Demon Maid 10

10 – Contraataque

 

Entre los nobles en su último año escolar en la academia de magia, estaba cierta señorita de una casa vizconde.

Su padre era un mujeriego empedernido, y su madre era una cantante famosa por su belleza en toda la ciudad. Ella nació como una plebeya. Pero después de que nació el segundo príncipe Joel y conocerlo en la academia, se la llevaron lejos de su madre y se unió formalmente a la familia del vizconde con la esperanza de que en el futuro se convirtiera en la esposa favorita del príncipe.

La esposa del vizconde no la aceptó. Y su madre biológica la había vendido por dinero.

Pero a pesar de su vida en ese tipo de hogar, la joven aún se mantenía firme, con la cabeza en alto incluso cuando su familia la trataba con mucha antipatía. Creció hasta convertirse en una chica amable.

 

Dentro de una habitación en el dormitorio de chicas de la academia de magia, el brillo de una linterna iluminaba un tablero de ajedrez, la luz era inusualmente cálida y brumosa.

Clack.

Unos delgados dedos movieron una pieza.

Su fría mirada estaba fija en el tablero, pero sus pensamientos internos eran de un juego mucho, mucho más vasto.

 

 

 

“… M-mi lady, la comida está lista…”

Desde un rincón de la habitación llegó la temerosa voz de una joven sirvienta, una niña que todavía no había superado las pecas en su rostro.

“…”

“¿M-Mi lady…?”

La fría mirada de la joven se apartó del tablero por un momento y respondió con frialdad.

“… Comeré más tarde. Puedes retirarte por el resto del día.”

“S-sí, mi lady.”

La sirvienta se estremeció. Se inclinó apresuradamente y regresó a la habitación de los sirvientes, como si estuviera huyendo.

Con sus pensamientos interrumpidos, la joven dama suspiró débilmente, recostó su delgada espalda en la silla. Arregló varias piezas en el tablero.

 

“Cuántos quedarán, me pregunto…”

 

***

 

“Lady Sharon, por favor espere”.

“… sir Andy”.

“Qué suerte que no se ha ido… Lady Sharon, pido disculpas por los problemas que Karl ha causado…”

“N-No, no hay nada por lo que tengas que disculparte… en todo caso, debería ser yo quien…”

“…¿Disculpa?”

“No es nada. Somos compañeros de clases, después de todo. Solo hice lo que se esperaba”.

“…maravilloso. Como compañero noble, realmente deseo que mi hermano pueda ser la mitad de honorable”.

“Ah… realmente no es nada…”

“Me aseguraré de que la familia de Mercia envíe nuestra gratitud formal a su casa en una fecha posterior. Y también… Lady Sharon, si puedo…”

“¡S-Sí!”

“… no, por favor no hagas caso. Tendré que volver al lado de Su Alteza ahora, así que si me disculpa…”

“…si.”

 

Deberían conseguirse una habitación.

Saludos a todos. Soy Fleurety, la sirvienta personal de Lady Sharon y su protectora desde las sombras.

Hoy, estoy dentro de una tienda cerca de la tercera Mazmorra.

Mi lady está parada inmóvil en medio del camino, tan profunda en su melancolía que ni siquiera se da cuenta de que está rodeada de mocosos. Me pregunto qué podría estar pensando, pero tengo algo que debo hacer primero.

“Señor comerciante, ¿qué tal este precio?”

“Estás bromeando, sirvienta. Esta ciudad no es tan escasa de sal. Tenemos mazmorras y todo eso.”

Este comerciante ya tiene unos cuarenta años y la piel de su cabeza ha perdido mucha de su protección solar[1], pero sigue siendo un oponente formidable.

Hay una rama del Gremio de Exploradores cerca de la mazmorra y también compran sal, pero generalmente puedo obtener un mejor trato vendiéndole directamente a los comerciantes. Es por eso que estoy aquí.

“¿Incluso con esta calidad, señor? Mi sal acaba de ser extraída de la mazmorra. Aún no está nada oxidada.”

“Vamos niña, ¿no acabo de decir que no hay tanta demanda? Teniendo en cuenta la cantidad que maneja mi tienda, comprar solo esta cantidad de sal solo va a disminuir la calidad de mi marca”.

Enfatizo en “generalmente”. Si uno no tiene las habilidades necesarias para negociar con un comerciante, incluso podría verse siendo regateado por debajo del precio fijo de compra en el gremio.

“Mi, mi… me gusta la mercancía de allí, ¿eso quiere decir?”

“… sirvienta, ¿qué estás insinuando?”

El comerciante entrecierra los ojos y me fulmina con la mirada. Simplemente respondo con una radiante sonrisa mientras miro las ollas de sal que tiene en sus estantes.

“¿Realmente necesita que lo diga, señor…? He escuchado que a veces, la sal puede mezclarse con algo para crear una distinción de marca y hacer que sepa mejor…”

“… diez por ciento más. Eso es lo mejor que puedo hacer. Si no te gusta, ve a otra tienda.”

“Veinte por ciento. He visto cuánto se vende por aquí, señor. Seguirá aprovechando más que suficiente cuando revendas mi sal.”

“Ahora, ahora, pequeña sirvienta… ¿no crees que te estás volviendo un poco loca?”

“Dios mío, ¿debería dormir con una daga debajo de mi almohada esta noche?”

“Ja, bromeas. Estoy haciendo negocios honestos aquí, basta con las falsas acusaciones. Mi tienda incluso tiene tratos con una empresa comercial que abastece a la familia real. Imagínese si en su lista negra de clientes llegar a tener una sirvienta más…”

“¿Una empresa comercial, dices? ¿El que proporciona la comida para el palacio este mes?… Estoy segura de que la empresa no recibirá esa sal, ¿verdad, señor?”

“…”

El tendero hace una mueca. Mi sonrisa se ilumina.

“No se ponga tan triste, señor. También puedo darle algo para usted.”

“… ¿y ahora qué?”

Abro mi bolso para que vea lo que hay adentro.

“Parece estar seco… ¿qué es esto?”

“Quizás no ha tenido muchas oportunidades de ver esto, considerando lo lejos que estamos del mar y ya que el reino tampoco importa sal. Esto son algas, señor.”

“¿Algas marinas…?”

Miro su cuero cabelludo.

“Es algo muy bueno para usted, señor comerciante[2]”.

“…”

 

Mi pequeño viaje de compras termino sin problemas.

Vendí la sal por siete oros y cuatro platas. Combinadas con las ventas de los materiales de los monstruos, ahora tenemos bastantes fondos. Y no solo eso, el comerciante incluso me dio algunas especias. Que hombre tan amable.

Camino hacia Mi lady, aun melancólica, le di a los mocosos boquiabiertos algunos dulces de roca para espantarlos.

“Lady Sharon, mis disculpas por la espera” La llamo.

“… ¿eh? Ah”. Mi lady regresa a la realidad. Se gira hacia mí con una nublada sonrisa. “Bienvenida de nuevo, Letty”.

“Me las arreglé para conseguir una buena oferta, mi lady, así que también compré algunos de sus dulces horneados favoritos. Tendremos una fiesta esta noche.”

“Gracias, Letty. Pero recuerda no más carne de monstruo.”

“Por supuesto.”

Mi lady es un poco quisquillosa, ¿no? Le doy una amplia sonrisa.

Entiendo cómo se siente.

 

“No cometeré el error de revelarle nuevamente el origen de los ingredientes”.

“¡No, eso no es lo que quise decir!”

 

***

 

Bueno, después de hacer un chequeo psicológico en la señorita Hina con un poco de ayuda farmacéutica, mi conclusión es que no tiene nada de malo en su cabeza.

Que extraño. Una persona sensata nunca hubiera dicho algo así.

Y tampoco creo mi diagnostico este mal. Su cuerpo entero se retorcía, sus ojos estaban vacíos y desenfocados, estaba babeando mientras tenía en su boca una tonta sonrisa al final, así que seguramente eso fue suficiente medicamento.

Oh sí, no te preocupes, solamente usé un débil veneno de araña. Uno completamente orgánico. Hina no tendrá ningún efecto secundario duradero. Después de todo, el veneno puede ser un medicamento con la dosis correcta.

No obstante, no es como si hubiera estudiado farmacéutica.

 

Entonces, Hina dijo que este mundo es un juego otome, pero que no podía recordar la identidad de la que había susurrado algo tan ridículo.

Honestamente, casi espero que pueda sacudir la cabeza y escuchar su única célula cerebral que tiene allí.

De todos modos, no lo descartare sin más porque suene absurdo. Una sirvienta ejemplar es aquella que puede prepararse para todo.

Es imposible que un mundo sea un juego otome, pero es posible que un mundo en una “Caja de arena” cuidadosamente administrado parezca un juego. Si bien no estoy segura de cuán grande es este ya que las cajas de arena pueden variar en escala, teniendo en cuenta que hay ciertas personas aquí que no pueden morir, la posibilidad de que haya un Administrador es muy alta.

… de verdad, hay muchos problemas.

Creo que continuaré ocultándome hasta que termine mi investigación.

 

***

 

“Letty, ¿has terminado los preparativos?”

“Sí, mi lady.”

 

Actualmente, estoy ayudando a Mi lady con su baño matutino.

Es una tarea que requiere mi máxima concentración. Hoy es el día en que mi “Proyecto de Embellecimiento de Lady Sharon”, que comenzó hace varios días, entra en su fase final.

Cuidadosamente, meticulosamente, lavo y froto el tratamiento del cabello en sus mechones de plata. Acaricio y exfolio la piel de mi lady con una toallita hecha con la mejor seda de araña. Y ahora que Mi lady se está quedando dormida, empiezo a masajear cada rincón de su cuerpo con un aceite aromático especialmente hecho y que obtuve directamente de la Jefa de las Sirvientas.

Por eso, incluso con todo lo que debo hacer, no puedo tardar demasiado. El deber de una humilde sirvienta es que no debe ocupar el precioso tiempo en la mañana de su maestra e incluso si tiene que usar toda su magia para doblar el espacio-tiempo para cumplir con sus tareas, que así sea.

 

“Mi lady, he terminado.”

“… ¿Qué-?”

Mi lady se despierta para ver que su cabello ya ha sido peinado y su uniforme ya está en ella. Parece sorprendida.

“¡¿Cuando?!”

“Mi lady ha dormido bastante bien.”

“…”

Mientras toma bocados y sorbos del desayuno que preparé (café con leche, jugo de naranja fresco y un sándwich de bagel) me mira con las mejillas sonrojadas, su mirada todavía muestra insatisfacción con mi respuesta.

Incluso hasta ahora, Mi lady sigue estando bastante avergonzada cada vez que la ayudo a cambiarse la ropa interior. Supongo que eso podría ser lo que la ha disgustado.

“Es simplemente el deber de una sirvienta, mi lady.”

“Sé que has elegido servirme, pero Letty, eres, umm…”

Mi lady se da la vuelta y continúa sus palabras casi en un susurro.

“… también eres… mi amiga… así que… ya sabes…”

“Mi ladi…”

Demasiado preciosa.

“Gracias por la fiesta.”

“¿¡Qué fiesta?! ¡¿De qué estás hablando?!”

La Fiesta para los ojos, mi lady, fiesta para los ojos. Incluyendo, pero no limitado a las veces que te vistes, dando un ejemplo.

 

Bueno, para explicar a qué se refería Mi lady cuando dijo “los preparativos”, fue sobre los preparativos para que me una a ella en clase.

Y la razón es porque el Reino ha decidido que, como parte del proceso de selección de socios, todos los estudiantes de secundaria invocados desde la Tierra se transferirán a la clase de los estudiantes nobles de Mi lady para ayudarlos a acostumbrarse a este nuevo mundo.

“Letty… ¿y tú uniforme? ¿Pensé que te dieron uno?”

De hecho, el reino me ha proporcionado varios uniformes escolares. Mi lady pregunta solo porque todavía estoy en mi atuendo de sirvienta.

“Una sirvienta necesita un solo uniforme, mi lady.”

“… ¿eso está bien?”

Lo está, lo está.

Y, sinceramente, el uniforme de sirvienta que hice con mis propios hilos es de mejor calidad, en cualquier caso. Por supuesto, también he reemplazado en secreto el uniforme de mi lady con ese material. Ahora es a prueba de apuñaladas… siempre y cuando sea un cuchillo lo que apuñale.

“Umm… ¿me veo extraña?”

Como hoy es el primer día que la acompaño a clase, Mi lady está bastante nerviosa. Actúa como una madre visitando la escuela de su hija por primera vez, aunque con toda honestidad, diría que ella seria la hija, no yo.

No obstante, no diré eso. El silencio es oro.

“No, mi lady. En todo caso, hoy te ves más radiante que nunca.”

“Dios, deja eso, dices eso todo el tiempo. Vamos.”

“Sí, mi lady.”

Ella esta perfecta, por supuesto. Me he tomado días para asegurarme de eso.

 

Clack. Clack.

La hija del marqués, Lady Sharon, camina por el pasillo de la escuela con sus pasos resonando. Los plebeyos y nobles de bajo rango le abren paso apresuradamente.

Mi lady ha perfeccionado todo lo que hay que saber para ser una noble y a menudo da consejos a sus menores con bastante dureza. Es la razón por la que ha ganado un poco de reputación de ser intimidante.

Pero hoy, algo ha cambiado.

En el momento en que los estudiantes de baja nobleza que le han dado paso temerosamente la miran y que realmente la ven, sus rostros se sonrojan inmediatamente, tanto el de los chicos como los de las chicas.

“… Letty, ¿estás segura de que no me veo extraña?”

Al darse cuenta de las inusuales miradas, mi lady se gira hacia mí y pregunta con aparente preocupación. Le sonrío dulcemente.

“Lo estoy, mi lady.”

 

Llegamos al aula. Silenciosamente abro la puerta y cuando ella la cruza, todos los que la ven inmediatamente guardaron silencio. Un momento después, la habitación estalla en caos.

 

“… Sharon, ¿eres tú?”

El primero en acercarse y hablar con ella es el príncipe Joel, después de recuperarse de su aturdimiento.

“Sí, umm… sí, su alteza Joel. Soy Sharon.”

Mi lady, a pesar de su confusión, todavía responde con su habitual gracia.

Genial, genial. Todo va según lo planeado.

Como mi lady ha sido descuidada desde su infancia por la basura que se hace llamar su familia, su cabello y su piel no han recibido el cuidado que merecían.

Eso no quiere decir que Mi lady no era hermosa; ella lo es. Simplemente ayudé a su belleza a recuperar su verdadera gloria al administrarle comidas, mejorar su nutrición, cuidar su cabello y su piel ya que solía hacerlo ella sola sin saber realmente el cómo hacerlo. Mi lady es una mujer nueva ahora.

¿Y cómo? Solo mira las reacciones de toda esta aula.

 

Comencemos, mi lady. El escenario está listo para nuestro contraataque.

 

Notas:

[1] Manera al estilo Yuru de decir calvo.

[2] Efectos 100% efectivos y comprobados, digo Yurushia hizo una fortuna e incluso obtuvo un culto debido a estas algas xD

 

Comentarios

  1. martinhomuhomu

    Cada que leth hace algo con sharon mi mente grita yuri! Y mi corazón espera que el autor cambie el género de la novela a yuri

    1. Autor de la
      Entrada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.