Bunny Girl Ch70

Ch 70 – El Héroe Herido – A

En la región oeste del Continente Central se encuentra una gran nación, el Reino Seize. Al oeste del país se encontraba un vasto bosque. Oculto dentro del verdor estaba una aldea de demihumanos, su gente principalmente compuesta de antiguos ciudadanos de la nación élfica que había sido erradicada por los humanos.

“Heeey, Gold, ¿puedes echarme un mano?” dice un elfo de mediana edad, a pesar de su edad, solamente aún parece estar en sus últimos treintas.

“Si, ya voy,” responde un gran hombre trabajando en los campos. Él sostiene una hoz, tomando el pañuelo cocido a mano en su hombro para secar su sudor.

“Lo siento por molestarte ya. ¿Cómo ha ido? ¿Ya te acostumbraste al trabajo?”

[K: Esta persona usa el ‘ya’ como sentencia en sus palabras, así que se puede malinterpretar… aunque no se para que lo aclaro, si probablemente no salga de nuevo…]

“… no es tan malo.” Gold vacila en responder. El hombre elfo rompe en una sonrisa gentil.

“Cierto, eso es. ¿Puedes hacer algo con eso?”

“Déjamelo a mí.”

El elfo estaba apuntando a un gran escombro dentro del campo que estaba a medio camino enterrado en el suelo. Con su maestría en la magia elemental, los elfos podían normalmente pedirle a los elementales de tierra a enterrarlo, desmantelarlo, o tratar con eso a algo que se adecue, pero aparentemente había un poco de hierro dentro de este escombro. El hierro tenia un efecto que restringe a los elementales, así que no pueden acercarse a este.

Con un rudo esfuerzo, el flujo de magia atravesó los bien formados músculos de Gold, levantando el escombro que había sido de al menos 500 kilogramos sobre sus hombros.

“¿Dónde debería poner esto?”

“Whoa-umm,” el elfo tropezó con sus palabras ante el asombro – él le pidió a Gold que lidiar con eso, pero no pensaba que de hecho lo levantara, “El viejo enano dijo que quería algo de hierro, así que solo ponlo cercas de la aldea. Él probablemente vendrá a romperlo luego.”

“Lo tengo.”

Gold asintió y comenzó a caminar. El suelo se hundía con cada paso de él. Los niños jugando cercas tímidamente se acercaban.

“… tengan cuidado. Es peligroso.”

Los niños guardaron silencio.

Gold puso abajo el gran escombro en el borde de la aldea, enviando un temblor que resonó a través de la tierra. Desde el grupo de niños echando miradas nerviosas hacia él desde lejos, un joven elfo salto fuera hacia él con una sonrisa destellante.

“¡Señor!”
“Yol…”

Gold puso una sonrisa torpe y gentilmente acaricio su cabeza.

 

 

Dos meses atrás, Gold había peleado como un Héroe para proteger su patria, el Imperio Torran, contra la invasión de un General Oscuro, el Rey Troll, y su ejército. Pero justo como se dirigía para la batalla, la barrera protectora de la nación fue repentinamente rota por un esquema del Conejo Blanco, la Dark Lady que había estado causando estragos por todo el mundo. Con la barrera fuera, solamente la ruina esperaba al Imperio Torran.

Gold había sido encerrado en un combate solo contra el General en ese momento. Había perdido, abrumado por el Rey Troll, y justo como miraba la muerte a la cara, él fue salvado por un capricho de la Dark Lady Conejo Blanco.

La Dark Lady le había dicho que fue una recompensa por su autosacrificio al intentar salvar a un niño y dejarlo ir.

Gold pregunto el porqué. Ella dijo que no veía ninguna diferencia entre la vida de un humano y la vida de un goblin como si se burlara de él, al hombre que dejo a un demihumano esclavo morir.

Él había sentido que sus palabras eran de aquella Dark Lady que solamente pensaba de las vidas humanas como nada más que polvo. Pero Gold también sintió la mirada fría de desdén que le dio a él, y comenzó a dudar. ¿Por qué es que él luchaba?

Cuando una crisis amenazaba al mundo, los Héroes habían nacido para salvarle.

¿Pero cuál mundo fue ese?

En Yggdrasia en el tiempo actual, la raza humana se ha apoderado de todas las Raíces y usado su poder para dominar el mundo entero. El ‘mundo’ de Gold habían sido las noventa y nueve naciones humanas rodeando las Raíces.

Para los humanos, los demihumanos eran cosas útiles. Para los humanos, goblins y orcos eran mascotas inútiles. Había sido la percepción común para los humanos, y Gold había sido educado como si este fuera el orden natural.

Aun así, una sola sentencia de la Dark Lady había hecho una grita en su vista del mundo.

 

Gold se fue en un viaje para reentrenar, para eliminar su debilidad, y encontrar una respuesta.

Él había entrado a lo profundo del bosque sin nada más que residuos de comida, su arma, y su armadura. Él peleo con todo lo que le ataco. Él se esforzó para saber todo sobre ellos.

Pero ninguna respuesta vino a su esfuerzo. El hambre y la fatiga lo llevaron a la inconciencia, y su salvador fue un pequeño niño elfo que había venido al interior del bosque por madera.

Actualmente, las razas demihumanas y humana eran los dos lados de un conflicto. Los humanos habían confiado en su poder militar para oprimir y convertir a los demihumanos en esclavos, aun así, la Dark Lady había volteado el balance de poder ella sola.

Al mismo tiempo, como persona, el padre del niño no podía dejar solo a Gold a morir. Él lo llevo a su aldea oculta, y Gold fue permitido a quedarse y recuperarse bajo fuerte vigilancia.

Gold se levantó, y lo que le esperaba fueron miradas de precaución y desdén de los aldeanos demihumanos. Entonces los príncipes gemelos de la nación élfica caída vinieron a verle. Ellos se le quedaron viendo y solo intercambiaron unas pocas palabras, “Quédate tanto como gustes,” y se fueron.

Incluso desde que Gold se recupero de la inconsciencia, Yol, el chico elfo que había sido su salvador, comenzó a visitarlo frecuentemente.

El chico no tenia odio ni prejuicios contra la raza humana, solamente curiosidad. Él le pregunto a Gold sobre muchas cosas, y en regreso el chico le dijo sobre cada cosa que pasaba en la aldea, el bosque, como también cuando el conoció al Espíritu Blanco una vez antes.

Gold estaba asombrado. Él solamente había visto a niños demihumanos postrándose de miedo, o mirándole con los dientes apretados tan pronto se les acercaba.

Pero Yol no era diferente de un niño humano viviendo en las ciudades.

Él hablo con el padre de Yol. El hombre de larga vida mostró una sabiduría impresionante. Si la decadente nobleza, hombres y mujeres que se ahogaban solamente en sus deseos, eran ‘humanidad’, ¿entonces que podrían ser los elfos?

Gold había tenido una charla de corazón a corazón con los padres de Yol. La pareja le había aconsejado a intentar ayudar a los aldeanos con los campos.

 

Fue entonces la primera vez que hizo trabajo de granja. Sus comidas eran humildes, nada más que frutas y patatas. Aun así, al momento que vio los retoños de las semillas que planto en suelo con sus propias manos, él pensó que fue la primera vez en su vida que sentía algo cercano al logro.

Viendo el trabajo sincero de Gold, los aldeanos lentamente comenzaron a aceptarlo.

Él se despertaba temprano con ellos y trabajaba hasta el atardecer cuando ellos lo hacían. En la noche, intercambiaba bebidas con leche fermentada con los ancianos de la aldea.

 

Y hoy, cuando Gold estaba acariciando la cabeza de Yol, los niños elfos, enanos, y hombres bestia se acercaron, agarrándose del hombre pesado.

“… mm.”

Una pequeña niña con orejas de gato de alrededor de tres años se estiro con sus pequeños brazos para alcanzarlo.

A Gold le tomo unos pocos segundos entender lo que ella quería. Él sin esfuerzo la levanto y la dejo montar sobre sus hombros. Ella grito de alegría, y los otros niños lucharon para escalarlo. Él los dejo, dando lo mejor para no bajar sus brazos y hombros… y comenzó a preguntarse como podría dar ahora un paso.

Entonces una voz le llamo desde lejos, trayéndole a él su predicamento.

“¡Heeeey, Gold! ¡La princesa está llamándoteeeeee!”

*

“Señor Héroe, ¿ha conseguido una vida útil aquí?” pregunto la princesa del reino perdido.

“… si, por su gracia.” Gold tersamente responde, ligeramente inclinándose como está de pie sobre una rugosa piel de animal. De los elfos gemelos, parece ser que la chica era la hermana mayor. El hermano a su lado continua en silencio.

Ellos están en una casa de troncos en mal estado, su tamaño ligeramente más grande era la única cosa distinguible en si de los otros edificios de la aldea. Gold sabía que fueron los humanos quienes habían robado a los aldeanos y a sus familias. Él desvió sus ojos ligeramente a un lado, incapaz de soportar la mirada de la princesa, y él noto la escultura de madera de una persona de orejas de conejo. La princesas vio su mirada. Ella débilmente entrecerró sus ojos, retorciéndose en una descarada sonrisa.

“Lo has notado, ¿entonces? Todos nosotros rezamos por la Dark Lady.”

“… eso es debido… a que ella es la Dark Lady, ¿milady?”

Fueron los demihumanos, aquellos que no eran la raza humana, ayudándola debido a que era la Dark Lady, ¿el señor de los monstruos? Los pensamientos detrás de sus palabras sin decir, pero estos llegaron a la princesa de igual forma. Ella recordó a la chica de blanco que una vez los salvo a ella y su hermano. Ella miro fríamente hacia Gold.

“No. Nosotros la seguimos debido a que, de todo el mundo, ella es la única en lo correcto.”

“Qu-” Gold estaba paralizado, con sus ojos abiertos. “¡¿Esa tragedia estaba en lo correcto?! ¡Cientos de miles de personas murieron ahí!”

“De hecho. Muchas vidas ya se han perdido. Quizás varios esclavos demihumanos, también, no pudieron escapar.”

“Entonces.”

“Señor Héroe,” la princesa interrumpió su objeción, “¿Por qué es que pelea usted?”

Su aliento se detuvo. La astilla enterrada en su corazón se hundió más profundo.

“Hay una leyenda entre los elfos. Dice que el Árbol del Mundo y sus Raíces son los pilares que sostienen este mundo.”

“Yo… sabia sobre eso.”

“Entonces, ¿Por qué los humanos están usando su poder? ¿No es ese poder el que debería estar siendo usado para sustentar al mundo”

“…”

“No solo puedo darte la respuesta. Piensa sobre ello. Pero esto no es por lo que te llame aquí,” ella gira hacia su hermano, “Tráelo aquí.”

“Entendido.”

El príncipe toma un paquete envuelto en tela desde la habitación de atrás, y lo trae frente a Gold.

“Esto es…”

Fue una gran espada de mithril, guardaba dentro una fuerte magia, la mano de Gold temblaba como miro hacia su poderoso brillo.

“Esta fue un arma hecha por los antiguos elfos. Había sido usada una vez por un Héroe elfo, nuestro abuelo. Él fue asesinado hace un siglo, cuando fue visto como una amenaza.”

Había Héroes de otras razas aparte de los humanos. Pero ellos fueron temidos por estos, y habían caído ante el poder militar de los humanos.

“Yo…”

“Mis disculpas, yo he hablado de más. Señor Héroe, por favor tómela.”

“Que…”

“Este es uno de los tesoros de los elfos que por suerte pudimos traer junto con nosotros. Héroe o no, yo no creo que nadie podría estar a gusto sin un arma a su lado. Por favor, Señor Héroe… úsela por el bien del mundo.”

“… entonces yo la acepto, milady.”

Una llamada del mundo por el poder del Héroe, no por la raza humana.

Gold se inclinó, abrumando por la respuesta que estaba aún nublando dentro de su mente.

Y entonces, justo en ese momento, un grito llego dentro de sus oídos.

“… ¡L-los humanos están atacando!”


Nota del Autor:

La princesa odia a Gold. Los príncipes gemelos fueron los niños que fueron capturados para la subasta y salvados por Shedy.

4 opiniones en “Bunny Girl Ch70”

  1. Una cosa… ‘As’ en inglés no signific siempre ‘como’, también significa ‘cuando’. Lo digo porque está mal traducido en este cap un par de veces.

    1. Deja y lo reviso, recién me desperté y me puse a traducirlo antes de irme al trabajo
      Ya revise los fallos, y otras partes no vi por mi somnoliencia… espero que quedara mejor… aunque lo de cuando fueron solamente 2 veces (y la que podrías tomar como tercera, pos ni siquiera era necesaria la frase como ni cuando, así que la borre)

  2. El dice que murieron muchos pero cuantas de las demás razas murieron solo por la diversión de los humanos, seguro seria mucho mas que el doble del ataque.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.