonces no hay más necesidad de
restringirme tanto, después de todo esta será una última vez.
Reúno toda la fuerza en mi cruz y la
lanzo al cielo, orando porque mi amada me espere al final, libero todo mi poder
para un hermoso gran final que me lleve a ella.
“[Last Sactuary]” (León)
Siendo engullido con la luz, siento como
todo mi ser es llevado al cielo, esta luz es tan cálida y a la vez tan triste,
por favor espera por mí… Elizabeth.
Así que ya acabo, fue un gran
espectáculo vistoso. Aunque no hizo lo último, fue un gran trabajo, ahora sería
bueno irme de aquí sin levantar sospechas.
“Señor, es esta mascara de su agrado”
(Tendero)
“Sip, disculpe que no tenga dinero pero
con eso está bien verdad.” (Kiel)
“Si, sí. En sí creo que nos ha dado
demasiado ayuda a nosotros para pedirle dinero, en cambio debería usted ser
recompensado.” (Tendero)
“Qué va, con esta ropa y la máscara es
más que suficiente, gracias por todo.” (Kiel)
“Entonces, muchas gracias. Espero volver
a encontrarme con usted.” (Tendero)
Con ligero pasos el viejo tendero se
aleja, puedo decirles que solo les abrí un pasillo para salir y les hice creer
que encontré la salida, un simple truco de dar y recibir. Aunque lo único que
pedí era cosas para ocultarme, también tome una especie de amuleto que segundo
ellos aleja los malos espíritus. Pero más bien resulto ser algo para ayudarme,
pues no me daña y en cambio oculta mi estado como fantasma.
Por cierto, con la batalla de antes he
subido unos cuantos niveles, pensé que matar era la forma de subir, pero si no
recuerdo mal, puedes subir experiencia con solo derrotar gente aun sino la
asesinas. Aunque eso solo era en los juegos de Fire Emblem, donde cada vez
estoy más seguro de estar actualmente. No conozco si ellos son de una nueva
entrega o una antigua, pero debo decir que entonces Hikari es una sacerdotisa
de otro juego.
Hubiera jugado más intensamente si
hubiera sabido que esto ocurriría, bueno, no se puede evitar, después de todo
quien creería que viajaría al mundo de una saga de juegos…
Entonces, ahora que ya todos los civiles
se han alejado, es hora de movernos. Mientras inspeccionaba mis cosas, descubrí
que la gabardina que soltaron los tipos encapuchados cuando me encontré con
Chrom y compañía, también poseen la habilidad ocultar, eso es demasiada suerte.
Bueno, con eso puesto y mi nuevo disfraz
‘humano’ vamos hacia nuestro siguiente destino.
Las montañas nevadas al norte de
Hoshido.

★☆★☆★☆★☆★☆★

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.