Isekai Mahou Capitulo 10

Como Un Mago…
En la noche muerta, en la conclusión de
su conversación con Felmenia, el Rey escucho la puerta de su cuarto de
audiencia siendo abierta.
Aquel que entro era Yakagi Suimei, el
amigo del héroe y el único que Felmenia había explicado a ser un mago de otro
mundo.
Este chico de aspecto ordinario de otro
mundo abrió la entrada, y entonces lentamente se acercó.
Aunque la impresión irradio era idéntica
a la que sintió cuando Suimei lo conoció por primera vez en esta sala, él ahora
estaba vistiendo ropas que el Rey nunca vio antes. Estas ropas eran
uniformemente negro, y elegantemente diseñadas; claramente de la más alta
calidad.
Visiblemente sin estar acostumbrado a
estas situaciones, la postura de Suimei era un poco rara al hincarse ante el
Rey.
“Como he sido convocado, estoy ante
usted, Su Majestad.” (Suimei)
“Gracias por responder a mi llamado a
pesar de la hora tan tarde. Tu formalidad en presentarte es apreciada, pero
esta noche, somos solo nosotros dos. No hay necesidad de ser tan forma. Por
favor relájate.” (Rey)
“…” (Suimei)
“¿Es eso inaceptable?” (Rey)
“…lo entiendo.” (Suimei)
Sorprendido a la solicitud, Suimei
vacilo por un momento levantando sus pies y elevando su cabeza.
Su expresión, sin embargo, era aun de
alguna forma rara.
A esto, el Rey opto no saltar directo al
tema principal, sino en su lugar preguntar sobre su ropa.
“Suimei-dono, ¿Qué es esa ropa que
tiene? Usted no viste esto normalmente.” (Rey)
“Eso es correcto. Esto es algo que traje
conmigo desde nuestro mundo. Originalmente, es algo que mantengo en mi bolsa,
uno de los muy pocos objetos que tengo conmigo.” (Suimei)
“El estilo parece bastante diferente del
Héroe-dono.” (Rey)
“En nuestro mundo, es considerado ropa
formal, y es vestida en ocasiones tales como esta.” (Suimei)
Sus palabras causo al Rey a considerar
de nuevo la ropa que Suimei vestía ahora. El material negro azabache era
enteramente increíble y el lazo interior corriendo por el cuello. Los bordes
contrastaban por los dos reforzados del sentimiento de un elegante diseño.
“Hmm. Es adecuado a ti más que bien.”
(Rey)
“Gracias por su elogio, Su Alteza.”
(Suimei)
Con la respuesta de Suimei, ajusto su
collar y mangas sin cambiar su postura. Esta acción trajo con esto una familiaridad
que borro su forma extraña. Repentinamente, como si recordara algo de
importancia, ladeo su cabeza.
“Aunque esto tal vez sea tardío, pero
por favor acepte mis disculpas por mi rudeza hace algunos pocos días.” (Suimei)
Una verdadera disculpa respetuosa.
―Suimei se disculpó por su acto después de ser convocado. En ese día,
había aprendido que no había forma para regresar a casa, esto lo hizo agitarse.
Con eso dicho, una respuesta era solo natural a dar dadas las circunstancias.
En esa ocasión, Suimei había estampado
su pie y grito, “¿Estas bromenado? ¡Si no pueden enviarnos devuelta, entonces
no hagan una convocación en primer lugar!” y cosas de esa naturaleza. De hecho,
esas palabras habían en verdad herido al Rey.
La actitud provocativa de Suimei había
enojado a las personas alrededor. El Rey, esperando para mediar, les había
ordenado a calmarse, nunca espero que Suimei podría luego venir y disculparse.
“Oh, no, eso es innecesario. No se
preocupe. Tus sentimientos en ese momento eran solo naturales. Los habíamos
traído a nuestro mundo solo para informarles que no había manera de enviarlos a
su hogar. No hay una necesidad para disculparse; por favor levanta la cabeza.”
(Rey)
“Entiendo. Entonces…” (Suimei)
Las palabras honestas del Rey provocaron
a Suimei levantar su cabeza una vez más. Por su expresión, era claro que sentía
que no era un asunto que importara de quien era la culpa; de cualquier modo,
sentía que la conmoción causada por sus acciones había sido inapropiada. Esto
era aparente por la extraña expresión en su rostro.
Con esto, la pre-asamblea de su
conversación había terminado
Suimei hablo, “Tal vez podría saber
porque me ha llamado aquí…?”
“Si. Hay unas cosas que me gustaría
preguntarte.” (Rey)
“…Entiendo.” (Suimei)
El conocimiento de Suimei revelo su
confusión, y su ligeramente rostro pálido fue colorado con confusión.
Considerado por un momento donde el aspecto que Suimei mostraba ahora fueron
sus verdaderos pensamientos, el Rey siguió con una pregunta.
“Hay unas pocas cosas que deseo
preguntar respecto a Felmenia.” (Rey)
“Felmenia-san…? Si recuerdo
correctamente, ¿es una de las personas que está enseñando a Reiji y Mizuki
magia? ¿Qué hay sobre ella?” (Suimei)
“Esa es la única. Ella me menciono que
te ha visto vagando alrededor del palacio hace unos pocos días.”
De frente con Suimei pretendiendo de
solo tener un conocimiento superficial de quien era Felmenia, el Rey saco fuera
lo que quería escuchar de ella.
Aquellas palabras trajeron una débil, y
amarga sonrisa al rostro de Suimei, como si algo desagradable haya sido
descubierto sobre esto.
“Ah… hahaha. Si, escuche que éramos
libres para ver el palacio, así que fui a caminar por el lugar. ¿Era de alguna
forma incorrecto sobre eso?” (Suimei)
“No, no hay nada inapropiado sobre eso.
De hecho, di ordenes explicitas a ese efecto. No, no es que ese incidente no me concierne.” (Rey)
“Entonces que, ¿tal vez debo preguntar?”
(Suimei)
“Esto.” (Rey)
“?” (Suimei)
Confusión estaba escrito en toda la cara
de Suimei. Tal vez no lo noto, sin embargo, esa expresión no nació de sus
verdaderos sentimientos. Habiendo mencionado a Felmenia, pero habiando dicho
nada sobre ella, era claro que había entendido desde el comienzo el proposido
de esta línea de preguntas, pero intento completamente jugar al tonto sin
sentido. De hecho, desde el momento que había sido convocador para preguntarle,
comenzó este show de ignorancia. Al haber sido convocado en tal momento debería
indudablemente dar alguna clase de pista. Si el Rey fue a Suimei, tendría
algunas preparaciones de ante mano. Por sus poderes, podría también tener listo
el cómo hacer un escape forzoso de ser necesario.
Ya que la otra persona era un mago que
era capaz de derrotar a Felmenia, no era como que el Rey pudiera hacer mucho;
escapar debería ser simple para Suimei.
Que tiene en mente, el hecho que no
había hecho así para actuar como si pensara que podría enredar las cosas
simplemente actuando como tonto.
De acuerdo a esto, sabía que continuar
podría ser peligroso, el Rey no tenía elección sino presionar hacia adelante.
“Lo que quiero sabes es; ¿Qué
exactamente hizo a Felmenia?” (Rey)
“¿Qué hice? No puedo entender que quiere
decir.” (Suimei)
“Suimei-dono, usted muy bien sabe que
significa. Por favor sea honesto” (Rey)
“Disculpe mi falta de respeto, ¿pero
está seguro que continuar podría ser sabio?” (Suimei)
Como si derrumbara la voz del Rey,
Suimei interrumpió sus palabras con una “sugerencia” filosa en contraste al
tono cortés que había estado usando.
Sin entender la advertencia implícita en
las palabras de Suimei, sin cuidado continuo, “Suimei-dono. Quiero saberlo.”
Viendo al Rey persistiendo sin haber
reconocido su advertencia. Suimei abandono su postura de reverencia y elevo sus
pies.
Con una sacudida de sus manos, un manto
apareció desde una cortina de aire y se posó en sus hombros.
Aunque él no podía entender que había
pasado, pero evidente que esto era magia de Suimei. Esto era algo que un mago
de su mundo carecía de capacidad para comprender, un hechizo del repertorio de
Suimei.
Apareciendo en su rostro siguiente fue
una expresión que hizo su aspecto formal parecer no más que una ilusión. Su
gentil expresión fue reemplazada con una aspecto agudo que cargaba con un aire
orgulloso que el Rey había solo visto en otros magos.
Tipicamente, esta sala de audiencia
debería estar llena con gente que podría haber tratado a Suimei por su
arrogancia, pero en este momento, no había nadie.
Viendo la mirada del Rey capturada por
este primer destello de él como un mago, Suimei suspiro.
“Honestamente. Esa chica no mostro
rastro de haber pateado la cubeta, así que sinceramente estoy sorprendido haber
sido expuesto a este grado.” (Suimei)
“Así que es verdad…” (Rey)
“Si, es como imagina. Mi identidad como
un mago fue descubierta por esa chica cuando llegue, así que busque por la primera
oportunidad para cerrar su boca, y así fue.
En ese caso, esa chica no debería ser
capaz de hablar una palabra, así que como salieron las cosas, ¿Su Majestad?”
(Suimei)
“Tome el rol proactivo en preguntarle.
Cada que ella fallara en responder, significa que tendría que suponer estar
correcto.” (Rey)
A esta explicación suscitada, Suimei
expreso un “Ah” de entendimiento.
“Así que es como eso; completamente
olvide esa posibilidad. De hecho, el contrato la obligo a ser una circunstancia
donde no podía decir una palabra.” (Suimei)
Sus palabras fueron deliberadas
casualmente como si recordara, cuando repentinamente su mirada filosa se enfocó
en el Rey.
“¿Entonces porque me llamo aquí? Soy,
después de todo, el hombre que sostiene la vida de esa mujer con sus manos.
Dado sabe esto, para usted el haberme llamado aquí sin ningún guardia para
protegerlo… Esto es peligroso y podría ser increíblemente aparente.” (Suimei)
Esto era de hecho ya aparente, y había
sido el peligro inherente en este llamado. A pesar de conocer el peligro, él
descuidadamente llamo a Suimei aquí sin ninguna contramedida en el lugar.
Entonces, la pregunta de Suimei era entendible; a pesar de eso, había sido
necesario para el Rey llamarle aquí.
“Esta es indudablemente causa por mi
concierne, pero también es la verdad que Suimei-dono, y Héroe-dono fueron ambos
traídos aquí bajo mi comando. Esa es la realidad. Además, que empuje nuestros
problemas irrazonables en las manos de todos a ustedes, que no son de este mundo,
eso también es realidad.” (Rey)
El mostrar sus colmillos a Suimei era
inconsciente. Hacerlo así haría no más que un lobo en ropas de oveja. Un
irrazonable plan de acción murmurado.
“…” (Suimei)
“Suimei-dono. Por haberlo traído aquí a
este lugar foráneo y haber fallado en detener a mis allegados de atacarle, pido
por su perdón. Además, pedirle a tener una solicitud encima de todo eso es de
hecho grosero de mí. Sin importar, aunque dije eso aun quiero saberlo. ¿Podría
eso estar bien?” (Rey)
“¿Por qué quiere saber de mala manera?
No pasara nada si no lo sabe, ¿cierto?” (Suimei)
“Quizás lo que dice es correcto, sin
embargo, si desvió la mirada y pretendo no haber visto nada, y ella perdiera la
vida en el proceso, podría ser demasiado tarde para arrepentirme.” (Rey)
“¿Incluso si es alguien haughty como esa
mujer?” (Suimei)
“Justo así. Ella es mi allegado, y hare
solo lo correcto que pueda dar lo mejor en protegerla.” (Rey)
Aquellas palabras de nuevo incitaron a
un suspiro de Suimei.
“Siempre y cuando no hable, no hay un
daño en su vida, nada que temer. Muy bien, con eso, estamos así, ¿cierto?”
(Suimei)
“No, no aun.” (Rey)
“¿Creo que no hay nada más que
discutir?” Suimei respondio, con un extraño aspecto en su rostro.
Las cosas habían sido inesperadamente
volteadas. Aunque el tema a la mano había concluido, ¿aún había algo más de que
hablar?
“Suimei-dono, soy aun completamente
ignorante de su situación. Como el responsable por haberlo traído a este mundo,
deseo saberlo. ¿Qué tipo de persona eres? ¿Cuál es tu plan desde ahora? Deseo
que sea franco conmigo. Si es posible, podría esperar que sea abierto conmigo.”
(Rey)
Esas palabras en verdad venían de su
corazón.
Cuando vino Suimei, siempre y cuando él
y Felmenia estuvieran quietos, entonces podría ser eso. Aquellos que sabían sus
circunstancias podrían ser solo los dos. Con eso, las cosas podría volver al
status quo; él podría convocar al Héroe y enviarle a la pelea con el Maou.
Sin embargo, actuar en tal manera seria
descartar toda la responsabilidad como el que los trajo a este mundo. Ya que
había tomado acción para traerlos aquí de su propio acuerdo, donde simplemente
ignorara los problemas que se elevaban, se enfocó solo en sus propias
necesidades, incluso si poseían el poder para liberarse de esta situación, un
camino tal podría solo describirse como irresponsable. En su lugar, espero
entender los planes de Suimei, y entonces proveer lo que necesitara en apoyo
con su habilidad fuera posible, eso era lo único razonable.
Sin embargo
“…Por supuesto, no tengo intención de
forzar una respuesta. Indagar en algo que Suimei-dono no quiere revelar es
simplemente mi pensamiento deseado. Si esto en verdad es algo de lo que no
quiere hablar, entonces no me importa. Eso sería dicho, aun pido que usted lo
entienda.” (Rey)
El Rey agacho su cabeza desde su asiento
en el trono, algo que un gobernante de una nación no debería hacer. Sin
embargo, por motivo de proteger a aquellos que eran queridos para él, no podía
ser descuidado tampoco.
Con su cabeza elevada un monto después,
su ojos captaron la mirada de Suimei, murmurando de vuelta.
“¿Por qué haría algo como eso? ¿Por qué
te degradas a ti mismo a tal extremo?” (Suimei)
Por su expresión, el grado de su
sorpresa era evidente.
Con eso, Suimei libero un suspiro profundo,
como si finalmente se resignara de algo.
“No, más que eso, por favor perdone mi
impertinencia. Si hay algo que su Majestad desee de esta persona de pie ante
ustede para responder, entonces por favor, pregunte libremente.” (Suimei)
Suimei continúo de pie. Su postura
podría parecer irrespetuosa por otros, pero desde la manera de su arrogancia se
ha desvanecido, y el cambio en su tono, parece que esto era su verdadero ser.
Esto era un poco confuso, el Suimei perdido de pie al lado de Reiji y Mizuki
cuando habían sido convocados la primera vez, no era esta persona, ni la
persona que se mostró hace solo un momento. No, este era Suimei como en verdad
era: Yakagi Suimei, el mago.
Por esa razón, este era el más grande
respeto que podía mostrar.
Suimei había expresado su línea de
cumplidos, el Rey comenzó con su línea de preguntas.
“¿Qué tipo de persona eres tú?” (Rey)
“En mi mundo, somos conocidos como
magos. Somos eruditos que nadan en los misterios del mundo. Más colonialmente,
somos existencias vagamente equivalentes a los magos de su mundo.” (Suimei)
“Hechizeros…” (Rey)
Hablo del mundo que solo había
escuchado. Debido a la influencia de la convocación del héroe, el mundo “mago”
había sido mencionado bastante frecuente. Sin embargo, este término era muy
diferente. Quizás debido a que Suimei quien dijo esto, la naturaleza del mundo
había sido cubierta: esa descripción era algo diferente de un “mago”. (“魔術師” es el término usado para describir magos por parte de Suimei,
mientras “
魔法使い” es usado por la gente del otro mundo, ambos se significan la misma
cosa, pero aquí el autor enfatiza la diferencia entre sus roles.)
El Rey inmediatamente siguió con otra
pregunta.
“Porque, entonces, ¿quieres mantener
todo esto en secreto? Dejandonos de lado, incluso no saberlo Héroe-dono o
Muzuki-dono.” (Rey)
“Esto ya lo han escuchado de Reiji y
Mizuki, pero nuestro mundo es diferente al suyo: un mundo que ha sido alentado
por la ciencia a crecer. En nuestro mundo, la magia es algo que ha sido forzada
a vivir bajo tierra, siendo objetivo de cada poder mayor aquí. Es por eso, que
en la superficie de las cosas, los magos no son algo que exista en nuestro
mundo. Si apareciéramos una vez más en público, sería indudablemente erradicado
por aquellos poderes que no complacen. Por esa razón, siempre y cuando el
público no sea consciente, no hay tal cosa como un mago.” (Suimei)
Al terminar de hablar, añadió un
remarque final, “Por eso es que oculto lo que en verdad soy; precaución es
necesaria.”
“Por lo que ha dicho, parece que no solo
podría ser Reiji-dono y Mizuki-dono, incluso no te guardaste esfuerzos en
mantener a Felmenia guardar silencio ¿porque describió tu verdadera
naturaleza?” (Rey)
“Si. En ese momento, no sabía
ciertamente cuanto sabia ella. Como podría asegurar silenciarla era un asunto
que se decidió una vez había sido determinado. De acuerdo a eso,
intencionalmente me expuse a mí mismo en por motivo de eso. Como podría haber
supuesto que hubiera colocado una trampa para mí con ese peligroso golem… Ya
que había revelado como no tener intensiones de arreglar el asunto sin
palabras, tome acciones apropiadas. Esa fue mi decisión en ese momento, de
todos modos.” (Suimei)
Algo que había sido dicho pico el
interés del Rey.
“¿Golem?” (Rey)
“Eso es correcto. Una más que formidable
creación con la apariencia de un caballero. Reaccionado a su emboscada, lo
destruí con mi magia.” (Suimei)
“El golem del mago Slamas huh.” (Rey)
Cuando vino lo del golem que había
atacado a Suimei, el Rey más o menos había entendido sus orígenes. Siendo el
palacio, los únicos golems eran aquellos creados por Slamas. De hecho, cuando
hablo del golem autónomo, debería haber sido este.
Los golems de Slamas fueron creados con
maestría, existencias poderosas. Para ella haber traído algo como eso, la
actitud de Felmenia prioritaria a derrotarlo era bastante clara.
Sin embargo.
“Eso sería así tal vez, incluso si
Felmenia había ido tan lejos, ¿no crees que fue un poco excesivo con tu
respuesta?” (Rey)
Progresar inmediatamente a la pelea por
tal situación parece en verdad apresurado, no debería aun haber algo para una
discusión.
Incluso si Felmenia había sido la que
inicio las cosas, él no podía evitar sino preguntar esa pregunta.
En respuesta a su pregunta, Suimei tomo
un extraño aspecto serio.
“No puedo negar que algo como eso perdió
mi genialidad. Sin importar, soy quien trajo el camino de la magia y los magos
inherentes a la etiqueta de la magia. Cuando estar con un perro rabioso – lo
siento, una joven chica orgullosa – elevando su nariz a mí, fallar en castigar
tal conducta furiosa debería ser impensable. Con eso dicho, respecto a lo que
paso después, bueno… Tengo que admitir que tal vez ventile mi enojo al haber
sido forzosamente traído a este mundo.” (Suimei)
Suimei revelo una sonrisa audaz que no
coincidía con su edad, y suspiro.
“… En serio, lo que es un descuido.”
(Rey)
“Magos son tales personas. Gente que
consideran solo a los que están de pie ganando, sin el último interés en nada
aparte, que nunca gastan un momento de consideración para ver como sus acciones
afectan a aquellos a su alrededor. Eso no es del todo, pero considerando como
su Majestad no pudo restringir a Felmenia hacer eso, no creo que este bien para
dar un cumplido.” (Suimei)
“Eso es verdad.” (Rey)
Ciertamente, aunque había sido avisado
de las intenciones de Felmenia, su limpio sus manos del asunto. Definitivamente
no tenía la autoridad moral para condenar las acciones de Suimei. Sin
restringir la magia, podría ser usada para un incontable número de maldades.
Aunque Suimei claramente posee el poder
para realizar sus deseos, había elegido evitar causar problemas, en su lugar
holgazaneo en su habitación. Incluso cuando salió de su cuarto para investigar
el palacio, aventurándose a través de los almacenes, oficinas, y tesorería –
lugares con objetos sin valor – el no hizo una cosa peor.
En contraste, el acto de violencia de
Felmenia podría ser solo visto como un descuido de la responsabilidad que
tenía. No tenía manera de conocer que ideologías presidian en el otro mundo,
pero dando el puesto peligroso por la trampa del golem, incluso si Suimei
hubiera tomado su vida, no tendría lo correcto para castigarle.
Mientras esta reflexionado eso, Suimei
repentinamente volteo el rostro a un pilar cercano.
“No hay forma―” el Rey pensó para sí
mismo como Suimei repentinamente rompió el silencio.
“…Así que es fue eso. Fue a lo mucho
solo ventilar mi enojo en lo que sea está bien ante mí; así que puedes descansar
sobre el asunto, no hare nada como eso de nuevo.” (Suimei)
Aquellas palabras no parecían estar
dirigidas a él – no, claramente habían sido intencionadas a alguien más. Suimei
había mencionado aquellas palabras a Felmenia. Una figura dio pasos fuera
detrás del pilar.
“…” (Felmenia)
Felmenia salió desde atrás de la sombra
del pilar, una mirada de impresión en su rostro.
Suimei le dio una mirada indiferente
antes de voltear al rostro de Rey una vez más.
“…¿Desde hace cuánto lo sabes?” (Rey)
“Para eso, déjeme hacerle una pregunta:
¿Por qué incluso asume que no la he notado?” (Suimei)
“…” (Rey)
Ese era un buen punto. Suimei era un
mago. Más que asumir podría siempre mantenerse ignorante, era mejor que suponer
el hecho que siempre noto la figura oculta.
“Suimei-dono, sobre esto―” (Rey)
“No necesitas decir nada. Cuando me dijo
que solo éramos nosotros dos desde el comienzo de nuestra discusión, eso era
claramente una mentira, pero cuando considere que era por el motivo de esa
mujer que es un precioso allegado a ti, entonces no es como que no puedo
entenderlo.” (Suimei)
“Lo siento.” (Rey)
El rey ofreció una franca disculpa.
Felmenia había sido ocultada en las sombras a su lado no porque sea su guardia,
sino porque estaba preocupada de ella. Felmenia estaba presente en la escena,
entonces quizás Suimei podría ser menos honesto sobre sus circunstancias. Si
ella estaba asistiendo, tal vez, entonces podría mantener ignorancia por los
detalles de sus circunstancias. Entonces se le ordeno ocultarse a sí misma.
¿El resultado? Suimei, habiendo visto a
través de su presencia desde el mero comienzo, no tenía sentido lo que él había
dicho.
Con su rostro cenizo, Felmenia llamo a
Suimei por su nombre.
“S-suimei-dono.” (Felmenia)
“Lo que sea que quieras decir, no es
necesario para mirar eso, ¿entendido? Eres como una cobarde; si eres un mago,
entonces deberías mostrar tu rostro incluso si la muerte está frente a ti y
mantener tu cabeza alta. ¿No eres mayor que yo?” (Suimei)
“Ah…” (Felmenia)
Felmenia cerró su boca con un acerbico
tono, incapaz de responder a sus palabras.
Ya que Suimei parece estar esperando por
su pregunta, ella hablo.
“Entonces, la razón de investigar el
circulo de invocación del héroe era…” (Felmenia)
Debido a su determinación de volver a
casa.
“Ya había dicho eso, que deseo regresar
a nuestro propio mundo. Hay cosas donde eso absolutamente no puede lograrse
sino lo hago. Además” (Suimei)
“Además…?” (Felmenia)
“…Antes del día que Reiji y Mizuki
deseen volver, necesito primero preparar la manera. Conociendo que estas de
frente al peligro, pero incapaz de estar a su lado, esto es algo que hare como
un mago.” (Suimei)
“Ah” La inesperada respuesta provoco una
brecha. Aunque su meta era la del comienzo, encontrar una manera de regresar a
casa, inesperadamente, había también tomado a sus amigos en consideración y
siguió a preparar un camino para guiarlos a casa.
O actualmente, lo que era en verdad
sorpresivo era…
“Espera, ¡¿no me digas que puedes
entender esa cosa?!” (Felmenia)
“Denme suficiente tiempo, no debería tardar
con esa dificultad.” (Suimei)
“Eso es…!” (Felmenia)
Esto era el círculo de convocación de
héroe, algo que era sabiamente conocido para ser más allá de la comprensión
humana, ¡algo que no podría ser analizado o entendible! ¡Y dijo que podría
revelar sus misterios!
Esta era una legenda de incontables
generaciones. La cantidad de mana a ser usada y la encantación para ser cantada
tenía que ser precisa como describía las instrucciones que ha sido dejado atrás
antes de que puede ser activada. Porque su construcción era tan avanzada, el
mecanismo detrás de su operación no era, o aun, entendible.
¡Y aun este chico había dicho que podría
hacerlo! Además…
Con un tono de ligera sorpresa, Suimei
continuo, “Aunque he gastado algo de tiempo estudiando convocación de objetos
espirituales antes, encontrar algo como esto es complicado aquí, de todos los
lugares, es más bien inesperado.”
Tal vez sea descrito como un golpe de
suerte.
“Viendo como tanto estás preocupado por
tus amigos, ¿Por qué no les dice nada? Incluso si lo supieran, Yuusha-dono…”
(Rey)
“Su Majestad. Si ellos conocen lo que en
verdad soy, solo los pondría en peligro una vez regresemos a nuestro mundo,”
Suimei interrumpió.
Había más razones que su seguridad
personal del porque no podía dejar que conocieran su verdadera naturaleza.
“¿Y aun así lo mantendrás todo para ti
mismo?” (Rey)
“Su Majestad, no puedo decir que
entiendo cómo es su mundo, pero nuestro mundo es como un nido de serpientes.”
(Suimei)
“¿Un nido de serpientes?” (Rey)
“Si. En nuestro mundo, incluso si
alguien da lo mejor para guardar silencio, simplemente poseer conocimiento es
un peligro para sí mismo. Leyendo las memorias de alguien, borrar memorias,
forzar a alguien decir lo que quieren saber – si estamos hablando sobre magia,
hay demasiadas maneras de contar. De donde somos, hacer mi identidad
abiertamente conocida podría cargar un terrible precio. Más allá de eso,
nuestro mundo es compartido con hombres malos que incrustan sus colmillos en
gente solo por tener el conocimiento que los magos existen.” (Suimei)
“¿La magia en su mundo es una tal cosa
horrífica?” (Rey)
“Justo así.” (Suimei)
El Rey cayo dentro de un pensamiento
silencioso al asentir honesto de Suimei.
Asumiendo que las palabras de Suimei
fueran verdad, él aun pensaba abiertamente que era la elección correcta,
mientras al mismo tiempo, algo que simplemente no podía hacerse. Cuando comparo,
la magia de aquel mundo era más oscura y más insidiosa que en su mundo.
Enemigos pululando en cada esquina y peligro constante, y así eran forzados a
ocultarse. Viendo eso, el hecho que Suimei había elegido ocultarse había tenido
un montón de sentido.
“Una vez Reiji y Mizuki decidan volver a
casa, no tengo mucha elección pero para ser honesto con ellos. Pero haber
estado a su lado hasta ahora, y habiendo mantenido mi identidad en secreto todo
este tiempo… Sería duro.” (Suimei)
“Lo imagino.” (Rey)
Como dijo, una vez han visto la magia
que debería no existir en casa, no había forma de una explicación. Habían
aprendido magia ahora; una vez volvieran a casa, debería haber reglas sobre la
magia al volver a casa que tendrían que conocer. Aunque su conocimiento
revelaría la verdad eso era necesario, pero al pensar sobre como Suimei se
sentía, sentía que no debería ser tan simple.
Con todos aquellos pensamientos en
mente, la expresión del Rey revelo sus complicados sentimientos. En un tono
arrepentido, hablo una vez más.
“..Así, en corto, ¿aún no tienes planes
para unírteles?” (Rey)
“Ya he dicho esto, pero no quiero hacer
cosas innecesarias.” (Suimei)
“Pero alguien como tú, quien puede
derrotar a Felmenia, ¿no parece ser innecesario para mí? Además, si eres tú,
Suimei-dono, ¿no podrías volverte la fuerza de Yuusha-dono?” (Rey)
“Probablemente. Pero no creo que haya
alguna necesidad para eso.” (Suimei)
“¿Por qué dices eso?” (Rey)
“Aunque hemos argumentado bastante
antes, pero Reiji no es una persona descuidada. Incluso si siempre hace cosas
que no espero, hace cosas al
pensarlas, y cuando el momento venga, sorpresivamente será cuidadoso cuando
haga el juicio final. Además, con factor en el tremendo poder otorgado por la
convocación del héroe, mis preocupaciones son solo poca cosa. Mientras no hay
garantía que la fuerza de supresión del Maou de hecho tenga éxito, pero no creo
que él muera tan fácilmente.” (Suimei)
“Ya veo.” (Rey)
“Esa es la razón para no tener que
preocuparme tanto.” Suimei dijo con una sonrisa.
Él parecía en verdad confiar
profundamente en Reiji.
Suimei, sin embargo, continuo con un
extraño tono, “Probablemente aun corran en algunos duros momentos, a lo mucho.”
Esto era probablemente porque pensó
considerablemente en su camino delante y no podía describir con indiferencia
aquellos duros momentos a los que se enfrentarían.
A esto, el Rey de nuevo pidió una
confirmación de Suimei.
“Solo para confirmar, Felmenia…” (Rey)
“Como dije antes, siempre y cuando no
diga nada innecesario, sería como si nada hubiera pasado del todo. De hecho,
supongo que no importa a este punto.” (Suimei)
Con un aspecto de alivio, Suimei saco
fuera una hoja de papel. A primera vista, era una pieza de papel, blanca como
nieve, no era diferente a ninguna otra pieza de papel. De cercas, sin embargo,
podría revelar algo escrito y un sello de sangre.
Suimei procedió a doblar la hoja como si
preparara a despedazarla.
“¡S-Suimei-dono! ¡Es-espere!” (Felmenia)
La sangre drenada del rostro de Felmenia
como si llorara, aunque Suimei actuó como sino la escuchara.
El sonido de papel siendo rasgado llego
a sus oídos.
Cayó al suelo, estupefacta por la
emoción, pedazos de papel rasgado volaron al suelo de la sala de audiencia.
Con sus manos vacías, Suimei chasqueo
sus dedos y los fragmentos de papel fueron consumidos por las llamas y
desaparecieron.
“Ah…” (Felmenia)
“Miss Maga Real, con esto, la maldición
ha sido levantada. Eres dueña de tu propia vida a Su Majestad.” (Suimei)
Sacando todos los pensamientos de
Felmenia de su mente con un ruido, Suimei volteo al rey una vez más.
“¿Esta eso bien?” el rey pregunto.
“Usted desea para aquí creer entre
nosotros, Su Majestad; esto era la pared que nos separaba. Entre nosotros, no
hay alguna necesidad de tal cosa.” (Suimei)
Él continuo, “Sin embargo, quiero que
usted no informe a Reiji y los otros. Solicito que usted prometa a nunca
revelar ni una pista de esto. Al menos hasta el momento cuando no tenga otra
elección…”
“Entiendo. Sera como tú digas.”
El Rey prometió así como Suimei solicito.
Viendo como el otro equipo había conocido esto ya, no tenía razón para
rechazarlo.
Entonces procedió a conocer sobre los
planes a futuro de Suimei.
“¿Qué es lo que planeas después de esto?
Si hay algo en el palacio que pueda añadir en tu meta para regresar a casa, no
dudes en decirlo.” (Rey)
Ellos eran los invitados del Rey y las
personas que había traído aquí. Esa responsabilidad no podría desaparecer.
Había sido por esa razón que sin dudar los hospedo aquí en el palacio. Para
continuar el cuidado de Suimei hasta que la magia necesaria para volver a casa
fuera completada era solo natural. Bueno, eso era siempre y cuando Suimei se
quedara aquí, por supuesto; si tenía otros planes, entonces le gustaría
saberlos.
Suimei sacudió su cabeza.
“Eso es innecesario. Cuando Reiji y los
otros partan, lo hare también.” (Suimei)
“¿Para qué?” (Rey)
“Planeo visitar el imperio Nelferian. El
imperio esta en los cruces de tres diferentes naciones, así que es el mejor
lugar para ir y adquirid la información y materiales necesarios,” Suimei
explico.
De hecho, el imperio Nelferian era un
lugar central al que había que pasar a través para llegar a esos reinos. Áster
incluida. Subsecuentemente, era más como conectados. Porque el reino Aster era
una nación aliada, viajar entre las dos debería ser bastante simple. Justo como
Suimei habia dicho, desde la perspectiva de reunir inteligencia y recursos, eso
era de hecho la locación más adecuada.
Si había sido honesto consigo mismo, el
Rey podría no tener sentido al dejar tal poderoso mago como Suimei fuera de su
vista. Sin embargo, viendo como restringir sus acciones no estaban en su
habilidad, intentar forzarle a quedarse no era buena idea.
“…Así que es como eso. Bueno, entonces
si hay algo en lo que pueda ayudarte, por favor siéntete libre para dejarme
saberlo. Conociendo lo que puedes hacer, nada tal vez sea lo secuencial, pero
si hay algo que pueda hacer, dar lo mejor.” (Rey)
Aunque él ofreció su apoyo a Suimei en
su meta, Suimei no asintió.
“Gratamente aprecio el sentimiento, pero
por favor no es necesario.” (Suimei)
“¿Por qué no? Esta es una tierra
extranjera para usted, Suimei-dono. ¿Usted en verdad no necesidad ayuda por lo
que sea?” (Rey)
Suimei era una persona de otro mundo con
una diferente cultura y costumbres. Además, carecía de una guía para
orientarlo. Por esa razón, la vida aquí debería ser muy difícil. Una cierta
cantidad de asistencia debería ser esperada.
Sin embargo.
“Está bien. Después de esto, sere visto
como no pudo aguantarlo más y se fue. No hay necesidad de ofrecer algún soporte
a tal persona. Eso sería lo mejor considerando nuestras respectivas
reputaciones.” (Suimei)
“Pero…” (Rey)
“Después de haber causado tal conmoción
apenas llegando y entonces habiendo consecuentemente encerrarme en mi cuarto,
la opinión de su gente de mi es en verdad baja. Si usted asiste a tal
individuo, mientras podría haber alguien que podría apoyar sus acciones,
muchos, muchos más podrían acomplejarse y resentir por lo que ha hecho. Esto no
en su mejor interés.” (Suimei)
Suimei leyendo la situación en la que
estaba. Particularmente donde dejar el palacio, el Rey tenía que admitirlo, no
había una pequeña cantidad de molestia y resentimiento. Donde el ofrecer alguna
asistencia a Suimei, haría a la gente enfurecer. “¿Porque el Rey cuida a una
pieza inútil de basura como esa? ¿Él solo cuida sobre gente de ese mundo?” etc.
“Entiendo eso, ¿pero quiero ofrecer mi
ayuda sin duda?” (Rey)
“Lo creo, y lo aprecio, pero es
demasiado problemático.” (Suimei)
“Muy bien…” (Rey)
El fuerte tono de Suimei tiro la charla
sin sentido. Este Suimei parecía ser más, sin preocuparse sobre las opiniones
de otros o la oferta, pensar en su consideración no funcionaba.
Quizás tal noción había sido inspirada
puramente en confiar en sus habilidades, pero no podría decir que tal confianza
era sin bases.
¿Solo
que aquellos ojos que me miran? Ellos definitivamente no me miran a mi,
El rey pensó en si mismo. No,
aquellos son ojos mirando las dificultades que vendrán, ojos llenos de
intención a retar a lo que suceda.
Esa poderosa mirada no parecía que
podría venir de alguien de su edad.
Y así
“…En el camino de la vida, es inevitable
ver montañas a escalar. No importa que tan grandes sea, o tan altas, sin la
habilidad para cruzar tales obstáculos no sería correcto llamarme a mí mismo un
mago. Y yo, Yakagi Suimei, soy un mago, alguien que reta a los misterios del
mundo de cara, con mi frente en alto. Y así pienso reiterarme, Su Majestad,
sinceramente aprecio la oferta, pero el sentimiento es más que suficiente.”
(Suimei)
El joven hombre ante él, hablando en un
solemne tono, no mostro debilidades. Este era en si un orgullo y una fuerza
única de aquellos genuinos que con el corazón entero perseguían los milagros.
Este joven era nada sino ordinado. “Una
ordinaria persona capturada en la convocación del héroe” no lo era.
Al mirar al joven con un renovado
sentido de impresión, Suimei hablo de nuevo es un tono grave, burlándose de si
mismo.
“…Aunque incluso si intento sonar
genial, al final, solo soy un cobarde también, temiendo por su propia vida,
huyendo de la batalla.” (Suimei)
“Si ese es el caso, entonces todos
nosotros que los empujamos al borde del Maou a gente completamente
irrelacionada somos a lo mucho un hazmerreir. Eso, por supuesto, me incluye a
mí. ” (Rey)
¿Quién podría culpar a Suimei? El único
que podría juzgar su decisión de evitar la pelea con el Maou eran aquellos que
retaron al terror del Maou directamente. No, aquellos que se esconden a sí
mismos donde están seguros no tienen el derecho a decir tales cosas.
Particularmente viendo a Suimei como alguien que había decidido enfrentar las
dificultades que vendría totalmente solo, no había nadie con el derecho de
juzgarle.
Para alguien como Suimei, con numerosos
sueños y deseos sin fin, estar aquí podría solo llevar al estancamiento. No
podía estar seguro, pero estar aquí solo causaría el dolor a Suimei. Como pensó
antes del joven ansioso gritando en esta habitación antes, no podía evitarlo
sino se agravaba.
Por eso, había sido capaz de decirle
como se sentía Suimei, porque él sintió tales sentimientos antes. Sin embargo,
aquellos solo habían sido partidarios temporales por su hija… él no tenía
manera de en verdad como se sentía Suimei.
El Rey cayó en silencio, perdido en un
remolino de emoción.
Lentamente, Suimei hablo.
“¿No hay nada tampoco que gustes saber?”
(Suimei)
“En ese caso―” (Rey)
Aceptando su buen deseo, el Rey pregunto
varias preguntas más. Sobre él, sobre Reiji y Mizuki. Sin restringir la
conversación solo a magia, incluso hablaron sobre la relación entre los tres
amigos.
Para los dos, esta conversación abierta
tendría un largo tiempo por venir.
El tiempo paso, y Suimei volvió de
vuelta a su cuarto. Al mirar al joven partir, el Rey volteo a su compañera al
lado.
“…Felmania.” (Rey)
“Su Majestad.” (Felmenia)
“Una verdadera discusión ligera.
¿Yuusha-dono y Mizuki-dono nunca deben escuchar tales cosas, correcto?” (Rey)
“Como usted diga, Su Majestad.”
(Felmenia)
Las cadenas de ella habían sido
liberadas, su expresión había vuelto a la normalidad, Felmenia acordó. Era la
maestra del Héroe como bien alguien conocido con Reiji más personalmente, pero nunca
había tenido tal discusión íntima con el Héroe. Eso era, desde su perspectiva,
más que refrescante.
Ambos entendían completamente al otro,
nada se ocultó, y había sido con entendimiento. Alguna posible molestia o
ansiedad habían sido disueltas.
“… No supone… No hay manera que
Suimei-dono pudiera haber predicho esta situación desde el comienzo, ¿no es
así?” (Felmenia)
Felmenia musito.
“Incluso asumiendo que lo hizo, fue de
alguna forma demasiado descuidado. Si en verdad divagaba sobre lo que esperaba,
entonces habría graves consecuencias, y aun claramente vio que no había
preparado nada para tal eventualidad.” (Felmenia)
Justo como había dicho, si el Rey no
hubiera bajado la cabeza, y en su lugar tomara una posición dura, entonces la
predicción de Suimei podría haber sido incorrecta, y una inmensurable brecha
podría haber resuelto. Eso sin entenderlo, Felmenia remarco que el hecho que
Suimei no tenía preparaciones era indudablemente falso, la evidencia era Suimei
la persona directamente.
“Felmenia. Las ropas de Suimei-dono…
¿Sabes que es lo que representan?” (Rey)
“¿Sus ropas? Eso es su traje de com― ¡Ah¡”
(Felmenia)
Lo noto, traje de combate.
Habiendo entendido su significado, miro
al rey con admiración en sus ojos.
“Usted es ciertamente sabio, mi rey.
Aunque Suimei-dono no dijo una palabra, usted claramente entendió.” (Felmenia)
“Al segundo de entrar, sentí una
atmosfera en la sala de un general, volviendo victorioso de la batalla. Es por
eso que lo sabía,” respondió.
Como la túnica había aparecido del
delgado aire en descansar en Suimei, le había recordado a un general, volviendo
de la batalla, rastros de sangre aun en sus ropas. Viendo en su ropa el
sentimiento de un hombre listo para volver al campo de batalla en cualquier
momento.
Era simple no había manera que Suimei no
hubiera hecho preparaciones de ante mano, tampoco para una reconciliación
pacifica o algo más allá de la fuerza―
“…Temo que está preparado no importa que
venga. Si nos presentábamos como su enemigo, entonces debería lidiar con
acuerdos. Como hemos tratado a él para ser tratados como el lidiaría. Sin
embargo la situación se desarrolló, tenía una respuesta preparada. Teníamos,
después de todo, numerosas aberturas de nuestro lado. Él probó aquellas
aberturas y determino si podría confiar lo suficiente para entablar la paz. Si
determinaba que podríamos herirlo, entonces podría haber terminado más allá de
la fuerza.” (Rey)
“¿Entonces hacer eso no significa que
esta noche fue una trampa de él?” (Felmenia)
“Incluso así, sin herirnos. Suimei-dono
dijo que había magia para manipular memorias. Incluso si las cosas se tornan
para lo peor, e incluso si no tiene opción si Reiji-dono o Mizuki-dono lo
saben, tendría varias maneras para tal situación. Si tenía alguna intención de
herirles, no era necesario aconsejar al Héroe para evitar salir, y así evitar
la conmoción a toda costa. Nuestra única opción podría ser emboscarlo con una
pequeña fuerza de nuestra mejor elite. ―Viendo eso ya había leído la situación
en avance, ¿tú crees que haya alguna posibilidad de nuestra victoria en tal
evento?” (Rey)
Habiendo siendo libre por su promesa,
Felmenia podría ahora responder tales preguntas. Viendo la fuerza de Suimei,
¿podría ser posible para las mejores fuerzas de elite del palacio para
exitosamente emboscarlo?
Lo considero por un momento antes de
responder solemnemente.
“… Ni una pizca.” (Felmenia)
“Es eso así. Huh.” (Rey)
Sorpresivamente el punto de vista de la
respuesta de Felmenia no era sorpresa. Ya había supuesto que la fuerza de
Suimei era de tal nivel, y así el ya aceptaba su asesinato.
“Pero aun así, Su Majestad, ¿en verdad
cree que Suimei-dono haya pensado las cosas a tan extensamente?” (Felmenia)
“¿Eso, quién sabe?” (Rey)
“Huh…?” (Felmenia)
“Todo esto es una conjetura. En verdad
no hay manera para verificar si es verdad. No importa cuán lógica sea solo tal
vez la discusión, siempre y cuando Suimei-dono nunca diga una palabra, entonces
la conjetura es todo lo que tendremos.” (Rey)
“E-eso es verdad.” (Felmenia)
La preocupación de Felmenia. Aun si o no
en verdad entendia, e incluso si había sido la que apunto cosas, no había en
verdad manera de lo que Suimei había estado pensando.
Aunque―
“Para mí también, bajar mi cabeza a él
fue como un completo impacto.” (Rey)
De hecho, este estado fue ciertamente
verdad. Porque él, que podría no agacharse ante nadie, había bajado su cabeza
ante él, Suimei había finalmente decidió confiar en él.
“…Eso puedo simpatizar con.” (Felmenia)
“Eso está bien, no te preocupes sobre
eso.” (Rey)
El asunto estancado, el Rey cambio el
tema, su tono era grave.
“―Ahora bien, Felmenia. Vamos a discutir
tú castigo.” (Rey)
Felmenia no objeto. Antes de haber
convocado a Suimei, ya había expresado su culpa a aceptar responsabilidad. Ella
espero en silencio.
“…Entendido. No importa que sea, lo
aceptare con todo mi corazón.” (Felmenia)
“Entonces, Maga de la Corte Real,
Felmenia Stingray: La despojo de su título, y” (Rey)

Y con eso, la larga noche para el mago y el reino, fue cerrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: