Isekai Mahou Capitulo 18

Buenas con esto terminamos la semana, extrañamente estos dos capitulos son como la introducción del segundo volumen, así que mejor los publique juntos, durante la edición que comenzare mañana en la mañana, también editare las paginas de las novelas, así que lamento no poder hacerl mientras tanto…

Una semana ocupada de hecho, ahora disfruten de esto y nos vemos la proxima semana, y por ende el proximo mes…
Matta nee |>w<)/)

Capítulo 18: Guardia de Caravana
Varias horas después del incidente de la
mañana. Suimei pasó a través de la muralla de la ciudad que encarcelaba a Mehter,
vestido en ropas que compro antes, la mochila alterada que trajo consigo desde
su mundo en una mano.
A pesar de tener tiempo para terminar
sus preparaciones finales en la posada, terminar el desayuno, e incluso matar
algo de tiempo antes de la partida, Suimei no había tenido oportunidad para
disculparse o decir adiós a Lefille. Si
el destino lo permite, nos encontraremos de nuevo en cualquier lugar
, pensó
para si mismo, antes de acercarse al momento acordado.
Corriendo a través de unos pocos
requisitos de procesos de salida con el centinela en la puerta de la ciudad,
finalmente salió de la ciudad.
Al lado del largo camino guiando fuera
de la ciudad fue el lugar de encuentro para la escolta de las caravanas.
Antes de llegar al punto de encuentro,
sin embargo, Suimei repentinamente se volteo detrás de él, algún sentimiento
desconocido broto de él para tomar a la vista las murallas de la ciudad.
Esta era la primera vez que Suimei
miraba aquellas murallas, que protegían a Mehter cada día, desde tan cercas.
Era una estructura de defensa masiva
encirculando la ciudad entera.
Aunque había sido construida no solo por
el propósito de proteger al palacio, sino la entera capital, el término
“muralla del castillo” se sentía inapropiado en ese sentido. De vuelta a su
propio mundo, la construcción de murallas para castillo para proteger ciudades
tenía similarmente una práctica común a la Edad Media.
Una parte integral de la función
defensiva en la estructura, la cima de la muralla estaba armada con instalaciones
defensivas con parapentes para defender contra arqueros enemigos como con
críneles para defender a los arqueros al disparar sus propias flechas.
Parece que la gente de este mundo están
aliviados en tales fortificaciones para defenderse contra amenazas externas a
la ciudad – humanas y monstruos.
Sin embargo―
Justo
como Dorothea menciono antes, no parece como estos muros estén protegidos
contra magia.
Al mirar la muralla de la ciudad, las
palabras de Dorothea vinieron a su mente. De hecho, el muro alrededor de Mehter
parecía ser construido de un muy diferente tipo de material del resistente a
magia que el campo de entrenamiento del gremio había sido construido.
En su lugar, parecía haber sido
edificado usando un tipo de ladrillo gris, como el mismo tipo de concreto
primitivo que los Antiguos Griegos habían usado para edificar varios templos de
sus dioses. Esto era debido a que el material resistente a magia habia sido
descubierto recientemente, y entonces no podría haber sido usado en la
construcción de estos muros, debido a la edad. En ese punto, podría esparcir el
material en cuestión, es como no poder usarlo en grandes estructuras de todos
modos.
“Pero como esto, un solo hechizo
poderoso es todo lo que tomaría para tirar esta cosa entera.”
Con respecto un ataque mágico directo
podría rápidamente volverlo escombros, dejando solo una estructura primitiva
como esta.
Aunque se veía lo suficientemente
impresionante, pero considerando el rol vital jugado en defensa, había dicho
que no parecía confiable. Incrementar el tamaño no sería nada; es fundamental
sacar esa fragilidad.
Preocuparme
sobre este sin sentido,
los pensamientos de Suimei
volvieron. La capacidad defensiva de la ciudad no era de su concierne – tenia
muros defensivos en sí mismo, después de todo. Gastar más tiempo en fortalecer
las defensas de este mundo era un esfuerzo sin sentido.
Empujando sus pensamientos de vuelta al
presente, Suimei miro al espacio vacío ante él, donde gente ya había comenzado
a reunirse.
De pie ahí había un número de gente
vestida en más fina ropa también como aproximadamente veinte que estaban
armados. En total, eran algunas docenas de gente en vagones y a pie.
Ya había llegado a la escala donde
podría ser considerado una pequeña y móvil villa – esta era la caravana que
Suimei estaba mirando.
Caravanas. En su mundo original, cosas
similares habían existido. Mercantes y transportistas podría juntarse para
protegerse ambos y su cargamento cuando pasan a través de áreas peligrosas,
defenderse contra ladrones y otra violencia.
El líder de la caravana era típicamente
un mercante responsable para transportar cosas entre ciudades, que se encargaba
de estos negocios como un estilo de vida. Otros miembros de la caravana
incluida a aquellos que viajaban bajo estos como también mercantes sin
afiliación que se unieron en el viaje.
Tengo
que decirlo, esto es bastante más de lo que esperaba.
La escena ante él esencialmente mostraba
su conocimiento de cómo tales cosas funcionaban en casa. Al menos con respecto
a la apariencia externa, no había en verdad nadie que estuviera de pie fuera un
ser diferente.
Sin embargo, si uno fuera en su lugar
considerar a los individuos armados al lado del camino, las diferencias entre
esta caravana y los que van de vuelta a casa se volvería inmediatamente
aparentemente.
Una sola mirada podría revelar guerreros
armados y magos, incluyendo esgrimistas femeninas similares a Lefille entre sus
números.
Aunque los individuos armados no
superaban los veinte, Suimei sin duda sintió que era una buena fuerza
sustancial ya.
El documento de número de guardias que
habían sido contratados era un testamento de los peligros de este mundo.
No era solo el nivel de civilización en
este mundo considerablemente bajo, sino varios peligros estaban también presentes
que no serían encontrados en su propio mundo. En este mundo, sin una adecuada
fuerza marcial, viaje entre ciudades y reinos podría ser todo menos impasable;
los métodos de transporte de su hogar tales como aviones y trenes, por
supuesto, eran imposibles.
Viajar entre ciudades consistía de
seguir un largo y pavimentado camino. Las luces de carretera no existían, e
incluso encontrar una fuente de agua o comida requería tenía un buen de
esfuerzo.
Como Suimei considero las
circunstancias, había notado justo que conveniente se había vuelto la vida en
su propio mundo.
Debatiendo los convenientes relativos e
inconvenientes de los dos mundos consigo mismo, Suimei finalmente llego, e hizo
su camino hacia un hombre en particular que estaba vestido como un mercante.
Por la descripción que tuvo en el gremio
cuando acepto la solicitud, este parecía ser el hombre que había dado la
comisión al Pabellón Crepúsculo.
“¿Puedo ayudarte?” (Hombre)
“Soy Yakagi Suimei, del gremio de
aventureros. Estoy aquí para presentarme como una de las escoltas para esta
caravana.” (Suimei)
El hombre primero vio a la introducción
como negocios de Suimei con una mirada sospechosa, su expresión cambio cuando
repentinamente recordó algo.
“Oh, que cortes. Soy Galeo, el que organizo
esta caravana. Tú eres el Yakagi que conoce magia restaurativa, ¿presumo?
Gracias por aceptar esta solicitud. Si alguien es herido durante el camino a
Kurand, estaré confiando en ti.” (Galeo)
“No hay problema del todo. Es un placer
estar trabajando con usted también.”
Suimei extiro el brazo para un apretón
de manos, señalando el final de su encuentro de negocios.
Repentinamente, sin embargo, Galeo miro
a Suimei con algo de confusión en su rostro.
“Escuche que Yakagi-san era un mago,
pero tus ropas…” (Galeo)
“Oh, ¿mis ropas?” (Suimei)
“Mm-hmm. No importa como lo mire, no
puedo ver como unas ropas de mago…” (Galeo)
Así
que está confundido sobre esto también, ¿huh?
“Haha. Actualmente no tengo ese fondo
para ropas de mago, para ser bastante honesto contigo.” Suimei respondió con
una sonrisa sin fingir.
Galeo de nuevo le dio una mirada de
evaluación.
“¿Oh? ¿Por qué es eso?” (Galeo)
“Vamos a ver, como debería poner esto…
Las ropas de mago son tan ‘por encima’, como si me jactara de que tan genial es
en la cara de las personas. Es totalmente ensanchar los aires.” (Suimei)
Este era de hecho como Suimei en verdad
se sentía después de ver la apariencia de los magos de este mundo. En los días
pasados, hasta que acepto esta comisión, salió fuera para mirar el pueblo.
Había entonces visto más que unos pocos magos y miembros de personas del gremio
de magos.
¿Su impresión en el momento?
Increíblemente pomposos.
Ahora, eso no decía que todos los magos
tenían trajes, o incluso esa ropa de esta naturaleza era inapropiada. Sin duda,
para Suimei, lo nuevo de esto era, el mero pensamiento de vestir de esa manera
lo llenaba con vergüenza.
De paso, Suimei no tenía un particular
deseo por parecer particularmente misterioso, importante, o superior.
Además, la señal de sus ropas trajo a la
mente imágenes de su propio mundo, donde vio a las ostentosas ropas de mago de
antigüedad. Incluso si eso significaba crear malentendidos innecesarios,
rechazo verse como eso.
Finalmente, aunque su situación era de
hecho ligeramente especial, los otros magos que Suimei conoció – su padre y el
líder de la Sociedad incluidos – estaban vestidos en ropas normales.
“Oh, ya veo… Bueno, si tengo que ser
honesto contigo, en verdad no me gusta ese estilo de ropa tampoco. Cada vez que
tengo que interactuar con aquellos tipos, ellos siempre dan la sensación de que
se son superiores a mí.” (Galeo)
“¿Es eso así? Si, tengo que decir que no
me siento como que eso sea adecuado para mi.” (Suimei)
“Sip, sip. Puedo totalmente entender
eso. Definitivamente prefiero tu tipo, que eres más amable y cortes en tus
tratos.” (Galeo)
“Oh, eso me recuerda. Ya prepare cosas
como un bastón mágico, así que no necesita preocuparse sobre eso.” (Suimei)
100% mentira.
“Oh, okay. No hay nada tampoco en mi
mente entonces. Estare en tu cuidado por la duración del viaje.” (Galeon)
“Bien.” (Suimei)
Suimei acepto marcando el final de la
conversación y Galeon regreso a unirse con los otros mercantes.
Definitivamente tenía otros asuntos que
atender. No era que se fuera, después de todo. Era natural que estuviera
ocupado en este momento al ser uno de los que está a cargo de la caravana.
En ese momento, una voz nostálgica llamo
de Suimei, incitándolo con una sensación de deja vu.
“… Discúlpeme, pero es usted,
¿Suimei-kun?” (Lefille)
“¿Huh? Oh, ¿Gurakis-san?” (Suimei)
Suimei volteo a la figura de alguien que
no debería estar ahí: Lefille Gurakis.
“¿Qué te trae por aquí? ¿Estoy seguro
que dijiste que no planeabas irte por un corto tiempo aun?” pregunto, sin
instigar.
Debido a que Suimei y Lefille se habían
quedado en la misma posada, conversaron varias veces. A través de aquellas
conversaciones, aprendió que Lefille tenía algunas cosas de que encargase, y
entonces no tenía planeado irse por algún tiempo aun.
Así
que porque podría estar aquí, ¿parece como si ya está lista para irse también?
Suimei era incapaz de venir con una explicación.
Su pregunta propuso un asentir de
Lefille.
“Si, tienes razón. Es solo que la
recompensa por la comisión que acepte unos días antes fue más grande de lo que
esperaba. Eso significa que conseguí mi meta de ahorros antes de lo que
esperaba también.” (Lefille)
“¿Así que ahorraste lo suficiente?”
(Suimei)
“Sip. Definitivamente estare bien en ese
punto.” Lefille respondio con una sonrisa calmada.
Cuando hablo de antes, ella le dijo que
necesitaba quedarse en Mehter por un tiempo, para ahorrar dinero para el viaje
como para los gastos para estudios.
“… si no importa decirlo, ¿puedo
preguntar que tipo de solicitud fue?” (Suimei)
“Caceria de monstruos. Un gran monstruo
apareció lejos de aquí. La situación era bastante urgente, y así la recompensa
fue bastante grande.” (Lefille)
“¿’Un gran monstruo’?” Suimei pregunto,
su interés picaba.
Nunca supuso que algo como eso habría
pasado mientras estaba esperando por una misión de escolta.
“Sip. Un semi-gigante.” (Lefille)
“Semi-gigante…” (Suimei)
“Mm-hmm.”
… Ella no continúo.
Ella aparentemente estaba bajo el
concepto que Suimei podría entender solo con eso.
“… Um, ¿y qué es exactamente eso?”
(Suimei)
“… ¿Eh? No lo sabes, ¿Suimei-kun?
Estamos hablando sobre semi-gigantes, ¿sabes?” (Lefille)
“Me temo que no. No hay nada como eso de
dónde vengo, ya vez.” (Suimei)
“O-oh, wow. Um, okay… Así que hay
lugares como ese también…” (Lefille)
Su respuesta había sido demasiado
inesperada; Lefille fue completamente retrocedida. Esto sería de esperar, sin
embargo. Como un visitante de otro mundo, había una variable montaña de
“conocimiento común” que Suimei era ignorante. El nombre incluía la palabra
“gigante”, así que podría al menos decir que este monstruo era grande y
humanoide.
“Okay. Semi-gigantes son una subespecie
de gigantes. Son de un ojo, y aunque más pequeños en estatura que un gigante
normal, aun son bastante masivos. Sus fuerza es particularmente notable, y si
es en nivel de pelea – ellos pueden hacer añicos un muro de ciudad con un solo
brazo. Pero aun, tengo que decirlo… Es un monstruo como ese, que comúnmente
aparece en cuantos de hadas, no existe en el este…” (Lefile)
“Bueno, como podría decir eso… Así que
Gurakis-san, ¿Cómo hiciste para derrotarlo?” (Suimei)
Suimei señalo cargar una pizcad de
impresión. Un ser que era capaz de destruir un muro de ciudad era claramente
extremadamente peligroso. La actitud casual de Lefille cuando hablo de haber
derrotado al monstruo, sin al menos pista de orgullo o emoción… Parecía como
que ella era una increíble persona.
“No es como lo hice por mi mis, ¿sabes?
Un numero de un equipo formado lo derroto. Mi contribución fue bastante
pequeña, de hecho.” (Lefille)
Dando la mirada indiferente en su
rostro, era incapaz de decir si ella estaba siendo modesta o no. Sin duda,
había tenido un duro momento para creer en sus palabras…
De todos modos―
“En esa nota, ¿puedo preguntar si este
monstruo es bastante común?” (Suimei)
Semi-gigantes. Como puso su pregunta,
vio una versión ligeramente más pequeña del legendario Ciclope de las historias
de su mundo. Esta vez su aparición había sido repentina, ¿pero cómo serían las
cosas normalmente?
La cabeza de Suimei bajo ansioso esperando
la respuesta de Lefille. Por favor dime
algo que no sea una ocurrencia común.
“No del todo. Pequeños monstruos son una
cosa, pero grandes monstruos como el semi-gigante son bastante raros.
Actualmente, hablando de eso, esta área no es adecuada para el desarrollo de
ellos.” (Lefille)
Supongo
que eso no es común después de todo,
el pensamiento
de Suimei en si solo como Lefille continuo.
“Eso digo, no puedo decir que sea
enteramente una coincidencia. El hecho de el asunto es que eso apareció aquí, después de todo.” (Lefille)
“Si…” (Suimei)
… Las palabras de Lefille pusieron a
Suimei hundirse en sus pensamientos. Por lo que leyó en la librería del palacio
con respecto a la ecología del monstruo, tiene dos o tres hipótesis principales
como porque grandes monstruos aparecen.
Primero, uno naturalmente ocurre
resultando en fenómenos en generación espontánea. Segundo, mutación.
Finalmente, fluyendo del Mazoku que sufrió de los efectos cognitivos al nacer.
Suimei personalmente siente que la
última hipótesis parece ser la mejor. Las primeras dos opciones serían
simplemente coincidencias, donde la última conjetura parece ser lo suficiente
razonable. Si era de hecho verdad, sin embargo, entonces eso podría significar
“Esta el Mazoku cercas.” (Suimei)
Aunque no conocía donde Lefille había
peleado con el semi-gigante, esto era sin duda obviamente concluir el rastro.
Lefille, sin embargo, no respondio.
Quizas habia figurado que simplemente murmuro para si mismo.
“¿Gurakis-san?” (Suimei)
“… Oh, si, tal vez.” (Lefille)
Ella había sido lenta en responder a lo
que Suimei volteo, solo encontrando su mirada en la distancia.
El espíritu valiente, galante que se
había formalmente reflejado en sus pupilas había sido reemplazado por una
sombra aspera.
No sabía porque, pero algo sobre su
conversación justo ahora la habia puesto en un humor apático.
… Después de un breve momento, Lefille
finalmente parecía notar la mirada preocupada de Suimei, despejando el humor
oscuro en un instante.
“No es nada. Por favor no te preocupes
sobre eso.” (Lefille)
“Hah…” (Suimei)
Ella
estaba definitivamente pensando sobre algo,
Suimei
pensó para si mismo como expreso su conocimiento perplejo. Lefille, en la otra
mano, corto esa conversación, pretendiendo que nada había pasado.
“Um, sobre eso…” (Lefille)
“…” (Suimei)
Ese sentimiento solemne y valiente se
desvaneció junto con sus palabras vacilantes. Parece estar avergonzada sobre
algo, su tono finalmente se adecuo a su edad.
“Err no, es sol que… Um, bueno…”
(Lefille)
“…?” (Suimei)
Lefille vacilo. Considerablemente cercas
revelo que sus mejillas habían tomado un tono rojizo. ¿Qué diablos es ahora?
Volteando ligeramente su cabeza, Lefille
miro a Suimei desde la esquina de su ojo. Finalmente, había resuelto su
pensamiento, hablo.
“U-um, lo siento sobre esta mañana. Te
mostré un mal lado de mi…” dijo con su cabeza esquivada, avergonzada.
Impactada, trajo el incidente de esa
mañana por sí misma.
Aunque Lefille solo se disculpó, Suimei
sintió que había sido descuidado por sí mismo, y así
“Oh, no, no del todo… Fui demasiado
descuidado. Lo siento sobre eso, en verdad. Debería prestar más atención cuando
tome esa esquina.” (Suimei)
“No, la culpa fue mía. Debería haber
sido más cuidadosa de mis alrededores. Por favor no se preocupe por usted. Fue
en verdad mi equivocación.” (Lefille)
Lefille refuto sus palabras con una
sacudida de cabeza y otra disculpa.
Suimei reunió su coraje, y pregunto de
nuevo.
“… Um, ¿tal vez pregunte que paso?”
(Suimei)
“Er… ¡Lo siento!” (Lefille)
“… No del todo. Aquellas deberían ser
mis palabras. Lo siento por preguntar algo como eso. Por favor solo olvida lo
que pregunte.” (Suimei)
Reconociendo que Lefille era incapaz de
responder, Suimei inmediatamente se disculpó, descartando algún plan para ir
más profundo.
Que habia pasado esa mañana era como
complicada e inconveniente para compartir. Aunque era definitivamente aun
conciente, pero sabía que era mejor desistir.

“Yo-yo ir a presentarme al líder de la caravana.” Lefille apuradamente pronuncio, pareciendo incapaz de resistir la actual atmosfera antes de caminar en dirección a Galeón sin esperar por una respuesta de Suimei.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.