Demon Noble Girl

Demon Noble Girl: Cap. 11

 

Capítulo 11: Niños de la Noche, Parte 01

 

[……¿Qué podemos hacer por usted?]

Muy tarde en la fría noche. Llamé a los cuatro niños al jardín cerca de la puerta trasera.

Estoy sola sin nadie cerca. Un sentimiento de desprecio me llego de los cuatro. Estos chicos…

[Voy a ir a una fiesta de té. Ustedes van a venir conmigo.]

Cuando se los dije, todos mostraron reacciones similares.

Noah me mira con curiosidad. Ninette parece que le resulta molesto, sofocando un bostezo. Fontaine está felizmente aplastando hormigas bajo sus pies sobre una piedra. Los ojos inexpresivos de Christina se abrieron un poco ante la mención de una [Fiesta de Té].

 

Le sonreí a Christina, la aprendiz de maid.

[Sí, Christina. Después de esto, nos dirigiremos a la [Fiesta de Té a la Luz de la Luna].]

[… Qu-…. Qué absurdo, no tienes una invitación. Además, si le dices a alguien más…]

[Millaine-sama se comprometió conmigo y dijo que traer a cuatro personas como asistentes estaría bien.]

Como le dije, le mostré la carta de invitación, Christy me la arrebató para leerla, y luego volteo hacia mí con una mirada llena de incredulidad en su rostro.

 

[Nosotros… estamos ocupados actualmente.]

Noah, el aprendiz de mayordomo parece intrigado, pero es obstinado, mientras Ninette asintió con la cabeza a su hermano gemelo a pesar de no entender nada.

¿Cómo pueden estar ocupados?

[Ninette. Si quieres ser mi guardia, te daré esta espada.]

[¿¡Eh!?]

Puse junto a Ninette la espada que vendió, y sus ojos brillaron mientras la miraba con asombro.

[Oy, Ninette.]

[Sí. Noah, esto es para ti.]

[ … …]

Cuando entregué el reloj de bolsillo de oro, Noah hizo una cara como si acabara de morder un insecto increíblemente amargo.

Bueno, eso tiene sentido. Ninette no se dio cuenta, pero todo esto era evidencia de su [Malversación]. Por lo tanto, él está siendo cauteloso de mí, quien fácilmente se lo devolvió. Por esa, [Chica Boba], que estaba siendo calculadamente vista como un boleto para un futuro sin esfuerzo.

Aunque una disculpa honesta seria…

 

[¿Quieres algo también, Fontaine?]

[¿Hmm? No es necesario. ¿Habrá dulces?]

[Té y deliciosos dulces, si los rumores son ciertos. Por favor, come mucho.]

[Entiendo, voy a ir.]

Hmm, al menos Fontaine lo entiende.

 

[Gracias por venir.]

Vio se había llevado a los guardias de las puertas traseras cuando llegaron dos carros de la familia Oberu. Qué inteligente de ellos, si no utilizan un gran carruaje, el [Origen] es mucho más difícil de localizar cuando se giren por esquinas estrechas.

[Todos ustedes. Suban al carruaje.]

Debo decir, la mano del mayordomo que me ayudo olía como una [Bestia] cuando me subí en uno de los carruajes.

Esos niños. Me pregunto cómo estarán sus rostros ahora.

¿Nerviosismo? ¿Deleite? Realmente no importa. Subieron al carruaje de atrás, para poder mantener las apariencias.

Disfruten el viaje de esta noche.

¿Podría ser ésta su última oportunidad…?

 

Los carruajes que abordamos casi no se agitaban. Están completamente aislados del exterior, pero sentía que nos movíamos varias veces la velocidad de un carruaje normal.

Me pregunto si esto puede ser comercializado… Probablemente sea imposible. Lo que nos está llevando a nuestro destino sin tantos giros ciertamente no es algo que un [Humano] crearía.

El carruaje llegó sin incidentes.

 

[Bienvenidos, les agradezco a todos por venir.]

Hermosos mayordomos y sirvientas como muñecas estaban alineados a ambos lados del pasillo principal, en el que me saludo una bella dama que lleva un vestido de color púrpura que tiene el olor de una [Bestia].

[Soy Millaine, la hija mayor del conde Oberu.]

Tiene una encantadora sonrisa que suavemente derretiría los corazones de la gente que la viera.

Las cuatro personas detrás de mí también miran fijamente esos ojos púrpuras como joyas, se olvidaron de sí mismos por un momento, no se puede evitar

 

Ahora, bien… ¿estuviste hechizada desde el momento en que la conociste?

 

 

Qué extraño… pensó Millaine al ver a los invitados de hoy.

Yurushia, a quien llamaban la Princesa Dorada, era incluso más hermosa de lo que los rumores la describían a pesar de su edad. En el momento en que su figura apareció en el carruaje, incluso los mayordomos y sirvientas que estaban acostumbrados a Millaine estaban agitados.

Incluso Millaine se olvidó de regañar a sus sirvientes, así de impresionante era su belleza.

Millaine se frustró tan pronto como se dio cuenta de que estaba [Hechizada] por su entrada. Yurushia no se había movido, Millaine se recuperó antes que sus sirvientes.

{… Como se esperaba de la llamada [Santa]. Tal vez necesite usar magia más fuerte que la de siempre…}

Millaine oculto su expresión.

Imposible. Tanto en aspecto como en encanto, el [Ser Humano] Yurushia no era inferior a Millaine.

[Soy Yurushia, la tercera hija del Duque Verusenia.]

 

Al tener el dobladillo de su vestido, un vestido azul oscuro con volantes blancos que parecía esta hecho para [Muñecas], ligeramente doblado en su cintura, su elegante saludo era la definición misma de [Princesa], el conde y la condesa que acababan de llegar, también estaban encantados por el saludo.

La voz que resonó en el silencio frustró a Millaine y a sus compañeros.

 

[Millaine-sama, ¿qué pasa con los otros participantes…?]

[No, fue un gran esfuerzo traerla aquí, Yurushia-sama, por lo que otras personas no pudieron ser invitadas el día de hoy.]

 

Con el mejor banquete en frente de ellos, esos otros inútiles bocadillos sólo serían unos obstáculos. En ese sentido, los sirvientes que ella trajo ni siquiera servirían como aperitivo, hasta ahora, nunca habían comido a niños que no habían hecho el mal, así que por lo general los habían enviado de vuelta, pero tal vez como un agradecimiento por su servicio, estos niños podrían concedérselos a los mayordomos y las sirvientas.

Yurushia, que tiene la más alta protección de la familia real, a pesar de que podría haber traído a su escolta de caballeros, sólo trajo con ella a unos niños tan delgados.

Aunque es muy inteligente para su edad, en última instancia, todavía era una niña.

Como prueba, los cuatro chicos que llamaban maestra a Yurushia estaban recibiendo la hospitalidad de los hermosos sirvientes y sonriendo como si estuvieran a punto de derretirse.

Millaine sintió que su corazón abandonaba sus ataduras.

Por supuesto. No había ningún humano que pudiera satisfacer [Sus] ojos y cuerpos y que todavía pudiera seguir actuando normalmente. Los tres estaban entre los [Grados Nobles], y su estatus era mucho más alto que cualquier otro aquí.

[…]

De repente, sintieron que el sudor empezaba a aparecer en su espalda… Mirando a su alrededor, vieron a Yurushia contemplando silenciosamente a Millaine con una sonrisa como la de una [Muñeca].

 

[¿Sucede algo?]

[Nada. Me alegro de no tener que preocuparme por los niños. Pero ya sabes… Millaine-sama, ¿por qué estabas tan preocupada de yo viniera aquí…?]

[… Eso es… mis disculpas.]

La graciosa sonrisa de Yurushia sorprendió a Millaine tanto que ya se había disculpado instintivamente.

Hasta ahora se habían burlado de la actitud de los [Falsos Nobles], y nunca habían inclinado su cabeza ante nadie más.

¿Por qué era…? A los artistas e invitados, las [Palabras] de Yurushia la colocaban a ella misma a Millaine como alguien [Inferior].

Imperdonable. Ella… Yo.

{… Esta Humana Inferior…}

 

Sin embargo, algo era extraño.

¿Qué era esa sensación de incomodidad? ¿Qué era esa extraña sensación?

Como dejar algo desabrochado, sólo para notarlo al final del día…

O como usar sólo un zapato, pero sin darse cuenta…

¿De dónde venía esa sensación?

¿Estaba viniendo de ella? ¿Después de enviarle la carta de invitación? ¿O tal vez… porque ella es de ese país?

Eso es absurdo… Imposible.

Antes de que Millaine llegara a este país, ya tenía un plan.

El Reino Santo es el lugar donde nacen los [Santos] y [Héroes]; El poder [Sagrado] incluso alcanza la tierra. Debido a esto, las personas tienen una gran fe, y se dice que es difícil para las [Bestias] o [Criaturas Oscuras] vivir aquí.

Por eso vino.

En el centro del Reino Santo, nadie pensaría que entre los [Nobles] realmente se está ocultando un terrible [Monstruo].

Cuidadosamente… lentamente, a espaldas del Santo Reino, saciaría su sed de sangre.

 

[ … … ]

Cuando Millaine regreso de sus recuerdos del pasado, Yurushia estaba sentada frente a ella en la mesa, con la espalda apoyada en la silla, clavando sus uñas en algo parecido a una piedra con una mirada desinteresada.

El té rojo frente a ella ya se había enfriado.

[Ustedes, reemplacen el té de Yurushia-sama.]

Millaine ordenó apresuradamente a los sirvientes, pero de pronto se tuvo un pensamiento.

¿Por qué los sirvientes cometerían el error de dejar el té de alguien el tiempo suficiente como para que se enfriara? Inmediatamente se dio cuenta de por qué.

Aquellos excelentes mayordomos y sirvientas que habían cautivado a cientos de chicas estaban siendo cautivados por la fría belleza de la joven Yurushia. Habían dejado de trabajar, congelándose al mirarla.

{Qué torpes…}

Muchas personas serian incapaces de pelear contra ella en [Encanto], observándola con los ojos inyectados en sangre, cayéndoseles la baba, su aspecto como [Seres Humanos] se había vuelto imposible de mantener.

Si esos sirvientes inferiores se volvían locos, no se contentarían con los otros cuatro niños.

Por esa atmósfera que había comenzado, el conde y su esposa comenzaron a moverse, pero la atmósfera se detuvo.

 

[Cambiar el té es innecesario.]

La voz de la [Princesa] era digna y genial.

Yurushia dejó escapar un profundo suspiro, y mientras miraba lejos de Millaine murmuró mientras todavía pulía sus uñas.

[Desde que subí al carruaje, he sido descuidada y me he quedado sola. Si todavía estoy siendo descuidada ahora, ¿para que vine en primer lugar?]

[… m-mis enormes disculpas.]

Millaine bajó la cabeza hacia Yurushia mientras afilaba sus dientes y sus colmillos.

 

Ella estaba alcanzando rápidamente su límite. Hubiera sido mejor si la presa de [Alto-Grado] llamada Yurushia hubiera estado completamente [Encantada] y pensando que, si se hacía en pequeñas etapas o al mismo tiempo seria agradable de cualquier manera, pero, con la atmósfera que había causado con sus trucos, una persona importante como Millaine ya no podía permitirse bajar la cabeza.

{Bastante bien… ahora, es el momento de comer}

Con la cabeza todavía abajo, sus colmillos salieron de sus labios, Millaine vio, por la esquina de sus hermosos ojos como de Oni, que algo pequeño rodaba.

[Te devolveré este afilador de garras. Es demasiado pequeño.]

[¿Qué-?]

Una gran pieza de rubí, del tamaño de las yemas de los dedos de un adulto.

Era una de las joyas ocultas en la pequeña caja enviada a Yurushia, una joya de suficiente valor con la que podía comprar la mansión de un aristócrata, pero fue tan casualmente arrojada al suelo.

Esto causó en Millaine un enfado que incluso sintió vértigo, pero Yurushia con su voz clara la multiplicó aún más.

 

[Oye… ¿sabías que hace unos años, un país vecino, Tariterudo, tuvo un altercado con vampiros?]

A esas palabras, no sólo Millaine, incluso los rostros del conde y su esposa se endurecieron.

[… Yurushia-sama, ¿de qué está hablando?]

A la insocial y fría voz de Millaine, los cuatro niños que estaban en un estado de ensueño temblaban como si despertaran del sueño.

Los mayordomos y maids la miraron inexpresivamente, sólo Yurushia, en el centro de todas las miradas, seguía hablando sin romper su sonrisa.

[Es sólo una plática. Había supuestamente un fuerte vampiro, pero oí que fue rápidamente sometido. Para ser derrotado por simples seres humanos, los vampiros no son gran cosa, después de todo.]

 

Durante esa platica, las expresiones del conde y su esposa se distorsionaron… temblaron silenciosamente mientras que su sed de sangre aumentaba.

La sed de sangre procedente de Millaine era especialmente impresionante.

La ira se convirtió en odio, la desbordante malicia hizo que el exuberante césped que los rodeaba se pudriera en un instante.

[¿Qué… estás tratando de decir?]

La complexión de Yurushia no cambió ni con esa sed de sangre, lanzo una carta de su bolsillo en el césped, era la [Invitación].

 

[La fragancia de una rosa, no puede disfrazar el hedor de una [Bestia].]

 

En ese momento, los hermosos rostros de las maids y mayordomos se distorsionaron en el de las bestias, dejando salir un sonido cuando sus intimidantes colmillos nacieron hacia Yurushia.

[Hiieeee!]

Los cuatro niños, finalmente conociendo la realidad a su alrededor, se abrazaron, temblando mientras derramaban lágrimas.

Sólo podían mantener su cordura en esta fiesta de pesadillas porque su [Maestra] Yurushia no tenía miedo… pero eso era todo.

Por poner una tranquila sonrisa, su ama era una Santa, esperaban que ella ganara el tiempo suficiente para que escaparan por su cuenta.

 

[¿Lo habías notado desde el principio…? El título de [Santa], me alegro de que no sea una farsa comprada con oro noble…]

[¿Hmm? Ese título fue algo que se me dio sin mi permiso. Ese título es tan embarazoso. Sólo quería una vida tranquila…]

Yurushia ignoró las expresiones de los niños y dejo salir un suspiro.

 

[Entonces, pequeña señorita. Esto será agradable y [Fácil] si me das tu sangre…]

El viejo vampiro ofreció tranquilamente una promesa… La sonrisa del conde Oberu llegó hasta sus oídos mientras él reía.

[Santa-sama pareces estar muy confiada. Nosotros tres tenemos la ventaja en la experiencia, cientos de vampiros y los tres mil [Runts[1]] que hacen imposible el escape…]

La Condesa lamió con gracia sus brillantes labios rojos con su larga y como de lagartija lengua.

Yurushia que, aunque tenga ese rumoreado legendario poder de clase [Santa], le sería difícil sobrevivir tomando este número.

Millaine conocía bien la capacidad de sus dos compañeros.

La esposa y Millaine tienen doscientos años. El conde es un vampiro antiguo que ha estado viviendo durante quinientos años. Los seres humanos comunes no podían esperar derrotar tales cosas por sí solos.

Millaine sabe que es posible que los otros dos huyeran si sólo uno de ellos seguía luchando.

Por lo tanto, Millaine tenía un sentimiento de enojo en su corazón hacia el conde y su esposa, que habían escapado del país al principio.

 

[Pues bien, Atrápame si puedes.]

 

Las palabras de Yurushia sonaban como las de una niña que se divertía mientras golpeaba con las manos, la esposa, que se dio cuenta de que respondio como si quisiera [Escapar], no sabía qué decir.

Con un ambiente tan extraño, Yurushia señaló con su amistosa sonrisa hacia sus sirvientes.

[Ustedes chicos, buena suerte. Los perdonaré si logran escapar de esta gente.]

Su brillante voz multiplicó el efecto de sus palabras sin corazón, Yurushia extendió sus pequeños brazos para estirarlos.

 

[… [Hágase la luz] …]

 

Sin miedo ni tensión, nadie pudo reaccionar ante su acción demasiado natural.

Cuando los vampiros notaron que Yurushia había lanzado su magia sagrada y se habían puesto en guardia, vieron una cosa increíble.

Una luz que no era ni deslumbrante ni blanca, sino que era más oscura que la mera oscuridad, una [Luz Negra] que se extendía como si la tinta hubiera sido descargada en el mundo, incluso los vampiros no podrían haber previsto esta noche recién teñida.

En la confusión, todos oyeron el eco de la alegre voz de Yurushia.

 

“[Ahora. Seré yo quien los busque, fufufu.]”

 

————–

Notas:

[1] Vampiros inferiores creo.

 

★ ☆ ★ ☆ ★ ☆ ★ ☆ ★ ☆ ★ ☆

 

Un comentario en “Demon Noble Girl: Cap. 11

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.