Watashi Capitulo 9

Capítulo 9.- Habilidad Única

No sé cuánto me he alejado de los chicos de FE, dado que estoy caminando para que no sospechen que soy un ser no humano, normalmente no me importaría pero no quiero arruinar la historia pasada cuando apenas y tengo conocimientos de esta.

Pero esos tipos encapuchados me rodearon aun cuando no hay razón aparente para ello, tal vez alguno escucho nuestra plática antes de que me marchara, pero sigo sin saber sus razones para cambiar su objetivo.

Bueno, ha pasado un tiempo desde que pelee por lo que podría estar bien practicar, que mejor forma de entrenar que dar algunos golpes.

—Entonces, si es como quieren… Polteirgeist—


Sin apuntar o mover mi mano, solo pensé en usar los árboles aledaños y hacer que su raíces salieran del suelo, causando un temblor en mis alrededores, debido a que podía flotar solo hice que yo no me veía afectado por la sacudida repentina.

Pude notar que subieron a los árboles, lo cual era mi intención, con la habilidad aún activa hice que los árboles encarcelaran a los tipos y sin dejarlos intentar algo.

—Soul Awaken… Soul Strike.—

En vez de lanzar balas o rayos como siempre, concentre el poder en mis dedos y forme una especie de navajas y apuntando a las copas de los arboles las arroje…

Una voz diciendo「Has subido de nivel」resonó en mi cabeza e imagine los gritos de la gente que eran los objetivos de mis ataques, pero estos nunca llegaron, solo veía algo como polvo negro salir de entre las ramas de los árboles.

Solo bastaba suponer que eran como los encapuchados de antes, en efecto, los tipos de antes no dejaron cadáveres y estos no eran la excepción, no sabía que tramaban pero aún había algunos vivos rondando. Tal vez imaginando que no me di cuenta trataron de tomar distancia y buscar un punto ciego.

>[Soul Meteor Habilidad Adquirida]

Umm, conque una nueva habilidad, bueno después de todo no tengo muchas en uso, usando Poltersgeist cubrí los puntos que no atacaría y solo indicando mi objetivo con el dedo probé el nuevo poder.

—Soul Meteor—

Varias bolas cristalinas azules se enrollaron a mi alrededor y antes de que pudiera verlas mejor estas se lanzaron contra el lugar objetivo devastando tanto los arboles como los seres que estuvieron en su camino. Despejando parte del bosque frente a mí.

Al parecer es demasiado fuerte como para usarla en pequeños esbirros. Ahora que presto atención al parecer cuando subo de nivel obtengo alguna habilidad relacionada a lo que use antes de eso… si es ese el caso.

—Sevens Sins… (Siete Pecados)—

Frente a mi apareció una especie de sombra sin forma que parecía ser un ser traído desde más allá de lo imaginado. Este solo se postro ante mí sin decir palabra.

—Así que tú eres uno de los pecados. ¿Dime tu nombre?—

—Antiguo Rey Demonio, Pecado de la Envidia, a sus órdenes.—

—Umm así que un Rey Demonio, bueno, no espero mucho de ti, solo quiero mejorar la habilidad por lo que mata todo ser encapuchado en el área como esos.—

Señale a los que saltaron desde atrás de los árboles, pero antes de que hicieran algo sus cabezas fueron cercenadas a mano limpia por aquel tipo.

Al parecer no se considera una habilidad única solo por nombre, supongo que si sirve como una especie de segundo jugador para momento de vida o muerte.

—Entonces te encargo los que traten de escapar. Cuando termines vuelve aquí inmediatamente.—

—Entendido amo.—

Sin desacelerar se adentró más allá del bosque, lo bueno es que fue al lado opuesto a donde acampaban Chrom y compañía.

—Bueno, solo queda lidiar con estos tontos. Espero y me puedan entretener.—

Tome una de las armas que dejaron caer sus compañeros hechos polvo. Nunca he usado armas pero la práctica hace al maestro, y literalmente soy inmortal frente a estos.

Mientras no use mis habilidades, si mi teoría es correcta, al subir de nivel mejorare mi habilidad única.

Hice que polstergeist se calmara y abrí todas las aberturas para qué pensarán que me había quedado sin magia, con esa ventaja a su ver todos se abalanzaron hacia mi sin dudar un segundo, ahora que los miro más de cerca tienen un aspecto tenebroso como si fueran… umm, momias tal vez. Diría que zombies pero esos movimientos no creo que fueran capaces para esos seres.

Pensé en usar Scan pero si mejoraba alguna otra habilidad todo se iría al garete.

—Jeje, que mal aspecto se cargan.—

Sin dudar deje que las espadas de cada uno intentara atravesar mi cuerpo, y doy gracias que todas eran tan normales que algunos terminaron dañándose unos a otros. No deje que pensarán en ello y trate de usar el arma para cortarlos, pero eran duros, casi como piedras, la espada que tome solo se atascó entre su carne pero no termino el corte.

—Y dicen que la carne podrida es más fácil de picar.—

Dije con sarcasmo antes de alejarme un poco. Había perdido el arma en ese pequeño intercambio pero no era gran cosa, pero antes de algo más una sombra en los cielos descendió frente a mí.

—Listo amo. La limpieza de esos bichos esta hecho.—

—Muchas gracias,—

—Entonces si me disculpa, tengo que retirarme.—

—Eh, espera un momento. A que te refieres con retirarte.—

—El Amo ha hecho uso de su habilidad y se me dio una orden que ya he cumplido. No hay otra razón para permanecer bajo su mandato.—

—Tsk. Entonces solo es para una orden, diablos pensé que sería más flexible que eso. Está bien, te podrás retirar pero antes de eso dame un arma o algo para vencer a estas momias andantes.—

El Rey demonio presento un par de dagas tan pequeñas que la hoja era tan grande y amplia como la palma de mi mano. Y sin que pudiera decir algo más este se desvaneció del mismo modo que apareció.

—En serio esto acabara con esos tipos. Bueno, es de un rey demonio debe ser un arma maldita o algo especial aun siendo de este tamaño.—

Sin pensar más en eso tome las dagas en cada mano y me prepare para pelear.

No sé si era por las armas o por el ya desaparecido rey demonio, pero las restantes momias salieron corriendo en todas direcciones antes de darme cuenta.

—Ah, que molesto.—

Gracias a la vista ganada por Midas aun con todo este alboroto podía saber el camino a tomar para llegar a las momias y cuando ataque a la primera, las dagas hicieron un corte limpio en su piel como si fueran tijeras dividiendo papel, aun cuando tienen una hoja muy pequeña el corte era profundo difiriendo de mi expectativa.

Y antes de darme cuenta me había encargado de los tipos esos esos sin esfuerzo alguno.

—Umu, lo que son buenas armas.—

Dije al mirar de nuevo esas hojas, eran planas y de un metal negro como la noche, no brillaban aun frente a la luz de la luna. Su diseño era ligero por lo que no eran muy llamativas. Pero ahora me enfrentaba al problema de lidiar con como guardarlas, ya que tenerlas agarradas era un reto al ser tangible.

Mientras pensaba que hacer con las dagas, unas extrañas vainas aparecieron en mi espalda con un diseño parecido a las empuñaduras de las dagas. En realidad quería pensar más detenidamente en lo que sucedía pero tras el alboroto provocado por la pelea pude escuchar un bullicio entre el bosque.

—Mejor que digan aquí corrió, que aquí quedo.—

Guarde las dagas, cargue algunas cosas que soltaron al suelo los tipos y me aleje usando Encubierto. Tenía demasiadas dudas sobre todo lo que había sucedido pero este no era momento para quedarme atónito ante la situación. Cuando sentí que no tenía a nadie viendo me eleve a toda velocidad con Vuelo para seguir con mi camino hacia mi verdadero destino.

◆⧫◆


Sin dudar he recorrido una gran cantidad de terreno bajo el manto de la noche. Siento que debería conseguir un mapa cuando vea a un mercader y gracias a mi buena intuición lo que pude recoger fue un pequeño botín bien merecido para mi segunda pelea. Más específicamente conseguí una bolsa mágica, aunque no tiene gran capacidad como me imaginaba, pude cargar dentro las cosas que tome antes.

—Que molesto… fuh—

Continúe mi viaje aéreo llegando a lo que parece ser el límite del continente demoniaco, debido a que la noche aún pesaba en el lugar, el área era un tanto lúgubre, como esos mares donde sabes que un asesinato u homicidio ocurren, pero ignore ese hecho y decidí continuar.

Hay una ciudad en el litoral junto a lo que pensé era la playa, pero es más como un acantilado rumbo al mar. Por lo que puedo ver, parece ser que esta área está a gran altura con respecto al nivel del mar, iba a inspeccionar la zona pero vi varios lugares iluminados por lo que decidí y buscar algo de información sobre los chicos y ver si consigo un mapa del mundo o al menos de los lugares a donde me dirijo.

Con descenso ligero voy a lo que parece ser la entrada a la aldea, tienen barricadas de unos 3 metros de altura con varios puestos de vigilancia a cierta distancia, supongo que una razón ha de tener para traer este sistema de seguridad.

Trato de evitar ser avistado ya que podría malinterpretarse como un ataque enemigo o algo por el estilo. Cuando llegue a escasos metros del suelo use Encubierto para evitar ser visto dado que la visibilidad debería ser buena en este punto. Luego de esconderme momentáneamente pase a caminar como si nada hacia la puerta como si de un viajero común se tratara, aunque es más como mi propia imagen imaginada.

Tras ser visto note una serie de señales entre los centinelas arriba de la barricada. Y tras cierto tiempo alguien salió de la puerta, debido a la luz no podía visualizar con certeza si era hombre o mujer, pero algo era claro, no estaba de buen humor.

—Mira, mira, qué tenemos aquí esta noche.—

Umm, parece que es una mujer, aunque debo decir que su voz es más grave por lo que puede ser una mujer pasando sus 30.

—Que haces aquí chaval, es una noche muy rebuscada para que llegue un chico como tú a este lugar.—

—Simplemente estoy viajando.—

—Jum , es una inusual razón, bueno, entonces muéstrame tus papeles.—

—¿Papeles?—

Eh, hay papeles en este mundo, serán como visa o algo así, no sabía que responder ante esas palabras, pero la mujer solo continuo su plática.

—Ya veo, supongo que debes ser de esas aldeas nómadas, no me suena tu ropa de nada.—

¿Aldeas nómadas? Hay demasiado que quiero preguntar pero sería mejor no decir algo que me haga ser más sospechoso.

—Emm, disculpe onee-san. Pero sabes algo sobre unos chicos…—

Sin titubear trate de cambiar a un tema que más me atraía la atención, información sobre si los chicos han pasado por aquí. La luz se hizo más tenue y pude ver como los centinelas regresaban a sus posiciones mientras la mujer escuchaba mi historia. Podía recordar los nombres y parte del aspecto de los chicos, pero si cambiaron su ropa o equipos sería un tanto difícil.

—Entonces, estás buscando a esos chicos, no te importa contarme los detalles sobre porque razón los buscas.—

—Supongo que es un encargo del jefe de mi aldea, lo siento no tengo más información tampoco.—

En realidad solo mentí pero decir que somos personas que venimos del futuro para evitar un desastre que podría traer el final de este mundo sería demasiado loco.

La chica me llevo a lo que parece ser una caseta de vigilancia donde me pidió que tomara asiento, el lugar está bien iluminado y hay tanto zona de descanso (a mi parecer), como una mesa con varias sillas al ambos lados de la mesa.

Tsk, parece que la señorita va a querer interrogarme. Voy a seguir su juego un rato, pero si veo que algo anda mal me largo de aquí.

—Puedes tomar asiento por favor.—

Solo asentí ante su propuesta y tome el asiento solitario del lado izquierdo, en cambio ella tomo el asiento opuesto. Me ofreció un poco de beber, pero era claro que iba a negarme, dado que ni lo necesito. Con un suspiro de su parte tomo un trago de su bebida, casi como si me indicara que no era nada malo, sin embargo continúe con el rechazo del líquido.

—Entonces no te molesta si puedo hacerte unas preguntas.—

—Depende que clases de preguntas. ¿Hay alguna razón para escucharlas?—

—Supongo que no eres lento. Tenemos reportes de unos tipos encapuchados por la zona, no sabemos sus propósitos pero gracias a ellos nadie ha llegado o salido de la aldea… Así que dime, ¿Cómo es que has llegado desde tu aldea hasta aquí?—

Ah, dado que ese era el problema. Puedo ver que entonces esos tipos no estaban tras los chicos de antes, sino que son un problema para todos, serán extremistas o algo así.

—Volando.—

Sin dudar un segundo dije mi forma de llegar. Quedo atónita unos segundos pero recobro la compostura tras un intento de toser muy forzado. Se me quedo mirando unos segundos como tratando de buscar algo, he de suponer que alas o algo que relacione ‘volar’.

—Si no me cree, podría irme volando de aquí si eso es lo que quiere. En realidad solo vine a este lugar por la razón simple de conseguir información de las personas que antes mencione.—

Eh de decir que no soy la persona más paciente, pero odio que la gente no cree lo que digo cuando soy más sincero que los programas honestos de televisión. Okay, eso es un mal ejemplo, pero creo que entienden mi punto.

—Entonces puedes volar.—

—Sí, digamos que es una habilidad natural para mí.—

Como si disimulara mi ‘humanidad’ di un bostezo lo más natural posible, lo que parece dar buena señal en la mujer que cambio de tema aún sin querer.

—Piensas descansar en alguna posada. Creo que aún hay vacantes en un hostal cercano que atiente una amiga mía.—

Umm, publicidad desde los guardias. Que tan mal ha de estar la economía, bueno puedo decir que haría lo mismo si fuera un conocido mío. Con calma rechazo su oferta ya que como dije era un farol para cambiar el tema.

—Lamento decirle que no tengo dinero. Pero conseguí objetos durante mi viaje, no sé si podría ayudarme a encontrar un lugar para valorarlos.—

—Umu, supuse que sería algo así, pero lo siento, a estas horas los mercaderes han cerrado sus negocios por lo que no hay forma de hacer eso.—

Doy gracias que hablo antes de la posada, fufufu.

Con maestría en mi antiguo trabajo le hice la propuesta de darme asilo en la posada antes mencionada y al día siguiente ayudarme a hacer el cambio de objetos por dinero. Con todo eso arreglado me di por servido.

No era necesaria la posada para empezar, pero si no ponía un beneficio para ella sería imposible que aceptara mis demandas. Con un apretón innecesario de manos dimos por acordado todo.

—Em, que fue eso…—

—No sé, tal vez ya estamos cansados.—

No voy a mentir, esa flama azul era algo que ya conocía, no sé cómo se activa pero había hecho uso de nuevo del Pacto del Alma. Aun cuando me propuse que lo usaría solo en momentos necesarios desconozco los requisitos para activarla.

Fui guiado por la chica hasta el hostal, creo que usare este descanso para revisar mis propios atributos, no quiero acabar como el grandulón de antes. Mientras flotaba entre la cama y el techo me dispuse a tomar nota sobre mis propias habilidades…

◆⧫◆ ◆⧫◆ ◆⧫◆ ◆⧫◆ ◆⧫◆ ◆⧫◆
Y yay…
Espero y hayan disfrutado este capitulo, no tengo mucho que agregar, es programado así que estoy tomando mi tiempo en pseudo edición y también en cualquier desperfecto que pueda incurrir…
Como ya dije con anterioridad, sacare una ver.2 cuando todo este arreglado (o solo editare los capítulos…)
En fin es todo por hoy, nos vemos luego…
Este es un trabajo para fans por un fan, todo aquí es gratis menos el internet TTwTT…
Matta nee |@[email protected])/)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.