Bijo to Kenja to Majin no Ken Vol. 1, Prologo. [1/2]

La escena ante mí me hizo dudar de mis propios ojos.

Mi apartamento estaba situado al lado de un área de la ciudad donde los hoteles de amor estaban en auge. Honestamente, había sido seducido por el alquiler barato y firmé el contrato de arrendamiento casi de inmediato. El apartamento estaba amueblado y estaba relativamente a la moda, pero la ubicación no era buena. Vivir en un lugar como este y, a menudo, caminar por el distrito de los hoteles del amor tuvo el inesperado efecto secundario de hacer que uno perdiera su sentido natural de aversión hacia esas áreas. Pero como todavía seguía soltero, pensé que no me sentiría culpable incluso si me encontrara con alguien del trabajo.

Así es como me sentía de todos modos…

Sin embargo, en este día en particular, después de que terminé de trabajar y comí mi cena, me tomé unas cervezas para ayudarme a relajarme y empecé a volver casa con mucho ánimo alrededor de la medianoche. Decidí tomar un atajo y terminé eligiendo una ruta que atraviesa el centro del distrito de los hoteles de amor. Normalmente no vengo por aquí a menos que regrese a casa después de salir a comer, pero me lleva a casa unos minutos más rápido.

¿Qué pasa si me encuentro con alguien del trabajo…?

Cada vez que tomo esta ruta, ese pensamiento cruza mi mente. Aunque, en realidad, no creí que realmente fuera a suceder. Es por eso que, al ver a una pareja en particular uniendo íntimamente los brazos y charlando, no podía creer lo que veían mis ojos.

“¿Jefe de departamento Hisaki y Kamoda…?”

Me había dicho a mí mismo que no me sentiría culpable si me encontrara con alguien del trabajo aquí, pero por alguna razón terminé escondiéndome. Solo podía sonreír irónicamente por lo patético que era para mí saltar como un conejo asustado y esconderme.

…No había duda de que los dos que estaba observando caminando por el otro lado de la calle era mi jefe, Hisaki, quien recientemente había dejado atrás sus cuarenta para comenzar sus cincuenta, y mi compañera de trabajo, Kamoda. Como tengo veintiocho años este año, Kamoda debería tener la misma edad si no hubiera jugado en la universidad y hubiera estado retrasada un año. Aún así, su diferencia de edad era como la de un padre y un hijo.

Por cierto, el lugar que acababan de abandonar era uno que te dice adiós con las palabras “Me alegro de que hayas pasado un momento agradable”. Revisé el lugar nuevamente para estar seguro, pero no había forma de confundirlo.

Si… si no hubiera experimentado el evento que ocurrió hoy en mi trabajo, podría haber sido capaz de bloquear la escena ante mí muy profundo dentro de mí. Dejando a un lado la edad y la situación, no soy el tipo de persona a la que le gusta discutir sobre quién elige amar.

Sin embargo, recordando lo que pasó hoy en la compañía, y superponiéndolo a la escena que se desarrollaba ante mí, empecé a sentir una sensación de oscuridad y asfixia que se elevaba dentro de mí. Me sentí estúpida por no haber sido capaz de reconocer las intrigas.

…Hoy en el trabajo, Recurso Humanos había hecho un anuncio. Kamoda, cuyo desempeño empresarial era muy deficiente, estaba siendo ascendido a gerente. El responsable de su aumento fue el jefe del departamento, Hisaki. Aparte de mí, había muchas personas en la compañía que estaban confundidas en cuanto a por qué habían elegido a Kamoda. Por supuesto, no quiero creer que esta fuera la razón. Es solo que tratar de decirme a mí mismo que no están relacionados era… imposible.

Con estas emociones inexpresables, entré en un estrecho callejón que nunca tomo. Había una gran posibilidad de que si me quedaba en la carretera principal sin entrar en el callejón, sería descubierto por Hisaki y Kamoda. CComo dije antes, no me sentiría culpable de que me vieran. Sin embargo, sentí que evitar el contacto aquí sería lo mejor para mí.

…Si me topara con ellos, ¿qué pasaría? ¿Hisaki intentaría apaciguarme? ¿Qué haría Kamoda? Él tiene una personalidad bastante desagradable. En el peor de los casos, podría venir y tratar de aplastarme… No, lo contrario también es posible. ¿Qué haría si se ponía de rodillas y comenzaba a rogarme que olvidara lo que veía? ¿Sería capaz de aceptar eso…?

…Pensando en estas líneas, me imaginé que cualquiera de estos patrones iba a ser una gran molestia. Así que terminé escondiéndome. Lo mejor sería jugar esta carta que me acababan de presentar, en el momento más oportuno. Y, estoy seguro de que ese momento no era ahora.

La oscuridad impregnaba el callejón trasero, lo que hacía difícil caminar. Estas secciones del districto del los hoteles del amor no estaban bien mantenidas, y este callejón, en particular, estaba tan lleno de basura, cajones y cajas que se hizo casi imposible encontrar una base decente para continuar.

Mi casa estaría justo al otro lado de este callejón. Pero, cuando salté aquí desde la calle bien iluminada, mis ojos aún no estaban ajustados a la oscuridad. Aun así, no tuve el valor de esperar a que mis ojos se acostumbraran a la oscuridad, así que seguí avanzando con cuidado. Eventualmente, olvidé por completo qué era lo que me había impulsado a abrirme paso por aquí en primer lugar. Tal vez fue la cerveza? Mantuve mi paso cuidadoso por el callejón.

Entonces, sucedió.

Apenas unos pocos pasos delante de mí, la superficie pavimentada del callejón comenzó a emitir una luz blanca pura de la nada. No era como si un objeto específico hubiera empezado a emitir luz, sino más bien como el propio suelo se había convertido repentinamente en una poderosa fuente de luz. Después de caminar por el callejón, mis ojos finalmente comenzaron a acostumbrarse a la oscuridad, pero con el advenimiento de esta luz, quedé completamente ciego.

“¡¡¡Uwaa!!!”

Mi propia voz sonaba patética y desagradable. El volumen de luz me llevó a creer que de alguna manera había detonado una bomba. Nunca había considerado realmente querer elegir mi lugar de la muerte hasta ahora, pero si fuera posible me hubiera gustado evitar morir en un callejón sin salida del distrito de hoteles del amor, rodeado de basura.

Me asusté y torcí mi cuerpo, tratando de evitar lo que estaba sucediendo lo más rápido posible. Sin embargo, resultó contraproducente, y perdí el equilibrio a causa de las cajas y las mercancías que me rodeaban. Al final, me resbalé y caí hacia adelante de tal manera que parecía que estaba buceando para la primera base.

“¡Qué demonios…!”

Escuché el sonido de la voz de un hombre desconocido. También sentí que me había estrellado de cabeza contra algún tipo de objeto desconocido. Cegado como estaba, e incapaz de entender lo que estaba sucediendo a mi alrededor, tuve la sensación de flotar y al mismo tiempo hundirme.

Así de fácil…. mientras soltaba un grito poco característico, mi conciencia se quebró y caí en la oscuridad….