Demon Maid 16

16 – Duelo

 

Estando sola en la habitación de invitados, Akiru estaba impaciente.

“Qué debo hacer…”

Ella no se había equivocado en ninguna de sus acciones. En comparación con los demás objetivos, la ruta de Yohanne era relativamente la más simple.

Por ser un juego en línea, la interferencia de otras jugadoras podría causar ciertas alteraciones en la historia. Sin embargo, aún quedaba una constante: la jugadora con las estadísticas de afecto más altas recibiría las pruebas de los crímenes de Sharon por parte de su madre, Gidel. Durante el enjuicio de Sharon, al amonestarla mientras aún abogaba por clemencia, el personaje del jugador recibiría la confesión de amor de Yohanne.

Si el jugador respondiera a su confesión, se establecería la bandera de Yohanne. Después, siempre y cuando el jugador mantuviera su afecto lo suficientemente alto, podría hacer lo que quiera hasta el evento de graduación, ya sea pasar los días llenos de amor junto con él o incluso ignorarlo para poder seducir a otro objetivo.

Sin embargo, antes de que Akiru pudiera dar su respuesta, nuevamente esa chica se interpuso en su camino.

 

Como aún era bastante pronto en la línea de tiempo del juego, las fechorías de Sharon aún eran leves. En el juego, los crímenes de los que esa villana era culpable podrían variar dependiendo de cuándo sucedía su juicio. Si era juzgada durante el evento de graduación, incluso podría llegar a ser ejecutada por traición.

Akiru no era del tipo de persona que aun sabiéndolo pudiera enviar a la villana a su ejecución sin sentir culpa. Incluso tan pronto en la línea de tiempo como lo estaban ahora, tenía plena confianza en poder establecer la bandera de Yohanne antes de que las demás jugadoras interfirieran. Había despejado su ruta de esa manera, muchas veces, después de todo.

Entonces ella había actuado. Hizo sus movimientos con tal certeza que incluso se sorprendió ella misma, había logrado adquirir el afecto de Yohanne mientras permanecía oculta de las miradas de las demás chicas que podrían ser jugadoras, así como de la joven vizconde que era la heroína principal del juego.

“…‘Estado’.”

Akiru susurró. Un panel, translúcido como si estuviera hecho de acrílico, apareció frente a ella.

Este era un tipo de magia que nadie más en este mundo, aparte de aquellos que sabían que eran jugadores, podía usar. La primera vez que Akiru probó la habilidad, lo hizo pensando que si podía ver su estado en el juego, también podría hacerlo en este lugar. Y para su sorpresa, la habilidad se había activado.

 


[Nombre: Akiru] [Mujer – 14 años] [Estado: Bueno]


 


Lista de habilidades (Las Habilidades con ☆ se Encuentran Ocultas):

[Aptitud Magia de Agua] [Sangre Noble] [Aptitud para la Alquimia] [Lengua Extranjera]

[Encanto(débil)☆] [Bendición de la Diosa☆]


 

No tenía mucho interés en las habilidades que estaban visibles. Para ella, solo eran convenientes habilidades para tener en este mundo. El interés de Akiru era hacia las habilidades ocultas.

Sospechaba que ambas eran habilidades que solo los jugadores podían tener. No sabía qué era la “Bendición de la Diosa”, pero “Encanto” fue lo que la ayudó a ganarse el afecto de Yohanne. Era lo que había hecho que escuchara sus líneas, que incluso algunas no tenían sentido debido a su nerviosismo, como un discurso sincero y lleno de pasión.

Sin embargo, justo al final, los esfuerzos de Akiru fueron frustrados una vez más.

¿Esa chica también era una jugadora? Entonces, tal vez era el tipo de jugadora troll que jugaba no para capturar un objetivo, sino únicamente para meterse en el camino de las demás personas.

“… No dejaré que estropees mi juego.”

Akiru ya había olvidado lo que le había hecho a la chica en el pasado. Para Akiru, ahora ella era solo un enemigo más.

 

Se oyeron dos golpes de la puerta.

“…Si aquí estoy.”

Ante la respuesta de Akiru, una sirvienta abrió la puerta para revelar a la señora de la casa.

“Mi, mis Gidel.”

“Akiru. ¿Puedo tener algo de tu tiempo?”

Gidel estaba sonriendo, y en las manos de la mujer había algunos documentos que presumiblemente eran las pruebas de los crímenes de Sharon. Al verlos, Akiru también sonrió.

 

Akiru aún no se había dado cuenta de que este mundo era uno real.

 

***

 

Con la declaración oficial de Yohanne, la competencia se convirtió en un duelo entre hermanos para determinar el próximo sucesor de la casa.

Gidel y los sirvientes habían intentado que Yohanne se retirara al principio. Así que solamente le di un pequeño empujón.

“Aww, ¿entonces este enano no puede hacer nada sin su mamá?”

Y de repente encontró su motivación. Mucho de ella, de hecho. Incluso Mis Gidel parecía haber cambiado de opinión.

“Hey Letty, ¿qué le dijiste a Yohanne?”

“Simplemente le di unos cuantos ánimos, mi lady.”

Mi Lady no escuchó porque le tape los oídos. Simplemente no podía dejar que su inocencia se arruinara con tan malas palabras.

“Pero… no quería el tener que pelear con mi propio hermano…”

La expresión de Mi Lady se oscurece un poco. Una chica muy amable, ella lo es.

“Ayudar a un hermano menor a ganar fuerza a través de unas pruebas también es uno de los deberes de una hermana mayor, mi lady”

“…¿De Verdad?”

Sí, de verdad lo es. Pero también es una excusa, pero mi lady no necesita saber eso.

 

Los detalles más importantes del duelo son los siguientes: hasta la mañana siguiente, Mi Lady y Yohanne deben traer algún objeto valioso de la mazmorra que se encuentra en la región occidental del territorio De Michel.

Esta mazmorra es de tamaño mediano, con unos cuarenta pisos. Solía ser famosa por sus ágatas de alta calidad hasta hace más de un siglo, cuando su producción de piedras preciosas se redujo a casi nada. La mazmorra se convirtió en una guarida para monstruos.

Ambas partes tienen permitido llevar hasta diez sirvientes para acompañarlos. Esta regla es principalmente para beneficio de Yohanne, por supuesto.

 

“Mi Lady, la acompañaré.”

“Franz… realmente aprecio el sentimiento, pero no deberías. ¿Qué pasa si algo le sucede a Padre cuando no estás aquí?”

“Mi Lady… yo…”

“Además, también necesito que protejas la tumba de Madre. Me temo que su lugar de descanso se verá perturbado si te lastimas, Franz.”

“…entendido.”

Franz se arrodilla, su voz llena de renuencia. Mi Lady coloca tiernamente su mano sobre su hombro para consolarlo.

“Estaré bien. Letty está conmigo… mira, Franz, por allá. Algo está brillando con el sol de la tarde. ¿No es hermoso?”

“… Lo es. Si tan solo Mis Kyria pudiera presenciar esto junto con nosotros…”

“De hecho, si Madre estuviera aquí…”

 

Lo que brilla es, de hecho, la tumba de Lady Kyria.

 

Franz nos acompañó hasta la mazmorra en un carruaje tirado por caballos. Él se despide mientras se prepara para regresar al castillo del marqués.

“Entonces le deseo buena fortuna, mi lady. Señorita Fleurety, manténgala a salvo.”

Me mira con ojos llenos de confianza.

“Por supuesto.”

Entonces debo demostrar que soy digna de su confianza.

Por cierto, el carruaje tirado por caballos que utilizamos fue el que tomé prestado de la jefa del dormitorio. El caballo que lo jaló ahora está arrasando en el bosque y devorando a todos los monstruos con los que se encuentra, incluso con el carruaje todavía sujeto a él. Debe haber sido la sangre de monstruo que le di.

Esto es genial. Ahora también ahorra en comida.

 

“Mi lady, parece que el joven maestro Yohanne ya ha entrado en la mazmorra.”

“Mi…”

 

En la entrada de la mazmorra hay cadáveres de lo que parecen goblins, así como las huellas de varias personas.

Ya que esperaba que tuviéramos que permanecer despiertas toda la noche, había dejado que Mi lady tomara una siesta. Por eso hemos llegado tarde, después de Yohanne.

“B-Bueno, entonces, vámonos.”

“Sí, mi lady.”

No hemos traído su armadura de cuero con nosotras en nuestro viaje de regreso a casa, ¿quién esperaría que la necesitara? Mi lady ahora lleva una bata hecha de mis hilos. Y yo llevo mi habitual uniforme de sirvienta, por supuesto.

Nuestro camino ya ha sido despejado, tal como lo planeé. No nos llevará mucho tiempo llegar a sus profundidades.

 

“¡Yah!”

Mi lady grita, golpeando un esqueleto en la cabeza con su bastón. Se derrumbo.

Tiene relativamente más poder mágico que la mayoría de las personas, pero también un peor control. Es por eso que sus hechizos queman sus objetivos hasta las cenizas o simplemente se esfuman, no hay intermedios.

Uno de estos días, tendré que idear una forma para que use su magia de manera efectiva.

“¡Letty, lo hice!”

“Hermoso trabajo, mi lady.”

Hemos descendido al vigésimo piso subterráneo, pero aún no hemos encontrado ningún enemigo particularmente difícil. Estaba pensando que, si no podemos encontrar ningún buen artículo, podríamos sustituirlo por material de monstruos, pero a este ritmo…

“Tal vez ir mas abajo sería más rápido.”

“Entonces apurémonos. Yohanne ya debería estar más profundo.”

 

…que extraño.

Había dejado ir a Yohanne primero para que nos despejara el camino, pero también encontré cadáveres de monstruos en lugares que no esperaba, en varios caminos que el hermano menor no tomó. ¿Se habrán dividido en dos equipos?

 

Ahora estamos en el piso treinta.

“Disculpa, mi lady.”

“¡¿Qué- Letty?!”

Levante a Mi lady y empiezo a correr. Un momento después, caen rocas del techo en el lugar donde estábamos.

He notado las trampas de allí. Pero no las activamos.

“¿Trampas?”

“Sí, mi lady, hay trampas.”

Escucho el sonido de pasos corriendo en la distancia. Como esperaba, fue una trampa hecha por personas, una que aprovecha la propia mazmorra. Pensé que era hora y, de hecho, no traicionaron mis expectativas.

“Por favor, continúa soportándolo, mi lady.”

“… ¿eh?”

“Vamos a correr.”

“¿¡… aaaaAAAAAAAAA?!”

Con Mi lady agarrándose por su vida, corro más profundo de la mazmorra. Ella… se altera… y bastante.

Salto a un lado para esquivar una repentina flecha que vuela hacia nosotras desde el frente. Antes de que se libere la segunda, silencio a los hombres que se esconden en las sombras con “Patadas de Sirvienta”.

 

*plort*

 

“Umm, Letty, ¿qué fue eso? ¿Parecía como si unas frutas estuvieran siendo aplastadas…?”

“Algo así paso, mi lady. Creo que ahora incluso sus semillas están arruinadas”.

Los dos hombres que tienen espuma en sus bocas no son nadie que haya visto en el castillo. Me pregunto quiénes son, no parecen ser bandidos.

Me hubiera gustado interrogarlos con mi “suero de la verdad”, pero no tengo tiempo en este momento. Sigo corriendo.

Después de eso, nos encontramos con algunas trampas más por aquí y por allá.

“Letty, ¡hay una enorme roca que viene hacia nosotras!”

“Sí, mi lady.”

Hmm… parece que nos están guiando a algún lado. La roca nos persigue a una habitación abierta sin piso y nos caímos.

“¿¡EEEEEPP?!”

“No te preocupes, mi lady.”

Es menos una trampa y más como una entrada que conecta dos pisos. Tiene dos puertas. Ambas están cerradas.

Después de aterrizar sobre mis pies limpiamente, bajo a Mi lady. Ella mira con inquietud.

“…tal vez…”

“Esto también es una trampa”. Respondo.

 

“En efecto.”

 

Me giro para mirar de dónde vino la nueva voz. Se abre una de las puertas y aparecen varias personas.

“¿¡Señorita Akiru?! ¡¿Por qué estás aquí?!”

“Para juzgar sus crímenes, lady Sharon.”

Acompañando a Akiru hay un grupo de jóvenes sirvientas, todas armadas y apuntando sus armas hacia Mi lady y a mí. Se ven temerosas.

“Se sobre tus planes para el asesinato de Yohanne. Que terrible, Sharon. No puedo creer que le hagas eso a tu propio hermano.”

“¡Espera no! ¡Nunca haría algo así!”

“Tengo pruebas que fueron proporcionadas por la propia Mis Gidel.”

Akiru saca varias hojas de papel y las arroja al rostro de Mi lady.

“Ahora no tendrás excusas, Sha- ”

 

“¿Por qué no llevaste eso a los guardias de la ciudad?” Interrumpo, mi cabeza se inclina de forma perpleja. Mi lady comparte el gesto.

Akiru se queda en silencio con la boca abierta. Le toma un tiempo responder.

“… ¿eh?”

“Si ya tienes toda la evidencia, ¿por qué no llevarla al palacio? ¿O incluso a los guardias de la ciudad?”

“… p-pero…” Akiru tartamudea, sus ojos se mueven de un lado a otro. Las jóvenes sirvientas comienzan a parlotear de ansiedad. “E-esto se supone que es un evento de juicio…”

Akiru baja la mirada cuando su voz se convierte en un susurro, habiendo perdido todo su antiguo fervor. Realmente, ¿no se supone que viene de la Tierra? ¿Se olvidó de la existencia de la policía?

“¿Puedo ver?”. Le digo.

“Ah, sí.”

Akiru distraídamente me permite mirar la llamada evidencia. Es un recibo de compra, de la compra de un tipo de veneno bastante especial, y en él está la firma de mi lady.

“Esta no es la letra de mi lady.”

“¿Eh?”

Supongo que con el poder que tiene una casa marqués, pueden hacer que funcione incluso con una “evidencia” tan mala, pero me sorprendería si realmente engaña a alguien.

 

“Señorita Akiru, ¡no la escuché!”

La voz es de un hombre, proviene de detrás del grupo de sirvientas que actualmente están confundidas por el inesperado desarrollo.

“¡Sir Darío!”

“Lady Akiru, esa sirvienta podría ser un demonio con la facilidad de poder mentirle a la cara sin pestañear. No hemos proporcionado la evidencia a los guardias solo porque la señora desea otorgarle a Lady Sharon la oportunidad de redimirse.”

“¿E-es eso…?”

“En efecto. Mientras tengamos la evidencia, Lady Sharon no podrá evitarlo. ¡Por la casa De Michel, tendremos su expiación por sus crímenes aquí y ahora!”

“Eh, ¿qué?”

“¡Esto es por el joven maestro Yohanne, Lady Akiru! ¡Todas, preparen sus armas!”

 

Con un giro hacia arriba, mi Orc Killer EX encuentra su objetivo.

“Buen tiro.”

Darío se convulsiona.

“¿¡Letty?!” Mi lady grita, sorprendida.

“Parece que sir Dario no se siente bien. ¿Hay un médico cerca?”

Akiru y las sirvientas sacuden furiosamente sus cabezas. Se ven bastante pálidas, por alguna razón.

En cuanto a Dario, a pesar de sus burbujas y convulsiones, aún vive, tal vez debido a su armadura. Como no puedo dejar que los ojos de Mi lady se manchen, había sido muy cuidadosa con mi golpe. Aun así, dudo que pueda seguir viviendo como hombre a partir de ahora.

 

“… realmente, que inútil.”

 

“¿Mis Gidel?”

“““¡¡¡Señora!!!”””

Al escuchar el sonido de la voz de una mujer desde arriba, Akiru y las sirvientas levantan la vista, exclamando con sorpresa y mezcladas con alivio.

Gidel no está parada en la puerta de donde caímos, sino en otra plataforma que sobresale. A la mujer la acompaña una vieja sirvienta y algunos hombres armados. Mira hacia abajo, su mirada es fría.

“Buen trabajo, Akiru. Finalmente podemos hacer que Sharon redima sus crímenes.”

“P-pero…”

Akiru tartamudeo. Mira fijamente hacia la “evidencia”, su rostro muestra todos sus desordenados pensamientos.

“Esperaba que ese mayordomo y tú trabajando juntos pudieran tratar con Sharon. Que decepcionante. Una pena, también, pensé que podrías haber sido una buena hija…”

“¿M-mis Gidel…?”

 

El rostro de Akiru palidece, mientras una incertidumbre aterradora se extiende a través de las jóvenes sirvientas. La puerta opuesta a la que el grupo de Akiru usaba se abrió lentamente.

“Eeek…”

Alguien chilla. La cosa que entró lentamente escanea el lugar con su mirada y ruge.

 

“¡¡¡GRRRARAAAAHHH!!!”

 

Es un monstruo humanoide de casi tres metros de altura, con la cabeza de un toro y un par de enormes cuernos.

“… un minotauro.”

Mi lady susurra, su voz tiembla.

 

“Esta es una de las habitaciones del jefe en los pisos inferiores. Aparentemente, esta sala te lleva a un atajo si puedes derrotar al minotauro, entonces, ¿por qué no lo intentas? Oh, sí, lo que me recuerda, Yohanne tomó la ruta segura. Por lo que no se preocupen por él.”

Gidel dice, riendo con auténtica alegría. Mi lady la fulmina con la mirada.

“Mis Gidel, ¿cuáles son sus intenciones? ¡¿Incluso involucraras a lady Akiru, una de las candidatas a Socia de su Alteza Joel?!”

“Aah, realmente es lamentable. Akiru fue simplemente desafortunada por haberse enredado en tus crímenes, eso es todo.”

“No puede ser…” Mi lady susurra con absoluta incredulidad, mientras Akiru cae al suelo al escuchar las palabras de Gidel, su expresión es de pura desesperación.

 

“¡GRAAAAHH!””

 

El minotauro elige ese momento para rugir y cargar hacia Akiru.

No planeo salvarla. Probablemente también es inmortal, de todos modos.

Sin embargo, lo que no esperaba es que Mi lady gritara una advertencia y saltara hacia Akiru en un intento de salvarla.

“¡Cuidado!”

Mi lady cubre a Akiru con su propio cuerpo. Antes de que el hacha del minotauro pueda alcanzar su objetivo, golpeo el arma con mi garrote con púas. Llevo a las dos a un lugar seguro.

“¡Mi ladi!”

“Estoy bien, Letty.”

Un rastro de sangre gotea de su frente, probablemente de un pedazo de los escombros que salieron volando. A pesar de eso, ella aun así me dirige una valiente sonrisa. Akiru tiembla, sus dientes rechinan y su mirada está fija en Mi lady.

“Lady Akiru… ¿puedo dejar a Mi lady a su cuidado?”

“P-pero… yo…”

Akiru parece lista para llorar. Por culpa, tal vez. La miro con frialdad.

“Si la lastimas un poco más…”

“¡No lo haré! ¡Juro que no lo haré!”

 

Qué tontería he hecho, subestime la amabilidad de Mi Lady.

Entonces, ¿realmente quieren verme hacer mi mejor esfuerzo?

 


N/A: Nuestra Lady Sharon es un ángel.


 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.