Isekai Mahou Capitulo 24

Capitulo 24: El General Mazoku
—Él golpeo el
suelo como un trueno.
Si él no hubiera aterrizado en el suelo
en sí, entonces podría haber pulverizado lo que sea en su lugar.
Su mano descansaba en el suelo de apoyo,
el Mazoku lentamente se elevo. Él era substancialmente mas largo que otro
Mazoku visto, y era de dos metros de alto.
Sus brazos y piernas eran tan gruesos
como troncos, como una encarnación de violencia en sí. Suimei, un visitante del
otro mundo, fue instintitvamente recordando al Oni de las leyendas Japonesas
como el satys en la mitología Occidental. Él positivmanete irradiaba una densa
aura de amenaza.
El intenso sentimiento de peligro
flotando en el aire lleno el corazón de los humanos con miedo.
Esto era un demonio.

Aunque él era aún en forma humanoide, e
incluso sus ropas eran en forma similar a humanidad, pero las especificaciones
de su cuerpo no podrían ser más diferentes.
“…Ho, parece que he encontrado lo que he
estado buscando.”
Ellos no podían entender a lo que este
Mazoku estaba diciendo. Sus palabras fragmentadas no contenían suficiente
información para hacer suposiciones.
A la repentina aparición de este Mazoku,
y la terrible presión que sentían de él, los aventureros perdieron sus mentes
ante el miedo.
“Q-que… ¡Ese tipo es mucho más fuerte
que los otros!”
“¡Ta-tan poderoso! Los otros incluso ni
se le comparan…”
En un instante, todos perdieron la
calma. Ellos no podían reprocharse por eso. Aunque el Mazoku que había
previamenta aparecido fue suficiente para perturbar su voluntad, pero un
oponente de este nivel los hizo sentirse desfallecer.
Sin embargo
Tch.
Este es un nivel entero diferente del otro Mazoku…
Debido a este nuevo oponente, Suimei,
también, comenzó a sudar. Incluso si él no podía saber actualmente como de
fuerte era el enemigo, pero sin duda se sacudió por la repentina aparición de
tal poderoso enemigo.
Una y otra vez intento calmarse, pero
inesperadamente, fue duro para aun su nerviosismo.
“Insectos… De seguro estuvieron llenos
de confianza justo ahora.”
El Mazoku se mofo, ridiculizando a los
humanos ante él.
Con intenciones no claras, su mirada
cambio entre los humanos juntos como un tigre buscado por su presa.
“… Hmph. Esto es diferente de lo que
escuche. No me diga que la información que recibimos fue falsa…? ¿Solo donde
las cosas van mal?” La voz del Mazoku era notablemente entrando a confusión.
Sin duda, convocando su conciencia de
lado, el Mazoku tomo un respiro profundo.
Y entonces—
“Lo que sea. Lo que tengo que hacer no
ha cambiado. –¡Escuchen, humanos! ¡Mi nombre es Rajas! ¡Soy el confiado con el
ejército del glorioso Maou Nakshatra, un general de los Mazoku! ¡Habiendome
conocido aquí, este es el final del camino para todos ustedes! ¡Obedientemente
aguarden por morir en mis manos!”
Su voz impacto aire y tierra. Los
guardas, ya temblando desde antes, sintieron crecer el miedo.
“H, hii…”
Un chillido temeroso escapo de los
labios de alguien. Los otros sientiendo eso pudieron bien ser lo mismo. La única
palabra que podía describir su situación actual era desesperación.
“…”
En contraste, Lefille, de pie en la
línea delantera de los humanos, simplemente de pie sin moverse ante el Mazoku
conocido como Rajas.
Esto no podía ser. ¿Incluso alguien tal
como ella era incapaz retener la amenaza del Mazoku?
Sus ojos voltearon a esta joven chica
que estaba sirviendo como vanguardia, las miradas de los otros comenzaron a
mostrar distinta inestabilidad.
Justo entonces.
Las emociones de Lefille encendieron.
“¡TÚ BASTARDOOOOO!”
Un grito temblando la tierra que no perdia
ante Rajas. Un rugido lleno con profunda furia, que sacudió el miedo sostenido
de los otros en su corazón. Luz roja brillante una vez más, Lefille ataco.
“¿Oh?”
En el rostro de ese torbellino rojo,
Rajas revelo una sonrisa sin miedo. Él empujo fuera su puño encontrándose con
el ataque de cabeza.
El tajo de Lefille fue, por supuesto,
acompañado por esa luz carmesí, pero su golpe fue incapaz de llegar a la masiva
mano de Rajas. Dos enormes poder coliciono, explotando en una lluvia de
chispas.
Su hoja colosal había sido detenida por
la energía negra rodeando el puño de Rajas, y al final, nunca hizo contacto con
su puño.
Había sido a todo poder, un golpe
decisivo. El Mazoku respondio con una mofa, aunque eso cargaba una pizca de
elogio.
“Nada mal, pequeña.”
“¡Por supuesto! ¿Acaso recuerdas esta
espada?”
“¿Hmm? ¿Tú espada?”
“—Tsk, Rajas. ¡No
me digas que me has olvidado ya!”
A diferencia de lo radiante que había
venido de ella antes, enojo puro ahora fluyo desde ella.
Por
lo que ella ha dicho, parece que ese tipo Rajas ha tenido un corto pasado con
ella
El Mazoku balanceo su brazo, noqueando
de lado la espada.
Lefille aterrizo firmemente sobre el
suelo y reanudo su postura.
El Mazoku fruncio a ella, y entonces
como si repentinamnete notara donde la conocio antes, carcajeo fuertemente.
“—¡Ahahahahaha!
¡Ya veo ahora! ¡Te recuerdo ahora, pequeña! Eres esa sobreviviente de Noshias
de ese momento, ¡¿cierto?!”
“Eh…?”
“Huh…?”
De la boca del Mazoku había venido el
nombre ‘Noshias’. En ese momento, los otros – el equipo de aventureros
incluidos – repentinamente reaccionaron.
Noshias era la nación que fue destruida
por el Mazoku. Así que escapo de ahí. ¿Supongo que es donde ella conocio ese
Mazoku?
Sus emociones en adecuado control de su
persona, Lefille refuto, “… ¡Es correcto! ¡Ahora lo recuerdas!”
“¡Hahaha! Hombre, totalmente pensé que
habías muerto en la naturaleza en algún lado. ¡Pensar que aún estes viva! ¡Todo
el mundo había muerto, después de todo!”
“¡Tú bastardo!”
El Mazoku placenteramente sonríe debido
a Lefille al liberar otro golpe feroz.
Ella completamente se perdió en su
enojo, y perdió todo su sentido de sí. Su hoja fue ahora infuida con una
intensa energía de un grado completamente más allá de lo que había poseído
antes.
Desafortunadamente, el poder del Mazoku
fue un poco igual. El poder corrupto envolvió su puño, que bloqueaba el fiero
ataque de Lefille. Justo entonces, habiendo perdido su calma, la chica mostro
una apertura.
“—¡Tus
movimientos son demasiado repetitivos!”
“Oh—” ella dijo
inconsientmente como su visión se lleno con la vista de ese masivo puño.
La situación fue peor. El puño del
Mazoku, brillo con energía oscura, disparo directamente hacia ella.
Si ella fuera golpeada por eso, incluso
un espíritu como ella podría no emerger sin rasguñoz.
“Tch”
Los otros fueron congelados en sorpresa.
Eso significaba que el único que podría posiblemente voltear las cosas
alrededor era Suimei.
Chasqueando su lengua, Suimei activo una
magia y empujo a la congelada Lefille lejos del puño viniendo.
“Qu—?!”
“Eh—?!”
Ambos quien había sido acorralada
evadiendo el ataque y quien el ataque había justo evitado gritaron en sorpresa.
Justo antes del momento del impacto,
Suimei había entrado. Debido a que su magia había sido tan rápidamente encantada,
no había sido capaz de crear mucha distancia entre ella y rajas.
Eso significa que Lefille estaba aun
bien en el ataque de rango de Rajas.
De acuerdo, él podría solo avanzar y
usar su propio cuerpo para defender contra el ataque viniendo.
“¡Suimei-kun! ¡No puedes! ¡Retrocede!”
“¡¿Un don nadie como tú osa retarme?!”
El impacto creado por el ataque salvaje
de Rajas embistió el cuerpo de Suimei. Suimei resistio la presión como corrió
hacia el Mazoku con la más grande velocidad que fue capaz de mostrar.
Al mismo tiempo, sus ojos nunca dejaron
el puño del oponente. El hombro del Mazoku se movio.
El Mazoku había liberado otro puñetazo,
uno que podría seguramente volverlo pedazos.
¿Puedo
hacer lo que hice la última vez y adecuar la oportunidad para arrojarlo? No,
eso es demasiado peligroso.
Frente a la tremenda
energía emanando de ese puño, incluso el más ligero contacto podría traer
desastrosas consecuencias. SI, eso fue una muy mala idea de hecho.
Suimei salto delante, esquivando el
golpe viniendo, y corrió en el brazo del Mazoku, su velocidad nunca bajo. Por
el momento el brazo había sido extendido completamente, el ya había llegado a
la cima de su cuerpo.
“Fu—”
Suimei libero una patada rompe tierra en
el hombro del Mazoku con la entera cantidad de mana que había sido capaz de
reunir en esos escasos instantes.
Desde sus pies un fuerte sentido de
retroceso vino: había sido un buen golpe. Sin duda, Rajas estaba completamente
ileso.
Todo lo que Suimei había conseguido
había sido forzar a las piernas de Rajas undirse profundo en el suelo.
—Mierda. Incluso
un golpe solido como ese es inútil, huh.
Las espadas de los aventureros había
sido decididamente efectivas contra el Mazoku, pero esto fue todo lo que había
sido capaz de hacer. Que molesto. ¿Fue como algo que había perdido? Usualmente
un ataque como ese podría haber partido a su victima abriendo los hombros hasta
el suelo.
Algo era extraño aquí.
Tal rudo pensamiento corrió a través de
la mente de Suimei incluso con su cuerpo volando a través del aire.
“¡Tu pequeño patán!”
Un rugido acompañado del masivo puño de
Rajas. Incluso si no fue completamente apuntado, sin duda aún tenía suficiente
poder, o más bien, más que suficiente, para matarlo como cinco veces.
¿Lefille tomo directamente contra este
tipo de poder? Eso es un espíritu para ti. Estoy en shock.
“—Via gravitas”
(Ruge gravedad, toma forma.)
Via gravitas. Frente con un ataque
viniendo, él activo magia con una sola frase, forzando a su cuerpo al suelo con
más rapidez. Su visión perimetral atrapao la patada de Rajas viniendo directo
hacia él.
“—?!”
En un pestañeo, Suimei estaba detrás de
él.
Mirando el evite enemigo que había sido
seguramente un ataque de muerte certera, el rostro de Rajas fue lleno con
impacto. Su patada aterrizo un momento después, acompañada de un enorme
quiebre, completamente derribando los árboles en el área impactada por su
ataque.
Deseo
que este tipo pueda controlar su fuerza un poco
,
Suimei suspiro como retrocedio antes que Rajas pudiera voltear.
Colocando algo de distancia entre ellos,
el paso de Suimei se alentó com continuo observando a su oponente, brutal al
extremo.
Aparecio ante sus ojos agudos fue la
retaguardia del Mazoku. Su marco gigantesco fue acompañado por el físico que
era un paso sobre la humanidad, y jactándose de fuerza. Su nivel de mana era un
nivel enteramente diferente de los otros Mazoku y una energía maldita
enegrecida rodeaba este cuerpo.
Ese poder oscuro que fluia desde su
cuerpo no era algo que algún ser viviente podría naturalmente poseer.
Finalmente, Rajas volteao y sus miradas
se encontraron. En el siguiente instante, Suimei había perdido a su oponente,
esquivando al lado.
“Sh—” Rajas murmuro
inconsientemente, habiendo sido engañado por Suimei.
De nuevo, ese brazo masivo vino hacia
él. En ese caso
“—Omissa
vicissim” (Revierte el cielo y la tierra)
“¡¿Qué?!”
Su magia invirtió el espacio en un área
designada. Su objetivo tenía empuajada su cabeza dentro del suelo.
Él, por supuest, no esperaba que esto
inflijiera algún daño, sino era más que intentar ganar unos preciados pocos
segundos.
Para tener el timpo de canto de su
siguiente encantación, eso es.
Salto hacia atrás, él grito, “—Abreq ¡aaa!”
Su encantación fue sin duda
interrumpida.
Eso fue debido a una avalancha de polvo
y piedra viniendo hacia él.
“Una nube de tierra, es…” él murmuro
incoscientemente, su tono indiferente se sacudió ligeramente.
Él sacudió un brazo a la venidera masa.
En un pestañeo, esta masiva mole de
tierra fue partica como el Mar Rojo ante los brazos de Moises.
Inmediatamente después, él vino en
contacto con los restos de ese poder oscuro.
…Es
duro para respirar.
De hecho, maldad era una extramente
aproximada descripción de este poder. Este era un poder auntenticamente
inhumano, su mera presencia era suficiente para causar repulsión instintiva.
Es casi como llamar un poder que era
fuera de este mundo más que efectivo. La magia que había justo intentado era
definitivamente la llave.
Una vez más, los dos enemigos se dan la
cara.
Un lado con sus brazos dentro de sus
bolsillos mientras el otro habiendo sido burlado anteriormente, estaba
sorpresivamente calmado.
Supongo que es un general por sí. Él
sabe como mantener la genialidad.
Limpiando la suciedad de su cuerpo,
Rajas hablo.
“Nada mal para un patán. Aunque eres un
mago, pareces bastante capaz.”
“Gracias.”
“Pero esos golpes flacos no tiene algún—”
“¿Golpes flacos? Desde donde estoy, tú
solo has estado balanceando en el aire vacio. ¿Qué es lo que piensas de eso?”
“Cierra la boca. Viendo que no puedes
herirme del todo, yo no sería tan arrogante si fuera tú.”
Él carcajeo su provocación. Este no era
un oponente que podría dejar abajo la guardia.
Lefille, habiendo regresado a una
postura lista para la batalla, llego a su lado
“¡Suimei-kun! ¡Por favor se cuidadoso!
¡Una vez se ponga serio, el poder de este tipo no es nada como esto!”
“… ¿Estas bromeando? ¿Él aún no esta
siendo serio y ya es como esto? Cielos, tengan piedad…” Suimei murmuro
cabizbajo, no preocupado que sus comentarios fueran malos para la situación.
Más bien, en verdad estaba comenzando a
sentirse deprimido.
Rajas parece que no había incluso sudado
una gota. Escuchando lo que Lefille dijo, fue bastante posible que él no estaba
sacando el 50% de su verdadero poder.
“Si él quisiera, entonces esta área
entera… —!”
“Oi oi, ¿este tipo es tan peligroso?”
“Si, incluso mis cortes con esta espada
no le molestan al menos. No puedes ser descuidado.”
Juzgando por el agarre de la mano blanca
de ella en su espada, parece haber recordado algo particularmente desagradable.
De hecho, ese parecía ser el caso. No hay manera que no tuviera una memoria
como esa.
“Hahaha, exactamente. Eres solo un mago
humano, no es necesario ir a todo contra ti…”
“Ku”
Lefille gruño al repentino embate de
poder. En sus ojos, un rastro de opresión apareció.
Si su enemigo posee un poder de este
grado, entonces no podría dejar solo las cosas a continuar así. Él debería
actuar antes de que las cosas pasen el punto de no retorno.
Y así…
“Archatius over—” (Horno
Mágico, cargado—)
Justo como Suimei comenzó su
encantación, la situación repentinamente cambio.
Rajas, que estaba seguro de su ataque,
en su lugar miro sobre Lefille y carcajeo.
“Kukukuku…”
“¿¡Qué es tan gracioso!?”
“Oh, no es nada. Solo pensé sobre algo
divertido.”
“¿Algo divertido?”
Rajas no se molesto en responder como
tomo hacia el cielo.
Dejando el campo de batalla por ahora.
“Qu—!?”
“¡No lo olvides, piénsalo, chica de
Noshias tu poder no significa ni la más pequeñas cosa ante nosotros. Una vez
reuna a todos mis subordinados en el área, regresare!”
“Subordinados… Eso es…”
“Esto era solo una parte de mis fuerzas.
Solo una pequeña fracción, en verdad. Recuerdas eso” Rajas añadió, como Lefille
pudo brevemente decir. “No te molestes en esperar salvación. Traere un enorme
ejercito conmigo, y mis ordenes fueron ‘Destroza a toda la oposición humana sin
misericordia.’”
Con eso, Rajas volteo y se fue con el
otro sobreviviente Mazoku.
Lefille comenzó a perseguirlo, pero al
comenzar a correr—
“¡E-espera!”
“¡Lefille!”
“—!”
Suimei agarro su hombro. Sus acciones no
tenían significado.
Ella lo miro como preguntado porque él
estaba deteniéndole. Él sacudió su cabeza. Al parecer entendio, ella finalmente
parece regresar el control a si misma.
“¿Estas bien?” Suimei pregunto con
conciencia.
“Si, lo siento… Perdi los estribos” ella
respondio lamentándose.
Con las cosas calmadas en la partida de
la ola Mazoku, Suimei cambio a la tarea que había sido asignado.
Curación. Mientras había otros magos
capaces de magia restaurativa, su conocimiento de esta era solo a la par con
Suimei. Añadiendo en el conocimiento de magia curativa que trajo de su propio
mundo, sus habildiades los sobrepasaban.
“Fiu. Con esto, esta hecho.” Él suspiro,
habiendo terminado con la última persona que había necesitado curar.
Debido a que curar no era su
especialidad, aún había lugares donde debía improvisar, pero su auto-evaluación
de su habilidad de curación era aún más alta.
El guardia había balanceado su brazo
recién curado en prueba como agradeciéndole, “Lo siento sobre esto, Mago
onii-san.”
“No del todo, es por lo que estoy aquí,
después de todo.”
A esta respuesta, el guardia carcajeo
felizmente.
“Aún así, eres bastante asombroso. Esa
magia que usaste ahora para sanar mi herida sin incluso dejar una cicatriz, e
incluso puedo usar mi brazo justo ahora. Nunca he visto una técnica de curación
tan perfecta.”
“¿No es común ser capaz de mover la
parte afectada después de curar?”
“Eso, huh. Bien, con pequeñas heridas,
seguro, pero no con las grandes. Eso es sentido común, ¿cierto?”
“Huh.”
Eso fue inesperado.
Por lo que él dijo, Suimei supuso que la
restricción era debido al hecho que los magos solo curaban lo que ellos podían
ver. Aunque la herida visible era curada, eso sin duda no significaba sanar
completamente.
“¿Eso no es como estas haciendo?”
“Podrías decir eso.”
Suimei dio una respuesta ambigua.
Cuando vino al asunto, más investigación
era peligrosa.
En una diferente nota.
“Soy solo yo, ¿o se ha puesto en verdad
ruidoso por ahí?”
Unos pocos mercantes y guardias estabán
reunidos y estaban haciendo un relajo.
“…Si. ¿Tal vez es sobre dejar? ¿Debería
ser eso?” el guardia supuso sin pensar.
Por lo que Rajas había dicho, sus
soldados Mazoku ya habían comenzado a reunirse. Este no era momento para tomar
su tiempo, ellos necesitaban irse.
Este relajo a pesar, ¿Qué lo estaba
causando?
“Bueno, la curación ya ha terminado,
¿así que porque no echas un ojo?”
“Seguro.”
Dando la espalda al guardia, Suimei se
dirijio en la dirección de la gente.
Como llego, noto la tensión en la
atmosfera.
¿Qué fue la causa de esto? Esta pregunta
plagaba sus pensamientos, él continuo observando la situación, tomando nota del
hecho que los guardias y mercantes parecen haber rodeado a alguien.
La que era rodeada no era ni una otra
que quien había mostrado el mejor coraje en la pelea hasta justo ahora –
Lefille.
Tipicamente hablando, uno que había
heroicamente y solitariamente dominado a los Mazoku com ella debería ser
tratada con gran respeto, pero el humor dominante de la multitud era de
nerviosismo e inestabilidad. La escena era simplemente algo que no era para
felicitar en su naturaleza.
[Kiel: desde aquí la tradución me
molesto, por lo que leerán en adelante…]
Rodeada por ellos, Lefille abrió su boca
para hablar, intentando despejar la atmosfera.
“… ¿Por qué me piden que venga aquí? Hay
otras cosas que deberían tomar preferencia, ¿no?” Lefille pregunto con mirada
aguda a los rostros de aquellos que la encirculaban.
Un aventurero dio un paso al frente.
“¿Y qué debería ser eso?”
“Para moverse a algún lugar seguro,
obviamente. Si nos quedamos aquí, hay una gran oportunidad que el Mazoku ataque
de nuevo.”
“Ataque de nuevo…”
A su respuesta, Lefille repitió su sugerencia,
más forzadamente esta vez.
“¿Qué? ¿Hay algo que quieras decir? Si
es así, solo dilo —”
“Si, lo hare. El Mazoku nos ataco debido
a ti, ¿no es así? Eres una sobreviviente de Noshias, ¿correcto?”
“—!”
“… Qué quieres decir ‘¿solo dilo ya?’
Deja de hacerte la tonta. ¡Esto es toda tu culpa! ¡Es toda tu culpa que
fueramos atacados, eso fue el objetivo de los Mazoku!” los aventureros
replicaban.
Esas duras palabras dejaron a Lefille
vacilando y con incertidumbre.
“Ci-ciertamente fuimos el objetivo, pero
no tiene nada que ver conmigo…”
“¿Y como sabes eso?”
“…”
Lefille estaba sin habla en el rostro de
su malicia.
Aunque Rajas había ciertamente dicho que
puso un ojo en ella, pero esa no era una manera para saber que esa era la razón
de que los Mazoku atacaron.
La certeza de los aventureros no era
justificada, pero sin evidencia de lo contrario, ella no podía exactamente
refutar lo que clamaban tampoco.
“Ese Mazoku estaba cazándote a ti, ¿no
es así? Fuimos todos involucrados a esto debería a que te quería muerta.”
“E-eso es…”
“’Eso es…’ ¿qué? ¡Si tienes una
explicación, entonces escupela ya!”
Ella no podía responder, bajo su cabeza
en su lugar.
Incapaz de probar que era inocente de la
acusación, ella podía solo mantenerse en silencio.
Suimei, sin embargo, sabía como refutar
sus reclamos.
“¿Puedo decir algo?”
“¿Huh?”
“Cuando estábamos peleando con el Mazoku
antes, no le dijo a Lefille, ‘¿Te recuerdo ahora?’ En otras palabras, solo
entonces él tono que Lefille estaba presente aquí. Ese sería el caso, no hay
forma que venga aquí intencionalmente con el objetivo de ella desde el
comienzo.”
Desafortundamente.
“Ha, ¡¿Es esa tu prueba?! ¡Eso no tiene
nada que ver aquí!”
“Y porque demonios no…?!”
El aventurero ya había perdido su
habilidad para hacer juicios racionales. El estaba seguro de estar en lo
correcto. [Kiel: Quería estarlo, escribanlo bien…]
Gesticulando salvajemente, él continúo.
“¡Eso es porque ellos solo tienen algún
general interino o sus cuarteles! ¡Solo después de buscar el área ellos encontraron
a quien buscaban! ¡¿O tienes una prueba para eso?!”
Su argumento era solo que ellos conocían
la localización general de su enemigo y que sus cuarteles precisos habían solo
vuelto claros después del primer ataque. Para estar seguro, esa explicación no
explica algunas cosas
“Además, ¿no recuerdas o que esta chica
dijo antes de ser emboscados? ¡Ella sabía que nuestros atacantes eran Mazoku!
¡¿Por qué ella sabría eso?! ¡Bien podrían haber sido monstruos o bestias
mágicas! No, es una manera fácil de explicar certeramente – ¡ella ya sabía que
los Mazoku la estaban cazando!”
Fue solo entonces que Suimei noto. Este
fue el aventurero que vino a advertirles a ellos del ataque. En este momento,
la memoria de su mirada dudosa vino a su mente.
Sin embargo.
“Hmph. Prepotentes. Eso es solo porque
Lefille es sensitiva a la presencia de Mazoku.”
“Tal vez tengas razón, pero… ¿¡Acaso
tienes una evidencia de eso!?”
“Eso—”
Qué manera de guiar las preguntas. Con
cuestiones como esa, Suimei no podía en verdad responder.
Si fuera a pedir a Suimei a producir
evidencia de el reclamo, entonces Suimei, por supuesto, podría no ser capaz de
hacerlo.
Además, debido a la actual inestabilidad
mental, incluso si había manejado para producir la evidencia, no podría cambiar
las cosas.
“No puedes hacerlo, ¿puedes? Entonces
cállate.”
“Qué…?”
Cada nueva palabra del hombre irritaba a
Suimei más y más.
Las provocaciones del hombre, tono y
palabras enviaron su sangre a hervir.
El muro de gente se partio, y un hombre
apareció.
“¡Detenganse, ustedes dos!”
“Galeo-san…”
Ellos voltearon en la dirección e la
nueva voz. El rugido vino del líder de los mercantes – Galeo.
“Todos aquí son guardias de la caravana.
Si rompen la razón entre los rangos, van a causar problemas a los otros. Sus
argumentos terminan ahora.”
“Si el argumento termino, ¿quieres decir
que ya has decidido un plan de acción, Galeo-san?”
“Si. Soy el líder de esta caravana.
Tomare el cargo de juzgar este caso.”
“O-oh…”
El aventurero podía solo asentir su
cabeza cuando estaba frente a las palabras decisivas de Galeo y su actitud.
Aunque él era más pequeño en estatura, era sin duda el líder de una caravana.
Su carácter sobrepasaba a este aventurero.
“¿Es eso aceptable para todo el mundo?”
Galeo pregunto a los otros.
Todos asintieron. Las voces de quejas
directas a Lefille fueron silenciadas.
Confirmando que el relajo había
terminado, él volteo a Lefille y habl fríamente.
“…Gurakis-san, soy el líder de esta
caravana. Eso significa que soy el encargado de la seguridad ante todo.”
Él no explico su estado de conclusión
aún, pero todo el mundo sabía a donde iba a ir con esto.
Explicando esto lleno de seriedad, quizo
decir
“Hemos sido objetivo de los Mazoku, y tu
eres la razón. Como el resposable de este grupo, no puedo dejar la situación
sola. ¿Acaso sabes lo que quiero decir?”
“Si, lo entiendo. Quiere que me vaya.”
“—?!”
“Eso es correcto.”
Sin malas maneras de hablar en esto,
Lefille había entendido que él lo propuso. Galeo asintió en respuesta.
Respondiendo al giro de eventos, la multitud comenzó a murmurar una vez más.
“¡Por supuesto!”
“¡Vete al infierno desde aquí!”
“¡Tú maldita!”
Abrumada por crueles palabras. Si era o
no Lefille la causa de los ataques, ella nunca intento traer daño a la
caravana. En cualquier evento, el más grande daño fue hecho a ella. La que
debería ser más conciente sobre esto era ella.
Eso fue como debería haber sido, de
todos modos. Esta manera de enfrentar algo cuando ellos no saben a donde ir era
demasiado.
Suimei no pudo restringirse por mucho.
“¡Hey! ¡¿Solo van a forzarla irse
sola?!”
“¡Por supuesto lo haremos! El Mazoku nos
apunto debido a esta chica, ¡¿sabes?! ¡Quedarnos junto con esta chica quiere
decir ir contra ese general Mazoku y su ejercito!”
“¡Incluso así! ¡¿Si ella esta sola, que
va a hacer sobre el agua y la comida?!”
Incluso poniendo al Mazoku de lado, esto
era otra importante faceta de las cosas.
Fuera o no viajar sola, el agua y comida
eran asunto de vida o muerte. Asegurar que había suficientes provisiones al
menos era parte necesaria de viajar.
Ya que la caravana era fundamentalmente
con el propósito de transporte, cargaban una gran cantidad de comida y agua sin
problema. Este no era el caso de una persona sola, a pesar.
Si fueran a calcular mal la cantidad de
provisiones necesarias o la distancia de viaje, entonces era bastante posible
quedarse sin suministros antes de llegar a tu destino.
Sin alguien junto al camino, el peligro
puesto al exilio de Lefille para el grupo de este punto era suficiente para
imaginar.
A los aventureros no parece importarles,
a pesar.
“¡No se sobre eso! ¡No tiene nada que
ver con nosotros, de todos modos!”
Él actualmente dijo algo como eso.
Suimei volteo a los otros.
“… ¿Y ustedes se siente igual?” el no
podía evitarlo sino preguntar, aunque sabía la respuesta incluso antes de
hablar.
Como esperaba, su pregunta se encontró
con palabras frías y miradas frías.
“… Tch.”
Sus dientes rechinaron en respuesta. El
aventurero lo miro con contemplación antes de decir algo en verdad escandaloso.
“¿Y? ¿Tan lejos va ir para pretender? Lo
se, profundamente, también crees que la chica debería arder en el infierno.
¿Estoy equivocado?”
“¡¿QUÉ?! Nunca podría”
“Pretendiendo ser su amigo todo este
tiempo, ¿has ido demasiado lejos ahora? ¿O qué? ¿Debido a que luce tan bien?
Supong que es eso, ella es linda al
menos en el exterior.”
“Q—”
“Hmph. No solo ella trajo a los Mazoku,
sino también es el tipo de mujer que atrae hombres—”
Esta última línea fue la gota de derramo
el vaso para Suimei, su ira hirvió sobre su adecuada frialdad en su corazón.
No
me quedare callado.
No importa qué, su vulgaridad había ido
demasiado lejos, haciendo algo que Suimei era simplementa incapaz de hacer.
Es por eso que no podía evitarse si
Suimei, incapaz de controlarse a si mismo más, elevo su dedo hacia el
aventurero, preparando el encantamiento.
“¿Qué? ¿Quieres comenzar algo?”
No notando la peligrosa situación en la
que estaba, el aventurero dijo algo fatalmente estúpido. En solo un segundo
más, esa estúpida sonrisa podría ser borrada de su cara
Repentinamente, Suimei, quien iba a
dejarse llevar por su furia, fue detenido por Lefille.
“—¡Detente!
¡Suimei-kun!”
“…”
“¡¿Qué piensas que estas haciendo?!
¡Esto no cambiara nada!
“Tch…”
Las palabras de Lefille regresaron a
Suimei devuelta a sus sentidos. Pensando en eso, el vino a la misma conclusión
– sus acciones no cambiarán los resultados al final. Su salida fue ya
inevitable, algo que era obvio para molestar su calmado pensamiento.
Por motivo de reducir el riesgo de la
caravana tanto como fuera posible, era necesario para ella irse.
Su voz temblando con lamento, Galeo
hablo.
“Gurakis-san. Nos estamos llendo ahora.
Creo que ya sabes que necesitas hacer…”
“Lo sé. Ire en una dirección diferente a
la que la caravana tome, lo entiendo.”
“Es correcto”, fue la única respuesta.
Esto fue necesario para minimizar el riesgo del grupo.
Como los dos hablaron, Suimei
abruptamente volteo al equipo aventurero que eran bien conocidos de Lefille.
La chica maga que había reido y hablado
felizmente con ella y el guerrero que había elogiado su habilidad. En este
momento, sus miradas, como los otros, fueron extrañas. Ellos no miraban incluso
a Lefille, dejándola a su suerte, completamente sola.
Suimei, sin embargo, no pudo
reprocharlos. Ellos tenían miedo del ejercito Mazoku. Si ellos ignoraran los
sentimietos de los otros y proteger a Lefille, ¿entonces podrían decir que
consecuencias podría pasar? Además, no podía estar seguros que Lefille no era
de hecho el objetivo de los Mazoku.
En tal situación, ellos podían solo
priorizar su propia seguridad. Suimei no intento criticar su cobardía, sin
embargo, él, de toda la gente, no tenía esa razón.
… Al final, las negociaciones sobre
proviciones se zanjaron, Lefille llamo a Suimei.
“Lefille…”
“… Nuestro tiempo juntos fue corto,
Suimei-kun, pero rezare por tu seguridad.”
“…”
¿Cómo
puede ella sonreir en un momento como este?
Su
mirada fija en su sonrisa, él quería preguntar, “¿Estas en verdad bien?” pero
él sabía que simplemente respondería con eso.
Ella se dio la vuelta. El suspiro de su
espalda, cargando esa enorme espada con tal facilidad, sin mostrar rastros de
confianza que una vez mostro. No, quemando en su visión era la sombra de una
joven chica que parecía un poco de su edad.
Y
es por eso
“Hey, vámonos.”
Cierto,
y es por esa razón
“¿Hey, no me escuchaste?”
Cierto,
esto es diferente a la vez con Reiji y los otros.
Si,
esto no es diferente para el asunto de Lefille.
Lefille, y esa vulnerabilidad,
lamentable espalda y mirada, siendo abandonada al infierno solitario sin mucho
más que una espada en su espalda.
“…Dame mis proviones.”
Antes que lo notara, las palabras ya
habían dejado su boca.
“¿Huh?” el aventurero dijo por el shock.
Su mirada aún seguía a Lefille, Suimei
continuo.
“Ire con ella. Gracias por mirar sobre
mi hasta ahora.”
“¿Huh?” el aventurero repitió.
Galeo suspiro.
“¿Estas en verdad bien con esto? Si nos
dejas ahroa, no seras recompensado por la comisión, ¿sabes?”
“No necesito ese tipo de cosas, pero
necesito comida y agua. Consideralo como mi pago por trabajar hasta este punto
si no te importa.”
“… Entiendo. Cuidate de ti, Yagaki-san.”
Galeo respondio, sus ojos cerrados, sin intentar de persuadirlo siquiera.
Si él no poseía este tipo de calma, la
disposición desinteresada podría nunca haber hecho de él como líder de la
caravana.
“¿Qué es esto? Al final, aún—”
—*BOOM*
Sin dejarlo terminar, el aventurero fue
enviado a volar por la magia de Suimei. Él ya perdió toda su paciencia y no
tenia deseos de permitir al hombre vulgar ofender más sus oídos.
“Hey, esta en verdad bien hacer eso…?” el
guerrero pregunto, mirando a su rostro.

“Si, no te preocupes sobre esto.” Suimei respondió, llenado su bolsa con provisiones.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.