Death march kara hajimaru isekai kyusoukyokuUncategorized

Death march kara hajimaru isekai kyusoukyoku Capitulo 11 SS5

SS: La Persona a la que Aze Espera
“Uu, aunque él pregunto si quería ir junto con él…”
Aze-sama refunfuña con voz llorosa mientras ligeramente
golpea un gran cojín en forma de pollito.
“¿Estás aún impactada sobre el asunto de ayer?”
“¡Quiero decir!”
“Eso fue un susto que trabajo Mia no es así. Satou-san no
parece saber esta al tanto de nuestro costumbre『Beso de Voto』sabes.”
“Yo-no-puedo-escucharte–”
Aze-sama bloquea sus orejas como una niña a pesar.
Ella estaba feliz que Satou no estaba enterado de la
costumbre, aunque en la otra mano, también significa que el beso de Satou-san
le dio en la frente cuando se conocieron por primera vez no fue intencionado a
ser el『Beso de Voto』.
Eso digo, no hay manera que pueda decirle, “Debería ir
junto con Satou-san entonces.”
Porque ella es la última Alta Elfo que resta en el Bosque
Boruenan.
Aze-sama es el apoyo emocional de los elfos que viven en
la villa, ella esta yermada por los elfos, y un objeto de fe de otros parientes
hada y demi-humanos, reverenciándola como un dios viviente.
“Uu… Satou baka…”
No hay duda sobre que la fe podría desvanecerse si ellos
ven su figura ahora.
O tal vez, ¿podrían enviar un asesino apuntando por
Satou-san?
Es probable que ni uno pueda ganar contra alguien que
derroto a la colonia de Medusas Malvadas que contaminaron el Árbol del Mundo
con un solo golpe pienso.
Ya que Azen-sama se puso cansada por refunfuñar esta
finalmente dormida mientras se aferra al cojín, silenciosamente reanudo la
limpieza de la casa del árbol.
[Kiel: Recuerden que el cojín lo hizo Satou… fufufu.]

“Aze, ¿animar?”
“¡Eso es correcto Aze! ¿No me darás pastel miel?”
Las pixies están intentando consolar a Azen-sama que
parece melancólica en el balcón de la casa del árbol.
Sin embargo, Aze-sama solo reacciona ligeramente.
Solo dos días han pasado desde que Satou-san se fue, así
que esto no se puede evitar…
Un inesperado visitante vino justo en ese momento.
“Lua-san, ha sido un rato. Tengo algunos suvenires para
ti.”
“¿Eh? ¿Satou-san?”
Satou-san que ha regresado con la magia teletransporte me
entrega la bolsa mágica que fue dada a él como un regalo de despedida.
Cuando miro dentro, hay un gran bulto de carne. Es
probablemente de alguna bestia.
Nea probablemente sepa como volver esto en deliciosos
platillos.
Incluso sin decir nada, Satou-san brevemente camina hacia
el balcón donde Aze-san esta suspirando.
“Estoy de regreso Aze.”
“¡Sa-Satou! ¿Po-porque?”
“Quería ver el rostro de Aze así que vine de regreso.”
Ugeh, voy a vomitar azucar.
Satou-san habla sutilmente algunos remarques como
womanizer.
Aze-sama esta, “Awawa”, incapaz de hablar claramente,
pero ella parece en verdad feliz.
Él regreso solo, Mia y las otras no están con él.
“Satou, ¿no te fuiste?”
“Tonta Aze lejos, conseguir una nueva chica–”
“He traído suvenires para ustedes también.”
“¡Conocer el asunto!”
“¡Wa~i, son pasteles miel!”
“Hyahho~! ¡Hay dulces confeti también!”
Satou-san persuadió a las pixies con una bolsa
conteniendo algunos bocadillos, él exitosamente neutralizo las pequeñas
intrusas.
Creo que esta reunión es demasiado rápida, pero agradezco
que Aze-sama tiene su energía devuelta.
Los dos han comenzado a coquetear con sus conversaciones
en el balcón, pero aquellos dos probablemente no harán nada mal incluso si los
dejo solos.
Satou-san parece tener eso en mente, pero Aze-sama no
parece como ella tiene el común malentendido de joven gente.

Dejo el resto a las pixies mientras voy al lugar de Nea-san a preparar el banquete de esta noche.

◇ ◇ ◇ ◇ ◇ ◇ ◇ ◇ ◇

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.