Maou Kyoudai Capitulo 5

Capítulo 5 – Gusano de Biblioteca Avaricioso

Las cosas favoritas de los hermanos Demonio.

Los hermanos parecen gustarle todo tipo de cosas blancas.

“¡Todos! ¡Es hora de los bocadillos!”

Cuando es momento de bocadillos, les trae a ellos felicidad.

“¡Esperen ahí! ¡Esperen su turno!”

Sin embargo…

“¿Huh? ¿Quedó uno?”

Entre ellos, hay uno que es la excepción.

“¿Hm?” Hey. ¡Byron! ¡No hay más libros que pueda leer!”

“¡Woah!”

“¡Haz algo!”

“Um…”

Mientras Byron escribía su reporte, un pequeño rey demonio, de cabello rojo claro y largo, atado en una cola de caballo y cuernos que parecían de dragón ancestral se asomaban sobre su cabello e inusualmente que tenía la parte inferior de una serpiente, trajo consigo una pila de libros lo suficiente grande que sorprendió al héroe, tanto por la cantidad como por el peso, haciendo que el escritorio se sacudiera.

“¿No hay en el librero?”

“¡Ya he leído todos esos hace tiempo!”

“No hay remedio.”

“¡Guerre~ro humano!”

Con una alegre voz, y casi con corazones revoloteando a su alrededor, Cicily se acerco a la isla mientras montaba una nube como si de un vehículo se tratara, detrás de ella se podía ver una cantidad considerable de cajas y víveres.

“Aquí están tus suministros~”

“¡Cicily-san!”

Mientras la nube se posiciono sobre cierta parte libre de la isla, se comenzó a desvanecer mientras bajaba y deposito todo su cargamento de forma segura en el lugar.

“Aquí hay ropa y comida para todos… ¿Me pregunto si olvide algo?”

“Gracias por todo.”

“¡Hey!”

Mientras Cicily y Byron hablaban, el joven demonio hablo por tomar la atención de Cicily.

“¿¡No hay libros!?”

“¿Libros?”

“Discúlpale. Él es un ratón de biblioteca…”

“¡Oh! Si ese es el caso, entonces tengo una cosa muy buena~”

Este joven rey demonio, un poco arrogante y nada de modales era el Rey Demonio Órganos, Demir…

“¿Qué? No actúes tan importante y dilo de una vez.”

“¡Hey! ¡Demir!”

“Bueno, eso está mal~!”

Con Byron, enojado por su maleducada manera de hablar y Cicily pensando en como decirle que estaba mal, ella continuo.

“¡Cuando un humano tiene algo que solicitar, no lo pide impropiamente! Como, por ejemplo.

『¡Te lo imploro Cicily-sama, la más linda y más asombrosa ángel en el mundo!』

Dicen algo como eso~”

“Q…¿¡Qué!?”

“………”

Byron se acerco a Cicily que en lugar de enseñarle algo bueno al niño, fue más perjudicial de lo que esperaba, claro, los estándares de los ángeles no eran los mismos que los humanos.

“Di-discúlpame. ¿Pero podrías prestarnos unos libros?”

“Oh~ Esa fue buena~ Solo espera un momento… ¡Aquí! La llave de la biblioteca~!”

Cicily, que metió la mano a uno de sus bolsillos, saco una extraña llave de diseño singular, pero dejando de lado eso, era una llave común y corriente, tal vez…

“¡Biblioteca!”

“Donde en el mundo…”

Antes de que Byron pudiera decir algo más, una puerta apareció frente a ellos, o más bien, detrás de la llave, era una puerta doble de unos 3 metros de alto, tenía un hermoso marco que se asemejaba al diseño de la llave y en sus manijas dobles estaba una cadena de oro puro con un cerrojo intrincado en esta, lo cual probablemente era el candado de la llave.

“¿Es para esto!”

““!?””

“¡Woah!”

“¿Estas sorprendido? En nuestro mundo, la llave precede a la puerta.”

Cicily miraba a Byron con una sonrisa traviesa, como si la broma que pensó hubiera salido bien, luego de entregar la llave se subió a su nube y comenzó a alejarse.

“Bueno, ya me voy~ Si hay algo que necesiten, siéntanse libres de contactarme~”

“Muchas gracias.”

“¡Byron! ¡Apúrate y ábrela!”

“Ah… si.”

Con un simple clic, la cadena se desvaneció y la puerta doble se abrió, el espacio era oscuro, pero Demir no le importo y paso a través de la puerta, Byron no tardo en seguirle.

Al pasar la puerta, un cambio excepcional de escenario los esperaba…

“Wow…”

Demir, con sus mejillas sonrojadas, admiraba la cantidad exorbitante de libros frente a él, había tantos estantes repletos de libros sin importar a donde dirigiera su mirada. Byron por su parte se giro para cerrar la puerta, pero esta ya estaba cerrada y de nueva cuenta con sus cadenas.

“¡¡Asombroso!!”

Demir continúo mirando por aquí y por allá, aunque no se alejo mucho de Byron, pero al dar unos cuantos pasos ya estaba lo suficientemente cercas para tomar y leer montones de libros.

“¿Son todos estos los libros? ¡Esto es asombroso!”

“Estoy feliz por ti.”

Demir parecía encantado y solo no podía aguantar las ansias de tomar cualquiera de los libros, mientras Byron solo se rascaba la mejilla y miraba desde su lugar. Pero antes de que Demir pudiera hacer algo varios ‘seres’ se acercaron…

“¿¡Quien llego!? ¡Alguien está ahí!”

“!?”

“¿¡Alguien que no conocemos!? ¡Un humano!”

“Cual… ¿Cuál es tu nombre?”

“¿Qué?”

“¿Acaso tienes permiso! ¿Estás aquí para robar?”

“¡Wah!”

Tres cabras de peluche, caminando a dos patas, se acercaron a Byron, su forma era linda y en lugar de ojos tenían botones cocidos, llevaban una linda capa que también funcionaba de túnica y parecían ser ‘guardianes’ de la biblioteca. Sin esperar a que Byron contestara, las tres cabras lo rodearon, pero un chasquido de dedos llamo la atención de todos.

“Guarden silencio. ¿Ustedes dos, son invitados?”

De entre los libreros una joven chica salió, el diseño de su ropa parecía ser un vestido azul simple hasta un poco más debajo de las rodillas con una capa corta blanca haciendo juego, su cabello era rubio y corto hasta sus hombros, mientras sus ojos eran azules y eran adornados por un par de anteojos de marco de cristal, en su espalda sobresalían un par de alas blancas y una cola ligeramente gruesa con escamas doradas, en la punta había pelaje blanco y esponjoso.

Ella era la Gerente de la Biblioteca Sagrada, Lulughoul.

“¿Hm? ¿Eres el héroe? ¿Por qué estás tú aquí?”

“¿Eh? Quien… ¿es usted?”

Byron se sorprendió al ser reconocido, aunque actualmente trataba con los tres guardianes de peluche, todos colgados de su cuerpo, debido a estar acostumbrado por los pequeños demonios, pudo continuar la conversación.

“¿Cómo sabe sobre mí?”

“¡Es sentido común! No hay nada que yo no sepa.”

Quitándole los peluches guardianes continuo su explicación.

“Mi nombre es Lulughoul. Soy la Gerente de esta Biblioteca Sagrada. Ustedes apúrense y regresen a trabajar, chicos.”

“¡Si!”

Luego de que los peluches se fueran tras recibir sus ordenes regreso a enfocarse en Byron y Demir.

“¿Qué asunto tienes aquí?”

“Nos prestaron la llave, de Cicily-san…”

“Yo quiero que me presten libros.”

“¿Tú eres uno de los más-que-suficiente Reyes Demonios? No me importaría, pero…”

Mirando de reojo los estantes y señalando a Demir, Lulughoul continuo.

“Puedes solamente tomar libros, desde la entrada al décimo quinto librero.”

“!?”

“¡Dentro está el conocimiento y memorias de Dios! ¡Eres demasiado joven para eso!”

“¡Qué! ¡Estas tratándome como un niño!”

“Bueno eres uno.”

Byron trato de calmar a Demir acariciando su cabeza, mientras pensaba que tipo de conocimiento podría no ser apto para que un niño lo viera…

“Podría ser… ¿¡Libros sucios!?”

“¡¡NO ES ESO!! ¡¡Qué es lo que piensas que es el conocimiento de Dios!!”

Demir por su parte parecía ahora más interesado en lo que le habrían prohibido.

“¡Me dijiste que no los viera, ahora estoy interesado! ¡Muéstrame!”

“Te dije que es inútil.”

“Yo… ¡Te lo imploro Lulughoul-sama, la más linda y más asombrosa ángel en el mundo!”

““!!””

¿¡Demir!? ¿¡Estas practicando eso ahora!?

Tanto Lulughoul como Byron quedaron impactados por la escena de Demir, aunque Lulughoul por otro motivo…

De todos los momentos, para volverse serio ahora… ¡Todo es culpa que Cicily-san dijo cosas extrañas!

“Sí… Sí dices tales cosas halagadoras, a… aún es imposible…”

Parece que está cediendo…!

Con rubor en sus mejillas, respiración jadeante y aunque podría ser una alucinación, corazones en los ojos, Lulughoul resistió ceder ante la tentación, probablemente.

“Bueno. Los libros que querías están aquí.”

“Si. Eso es verdad. Ahora bien.”

En un pestañeo, literalmente, una pila de libros que a duras penas podría pasar por la puerta por la que llegaron, se formo como por arte de magia.

“Todos estos libros son los que quiero que me presten. Por ahora…”

“¡Huh! No puedes traer todos esos.”

“Pero… ¡Quiero leer todos ellos!”

“Pero si tienes la llave, ¿puedes venir en cualquier momento?”

“¡PERO!”

Al escuchar esa línea Demir quedo impactado, pero en lugar de enfurecer empezó un berrinche llorando, no porque no le permitieran llevar esos libros, sino por otra razón.

Con lagrimas en sus ojos y su rostro sonrojado dijo en voz pequeña.

“Byron siempre esta ocupado. ¿No sería capaz de traerme aquí tan seguido?”

“Demir…”

Mirando que Demir no era tan egoísta como pensaba, Byron decidió algo en ese momento.

“Demir.”

“…?”

“Tomalá.”

“!? Huh…? ¿Estás dándome la llave a mí?”

“¿La cuidarías por mí?”

“¿E-eso está bien?”

“¡Por supuesto! ¡No la vayas a perder!”

Aunque era una buena acción, supongo que no todo el mundo puede pensar lo mismo…

“Podría ser… ¿Es una molestia cargar la llave?”

“…… Qué perceptivo.”

“¡No es nada como eso!”

【Rey Demonio Órganos, Demir】

El genial quinto hijo.

Ratón de biblioteca.

Ya que a veces pisan sobre su cola, usa una protección de cola puntiaguda para protección.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.