The Heavily Noble Girl Monette

The Heavily Armoured Noble Girl Monette Cap 1

Publicado el

Capítulo 1: Chica armada

 

“¡Como si me casara con una mujer fea como tú!”

Esas fueron las primeras palabras que pronunció la primera vez que Monette Idira lo encontró cara a cara.

Esas fueron también las últimas palabras que escuchó de él.

Qué feas palabras. Para empeorar las cosas, esas palabras fueron pronunciadas por su prometido, Alexis Radoll. Monette, aún joven, estaba muy herida por sus palabras, y antes de que la herida pudiera sanar, al día siguiente, se desesperó cuando supo que su hermana menor se había convertido en su prometida. Comenzó a temer la mirada de los demás ya que no sabía qué parte de ella era fea. Y temiendo que se burlaran de su fealdad, dejó de aparecer frente a los demás …

Y, finalmente, ella decidió usar una armadura de hierro desde la parte superior de su cabeza hasta la punta de los dedos de sus pies.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Monette mira hacia arriba a el sonido de los pájaros cantando. Un cielo azul se asoma por detrás de las hojas de los árboles que cruzan sobre ella. De vez en cuando, la luz del sol brilla a través del dosel, pero Monette sigue mirando hacia arriba sin cerrar ni entrecerrar los ojos.

Es lo suficientemente brillante que normalmente dañaría los ojos de la gente … normalmente.

“Planeé regresar antes de que saliera el sol …”

Después de murmurar que ella se quedó demasiado tiempo, Monette comienza a caminar de nuevo.

Suficientes suministros de comida para que le dure una semana se encuentran en la bolsa de papel que sostiene con ambas manos. Ella compró alimentos que durarían por un tiempo, pero probablemente todavía no sea sanitario caminar durante muchas horas bajo la luz del sol sostienendo la bolsa. Lo que es más importante, si la luz del sol golpeara durante demasiado tiempo, esto comenzaría a ponerse caliente… y con “esto”, ella se refería a la armadura.

Deseando volver rápidamente, Monette acelera un poco. En este tranquilo bosque donde resuena el canto de los pájaros, su armadura de hierro suena estruendosamente…

Está cubierta de los pies a la cabeza, por lo que, naturalmente, las yemas de sus dedos también lo están. Ella cubre todo su cuerpo con una armadura. Hace mucho tiempo que comenzó a ser conocida como la “Chica Noble Fuertemente Armada”, o simplemente la “Chica Armada” para abreviar. Qué nombre tan irónico. Pero es cierto que, dada la forma en que ocultó no solo su rostro, sino cada centímetro de su piel, no había forma de describirla, sino “fuertemente armada”. También es cierto que ella era una chica noble. Aunque, naturalmente, dado que Monette vivía sola en lo profundo del bosque en el antiguo castillo, en realidad no se benefició de su nobleza. Ha pasado mucho tiempo desde que era hija de un noble.

Y ese apodo suyo era terriblemente irónico, pero Monette no tenía ningún interés en corregir el nombre o en rastrear a la persona que lo pensó y reprendió. Su razonamiento es probablemente algo como esto: pueden decir lo que quieren, solo hablo con la gente una vez por semana para comprar comida de todos modos.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

“Tengo pan, mermelada y carne seca. Tal vez la próxima semana les traeré algo de vino para ganar más dinero”

Al llegar al viejo castillo en el bosque, Monette extiende sus compras en una mesa. Mientras confirma que no ha olvidado comprar nada, se quita el casco. Ella deja escapar un profundo suspiro de alivio cuando libera su cabello azul marino.

Es increíblemente agotador para Monette ir de compras en el distrito de la ciudad más cercana una vez a la semana. El castillo antiguo tarda varias horas en llegar al distrito: es un viaje largo, pero dado que lleva una armadura completa, es naturalmente imposible que no se canse. Para empeorar las cosas, una vez que llega al distrito, obviamente hay gente alrededor, y ella siempre estalla en un sudor frio con la idea de que la miren a pesar de que está cubierta de hierro.

Ella piensa que oye a un niño decir ‘Qué feo’, pero incluso cuando acepta que esas palabras son sólo una alucinación auditiva, escucha a la gente decir ‘Chica Armada’ a sus espaldas. Tiene demasiado miedo de verificar si esas voces de burla que oye son reales o no.

Lo único que Monette puede hacer es tomar respiraciones superficiales en su casco y terminar rápidamente sus compras. Luego ella corre hacia el bosque, haciendo ruido todo el camino.

En contraste directo con la ciudad, la única persona en este antiguo castillo es Monette. Naturalmente, nadie la ve y nadie le habla. Ella incluso tiene un repelente de animales instalado.

Qué relajante, incluso si se quita el casco y el resto de su armadura, nadie la ve. Sería tan agradable si pudiera vivir en este viejo castillo por el resto de su vida. Pero para vivir, ella necesita comida. Podría arreglárselas si todo lo que necesita fueran verduras, pero no puede hacer productos como pan y otros alimentos procesados por sí misma. Para poder comprar comida así, necesita ir a la ciudad…

“¿Debería pagarles para entregarlo aquí…? Pero no quiero que la gente venga aquí también… ¿Hm?”

Monette se calla ante el sonido repentino de las voces de otras personas. Ella se acerca furtivamente a la entrada del antiguo castillo. La gente está hablando del otro lado de la puerta. Por sus voces, son dos hombres… mientras escuchaba atentamente para verificar eso, llamaron a la puerta. En estado de pánico, primero se pone el casco antes de ponerse el resto de la armadura que había quedado afuera. Ella gira alrededor de un espejo para asegurarse de que no haya ninguna piel visible.

O la habían seguido en cierta forma fascinada con la Chica Armada, o se perdieron en el bosque y querían ayuda.

Probablemente no sean vendedores – ella duda de que alguien llegue tan lejos solo por eso. Tal vez se olvidó de su cambio cuando compró su pan, y un buen empleado regresó – nah, de ninguna manera. Si sucediera algo así, probablemente querrían una propina que fuera mayor que el cambio que olvidó.

Mientras reflexiona, con cautela extiende una mano hacia el pomo de la puerta antes de desbloquear lentamente la puerta…

Sus ojos se abren hacia la persona que está del otro lado.

Un joven con ojos y cabello marrones oscuros y rasgos afilados. Está usando una bata raída y se puso la capucha en un intento por esconderse, pero no puede ocultar la elegancia que se filtra a través de lo poco que se puede ver. En el momento en que Monette ve al joven, las palabras de un niño resuenan claramente en su mente, los recuerdos regresan.

‘¡Como si me casara con una mujer fea como tu!’

… y entonces, cierra la puerta de golpe otra vez.

Ella golpea tan fuerte que la puerta podría haberse deformado. Tan fuerte que puede haberle dado en la nariz a él y a su compañero …

… oye un grito estrangulado, por lo que es posible que ella le pegue a uno de ellos.

Los humanos son bastante buenos para recuperarse de las cosas, por lo que Monette vuelve a la normalidad poco después de cerrar la puerta de golpe. Ella domina la represión de su mente inconsciente. Pero los dos del otro lado de la puerta no parecen querer irse a casa solo por lo que ella hizo. Comienzan a golpear la puerta, más fuerte que antes.

“Monette, eres tu verdad?! Por favor abre!”

“Creo que tendré un poco de pan”

“Lady Monette, por favor, ¡solo préstanos un poco de tu tiempo!”

“Quizás prepare un poco de té. Oh, tenía algunas hojas de té nuevas, debería probarlas”

“Sé que me tienes resentimiento, pero Monette – lobos! ¡Oh no, Percival, lobos!”

“Tal vez debería tener algunos pasteles primero… ¿lobos?”

“¡Lady Monette! Olvídate de hablar, por favor solo danos refugio!”

Comienzan a gritar mientras pronuncian su nombre cuando golpean la puerta.

“Supongo que mi repelente de animales se disipó”, dice Monette, inclinando la cabeza hacia un lado.

… Sin embargo, ya que ella está usando un casco de hierro, todo lo que se puede observar desde el exterior es un ruido de molienda y un ligero temblor.

Incluso cuando ella inclina su cabeza, de mala gana pone su mano en el pomo de la puerta. Ella realmente no quiere dejarlos entrar, pero al mismo tiempo, no quiere que los maten y los coman justo en su puerta. Ella no podría dormir si se los comiera, ya que gritaron y entraron en pánico.

Y entonces, sin otra opción, ella abre la puerta. Los dos hombres entran corriendo en pánico. Ella cierra la puerta de golpe para que los lobos no puedan entrar.

Parece que realmente les entró el pánico – sin embargo, esa es una reacción bastante normal a los lobos que se acercan – por lo que los dos respiraron superficialmente y se aseguraron de que los dos estuvieran bien. Luego miran hacia arriba.

Esa cara elegante e inteligente le recuerda a Monette a su joven yo… aunque ella apenas lo recuerda desde ese momento. Monette baja la cabeza. Aunque está cubierta de pies a cabeza con armadura y vive en un bosque, tiene que bajar la cabeza hacia él.

“Ha pasado un tiempo, príncipe Alexis”, dice Monette.

Su armadura de hierro hace un sonido sombrío mientras baja su cabeza.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.